Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

26 de noviembre de 2011

el maltrato psicológico

Artículo encontrado en Internet y que por su temática y enfoque, considero mi obligación colaborar a difundirlo.
 
Analiza con rigor y seriedad el maltrato psicológico en general y el ejercido sobre la mujer en particular.

Pido disculpas por su longitud, pero creo que merece la pena leerlo y difundirlo, ya que profundiza en los signos de ese maltrato y en el sentimiento que el mismo provoca en las mujeres que lo padecen.

Pido también disculpas a los que ya lo hayan leído, ya que se trata de un artículo que dí a conocer en mi anterior blog pero que sigue manteniendo su vigencia.


Un problema para las mujeres,no de las mujeres.

 El maltrato psicológico se basa en comportamientos intencionados, ejecutados desde una posición de poder y encaminados a desvalorizar, producir daño psíquico, destruir la autoestima y reducir la confianza personal. Su padecimiento lleva a la despersonalización, al mismo tiempo que genera dependencia de la persona que los inflige. El maltratador se vale para ello de insultos, acusaciones, amenazas, críticas destructivas, gritos, manipulaciones, silencios, indiferencias y desprecios. 

En la esfera de lo privado, aunque los hombres también lo sufren, las mujeres son las víctimas mayoritarias. Se produce asimismo en la relación de los padres con los hijos, en la que se ha detectado un incremento del maltrato de los hijos sobre sus progenitores, consecuencia de una educación cada vez más permisiva y del uso de la violencia en los conflictos del mundo de los adultos. En el ámbito público, el maltrato psicológico está presente en el mundo laboral, el conocido como "mobbing", y en el escolar, el llamado "bullying".
La mujer, principal víctima 

Los malos tratos psicológicos son un fenómeno viejo. Lo que resulta novedoso es su denuncia como problema social. Los sufren mujeres de todas las edades, grupos sociales y económicos, culturas y países. Su gran incidencia, la gravedad de las secuelas, el alto coste social y económico, y en especial la degradación que produce la violación del derecho de las personas a ser tratadas como tales y al respeto que merece toda existencia humana los convierten en una cuestión de gran relevancia pública.
No son tan visibles ni manifiestos como los físicos. De hecho, en muchas ocasiones la propia víctima no es consciente de ellos hasta que sufre una agresión corporal, pero sus consecuencias pueden ser más graves y duraderas en el tiempo. 

Las agresiones continuadas, tanto verbales como no verbales (el silencio, la indeferencia, los gestos…), crean una relación siniestra de dependencia entre el maltratador y la víctima. Ambos terminan necesitándose. La víctima porque sola siente que no es nadie y el miedo y la angustia la paralizan, y el maltratador porque se siente que es alguien a través de la dominación que ejerce. La situación de dependencia es tal que la víctima termina protegiendo y disculpando al maltratador. Recorre hasta ahí un proceso destructivo en el que va perdiendo la confianza en sí misma y la capacidad de respuesta, se va anulando y va interiorizando que de allí no se sale y abandona toda esperanza. 

Poder asimétrico
En la raíz de la violencia contra las mujeres se evidencia la asimetría de poder que ha propiciado el sistema patriarcal y machista imperante, y que ha llevado a un abuso con la persona más desfavorecida en este esquema, la mujer. Por ello, los expertos inciden en no presentar el problema como si fuera "de las mujeres", ya que si bien son ellas quienes los sufren, se trata de una dificultad de la que los varones han de ser conscientes y deben trabajar por superarla. 

El psicoterapeuta Luis Bonino, especialista desde hace más de tres lustros en masculinidad y relaciones de género, ha elaborado una clasificación que identifica conductas para intentar conseguir la dominación:
·                         intimidación.
·                         Toma repentina del mando: tomar decisiones sin consultar, monopolizar.
·                         La apelación al argumento de la lógica y la "razón" para imponer ideas o elecciones.
·                         La insistencia abusiva, a fin de obtener por agotamiento lo que desea a cambio de un poco de "paz".
·                         El control del dinero.
·                         El uso expansivo del espacio físico.
·                         La maternalización de la mujer, es decir, la creación de condiciones para que ésta dé prioridad al cuidado de las otras personas.
·                         La manipulación emocional, que genera en la mujer dudas sobre sí misma y propicia sentimientos negativos y de dependencia.
·                         Las descalificaciones que conllevan la indefensión.
·                         La desautorización y desvalorización que generan sentimientos de inferioridad.
·                         El paternalismo desde el que se trata a la mujer como si fuera una niña.
·                         La falta de intimidad.
·                         El distanciamiento. Las mentiras, el incumplimiento de promesas…
·                         La autoindulgencia con la que elude el maltratador su propia responsabilidad.
·                         El intento de generar lástima a través de comportamientos autolesivos o amenazas de suicidio.

Retrato de una mujer objeto de maltratos psicológicos 

Síntomas y manifestaciones
·                         Dolores de espalda y articulaciones.
·                         Irritabilidad.
·                         Cefaleas.
·                         Insomnio.
·                         Fatiga permanente.
·                         Tristeza, ánimo deprimido y ganas de llorar sin motivo aparente.
·                         Ansiedad y angustia.
·                         Inapetencia sexual.
Actitud
·                         Sensación de vergüenza.
·                         Sentimiento de culpa.
·                         Temor generalizado.
·                         Mantenimiento de una mirada huidiza.
·                         Dejadez social y escasez comunicativa: explicaciones vagas y confusas. 

Señales de alerta de conductas que evidencian o derivan hacia el maltrato psicológico (Según el psiquiatra Murphy y O"Leary ):
·                         Ignora los sentimientos de la pareja.
·                         Ridiculiza o insulta a las mujeres como grupo.
·                         Ridiculiza o insulta la mayoría de los valores, creencias, religión, raza, herencia o clase de la pareja.
·                         Utiliza su visto bueno, aprecio o afecto como castigo.
·                         Continuamente le critica, le insulta o le grita.
·                         Le humilla en privado y/o en público.
·                         Rechaza mantener relaciones sociales en su compañía.
·                         Controla el dinero y todas las decisiones.
·                         Rechaza compartir el dinero o que usted trabaje.
·                         No permite su acceso al dinero o a las llaves del coche u otros bienes.
·                         Con frecuencia le amenaza con abandonarla o dice que se va.
·                         Le amenaza con hacerle daño a usted o a su familia.
·                         Castiga o maltrata a los niños cuando está enfadado con usted.
·                         Amenaza con secuestrar o llevarse a los niños si usted lo abandona.
·                         Abusa, tortura, mata a los animales domésticos para hacerle daño.
·                         Le acosa con asuntos que él imagina que usted está haciendo.
·                         Le manipula con mentiras y contradicciones.
·                         Destruye los muebles, hace destrozos en las paredes o rompe útiles domésticos durante las discusiones con usted.
·                         Maneja armas de forma amenazante.



12 comentarios:

  1. Pepe, lo he leído hasta el final...lo suscribo letra por letra.Hay que exponer las cosas claras.
    La violencia psicológica, que pasa tamizada, oculta a causa de las mismas mujeres que no la denuncian por razones que sabemos, es tan cruel e inadmisible como recibir un puñetazo en el ojo, cala dentro, destruye la moral y encima no pueden aportarse pruebas "visibles"
    Acabo de subir una entrada sobre le tema.

    Pero ahora reflexiono; los maltratos o abusos psicológicos atacan sobretodo a la mujeres, sin duda, pero creo que subyace un impulso, sin distinción de géneros, que necesita a toda costa imponer el poder sobre él o la otra, y esa psicopatía la ejercen individuos o individuas que se sienten profundamente inseguras/os y ante cualquier situación que mínimamente ponga en cuestión su patética superioridad que de verdad no sienten auténtica, reaccionan con un abanico de reacciones viscerales. Nuestro mundo se basa en la comparación, la competitividad, el éxito las envidias, y de no obtener resultados cualquier método vale, hablo en términos generalizados.
    La violencia contra la mujer no es más (y no es poco), creo, que el miedo atroz de algunos hombres por sentirse desbancados del ancestral pódium que se le ha otorgado, por el otro sexo llamado debil.
    Muy triste todo, esperemos que a través de poner medidas, riñones, acciones, esa patología desaparezca, pero tendremos que colaborar todos y todas. Partamos de la educación y vayamos a los hogares, a los medios, a cualquier síntoma sexista desde los juguetes a los gestos.

    De nuevo un abrazo añorado, amigo mío y perdona el rollito.
    Me siento reconfortada a ver que no todo el monte e orégano ni mucho menos, ya me comprendes.

    ResponderEliminar
  2. Haces muy bien en compartirlo Pepe, se trata de una realidad que no debemos obviar. En grandes o pequeñas medidas y hasta en ocasiones de manera solapada, recibimos este tipo de maltrato. Lo que vengo evidenciando en estos últimos tiempos, es que ha degenerado tanto el diálogo, el modo de expresarnos, que hasta se torna habitual tratar al otro de forma grosera, discriminatoria, empequeñeciendo al otro y desmereciéndolo. Hay una pérdida de valores en la sociedad actual, que a veces las personas no nos damos cuenta del daño que corroe por dentro. Hay que tratar de parar eso, ese menosprecio desde la palabra y la actitud. Lo veo a diario en el trato de los chicos, que a edad temprana se ponen motes penosos, segregan y lastiman como si fuera algo sumamente normal. Qué pasa con el correr del tiempo? todo esto que describe el artículo. Hay que tomar conciencia y buscar herramientas educativas que ayuden a erradicar esta barbarie que cada día se cobra más víctimas y produce tanto daño.
    Gracias Pepe por compartir este texto, sumamente actual, real y alarmante.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  3. Cada dia hay más voces que gritan No a esta cruel situación que demasiadas mujeres padecen, digo mujeres, aunque el número de niños maltratados no se contabiliza,Demasiado dolor, no pueden sentirse solos, si denuncian han de encontrar el apoyo y la ayuda de la sociedad para volver a vivir sin temor a encontrar a su asesino a la vuelta de la esquina.

    Gracias Pepe por este artículo.
    Un abrazo y todo el rechazo a tanta brutalidad.

    ResponderEliminar
  4. Hay un libro que ayuda mucho a conocer este fenómeno tan desconocido por desgracia y que te pone los pelos de punta aún cuando carezca de morbosidad alguna y carece de detalles. Se llama El Acoso Moral de Irigoyen, una psicóloga.
    Un beso, del Aire

    ResponderEliminar
  5. En realidad,hace daño al alma saber que existen estos acosos,sean de quien sean.No deja de ser una falta de respeto y violación del derecho a ser persona .
    En relación a los hijos,es bien triste que cada vez se oyen más quejas sobre maltratos.
    Pienso que el hogar es el inicio de las conductas aprendidas.
    Hombres y mujeres...porque siempre separando géneros!!
    Estamos locos, amiguco, y esto es un lastre en la sociedad que habitamos.
    Besucos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Pepe. Por difundir desde tu blog estas palabras. Por estar ahí. Un abrazo,
    Mar

    ResponderEliminar
  7. EStoy contigo, no importa cuantas veces se haya puesto, difundir y hacer entender las manipulaciones que conlleva el maltrato es algo muy importante
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Mano dura , muy dura y sin perdón para quien machaca a otro.
    No sabes la rabia que siento con esto... la vida te la roba un imbecil quue tiene sus problemas y no sabe como resolverlos.
    Un bbeso Pepe.
    Gloria

    ResponderEliminar
  9. En la figura del maltratador psicológico veo un ser con complejo de inferioridad. Es hacer trampas, jugar sucio, en las relaciones para lograr una triunfo, un predominio. Como si en las relaciones personales hubiera vencedores o vencidos.
    Me ha gustado que compartas este artículo, es muy interesante.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  10. por desgracia nada es ni será suficiente hasta que consigamos erradicar este tipo de conductas, quiero pensar aunque me cuesta, que algún día, alguna generación lo conseguirá. Un besote Pepe

    ResponderEliminar
  11. Vemos -lamentablemente- casi a diario, casos de maltratos hacia las mujeres. No sólo se daña con golpes y castigos.

    Un abrazo y gracias por hacerte eco de esta campaña.

    ResponderEliminar
  12. Lo he leído con detenimiento, ojalá lo leyeran de igual forma todos los que maltratan a su compañera y madre de sus hijos. Sinceramente, no entiendo tanta violencia, tampoco entiendo que maten a su mujer delante de sus hijos pequeños y después se maten ellos, deberían de empezar por el final. Espero que todo esto acabe pronto, quizás si la leyes fueran más duras, estas cosas, ya no ocurrirían. Besitos dobles.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: