Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

17 de marzo de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: CONCIERTO

Concierto: (Según el DRAE en su primera acepción) Buen orden y disposición de las cosas.

Asistimos estos días, impotentes y asombrados, a las devastadoras consecuencias, en uno de los países más avanzados del mundo, de la incontenible fuerza de la Naturaleza. Todos los hados maléficos parece que se hubieran conjugado en contra del pueblo japonés. Un terrorífico terremoto de grado 9, un tsunami impresionante, una central nuclear que se desmorona, pueblos que ya no existen, tragados por la gula sin medida de una Naturaleza adversa, un número indeterminado de desaparecidos, miles de muertos, y un país que tardará años en olvidar y en reconstruir lo que la tierra y el mar le han arrebatado en un simple latido,  en un desacompasado impulso de sístole y diástole de su maltrecho y maltratado corazón.

Y en medio de este caos, aunque pueda parecer paradójico, el buen orden y la buena disposición. El orden de un pueblo que vive incluso en estos momentos de apocalipsis para ellos, conforme a valores aprendidos desde la niñez, valores que forman parte de su filogénesis.

Sorprende a una mentalidad occidental, donde prima por encima de todo lo individual, la competitividad por el beneficio propio, por el primero yo, luego yo y después yo, el sentido tan arraigado de pertenencia al grupo, de la preponderancia del bien social sobre el individual, paradigma desde el cual hacer frente no sólo a los problemas internos sino a los externos, a los acontecimientos imprevistos, del pueblo japonés. 

Escasean los recursos como el agua o la comida, por desabastecimiento, pero no hay pillaje ni se asaltan supermercados. Un orden riguroso en las colas, un aguante estoico e infinito, una disposición favorable a la aceptación de las normas y directrices de las personas con responsabilidad en cada momento, que impresiona y asombra.

Naturalmente que sienten, que se angustian, que el miedo, el dolor, la impotencia, hacen mella en ellos, pero la expresividad de todos esos elementos afectivos, es mínima. El caudal emotivo va hacia el centro de su propio corazón, es interior. No hay desorden, al menos aparente, no hay una disposición hacia el grito, el llanto desmedido, la histeria.

En medio de una Naturaleza cruel, de la desolación, del caos más absoluto, de un paisaje espectral, asistimos a un concierto tristísimo, casi un Requiem, donde la disonancia, la falta de armonía, de sintonía, debería de constituir la nota dominante y en el que, sin embargo, todos los instrumentos están afinados y todos los músicos, con una envidiable entereza, ponen el alma en la interpretación del concierto que hoy  les toca, a modo de terapia salvadora que les llevará a superar, una vez más, otro triste episodio de su Historia. 

Mas conciertos en el blog del amigo GUS

9 de marzo de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: ELLA


 Imagen: Fotografía obtenida por Irlanda
 
Acabamos de celebrar el Día Internacional de la Mujer. Muchas mujeres no son en absoluto partidarias de “Otro día de…”. Suele coincidir esta corriente de opinión contraria a la celebración de un día específico para la mujer, con la de mujeres independientes, libres, cultas, que viven en sociedades en las que, al menos normativamente, los derechos de la mujer están reconocidos y en los que existen leyes que intentan proteger estos derechos.
Conceptualmente estoy de acuerdo con ellas. Tampoco me gustan los “días de…”. Sin embargo, existen tantos millones de mujeres en el mundo para las que los más elementales derechos de todo ser humano no son reconocidos, que no puedo por menos que aplaudir, apoyar, estar a favor de cualquier medida por pequeña que sea, que contribuya a despertar conciencias y sumar adeptos a la causa de reclamar algo tan elemental, tan obvio, tan lógico como que todos los hombres y mujeres del mundo deben de gozar de aquellos derechos que les otorga su  condición de seres humanos, sin distinción  alguna por razón de sexo.
No sucede así. En un mundo dirigido por hombres, las leyes, las normas de conducta, los preceptos religiosos, los convencionalismos sociales, han ido encaminados siempre a ratificar y fortalecer esta primacía de género.
Asistimos impotentes a prácticas como la mutilación (ablación me suena a eufemismo), del clítoris, práctica odiosa que niega a la mujer su derecho a una plena sexualidad, a la búsqueda del placer por el placer, sin más consideraciones.
Vemos como en muchos lugares del mundo la mujer ha de esconder por completo su anatomía, dejándonos ver solamente sus ojos, como si el origen de todos los males del mundo, radicara en el cuerpo de la mujer.
Bárbaras prácticas como la lapidación, intentan preservar el derecho de los hombres a disponer de las mujeres como propiedad privada, negándoles el derecho a disponer libremente de su vida.
Sigue siendo práctica consentida cuando no plenamente aceptada, en algunos lugares del mundo, la venta de niñas para ser prostituidas ante la impotencia de unas economías familiares que ven como una mujer sólo resulta una carga, lejos de la “productividad” que se espera de un varón.
Cientos de mujeres cada año mueren a manos de sus parejas.  Miles de mujeres sufren vejaciones físicas y psíquicas de las bestias inmundas que un día les prometieron amor sin saber, ni de lejos, lo que esa palabra significa.  
Fenómenos como el paro afectan en mucha mayor medida a mujeres que a hombres. La equiparación salarial (a igual trabajo, igual salario), está lejos de ser una realidad. A pesar de los mejores resultados académicos de la mujer, los puestos de responsabilidad en la mayoría de las empresas, siguen copados por hombres. El mobbing y el acoso en el trabajo, afecta en mayor medida a mujeres que a hombres.
En el plano doméstico, el reparto de tareas está lejos, muy lejos, de ser una realidad.
No ha pretendido ser una exposición exhaustiva, ni mucho menos. Tan sólo algunos ejemplos ilustrativos del camino tan ingente que nos queda por recorrer aún a la Humanidad hasta conseguir algo tan simple como que todos, hombres y mujeres podamos disfrutar del mismo reconocimiento, de la misma consideración, de los mismos derechos, de las mismas libertades. Cualquier paso, por pequeño que sea, que se dé en este sentido, bienvenido sea aunque se trate de “el día de…”.


Quisiera terminar permitiéndome la pequeña licencia de ofreceros un poema que dediqué a ELLA, a Toñi mi mujer, que rescato de nuevo porque quiere reflejar algo de lo expuesto.

TE SIENTO LIBRE

Te siento libre y libre te deseo.
Libre viniste a mí y libre permaneces a mi lado,
libres nos recorremos cada día
y libres con pasión, nos enredamos.
 
Libremente compartes, compartimos,
ternuras y caricias, placeres y deseos,
orgullo por las vidas que creamos,
y rabia por el hijo que perdimos.
 
Te siento libre y libre te deseo.
Penetro en tu interior para crecer contigo,
y adoro que tú crezcas a mi lado.
 
Y aunque no soportaría que me dejaras
si libre viniste a mí por tu deseo,
libre debes partir cuando presientas
que ya no puedo ser más tu compañero.
 
(Aunque sospecho que afortunadamente, atados por
nuestra libertad, viviremos juntos para siempre). 
Pepe

 
Más abundancia sobre el tema en el blog de GUS



2 de marzo de 2011

Una convocatoria literaria:Este jueves un relato: "LA PRIMAVERA LA SANGRE ALTERA

Tras tres semanas de silencio, apartado de los  jueves aún a mi pesar, acudo presto a la llamada gozosa de la primavera para compartir con vosotros mi pequeña aportación al tema que nos convoca.
Apasionado de los haikus como forma de expresión, me ha parecido una bonita manera de recibir esta estación que se caracteriza por la pujanza, la explosión de color, el resurgir de la vida tras el largo y crudo invierno.

HAIKUS ENCADENADOS

Fluye con fuerza,
tras invernal letargo,
la savia nueva.

La savia nueva.
Despejando tinieblas,
la primavera.

La primavera,
paleta de colores,
renueva el alma.

Renueva el alma,
tras invernal letargo,
La savia nueva.


Enamorado de mi ciudad, la asociación Primavera y Córdoba, me resulta tan natural y lógica que no puedo ni quiero resistirme a la tentación de dejaros otra entrada, ya publicada con anterioridad.
Haikus de flor y cal, como pequeño homenaje a la hermosura de los patios de mi ciudad que en esta estación lucen extraordinariamente hermosos para deleite de los que tenemos la inmensa dicha de disfrutar con su  belleza.



HAIKUS DE FLOR Y CAL


Un velo blanco
para las gitanillas.
La cal del patio.
 
 
Besando el aire,
filigranas de plata
traza la fuente.
 
 
Respira el alma
en la quietud del patio,
paz y armonía.
 
 
Patio cordobés.
Canto de flor y de cal,
es tu belleza.
Pepe

Más exaltaciones de la Primavera en el blog de GUS