Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

29 de noviembre de 2014

52 semanas, 52 palabras. Semanas 47 y 48. PALABRAS: Infinito y Tango


INFINITO

El infinito, 
enfermo de soledad
sufre en silencio

TANGO

Fusión de cuerpos
arrastrada cadencia
tango porteño.

Más palabras en casa de nuestra amiga Sindel

27 de noviembre de 2014

Este jueves un relato: CUMPLEAÑOS


Se levantó más temprano que de costumbre. Era su sesenta y cinco cumpleaños. Necesitaba saborear ese día, su último día, desde bien temprano. Se recreó en el acicalamiento personal, eligió sus mejores prendas de vestir y se dispuso a acudir a la cita con el trabajo por última vez.

Había vivido en muchas ocasiones el momento de despedir a otros compañeros en su jubilación y sabía lo que se avecinaba. El había participado gustosamente en la ceremonia de la confusión, en el disimulo general, en ignorar aparentemente que un compañero se jubilaba para sorprenderlo finalmente con una comida homenaje, regalos y el reconocimiento, más que merecido, a toda una vida al servicio de la empresa.

Avanzaba la mañana y el teatro de la aparente indiferencia desarrollaba su función de una forma impecable. Todos en sus tareas, la vista en las pantallas, un día más, tedioso, rutinario, productivo. ¿Cuando se produciría el momento de parar, de convertirlo a él en protagonista, de agasajarlo como creía merecer?. Disimulaban bien, de eso no cabía la menor duda.

La impaciencia ya hacía rato que lo había convertido en un manojo de nervios en plena ebullición. La manecilla de las tres, esa que iba a separar su vida en un antes y un después, la que le otorgaba para siempre un gozoso descanso, estaba próxima aunque el reloj avanzaba más lentamente que nunca.

Llegó finalmente el momento y nadie dijo nada, fueron desfilando hacia la calle, apresuradamente como cada día y se quedó sólo. Aún esperaba la sorpresa final, seguramente estarían fuera, en la calle, esperando su salida. Se equivocaba una vez más. Fuera, esperándolo, tan sólo la decepción, la frialdad más absoluta, el desencanto y la sensación de que la crisis, la dichosa crisis, no solamente se había llevado por delante empleos y derechos, sino que había traido con ella la deshumanización, devastando valores como afecto, solidaridad y compañerismo.

Más historias de cumpleaños y, por supuesto, más festivas,  podeis encontrar en el blog de nuestro querido amigo Alfredo

Aprovecho la ocasión para rendir un sincero homenaje a nuestro anfitrión en el séptimo cumpleaños de su blog La Plaza del Diamante. Con el deseo de que su aventura bloguera, al igual que nuestra amistad, dure siempre.

14 de noviembre de 2014

52 semanas, 52 palabras. Semanas 44, 45, 46: Palabras Horizonte, mitad, libertad


MITAD

Parte del posible  éxito de nuestra relación de pareja se debe,  sin duda,  a que no nos gustan las mitades. Nos preferimos enteros. Las medias naranjas, tan sólo para el postre.


HORIZONTE Y LIBERTAD 

para las sueños
de un alma en libertad,
no hay horizontes

Podeis disfrutar más reflexiones sobre estas y otras palabras en el blog de nuestra amiga  Sindel

13 de noviembre de 2014

Este jueves un relato. SUPERSTICIONES






Se acercaba la hora. El nerviosismo y la impaciencia se habían adueñado de él. Su pensamiento volaba justo hacia la casa de enfrente. Apenas unos metros, sólo el ancho de la calle, lo separaban de Rocío, su amor de toda la vida. La imaginaba radiante con su vestido de novia, dándose los últimos toques, antes de la ceremonia de su boda. El gran día había llegado.

Ardía en deseos de ver a la novia. Quería cruzar la calle pero no debía. Su familia le había dicho que traía mala suerte ver a su prometida vestida de novia antes de la ceremonia. Aunque el no era supersticioso en absoluto, estaba dispuesto a hacer ese pequeño sacrificio para no disgustar a nadie.

El espejo de su vestidor, mientras se anudaba la corbata, le devolvió su expresión feliz, casi bobalicona y algo más que nunca hubiera querido contemplar. En él, reflejada, la ventana de su amada y tras ella, Carlos su mejor amigo, su padrino de bodas y su novia, su Rocío, besándose apasionadamente, estrechamente abrazados en una actitud y posición que no ofrecía lugar a dudas.

En ese preciso momento no pudo evitar pensar que las supersticiones tienen su razón de ser, aunque en esta ocasión tal vez le trajeron, junto a un intenso dolor, la buena suerte de evitar cometer el mayor error de su vida. 

Más supersticiones y supersticiosos en el blog de nuestra amiga y anfitriona María José

6 de noviembre de 2014

El ABC de la Dimensión Desconocida (Re-edición actualizada)

Nuestra amiga Yessy nos invita a adentrarnos en una dimensión desconocida. Para ello he rescatado un relato pablicado hace más de dos años condensándolo en aras de la deseable brevedad. En su casa encontrareis más y mejores relatos. Espero que os guste.

Tenía la extraña sensación de que las calles por las que transitaba, le resultaban conocidas. Era algo imposible, porque jamás, en sus 21 años de vida, había visitado Madrid. Seguro que era consecuencia de la mala noche pasada. Apenas si había dormido un par de horas. El ajetreo de la matrícula, la búsqueda de una vivienda cercana al campus,  el cambio de residencia, todo había contribuido a aumentar su nerviosismo en los últimos días. 

Antes de doblar la esquina, supo que estaría allí. Ver la estación de metro previamente intuida transformó su extrañeza en estupor y perplejidad. ¿Casualidad?, no dejaba de repetirse que era lo racional, en un intento por alejar aquellos pensamientos mientras llegaba a la pensión donde viviría hasta completar los estudios de Antropología Social que  ahora comenzaba. 

Era asequible para su economía y en los foros de estudiantes estaba bien valorada. Trato familiar, tranquila y cercana al campus. No tuvo tiempo de comprobarlo. Tantas emociones habían acabado con su resistencia, y se tumbó en la cama vestido, sin deshacer la maleta, quedándose profundamente dormido. 

Se levantó hambriento. Directamente encaminó sus pasos hacia el comedor para acabar preguntándose con el miedo en el cuerpo, como sabía su emplazamiento si nunca antes estuvo allí. Salió a la calle sin tan siquiera desayunar, deseando que terminara lo que amenazaba con convertirse en una pesadilla. 

Aún le quedaba lo peor, ver como un joven distraído era atropellado por un coche. Le gritó alertándole pero fue inútil. Tanto como su grito que le hizo bajar la vista avergonzado ante el asombro de las personas que se encontraban próximas a él. Había sufrido una alucinación. 

Comenzó a sospechar que tal cúmulo de anomalías tenía que tener una razón. Entró en internet buscando muertos por atropello en aquella calle. No fue fácil, pero allí estaba. Hace 21 años, coincidiendo con su nacimiento, un estudiante de Antropología Social había muerto atropellado. ¿Qué significaba todo aquello?.

Un libro, cogido al azar en la biblioteca, le dio la clave. Su título: Muchas vidas, muchos maestros. Su autor: Brian Weiss. Su argumento: el convencimiento de que no nos vamos definitivamente, que vivimos otras vidas, mientras no se completa el camino de perfección personal que nos ha puesto aquí, en la Tierra. Esa noche, finalmente, pudo dormir tranquilo con la certeza de que los extraños fenómenos habían terminado para el.