Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

29 de septiembre de 2012

Fin del jueves sobre una mirada retrospectiva



Con esta entrada, damos por clausurada la jornada juevera dedicada a los momentos del pasado que han dejado huella en nosotros. Gracias a todos por participar, por compartir con los demás retazos de vida, momentos entrañables, memorables momentos que en cierta forma han contribuido a que seamos lo que somos. Ponemos fin a esta “mirada retrospectiva”, tema que, a tenor de los comentarios y participaciones recibidos, ha merecido vuestra aprobación. 

Me he sentido honrado por permitirme coordinar esta semana juevera. Gracias por vuestra colaboración, por haberlo hecho posible.

26 de septiembre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. "una mirada retrospectiva"



Resulta extraño. Nunca he podido escribir sobre ti. Ni siquiera lo he intentado. Tal vez presintiera que mi torpe lenguaje es incapaz de encontrar las palabras que te hagan justicia, que describan tu inmensa calidad humana, tu generosa entrega como padre. Hoy lo hago por primera vez. 

Obrero siderúrgico, enormemente culto aunque con pocos estudios académicos, padre de siete hijos en una España sin recursos, paupérrima madrastra de ubres vacías donde alimentarse a diario no siempre era posible y donde todo lo demás  adquiría la condición de artículo de lujo.
  
Aún me asombra pensar como pudiste, en condiciones tan adversas, tener la fortaleza y el coraje de llevarnos hacia adelante educados, instruidos y sobre todo, y ese es tu mayor logro y tu magnífica herencia, buenas personas.

Ganarás el pan con el sudor de tu frente. Jornadas interminables en la boca de los hornos de fundición del cobre, testimonian que esa frase estaba hecha tan a tu medida que acabó con tu vida, extenuado, agotado, extinguido, a la temprana edad de 57 años. 

Siempre quedaba a tu vuelta del trabajo, un resto de comida en el exiguo contenido de tu tartera, para compartir con nosotros.

Bondadoso en extremo. En una época en la que el castigo corporal era habitual como elemento corrector, sólo una vez alzaste tu encallecida mano contra uno de nosotros y me tocó a mí precisamente. Le había arrojado un trozo de pan a mamá gritándole que no lo quería. Debió parecerte, a mí también me lo pareció después,  un sacrilegio abominable despreciar vuestra comida. Más tarde, ese mismo día, te ví llorar.

Pero hay un episodio que pudo marcar un rumbo completamente diferente en mi vida que es el que me motiva para hablar hoy de ti. 

Estaba en las escuelas gratuitas de María Auxiliadora de los Padres Salesianos. Era un buen alumno. Sin falsa modestia, era un alumno extraordinario. En dos cursos consecutivos las mejores calificaciones del colegio fueron mías. Era muy joven. Tendría 13 o 14 años.

Un día, el director del colegio, sacerdote salesiano, se entrevisto contigo. No recuerdo si fue en el colegio o en casa. Quería que me dejaras cursar estudios sacerdotales con absolutamente todos los gastos de estancia, estudios, ropa y comida pagados, la perspectiva de una sólida formación académica y la garantía de poder abandonar cuando quisiera. Amablemente y sintiéndote honrado,  rechazaste su oferta y lo emplazaste a que el ofrecimiento me lo hiciera directamente a mí, cuando tuviera mayoría de edad. 

Por muchos años que pasen nunca te lo agradeceré  bastante. Amante de la libertad, alejado de fanatismos y dogmas, bastante descreído y escéptico, mucho más cerca del hombre que de Dios, hubiera sido un pésimo sacerdote y sin embargo me diste la oportunidad de ser, como tú, un buen esposo y un buen padre con ese gesto que reflejaba, una vez más, tu falta de egoísmo y tu enorme talla humana. 
Más miradas retrospectivas en el blog de: mismamente yo, mi, me, conmigo

23 de septiembre de 2012

Convocatoria para el próximo jueves

CONVOCATORIA PARA EL PRÓXIMO JUEVES



Dicen que no debemos dar pasos hacia atrás ni siquiera para tomar impulso. No obstante, con frecuencia acuden a nuestra mente sentimientos como la nostalgia de hechos pasados, el recuerdo de lugares que han sido especialmente significativos como los de nuestra infancia o adolescencia, el recuerdo de personas que para bien o para mal han tenido un importante peso en nuestra trayectoria vital en algún momento del pasado. Mi propuesta como tema para este jueves, bajo el título genérico de MIRADA RETROSPECTIVA es que pongáis vuestra imaginación, vuestra capacidad creativa, al servicio de algún hito del pasado real o ficticio, capaz de dejar huella en nuestro comportamiento posterior. Confío en que despierte vuestro interés.

Recordad que para participar hay que respetar las normas especificadas en su momento por nuestro amigo Tésalo. Son normas sencillas, pero necesarias para un funcionamiento eficiente:

La convocatoria comienza oficialmente el jueves, aunque se admiten madrugadores y también rezagados hasta las 12 de la noche del viernes.

Cuando hagais pública vuestra aportación, debereis remitirme la URL de vuestra entrada, al objeto de que pueda enlazaros. .

Deberá respetarse el título y, a ser posible, la imagen de cabecera será la que acompaña a esta convocatoria.

Al pie de vuestra entrada, se deberá indicar la URL del blog que hace de anfitrión ya que es el lugar donde serán publicados y enlazados todos los participantes en la convocatoria.

Aunque no existe limitación en cuanto a la extensión de los escritos (puede ser más de uno), dado el habitual alto número de participantes, es aconsejable no extenderse en demasía. Aconsejable, si. Imprescindible, no.

20 de septiembre de 2012

Los jueves, relato: TEATRO, MÁSCARAS Y APARIENCIAS




TEATRO, MÁSCARAS Y APARIENCIAS

Cuando llegó a casa, su marido dormía plácidamente. Ella, por el contrario, aún traía la respiración entrecortada, la carne trémula, la piel húmeda transpirada de sudor, los labios desprovistos de  carmín, borrado su rastro  por la gula avariciosa de otros labios y el corazón varado para siempre en otra orilla. 

Tuvo que hacer un enorme esfuerzo para aparentar normalidad. Cada día le resultaba más difícil parapetarse tras la máscara de amante y fiel esposa, pero era necesario. Jamás lo dejaría. Fue mucho lo que lo había amado y enorme el cariño que aún le tenía. El no merecía añadir al sufrimiento de su enfermedad degenerativa, el conocimiento de su infidelidad.

Parapetado tras su sueño fingido, aparentaba una felicidad y placidez que estaba lejos de sentir. No necesitaba tener abiertos los ojos para admirar y desear la esplendorosa madurez de su cuerpo, tantas veces amado. Su enfermedad había ido despojándolo del vigor necesario para el juego del amor  y eso le hacía sufrir. Hace tiempo que era consciente del engaño. Una mirada ausente, un móvil olvidado, un teléfono que cuelga  cuando es su voz la que responde, mil pequeños detalles delatando la furtiva existencia del otro. Pero tenía que seguir aparentando ignorancia, felicidad, ganas de vivir. No podía delatar el engaño. La amaba y entendía su derecho a ser feliz.

Ambos, protagonistas. Intérpretes de unos personajes que ya no encajaban en su piel. Papeles de una farsa,difíciles de interpretar con convicción. Actores de una obra abocada a un triste desenlace.

Un bote de barbitúricos, un semblante feliz, ahora sí y para siempre, una carta de despedida expresando el deseo de acabar con el calvario de su enfermedad, agradeciendo toda una vida de felicidad compartida y el ruego de que buscara en otros brazos, una vez apagado el dolor inmediato, la felicidad que sin duda merecía, constituyeron el inesperado epílogo a una  obra teatral plagada de máscaras y apariencias al servicio de un cariño mutuo.

Más manifestaciones teatrales en el blog de nuestra amiga Neo

13 de septiembre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. "Ojo por ojo"



Ojo por ojo.

Acabo de leer en Internet que al etarra Josu Uribetxeberría Bolinaga, se le concede la libertad condicional. Esta libertad le es otorgada por una comisión de cinco jueces que resuelven así el recurso presentado por la Fiscalía contra la decisión del juez Castro de conceder la excarcelación del recluso atendiendo a una petición del Ministerio del Interior.

Esta decisión se toma a pesar de conocer  que según el último informe médico emitido, el cáncer que padece dicta mucho de encontrarse en fase terminal, siendo por tanto perfectamente tratable sin que tenga que abandonar la prisión.
  
Se trata por tanto de una decisión con un tinte claramente político que me lleva a cuestionarme la sacrosanta imparcialidad del Poder Judicial y la proporcionalidad entre el delito y la pena impuesta.

Mucho se ha hablado a lo largo de la historia sobre la ley del Talíon. Con frecuencia se ha querido ver en ella un espíritu vengativo. Nada más alejado de la realidad.  El ojo por ojo, implica dos cosas básicamente:

        a) Ningún delito debe de quedar sin castigo.
    b) Ese ojo por ojo, diente por diente, viene a significar la proporcionalidad que debe regir la actuación judicial en la imposición de penas ante la comisión de un delito. 

Es alarmante el alejamiento existente entre la ciudadanía y los poderes político y judicial, sin duda alguna, por la incomprensión que producen decisiones como la que nos ocupa. Los ejemplos de esa desproporción entre la culpa y la pena son abundantes.

Un país en crisis económica como el nuestro, con un poder político que parece legislar y gobernar de espaldas a las capas más humildes de la sociedad, no se puede permitir el lujo además, de tener un poder judicial sobre el que planee la más mínima sombra de parcialidad a la hora de impartir justicia, a la hora de aplicar con el máximo rigor posible el “ojo por ojo”.

Si quereis más ojillos u ojazos, debeis acudir al blog de nuestra amiga Teresa

6 de septiembre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. "RELACIONES"


Desde el mismo instante en que te ví sentí la imperiosa necesidad de que formaras parte de mi vida. Fue un instante fugaz, pero  intenso.

 Un simple cruce de miradas provocó en mí un irreversible efecto de borrón y cuenta nueva. Nada fue igual desde ese momento crucial en que tu mirada y la mía se cruzaron.   Era la tuya una mirada limpia, pura, transparente. Tras de esa mirada, intuí todos aquellos valores que me hicieron prometerme a mí mismo que haría lo imposible por conquistarte, mientras asistía al desmoronamiento de  mi incredulidad sobre el mítico flechazo.

No fué fácil, no. Nunca fui un Casanova. Seis meses de atenciones, intentando siempre mostrar ante ti lo mejor de mí mismo, chocando contra tu resistencia numantina ante mis escasos encantos. Tus continuas negativas no mermaron ni un ápice mi deseo de conquistar tu cariño.

No sé exactamente en qué momento mis desvelos por enamorarte dieron su fruto, pero al fin ocurrió. Mejor aún, vencida tu resistencia inicial, sigue ocurriendo porque desde entonces y después de toda una vida juntos, no ha pasado ni un solo día en que no hayamos puesto nuestro empeño en que aquello que para mí comenzó en un instante mágico y fugaz, nos siga permitiendo caminar unidos, cogidos de la mano.

Más historias de relaciones interpersonales en el blog de nuestra amiga San