Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

25 de diciembre de 2013

Este jueves, un relato: "CUENTO DE NAVIDAD" (Re-edición)





Había estado nevando durante todo el día. Eran las nueve de la noche. Desde su mesa de trabajo contempló la ciudad completamente cubierta por una espesa capa de nieve, lo que unido a la niebla y a las mortecinas luces, la dotaba de un mágico e inquietante aspecto.

Era Nochebuena. En estos días, el trabajo en su empresa de limpiezas se había incrementado considerablemente, razón por la cual se le había hecho tarde para regresar a casa.Cargó en el coche las compras de regalos para su familia, la cena ya preparada que su mujer le había encargado para esa noche especial y se dirigió al cajero más próximo para depositar la recaudación de ese día.

Al llegar vió que estaba ocupado por una mujer y un niño que, acurrucados en un rincón, sin más abrigo que sus escasas ropas y unos cartones, intentaban dormir soportando estoicamente el frío reinante. Tal vez fué el abatimiento reflejado en el rostro de la mujer o la llorosa carita de aquel niño, o tal vez el hambre que en ellos se percibía, lo que le hizo olvidarse de la hora, regresar al coche, coger la comida y ofrecérsela al tiempo que les preguntaba por las circunstancias que los habían conducido a aquella lamentable situación.

Eran emigrantes. Habían venido hacía cuatro meses con la ilusión de encontrar trabajo en España pero su marido falleció a los dos meses de llegar. Sin trabajo, al no poder pagar, les habían echado de la pensión en la que se hospedaban, y las perspectivas eran aterradoras.

Mientras escuchaba esa triste historia y la mujer y su hijo devoraban materialmente las exquisitas viandas de su cena navideña, le llamó la atención un hombre joven de unos treinta y pocos años, que con la frente y las manos cubiertas de sangre ya reseca, contemplaba la escena desde la acera opuesta. En ese instante se asustó, pero la sonrisa que observó en la cara del extraño espectador, le hizo pensar que nada debía temer.

A continuación, montó a la mujer y a su hijo en el coche, los llevó a una pensión, pagó un mes de estancia por adelantado, le dio a la mujer algo de dinero, suficiente para pasar las fiestas navideñas y le rogó que una vez pasadas estas se llegara a su empresa pues tenía un puesto de limpiadora para ella, si quería aceptarlo. Salió de la pensión y de nuevo volvió a sorprenderse. En la acera de enfrente, con la misma sonrisa, las ropas ajadas y la frente y manos cubiertas de sangre reseca, el hombre de antes.

Algo nervioso por esta situación, entró precipitadamente en el coche y se dirigió a su casa pensando cómo le diría a su mujer porqué llegaba tan tarde y que esta noche tendría que improvisar una cena con lo que hubiera en casa.

Al llegar, mientras le daba a su mujer todas estas explicaciones, se reflejaba en el rostro de esta una mezcla de incredulidad, sorpresa y admiración. Extrañado, le preguntó el porqué de esta expresión, y la mujer le dijo:
Hace un rato, ha llegado un hombre, alto, de unos treinta y tantos años, con sangre reseca en la frente y en las manos, portando una extraordinaria cesta de Navidad, y una nota, diciendo que cumplía un encargo tuyo y que tú sabrías.

Conmocionado, cogió la nota y leyó:
San Mateo 25-40
Y el Rey les dirá: "En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis".

Emocionado, abrazado a su mujer y a su hijo, se dispuso a pasar las mejores Navidades de su vida.
Pepe.  

Podeis leer más cuentos de Navidad en el blog de nuestra amiga Nieves

18 de diciembre de 2013

Este jueves un relato: "EL REGALO NAVIDEÑO"



La bola dorada (Un regalo Navideño).

En esta historia he querido reflejar esa sentimiento fraternal que hermana de una forma especial a las familias en torno a la celebración de la Navidad y que se repite año tras año. El espíritu navideño en esta ocasión está representado por una simple bola dorada,  sirviendo de puente entre generaciones.  
 




Como todos los años, su familia celebraba con ella la Navidad.

María, a sus ochenta años, cumplía con el ritual de colgar en el árbol la bola dorada, regalo de su abuela en la lejana Navidad en que cumplió dos años. 

Repentinamente, víctima de un infarto, cayeron al suelo bola y María, rota ya la vida para ambas.

Pasados unos días, con la tristeza en el alma y el llanto en los ojos, se abrieron los regalos que seguían aguardando al pie del árbol. Gloria, la biznieta, encontró una preciosa bola dorada como regalo de su difunta bisabuela.

El espíritu Navideño tendría continuación.

Deseo que ese espíritu navideño que nos hace sentirnos cercanos a los demás y que nos incita a querer una sociedad más justa y solidaria, viva en nosotros durante trescientos sesenta y cinco días al año, todos los años de nuestra vida. Este deseo es mi regalo para vosotros, mi familia juevera.
Pepe.

Más regalos navideños en casa de nuestra amiga Judith 



Premio recibido



Nuestro amigo Alberto, del blog Letra a letra, paso a paso ha tenido la gentileza de concederme el premio Best Blog. Se lo agradezco enormemente.
En justa correspondencia, respondo gustosamente al siguiente cuestionario de once preguntas:

1.- ¿Quién te impulsó a crear un blog?
            Fue un triste episodio el que me llevó a abrir un blog como  válvula de escape que evitara mi hundimiento anímico. Me alegro haber tomado esa decisión que me ha ayudado a cicatrizar heridas y al tiempo me ha permitido conocer personas maravillosas.  
2.- ¿Cuales son tus dos escritores favoritos?
¿Favoritos?. No tengo. De todos aprendo algo, sin embargo, por nombrar dos autores, entre los muchos que me hicieron amar la literatura en general y la poesía en particular, Antonio Machado y Federico García Lorca.
3.- ¿Las dos películas que más te han marcado en la vida?
            Difícil elección: Tal vez Amacord y Muerte en Venecia, por citar sólo dos.
4.- ¿Libro en tapa dura o libro de bolsillo?
            Libro de bolsillo, sin duda alguna. Es más económico y apropiado para tiempos
            de crisis.
5.- ¿Si te ofrecieran protagonizar una película que ya hayas visto?
Seguro que rechazaría la invitación. Zapatero a tus zapatos y yo no me veo actuando.
6.- ¿Escribes todas las semanas?
            Si, todas las semanas procuro escribir con mayor o menor fortuna.
7.- ¿Qué libro te estás leyendo ahora?
            Enamoramientos, de Javier Marías.
8.- ¿Has estado alguna vez en una cárcel turca? jajaja, esta es broma.
            No, creo que no, aunque muchas veces he sido víctima de la pasión…turca.
9.- ¿Cual podrías decir que es tu mejor fuente de inspiración?
Todo lo que nos rodea es susceptible de inspirarnos. No obstante, me inspiran más aquellas cosas que me afectan de una forma u otra directamente.
10.- ¿Nos dices de qué actor o actriz estás platónicamente enamorada/o?
           Enamorado, no. Pero durante un período de mi vida me gustó muchísimo Angela Molina como    actriz.
11.- Para perderte ¿mar o mantaña?
            No podría elegir. Ambos me enamoran por igual. 
En este punto tendría que elegir once blog para premiarlos, pero al igual que me ha ocurrido en otras ocasiones, me resulta imposible porque todos me parecen merecedores de esta distinción. Por tanto, sentiros premiados y recogerlo si os apetece, con este mismo cuestionario. 

12 de diciembre de 2013

Este jueves, un relato. "MAMÁ, DE MAYOR QUIERO SER...



Mamá, de mayor quiero ser….

No tengo conciencia de haber tenido una aspiración seria de ser nada en especial. Mis sueños, en ese sentido, han tenido la volatilidad propia de globos a merced del viento, veleta apuntando a todas las posibles  direcciones.  Con la misma inconsistente y breve persistencia, los he perseguido. Asi, recuerdo haber querido ser tenista cuando Manolo Santana triunfaba en el campeonato de España, ciclista con Perico Delgado, cirujano con el Doctor Barnard, astronauta con Armstrong , atleta, bombero, aviador y podría seguir hasta el infinito. Todos ellos duraron lo que un aleteo de colibrí.

No sería incorrecto decir  que siempre fuí aprendiz de todo y maestro de nada. Ahora sé que ya nací mayor. Esos sueños no podían perdurar porque chocaban frontalmente con un temprano sentido de la realidad, con un emergente  pragmatismo que rápidamente me hacía abandonarlos por irreales. Tan sólo un sueño ha perdurado en mí a lo largo de los años. Mi pasión por la literatura y mis deseos de escribir. Pero incluso este sueño que tanto me aporta, se ve frenado por el miedo y la inseguridad que me produce el no saber estar a la altura que me gustaría. Tal vez por eso, nunca me he sentido capaz de abordar la apasionante aventura de escribir un libro.

Ser esposo y padre es, sin duda, mi mayor vocación cumplida. Ahí los sueños se hicieron realidad y la indecisión, el pragmatismo, el sentido de la realidad, todo  quedó sustituido por la ilusión renovada día a día, por la aventura de amar y ser amado, por el riesgo de caer y la ventura que supone el levantarse y seguir.

Más deseos de ser en el blog de nuestros reporteros  del Daily,  Lois y Clark