Felicitación navideña 2017

Felicitación navideña 2017
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

9 de marzo de 2018

Convocatoria literaria. Este jueves un relato: MUJER


 
LA MUJER, LOS FUEGOS DE ARTIFICIO Y LAS HOGUERAS



Ayer se celebró en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer. Todas las ciudades de nuestro país se colapsaron por una incontenible marea humana, abrumadoramente femenina, todo un tsunami, un inmenso clamor por la igualdad entre hombres y mujeres.

Se demostró así, la gran capacidad de convocatoria de un movimiento feminista que persigue, siempre ha perseguido, una igualdad social que lamentablemente sigue teniendo un horizonte lejano.

Eso fué ayer, día 8 de Marzo. Hoy es el día después y la brecha salarial sigue existiendo, el maltrato hacia la mujer sigue existiendo, el desequilibrio en el desempeño de las tareas hogareñas, sigue existiendo, el techo de cristal, ese que hace que habiendo más mujeres licenciadas y con mejores notas, los puestos directivos en las empresas, en la política, en la sanidad, en la administración, en la judicatura, en los medios de comunicación, sigan siendo abrumadoramente ocupados por hombres, ese techo de cristal, sigue existiendo.

Lo de ayer fué sin duda alguna impresionante. Pero si queda en fuego de artificio, no habrá servido de mucho. Es necesario que se convierta en hoguera capaz de quemar y reducir a cenizas tantos siglos de incomprensión, de discriminación, de dominancia masculina.

Debe de prender en todos los ámbitos, desde el hogar hasta las más altas instancias del Estado.

Es el hogar el primer ámbito de actuación. La educación de nuestros hijos ha de incidir en el respeto mutuo y en la igualdad de derechos y deberes sin distinción de sexo.

Esta ha de continuar en el colegio, institutos y universidades con una educación no sexista.

Es evidente que las leyes que favorezcan la igualdad no son suficientes, pero si imprescindibles. La Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, apenas si se ha desarrollado, alrededor de 20 leyes que la amplían y complementan, duermen el sueño de los justos esperando su entrada a debate y aprobación en el parlamento. Los fondos ya destinados para luchar contra la violencia de género en 2018, unos 200 millones de euros, están congelados. Algunas actuaciones judiciales ante casos de maltrato, así como algunas opiniones de los más altos representantes de la Iglesia en España son como para juzgar a los juzgadores. Todos estos ejemplos son indicadores meridianamente claros de una falta de voluntad política.

La presión a ejercer en todos estos ámbitos para que la extraordinaria fuerza demostrada en el día de ayer por nuestras compañeras de camino no quede sólo en un espectáculo pirotécnico, deberá ser el fuego que arrase y reduzca a cenizas cualquier atisbo de desigualdad. Esa es la enorme tarea pendiente y en ella hemos ir cogidos de la mano mujeres y hombres.

Más y mejores historias de mujeres en el blog de nuestra amiga Inma Blanco