Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

11 de diciembre de 2016

Una triste despedida


Hoy estoy triste. Hago mía la tristeza de mis amigos Luci y Curro, porque la amistad nos lleva a eso, a hacer nuestros los sentimientos de aquellos a los que amamos. Pero estoy triste no solamente por ellos, sino también porque he perdido a una querida amiga. Con ellos esta amiga ha convivido 18 años. Ha sido muy querida, creo que esos dieciocho años han sido de felicidad aunque nunca se lo llegué a preguntar, sabedor de que no iba a obtener respuesta, pero lo sé, porque fué querida, mimada, cuidada, atendida hasta en la más mínima de sus necesidades y esos mimos y cuidados siempre nos proporcionan felicidad.

Toñi, mi mujer también la quería y mucho. En momentos muy difíciles y trraumáticos para nosotros, ella con un instinto especial del que estaba dotada, supo estar cerca de mi mujer y fué con su comportamiento, un apoyo, un consuelo más para superar un escollo que creíamos insalvable.

Anoche murió Linda. Una preciosa perrita de raza bretona, una más en la familia de mis amigos. Vienen a mi memoria tantos momentos compartidos con ella, que no puedo evitar que mis ojos se enturbien recordándolos. La de veces que le he dado trozos de jamón o de queso por debajo de la mesa, a escondidas, esquivando la vigilancia de Lucí, siempre vigilante de su dieta. La de veces que la he llevado en el coche, camino de la playa, a sabiendas de que después tenía que estar horas quitando pelos de los asientos, las muchas ocasiones en que he jugado con ella.

La foto que acompaña mi entrada, la tomé la semana pasada. Hace tiempo que perdí la fé, pero si existe un cielo para perros, tengo la completa seguridad de que Linda está en él, triste y apesadumbrada por la pena que nos deja.

8 de diciembre de 2016

Este jueves un relato: "PERDIDOS"



Recién llegado de una breve escapada a una casa rural, sin tiempo material para participar en el jueves literario con una nueva aportación, acudo a una entrada que realizé en el 2010, la cual creo que responde perfectamente al tema propuesto por nuestra amiga y compañera de letras Charo.


Era un día tormentoso. Confortablemente instalados dentro de casa, con el ruido de fondo de los truenos y de la intensa lluvia, con el exterior iluminado intermitentemente por los rayos, terminada ya la cena, cada uno de nosotros se afanaba en las tareas cotidianas.


Nuestros tres hijos mayores, ultimando los deberes antes de irse a la cama, Toñi y yo recogiendo la cocina y el pequeñín…. el pequeñín no estaba. ¡Saltaron todas las alarmas!.


Hacía sólo un momento que lo habíamos visto correteando por el pasillo de la casa y de pronto, repentinamente, había desaparecido.


Comenzamos por mirar en todas las habitaciones. Debajo de las camas, detrás de las cortinas, dentro de los armarios,… no estaba. A pesar de que las terrazas tenían las persianas bajadas, las subimos, abrimos los cierres de cristal pero no estaba.


Miramos dentro de los armarios cerrados con llave, pero no, el pequeño no estaba.


Nuestra desesperación iba en aumento. Salimos al descansillo de la escalera, pero ni rastro del pequeño. Subimos a la terraza del edificio a la cual no se puede acceder sin llave, pero, naturalmente, no estaba.


La inquietud y el miedo se iba apoderando de nosotros, haciendo que nuestro comportamiento fuera por momentos errático, irracional  y falto de sentido.


Bajamos al jardín, rodeamos dos o tres veces el edificio bajo la lluvia, con la esperanza de verlo aparecer en cualquier momento. Nada.


Al borde de una crisis de ansiedad, presos de los nervios, a punto de llamar a la policía, imaginando la existencia de fuerzas maléficas o seres extraterrestres, el sonido del timbre en nuestra puerta nos disparó hacia ella de una manera fulminante.


Abrimos y allí estaba, del brazo de María Fernanda y su hermana Moni, dos vecinitas algo mayores que Alejandro, nuestro pequeño.


Al parecer, había conseguido abrir la puerta del piso, cosa que nunca antes había hecho, y coincidió con ellas que inocentemente se lo llevaron a su casa para jugar. A su madre le dijeron que nosotros lo sabíamos.


No me pude contener. Le dí un cachete tan intenso, como los innumerables besos y abrazos que le dí a a continuación. Ha sido la única ocasión en que le he dado un cachete a uno de mis hijos, y aún me duele.

Podeis leer y saborear más historias sobre el tema PERDIDOS en el blog de nuestra amiga  Charo

2 de diciembre de 2016

Este jueves un relato: Erase una vez...

Nuestra amiga Inma nos invita a realizar nuestra propia versión de algún cuento clásico. ´Me apetecía, sin embargo, crear mi propio cuento, aunque lo he tenido que escribir de forma condensada, dada la frontera de las 350 palabras que no debemos traspasar, salvo en ocasiones muy justificadas.

EL ARCA DE LAS TRES LLAVES

Erase una vez... , porque así es como comienzan muchos cuentos clásicos, un país perdido, más allá del arco iris, donde reinaba con sabiduría y prudencia sin igual , un hombre bueno, justo y viejo, extremadamente viejo.

Tenía este anciano rey dos hijos distintos como el día y la noche. El primogénito, fuerte, soberbio, altanero, déspota y ansioso porque su anciano padre abdicara el trono a su favor. El más pequeño, por el contrario era, al igual que su padre, mesurado y bondadoso, culto e inteligente y, desde luego, nada preocupado por heredar el trono cuando este quedara vacante.

Con la salud quebrada y lleno de inquietud por dejar su reino en las mejores manos, reunió a sus dos hijos y les propuso el siguiente desafío cuyo ganador sería el heredero al trono.

Dentro de este viejo arca que aquí veis con tres cerraduras, están la corona y el cetro que acredita a su poseedor como legítimo rey. Las llaves están en distintos lugares de mi reino. Abdicaré a favor de aquel que las consiga. Partid y no os preocupeis por encontrarlas, ellas os encontrarán a vosotros.

Asi lo hicieron partiendo primero el mayor, cuestión de jerarquía, con una semana de diferencia.

Durante su largo viaje, un mendigo que le pidió limosna, un enfermo que le solicitó cuidados, un exhausto anciano que le imploró compartir su cabalgadura, tuvieron como respuesta su desprecio más absoluto, ¡ Era el hijo del rey!, ¿como se atrevían a dirigirse a él?. Su hermano, por el contrario, compartió su comida con el mendigo, curó y cuidó al enfermo, caminó junto a su caballo para que el anciano, montado en él, descansara de los rigores del camino. De cada ellos, a cambio de su generosidad, recibió una llave, las mismas llaves que abrirían el arca de las tres cerraduras facilitándole por sus innegables virtudes, su coronación como rey, con el beneplácito de su anciano padre. 
Más versiones de los cuentos de siempre las podreis encontrar en el blog de nuestra amiga Inma

26 de noviembre de 2016

Cierre del jueves literario correspondiente al día 24/11/2016


Una vez más he tenido la íntima satisfacción de coordinar un jueves literario. En esta ocasión, propuse como tema un giro inesperado y he de confesar que me he llevado una agradable sorpresa.

El jueves literario comenzó flojo lo cual me hizo pensar que había equivocado el tema, que no suscitaba el impulso de escribir a los compañeros que componemos el universo juevero. Cuando estoy cerrando este jueves, puedo decir que la participación ha sido más que satisfactoria pues han sido veinte los compañeros que han querido acompañarme dando así un giro inesperado a una semana literaria que se iniciaba tímida y titubeante.

Gracias a los que habeis participado, gracias también a los que habiendo querido hacerlo, no han encontrado el tiempo para ello o el auxilio, siempre necesario, de sus musas. Gracias a todos los que con vuestros comentarios haceis que la tarea de escribir se convierta en una grata aventura, puesto que sois vosotros los lectores los destinatarios de esta aventura que se repite cada semana.
La próxima semana nos encontraremos nuevamente, esta vez en el blog de nuestra amiga y compañera Inma Blanco

Un fuerte abrazo a todos.

24 de noviembre de 2016

Este jueves un relato: Un giro inesperado, mi aportación.


Miles de refugiados en la frontera turca. La presión migratoria cada día es más intensa. Huyen de la guerra y sus devastadores efectos. Están atrapados entre dos mundos, una nación en guerra que les hace la vida casi imposible y unas fronteras a una vida mejor, cerradas a cal y canto, negándoles la acogida a la que tienen derecho, sencillamente por su condición de seres humanos.

Unos cientos de ellos, consiguen salvar la vigilancia policial y son perseguidos. Osama lleva en brazos a su hijo pequeño. La desesperación y la esperanza, dota de alas a sus pies. Corre como el v iento, pero también al viento se le ponen zancadillas.

Petra, una periodista que cubre la situación de los refugiados, en un acto canalla, carente de escrúpulos y humanidad, corta su sueño de huir poniéndole la zancadilla que provoca su caida. Hasta su hijo sufre la agresión de este indigno personaje.

Las crudas imágenes corren como la pólvora y son noticia prioritaria en todas las televisiones del mundo. Afortunadamente para Osama, esa zancadilla que quiso impedir su huida hacia adelante, propició un giro inesperado en su situación de refugiado. Facilitó su llegada a Madrid junto con su hijo y además con un ofrecimiento de trabajo como entrenador de fútbol.

Cientos de miles, millones de desplazados en todo el mundo, claman por un milagro que les permita vivir con dignidad. No deberían de ser necesarios los milagros. Sólamente deberían ser necesarios valores humanos como solidaridad, humanidad, sentido de la justicia social y un mundo sin fronteras en el cual, habiendo recursos suficientes para todos los que en él estamos, están en muy pocas manos. 

Más giros inesperados los podeis encontrar  aquí mismo, un poco más abajo

Este jueves un relato: UN GIRO INESPERADO, relación de participantes


Ya van llegando a mi rincón las primeras aportaciones a mi propuesta para esta semana. Todas ellas tendrán en común un giro inesperado que habrá cambiado un instante, un día,tal vez toda una vida, de los protagonistas de las mismas.

Las iré poniendo por orden cronológico en el que me sean comunicados los vínculos a dichas aportaciones.

Os rogaría que si observais que algún compañero se le ha olvidado comunicarme el vínculo a su entrada, me lo hagais saber, al objeto de que todos los que hayan escrito sobre el tema semanal estén enlazados.

Os recuerdo que estaré enlazando vuestros escritos hasta el viernes a las 12 de la noche. Espero con ilusión que os animeis a enriquecernos a todos con vuestra creatividad e imaginación.

Estos son los trabajos por orden de aparición:

03.- Leonor
05.- Mag
06.- Alma Baires
07.-  Campirela
08.- Yessy Kan
09.-  Ame
10.- Roxana
11.- Tracy
12.- Alfredo Cot
13.- Gustavo
14.- Yo mismo
15.- Pablo Paf
16.- Mamaceci
17.- Ibso
18.- María Perlada
19.- ElDemiurgo de Hurlingham 
20.- Javier Miró




20 de noviembre de 2016

Convocatoria literaria. Este jueves, un relato: "UN GIRO INESPERADO"


¿Quien no ha experimentado alguna vez las consecuencias de un cambio imprevisto, de una circunstancia inesperada, de un golpe de suerte o de infortunio, de un trastocamiento tal que los planes que habíamos trazado o, simplemente, que el desarrollo de un momento cualquiera de nuestra vida, de una situación puntual que se preveía de una manera, resultó de otra bien distinta por mor de un imprevisto?.

De esto es precisamente de lo que me gustaría que escribiéramos esta semana. Creo que tiene muchos matices, facetas, vertientes desde la que enfocarlo. Podeis utilizar un tono intimista, realista, humorístico, basaros en hechos reales o imaginarios.

Escribamos pues sobre “UN GIRO INESPERADO”. Espero con ilusión vuestras aportaciones. Las recomendaciones sobre la extensión, cuando publicar, comentarios, etc. las podeis ver en el blog inventario juevero Recomendaciones para participantes en los jueves literarios.

18 de noviembre de 2016

Este jueves un relato: "Cuestión de tiempo"


Nuestra amiga Nieves nos invita esta semana a reflexionar sobre el tiempo y su incidencia en nuestra vida. Ante la falta de tiempo que me agobia ultimamnte, recurro a una vieja entrada que escribí hace más de cuatro años, curiosamente en una convocatoria de la misma anfitriona que nos guía esta semana. Confío en que sea nueva para la mayoría de vosotros.


A cada uno de nosotros nos ha tocado en suerte un segmento de tiempo. No somos intemporales. Ese segmento, tiene la cualidad de segmento suma. Son muchos los segmentos de tiempo cuya adicción da como resultado aquello que somos en el transcurso  de toda una vida. Tiempo de juegos, de sueños, de odios, de amores, tiempo de sufrimiento y dolor, tiempo de penas y alegrías, tiempo de diversión y responsabilidad, tiempo de crecer y madurar, tiempo de envejecer, tiempo ganado, tiempo perdido. Tiempo que va muriendo y consumiéndose en la misma medida en que nos alejamos del origen y nos acercamos al límite de esa línea de tiempo que nos ha sido otorgada.
Es en ese discurrir de nuestra experiencia vital a lo largo de nuestro propio segmento de tiempo, donde este se nos muestra esquivo y nada complaciente las más de las veces. Unas, cuando quisiéramos que los instantes que nos concede se volvieran eternos, vemos pasar el tiempo a velocidad vertiginosa. Otras, cuando deseamos fervientemente  que transcurra lo más rápidamente posible, parece que todas las manecillas de todos los relojes se paran expresamente para hacernos su duración interminable.
Quiero hacer especial hincapié en una característica esencial del tiempo, una característica que lo hace aparecer ante nosotros unas veces como angel protector, otras como demonio despiadado y a veces, simultáneamente y ante los mismos hechos, bajo las dos apariencias. Es su característica de depredador, de ladrón de recuerdos. 
El transcurrir del tiempo suaviza el dolor producido por las malas experiencias, pero tambien es el responsable de que las agradables sensaciones de experiencias amables, placenteras, acaben convirtiéndose en una nebulosa difuminándose hasta ser tan sólo un vago recuerdo.
Su doble cara, angel y demonio, se presenta con especial virulencia ante la pérdida de alguien muy querido. El transcurso del tiempo hace que el dolor se haga menos lacerante, más llevadero y eso nos confirma en la creencia de que el tiempo todo lo cura, pero a la vez, ese mismo transcurso del tiempo hace que aparezca odioso a nuestros ojos porque nos escamotea difuminando, gestos, expresiones, tono de voz, a veces incluso las facciones de la persona que quisiéramos tener siempre de una manera fresca y actual en nuestro corazón y en nuestra mente.
Así es el tiempo en nuestra vida: Cara y cruz, angel y demonio, amigo y enemigo.  

Más historias y reflexiones sobre el tiempo en el blog de nuestra amiga Nieves

20 de octubre de 2016

Este jueves un relato: ¿Que hace esto aquí?


Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Miguel Hernández Elegía a Ramón Sijé

Hay un trozo de tierra al pie de un algarrobo, junto a un macizo de romero, en el cementerio de Córdoba.

Es la tierra a la que las cenizas de nuestro hijo sirven de nutriente por expreso deseo de nosotros, sus padres.

Ahí es donde acudimos semanalmente a su encuentro, mi mujer y yo, a honrar su memoria, a añorar su presencia entre nosotros.

Ahí es donde unas cuantas flores artificiales en verano, naturales en invierno, dentro de una pequeña jardinera, lo acompañan.

Parece ser que esos simples objetos, que esas flores, no deberían estar ahí. Una normativa profundamente inmoral, miserable, innecesariamente cruel, carente de ética y de estética, determina que sólo pueden depositarse flores el día de la inhumación. Nunca más.

Doy fé de que este pequeño testimonio físico de nuestro infinito amor, no estorba. Está situado en la zona de tierra que rodea al tronco del árbol, donde no llega la máquina cortacésped, donde no interfiere ni con la máquina sopladora de hojas secas, ni con el riego, ni con cualquier otra tarea de mantenimiento del lugar.

Sin embargo, ya es la segunda vez que atendiendo a esa normativa nos lo arrebatan, la segunda vez que se han llevado flores  y jardinera con total impunidad.

Desde que el mundo es mundo, los seres humanos, de una forma u otra, hemos honrado la memoria de nuestros difuntos y esas manifestaciones han sido respetadas siempre de una forma reverencial.

Nuestra incompresión por estos hechos es todavía mayor porque el cementerio es municipal. Su gestión depende del Ayuntamiento y éste está regido por partidos de izquierdas a los que se les supone, como eje fundamental de sus políticas, la defensa de los derechos humanos y el respeto por la dignidad de las personas.

No les reconozco el derecho a gestionar mi dolor ni las manifestaciones externas de éste, motivo por el cual seguiré poniendo flores junto al sitio donde las cenizas de mi hijo descansan aunque, según ellos, esas flores no deberían estar ahí. Es la batalla de David contra Goliat en la que, por cierto, salió victorioso David.

Más cosas fuera de lugar las podreis encontrar en el blog de nuestra amiga Charo




12 de octubre de 2016

Este jueves un relato: Buscando la felicidad


Acurrucando entre los brazos a mi mujer, intimamente abrazado a ella, como todas las noches, me he acostado con la preocupación de rememorar momentos felices para dar forma al relato juevero que trata precisamente de eso, de la felicidad. Ha sido un día muy agitado que me ha impedido pensar en ello.

Esta mañana, con tres amigos, hemos realizado una jornada de senderismo por la sierra cordobesa. Los paisajes bellísimos, la naturaleza exuberante, la grandiosa sensación de estar en la cumbre y el cansancio extremo, desterraron de mi mente la necesaria búsqueda de momentos felices sobre los que escribir para vosotros.

A la vuelta de tan agotador paseo, en casa me esperaban mis hijos, que un día a la semana como mínimo, generosos, se reunen para hacernos compañía con la excusa de comer juntos. No sabría pasar sin estos momentos, sin la sobremesa posterior, sin su constante presencia en nuestras vidas. 

Más tarde, me esperaba por un rato la reposada lectura del libro Abecedario de flores de mi buen amigo Alfredo. Un placer para los sentidos. Finura, delicadeza, claridad de exposición y profundidad de pensamiento en cada párrafo, en cada descripción de flor.

Antes de cenar, como cada día, un largo paseo vespertino con Toñi me sigue impidiendo centrarme en la búsqueda de momentos en que la felicidad haya estado presente en mi vida.

Esta misma noche, hace una hora, un plato de pulpo a feira, una cerveza fresca, un rato de televisión y a la cama, donde ahora estoy, abrazando con ternura a mi mujer e intentando encontrar trazas de felicidad que merezcan ser mostradas, intento vano que me provoca, junto al desvelo, la sensación de impotencia por no saber buscar lo que tal vez salte a la vista. 

Seguramente vosotros podreis encontrar más momentos felices en casa de nuestra anfitriona Mirella.

6 de octubre de 2016

Este jueves un relato: Un homenaje a la medicina y sus profesionales


Me piden una historia en torno al mundo sanitario, hospitales, médicos, enfermeras, etc. y hurgo en en los recuerdos que nunca faltan, para extraer de ellos algún episodio que resalte entre todos, que pueda despertar la atención del hipotético lector que tenga la gentileza de acercarse a lo que escribo.

Los acontecimientos hospitalarios más significativos, los que más huella han dejado en mí, son además los más traumáticos, así que quedan en mi interior, decido no escribir sobre ellos y por tanto, escarbo un poco más a la búsqueda de recuerdos más amables, que me hagan decantarme por la positividad y el sincero reconocimiento a una labor, la de aquellos que ejercen la medicina, que tanto bien aportan a la humanidad.

No necesito mucho esfuerzo, pues algunos de esos recuerdos están siempre presentes, son, en su origen, motivo de orgullo y satisfacción. Me refiero a esos momentos en que mis hijos vieron por vez primera el mundo fuera del vientre materno. Allí estuvieron los médicos, personal de enfermería, auxiliares, instalaciones hospitalarias, sanidad pública en su conjunto, al servicio de una nueva vida. Sanidad pública, la joya de la corona que políticas desaprensivas al servicio de los poderosos, pretenden arrebatarnos en aras satisfacer los bastardos intereses de los de siempre.

Son legión los profesionales de la Sanidad que participan en organizaciones no gubernamentales como médicos sin fronteras y otras, sacrificando vacaciones, poniendo sus conocimientos, tiempo, esfuerzo y vocación de una forma solidaria, desinteresada y altruista al servicio de aquellos que difícilmente llegarían a tener la necesaria asistencia sanitaria.

Sé que no lo leerá, pero me gustaría declarar mi admiración y respeto por todos ellos, rindiendo un más que merecido homenaje a Asun, enfermera vocacional y entrañable amiga, madrina de mi hija, que estuvo siempre presente en los partos de Toñi, doblando en ocasiones turnos para no faltar en ese momento tan especial. Jamás ví mayor entrega apasionada a una profesión que para ella era y es una forma de vida, la manera de aportar a la sociedad lo mejor de sí misma, que es mucho.

Podeis leer más historias de médicos y hospitales en el blog de nuestro amigo Juan Carlos

16 de septiembre de 2016

Este jueves un relato: SEPTIEMBRE


Septiembre, el mes séptimo romano marginado a la novena posición por el capricho de los hombres. Mes de llantos infantiles, de incertidumbres y miedos ante las primeras incursiones en el mundo escolar. Junto con Enero, Septiembre es el mes de proyectos y cambios por antonomasia. En los estertores del verano, cuando las vacaciones estivales comienzan a ser tan sólo un plácido recuerdo, a finales de Septiembre, una oronda prominencia abdominal sanchopancesca, me recuerda los excesos gastronómicos y cerveceros a los que he sometido a mi organismo.

Asoman tímidamente, con menos fuerza de la que tan dramática situación requiere, propósitos de enmienda con aroma de verduras y sudores de gimnasio, que duran lo que mi frágil voluntad les deja, apenas un plato de espinacas y dos o tres ejercicios abdominales.

Para mí, Septiembre se caracteriza también por el ilusorio renacimiento de nuevas inquietudes culturales. Cursos de muy diferentes disciplinas se me ofrecen por medio de múltiples canales. Con aquellos que me resultan atractivos me autoengaño con el pensamiento puesto en una constancia en el interés y el esfuerzo que casi nunca llega a culminar, abandonando esas inquietudes ante las primeras ocasiones festivas que se me presenten.

El marketing publicitario conoce profundamente esa ebullición de inquietudes que nos sacude en Septiembre. No es casualidad que aparezcan como hongos, anuncios publicitando nuevas y variopintas colecciones por entregas. Desde colecciones literarias a colecciones de coches en miniatura o plumas estilográficas. Alguna vez me he dejado seducir por alguna de ellas y tras cuatro o cinco ejemplares, o bien me he cansado de seguirlas o bien han desaparecido misteriosamente del mercado. ¿No os ha pasado nunca?.

La efervescencia que Septiembre me ofrece, rápidamente languidece provocando el que al final Septiembre, en su justa medida contemplado, no sea sino un simple sucesor de Agosto y un precursor de Octubre, un mes más, ni mejor ni peor que el resto de sus hermanos. 

Seguramente encontrareis más y mejores consideraciones y escritos sobre el mes de Septiembre en el blog de nuestra amiga Encarni

8 de septiembre de 2016

Este jueves un relato: Regálame un sueño

Estos dias me encuentro poco creativo, razón por la cual acudo al copy/paste y reedito para vosotros una entrada realizada allá por febrero de 2012. Poco o nada ha cambiado desde entonces en lo concerniente a mis sueños. Creo, por tanto, que puede servir para la ocasión.
 
 Mentiría si dijera que carezco de sueños. Siempre fui un soñador. Me precio también de tener los pies asentados al suelo, de ser razonablemente consciente de mis limitaciones, de mis capacidades, de mi realidad. ¿Se contradice acaso la capacidad de ensoñación, el pensamiento utópico, el anhelo por lograr deseos imposibles  con los escasos recursos que nos proporciona nuestra humana condición?. 

Creo que la persecución de los sueños debe de estar presente en nuestra vida como horizonte hacia el que caminar. Siempre que pienso en esto, me viene a la cabeza la historia de aquel “tonto” que tiraba piedras a la luna con la intención de alcanzarla. Nunca lo logró, pero fue el que consiguió lanzar la piedra a mayor altura. 

Sin embargo, a pesar de que en la vida me sigue importando absolutamente todo, como reza en mi perfil, el universo de mis sueños ha ido reduciendo su tamaño. Se van quedando aletargadas mis utopías de un mundo mejor, más equitativo, solidario, menos fanático e intolerante, ante la terca y aplastante evidencia de que eso no es posible, que siempre será una pura quimera y ante la constatación de que salvo brotes aislados, todos nos resignamos ante esa imposibilidad. La realidad actual y nuestra indolencia ante la misma, es buena prueba de ello.

Otros sueños más próximos, factibles, aspiraciones más íntimas y próximas, van quedando como reducto para mis esfuerzos. La felicidad y el bienestar de mi familia, el cariño de y hacia mis amigos, escribir algún día el poema definitivo que me llene por completo, acariciar y mimar algún día la descendencia de mis hijos,  aspiraciones todas ellas lejos, muy lejos, de esas otras más globales que aunque siempre me acompañan, chocan contra mi incapacidad e indolencia para luchar por ellas. 
 
Más y mejores sueños podeis disfrutar si acudís a la casa de nuestra amiga Maribel Lirio

1 de septiembre de 2016

Este jueves un relato: Concurso y adivina adivinanza

Quiero describiros un esplendoroso lugar del que sólo quedan ruinas, una ciudad cuya construcción según la imaginación popular fué debida al amor hacia una mujer, perdonad que no dé el nombre, pues sería una pista decisiva, pero que en realidad fué construida para mostrar al mundo la grandeza y el poder del dueño y señor de un imperio.

Una ciudad surgida de la nada, mandada construir en el año 936 d.c. Su construcción se prolongó durante 40 años. Situada a unos 8 kilómetros de la que fué considerada capital del mundo, su nombre significa “La Resplandeciente”.

Aprovechando la orografía montañosa del terreno sobre el que está levantada, su construcción en tres terrazas se asoma desde la sierra a la campiña. La topografía jugó un papel determinante en la configuración de la ciudad. Un diseño en el que la ubicación entre las distintas construcciones ponían de manifiesto la importancia de cada una de ellas en el conjunto del que forman parte: El palacio, en la parte más alta exponente de su dominio sobre el caserío urbano y la mezquita aljama, (un detalle éste que constituye una pista), extendidos por la llanura.

Algunas construcciones que os pueden ayudar a identificarla, son la Puerta Norte, el edificio Basilical superior, el Salón Rico, la Casa de la Alberca.

En poco menos de un siglo la que fué ciudad resplandeciente, donde el lujo estaba presente hasta en el más mínimo detalle, quedó saqueada, esquilmada, relegada al olvido. Sólo muchos siglos después y a paso lento, va recuperando parte del esplendor que asombró al mundo.

El yacimiento arqueológico de esta ciudad está declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento desde el año 1923. El 27 denero de 2015 fue inscrito en la lista indicativa de España de Patrimonio de la Humanidad.

¿Os animais a identificarla?. Para que los que aquí acudais no veais la solución aportada por los demás compañeros, excepcionalmente habilitaré la moderación de comentarios, publicándolos todos cuando considere que vuestras aportaciones se hayan agotado.

Más descripciones de lugares en el blog de nuestro amigo Alfredo

26 de agosto de 2016

Ente jueves un relato "ARGUMENTOS LITERARIOS Y DE OTRAS CLASES"

LA VIEJA CASONA

Relato basado en el siguiente argumento facilitado por El Demiurgo de Hurlingham:

En una vieja casona se escucha un golpeteo en la pared, en donde antes había una habitación, ahora tapada con ladrillos”.


Corria el año 1990 cuando estos acontecimientos tuvieron lugar.

Llegué esperanzado y feliz. A mis setenta años, heredar aquella casona me daba la oportunidad de regresar al pueblo que me vió nacer y acabar mis días rodeado de una naturaleza amiga, de entrañables paisajes que fueron escenario de mis juegos, de mis travesuras infantiles, de mis primeros escarceos amorosos. Llegaba con la creencia de que el tiempo todo lo borra y que ya nadie recordaría que aquella casa, ahora mía, perteneció a mi abuelo, un hombre cruel, carente de cualquier atisbo de humanidad, despiadado y que, con su conducta, se hizo acreedor del odio de buena parte de sus vecinos. Nosotros mismos, su familia, tuvimos que emigrar sin culpa alguna, temerosos y avergonzados.

Durante la Guerra Civil, mi abuelo fué comandante en el bando de los vencedores. Aprovechó su rango y la obscena impunidad que las guerras proporcionan para mandar fusilar a familias enteras con la excusa de su pertenencia al bando republicano en simulacros de juicios donde la justicia era profanada sistemáticamente.

Su última hazaña, antes de abandonar la casona para siempre, tuvo que ver con cinco destacados sindicalistas mineros, vecinos del pueblo. Una noche, con la guerra a punto de terminar, la balanza ya inclinada del lado de las tropas franquistas, los arrebataron de sus casas y nunca más se supo de ellos.

Desde mi retorno, noche tras noche, en el salón de la vieja casona, a solas con mis recuerdos, lo que debería ser un remanso de paz, se ha convertido en un concierto de extraños ruidos y golpes procedentes de la pared donde se ubica la chimenea. No encuentro la tranquilidad de espíritu que venía buscando cuando decidí regresar al pueblo.

Dispuesto a acabar con esa situación que me perturba e incomoda, he mandado derruir el tabique. Tras el mismo, un macabro descubrimiento. Cinco esqueletos con un disparo en el craneo. Aquellos sindicalistas desaparecidos, recibirán finalmente la sepultura que la crueldad humana les negó.

Ahora, mientras me alejo nuevamente, esta vez para siempre, medito sobre la sinrazón humana, sobre la inutilidad de las guerras, sobre la innecesaria crueldad, sobre la incuestionable verdad de que en el corazón de los humanos habita una alimaña que a veces se libera desencadenando toda su rabia contenida.

Mas relatos basados en argumentos proporcionados por nuestro amigo Demiurgo, los podeis leer en su casa


27 de julio de 2016

Este jueves, un relato: IMAGEN DISPARADORA


Llevo mucho tiempo sin atreverme siquiera a acercarme al minimalista mundo de los haikus. Las musas me tienen abandonado. Tal vez esté empezando a secarme por dentro y eso me preocupa. Los haikus son mi debilidad literaria y aunque nunca quedo satisfecho del resultado, disfruto escribiéndolos mientras sueño que tal vez algún día consiga uno que alimente mi ego de escritor frustrado. El reto de esta semana me ha sugerido estas humildes muestras:


Tras la ventana,
aguarda la añoranza
contando lunas.

Tras la ventana,
es todo incertidumbre
desde la calle.

Es tu ventana,
frontera entre los mundos
que nos habitan

Tras la ventana,
intuyo tu mirada.
Tengo esperanza.

Tras la ventana,
fabulo mil historias
desde la calle.

Más historias en torno a esta imagen disparadora en el blog de nuestra anfitriona María José Moreno

14 de julio de 2016

EL IMPOSIBLE OLVIDO


Hoy, 14 de Julio es un día muy especial para mí. Un día imposible de olvidar. Un amigo me invita a escribir, precisamente hoy, sobre el olvido. No podría, hoy no, escribir sobre ese tema. Todas mis emociones, esas que conducen siempre mi pluma sobre la página en blanco, me incitan a escribir sobre el imposible olvido, sobre las cosas imposibles de olvidar y especialmente sobre nosotros y un acontecimiento que cambió nuestra vida para siempre, tal día como hoy, hace ya 42 años.

Hoy quiero escribir a vuelapluma, sin apenas reflexionar sobre lo escrito, que fluya como el agua de un manantial, fresca y sin remansos.

No me es posible olvidar que en ese día, confirmamos ante el altar nuestra elección mutua como compañeros de viaje. Tus pisadas junto a las mías, comenzaron una senda nueva que nos ha traido felizmente hasta el día de hoy.

No me es posible olvidar que casi todo lo bueno que pueda haber en mí, de tí lo aprendo, de tu inmensa humanidad me contagio, de tu enorme corazón, de tu calidad humana me nutro, de tu vitalidad y tus ansias de vivir, mamo. ¿Como olvidar lo que te hace vivir y respirar?.

No me es posible olvidar tanta vida, tantas alegrías, tantos momentos compartidos. Es imposible el olvido. Más imposible aún, olvidar tu mano en la mía, mi mano en la tuya, cuando la desesperación de una inmensa pérdida hizo especialmente necesario un apoyo mutuo, una amorosa entrega que nunca nos faltó.

Mi vida a tu lado ha sido y es, un ligero soplo de aire fresco, un momento fugaz, un luminoso instante, un cortísimo trayecto a pesar del tiempo transcurrido, desde que nos prometimos fidelidad y amor eterno.

Hoy no, Toñi, hoy no es el día para escribir sobre el olvido. Hoy el imposible olvido me lleva a escribir sobre tí, sobre mí, sobre nosotros, me lleva a expresar torpemente, porque no hay palabras, mi amor por tí y mi gratitud porque estés en mi vida, compañera del alma, compañera.

Seguramente otros sí que habrán escrito sobre el olvido en casa de nuestro amigo, ese del medio beso,  GUSTAVO

23 de junio de 2016

Este jueves un relato: MIEDOS INFANTILES


¿Nacemos ya con miedos adquiridos?. ¿Forman parte algunos de nuestros miedos de la filogénesis de la especie humana?. Tal vez sí, tal vez algunos miedos tengan un fuerte componente de herencia genética. Tener miedo, podemos pensar que es consustancial al ser humano, un sentimiento al que no podemos sustraernos. Lo que sí resulta evitable es permanecer en él. Vencer los miedos, aprender a controlarlos, dominarlos, superarlos es una tarea más y no precisamente baladí de nuestro crecimiento personal.

Los niños son especialmente vulnerables al miedo. Resulta muy fácil sembrar toda clase de miedos en su tierna personalidad. A veces, la inconsciencia de los adultos, sembrando el miedo en los niños, provoca daños que a menudo permanecen para siempre en el ánimo de estos.

Recuerdo algunas historias de mi infancia con las que mis mayores pretendían obtener de mí, obediencia, respeto, acatamiento de normas, docilidad. A su manera, con la mejor de las intenciones, en definitiva, su sana intención era educarme. Nunca lo he puesto en duda, aunque aún me asombra que esos métodos no dejarán cicatrices en mi alma.

“Duermete niño que viene el coco y se lleva a los niños que duermen poco”. ¿Quién era capaz de dormirse rápidamente con esa espada de Damocles sobre la cabeza?. Yo no, desde luego. Un ojo abierto y otro cerrado temiendo que en cualquier momento apareciera con aviesas intenciones el temido coco.

Y qué decir del “hombre del saco”, ese pérfido ser mitológico, coleccionista de niños que cometían la infantil torpeza de alejarse aunque fuera mínimamente del ámbito protector de sus padres. Recuerdo, incluso ya algo mayor, como me cruzaba de acera cuando veía venir algún hombre algo peor encarado de lo que yo en mis cortas luces consideraba adecuado.

O el clásico pórtate bien, que ese señor es guardia municipal o policía, y puede encerrarte para siempre.

Y aquello de que la letra con sangre entra. ¡Como no temer la reacción de unos profesores amantes de la regla como instrumento con el cual enrojecer las inocentes manos infantiles que tenían la desgracia de provocar sus ansias educadoras a base de palmetazos.

Lo curioso es que ellos estaban convencidos de la eficacia de sus métodos. A su manera, eran excelentes personas y educadores. Tengo grabado en mi alma como D. German, uno de mis profesores, me prestó su chaqueta y me puso al sol junto a la ventana del aula confundiendo con frío lo que era pavor a los reglazos que me estaba proporcionando por no saber la respuesta a una pregunta. Aclaro que, además, era su alumno predilecto.

Por mor de la necesaria brevedad, me dejo muchas otras anécdotas de cómo la mayoría de los miedos infantiles son inculcados, producto de un aprendizaje negativo y de unos parámetros represores de las potencialidades infantiles.

Más terrores infantiles los podeis encontrar en casa de nuestra amiga Charo

3 de junio de 2016

ESTE JUEVES UN RELATO: Escoge un tema y cuenta

Me cabe el vergonzoso deshonor de haber sido el único participante en el VII Encuentro Juevero de Vilafamés que no escribió nada. Hice el vago y lo que es peor, disfruté escaqueándome de la tarea impuesta al azar y sorpresivamente por Verónica, nuestra magnífica anfitriona.

Puse la torpe excusa (no se la tragó nadie), de que esa evasión me permitió disfrutar más de los amigos jueveros y del bello pueblo que nos acogía. La realidad es que no me motivaba en absoluto y sigue sin motivarme, el tema sobre el que me tocó escribir. “Acontecimientos que cambiarían el futuro”
En justa penitencia, no he querido elegir entre todos los temas propuestos y me quedo con ese.

Cuando pienso en qué acontecimientos podrían cambiar el futuro, la primera interrogante que se me plantea es a qué futuro nos estamos refiriendo. Al futuro propio, al de un grupo determinado, al futuro de la vida sobre el planeta tierra. Creo que me decantaré por esta última opción.

Me detengo a reflexionar sobre qué acontecimientos podrían cambiar favorablemente el futuro de los seres vivos y francamente, tengo la sensación de adentrarme en un callejón sin salida, en un túnel sin luz al final del mismo, en un embudo que trágicamente va estrechando las posibilidades de supervivencia.

No me gusta ser catastrofista, creo que no está en mi naturaleza, pero los hechos cantan por sí sólos.
Progresiva desertización, la disminución de las masas polares con el consiguiente aumento del nivel de los océanos, el agujero de la capa de ozono, las cada vez más frecuentes sequías, la contaminación del aire que respiramos, el aumento imparable de las desigualdades sociales a nivel planetario, no son precisamente datos para la esperanza.

Los avances tecnológicos, mal empleados, solamente han servido para ir empeorando de forma cada vez más acelerada esta situación.

Entonces, ¿qué acontecimientos podrían revertir estos síntomas y conseguir unas condiciones óptimas para el armónico mantenimiento y desarrollo de la vida?.

Pienso que el origen del problema está en el hombre y por consiguiente la respuesta tiene que partir del mismo ser vivo que lo ha provocado.

Si por una extraña mutación genética desapareciera esa parte nuestra de la que se alimenta la parte innoble del ser humano,  las ansias de poder, los egoismos, la falta de respeto hacia la naturaleza de la que formamos parte, la insolidaridad, cuando no el desprecio, por el resto de seres vivos, nos encontraríamos ante la mayor revolución evolutiva desde que el mundo, nuestro mundo, existe. Estoy completamente seguro que esa circunstancia, por sí sola, aseguraría la pervivencia de la vida sobre el planeta Tierra.

Podeis leer más sobre las opciones propuestas en casa de nuestra anfitriona María José Moreno

26 de mayo de 2016

Este jueves un relato: UNA NOCHE EN EL MUSEO

 Obra de la exposición de Ernesto Nieto en el Guggenheim de Bilbao.


Paseaba distraidamente, saboreando mis vacaciones. Era el mío, un paseo de pasos perdidos, sin destino programado, en un pueblo pequeño, de cuidados jardines y escasos habitantes al borde de la carretera. Había parado en el para descansar como podría haber parado en cualquier otro lugar. Ni siquiera sabía su nombre pero era tranquilo, se intuía acogedor y me apeteció estirar algo las piernas.

Museo de antigüedades varias. El horario de visitas concluía a las 21 h. Eran las 8 de la tarde y pensé que una visita a ese lugar sería una bonita y entretenida manera de pasar el tiempo así que traspasé el umbral de aquel museo.
Estaba desierto. No ví a nadie. Ni tan siquiera un vigilante. Me pareció que el tiempo se había detenido hace siglos en aquel lugar. Vestigios de civilizaciones anteriores, rudimentarios aperos de labranza, vajilla doméstica de barro cocido de antigüedad manifiesta y al fondo de una de las salas, semioculta, una gruesa puerta con un letrero que llamó poderosamente mi atención: Sala de los libros olvidados.

Amante de la literatura, no me pude resistir a traspasarla. Me esperaban miles de libros cubiertos de una densa capa de polvo, el mismo polvo que iba dejando la huella de mis pisadas a lo largo de los pasillos que formaban las decenas de estanterías que los soportaban.


Estaba claro que esa enorme habitación no había sido pisada en muchos años. Faltaban tan sólo cinco minutos para que el museo cerrara sus puertas y quise encaminarme a la salida. Volví sobre mis propias huellas y observé que la puerta carecía de picaporte interior. Parecía imposible pero así era. Comenzé a inquietarme. Aquello carecía completamente de sentido. Aporreé la puerta y comenzé a gritar aún a sabiendas de que aquellos gruesas maderas y aquellos anchos muros no dejarían que el sonido de mi voz saliera al exterior. Todo inútil. Los altos ventanales me hicieron saber que el día llegaba y no una única vez. Tras varios atardeceres y amaneceres tuve la certeza de que nunca saldría de allí. La sala de los libros olvidados, para mí, se había convertido en la sala de los lectores olvidados.

Más relatos en casa de nuestra amiga y compañera de letras Lucía

29 de abril de 2016

Este jueves un relato: Esculturas al aire libre

Esta semana nuestra amiga Inma nos invita a escribir sobre esculturas al aire libre.

Mi primera idea era la de repetir entrada, tanta es la admiración que siento hacia una escultura pequeña en un sitio emblemático de mi ciudad y que para muchos cordobeses pasa desapercibida por su enclave en medio de unos jardines. Está dedicada a los amores entre Ibn Zaydum y Wallada poeta andalusí y princesa en la Córdoba califal.

Os dejo el vínculo por si os apetece leer lo que en su día escribí sobre ellos y su tormentosa relación. 
Estamos a las puertas del mes de Mayo y eso me ha llevado a evocar dos esculturas sencillas, dedicadas a personajes nada famosos, anónimos, cotidianos, realizando una actividad de honda raigambre en el alma y la cultura cordobesa, el cuidado de las flores que adornan, embellecen y engalanan muchos de los patios de mi ciudad.

En la primera de ellas, se ve a una mujer joven regando a la manera tradicional, las macetas colgadas sobre una pared encalada por medio de una caña larga en cuyo extremo lleva atada una simple lata, homenaje más que merecido a esas mujeres, de avanzada edad en su mayoría, que día tras día, durante todo el año, ponen un amor infinito en el cuidado de los patios y sus flores y que, cuando llega Mayo en la fiesta de los patios cordobeses, abren sus puertas generosamente al visitante sin más satisfacción que el íntimo orgullo de la admiración que despierta la belleza de los mismos. 



En la segunda escultura, se representa encarnada en un abuelo y su nieto, la transmisión entre generaciones de ese amor hacia una tradición que se ha convertido en una seña de identidad de mi ciudad. El abuelo alarga macetas a su nieto que, encaramado en una escalera, se encarga de colocarlas sobre una pared enjalbegada con cal. 


Me ha parecido oportuno mostraros estas dos estatuas testimonio de mi admiración hacia esas personas, cuya dedicación, amor y esfuerzo, hacen posible que los patios cordobeses luzcan esplendorosos todo el año y en especial, en este Mayo cordobés para disfrute y deleite de aquellos que tenemos la suerte de visitarlos.

Mas historias sobre esculturas al aire libre en el blog de nuestra amiga Inma

7 de abril de 2016

15 + 15... Entrevista


 Esta semana nuestro amigo Alfredo nos somete a una radiografía en forma de entrevista. Podeis conocer más de los jueveros participantes en su blog La plaza del diamante.
1.- ¿Lo del Blog, casualidad o causalidad?
Mi blog es fruto de la causalidad. Nació como una necesidad de dar cauce a sentimientos que no podían permanecer encerrados. Puedo decir que mi blog tuvo en ese sentido, un carácter terapéutico.


2.- ¿Escribir es una terapia global o sólo un tratamiento de andar por casa?
Esa necesidad de la que hablaba en la pregunta anterior, aunque sigue existiendo, está muy atenuada. Por tanto, en el momento actual no es una terapia global sino más bien de andar por casa.

3.- Los libros viejos huelen a rancio y los nuevos a tinta fresca... ¿A qué huele un Blog?
-Remedando al anuncio, ¿a qué huelen las nubes? ¿a qué huelen las cosas que no huelen? Creo que el blog lejos de ser aséptico, está impregnado de la esencia de su autor, incluso a pesar de este.

4.- ¿Es el Blog, un buen escondite para los tímidos?
Pienso que sí, aunque no me considero muy tímido. El blog nos permite exteriorizar emociones y sentimientos que tal vez no seríamos capaces de expresarlas de viva voz y en presencia de otros.

5.- ¿Tener un Blog y publicar en él, crea nuevas expectativas sociales?
Creo que sí, es una ventana abierta a nuevas relaciones. De hecho, gracias al blog he conocido virtual y físicamente a extraordinarias personas que, como tú, me honran con su amistad.

6.- ¿Escribir es una ciencia o un arrebato emocional?
-Pienso que no es acertado definirlo como arrebato emocional. Sería más cierto considerar que escribir es comunicar sentimientos y emociones. En mi caso, no concibo escribir si no es desde la emoción, pero el soporte es el lenguaje escrito y este requiere de unas técnicas para su utilización que en la medida en que se dominan, trasladan mejor al lector aquello que pretendemos comunicar. No es sólo lo que se cuenta, sino como se cuenta.

7.- ¿A falta de lápiz y papel, bueno es un Blog?
Pienso que escribimos para ser leidos. En ese sentido, la posibilidad de llegar a más personas es más óptima en el blog. En ese sentido, el blog es una magnífica herramienta para comunicar.

8.- ¿La inspiración tiene fecha de caducidad?
-No, creo que no. Si alguna vez caduca, será porque no tengamos nada que decir y el material abunda. Con tanta vida a nuestro alrededor no parece posible que falten cosas que contar y ganas de contarlas.

9.-¿Los Blogs se alimentan de la solidaridad? «Tú me comentas, yo te comento» y así nuestras respectivas páginas van engordando...
No necesariamente es así. A veces recibes comentarios y no respondes con la misma reciprocidad o a la inversa. Es comprensible. Creo que a todos nos gustaría que el tiempo fuera goma, que estirara. No es fácil comentar con la misma asiduidad con la que algunos amigos escriben, aunque siempre es grato saber que aquello que cuentas despierta el interés de alguien.

10.- Si oyes la palabra Blogodependencia, ¿qué te viene a la cabeza?
-Que es un palabro muy feo. Corremos el riesgo de que se convierta en una adicción, pero no en mayor medida que la mayoría de actividades que realizamos con gusto y que controlamos con el menos común de los sentidos (el sentido común).

11.- ¿El Blog, como el vino, mejora con los años?
-Creo que no, al igual que nosotros, sufre nuestros altibajos. Se enriquece, si, engrosa su contenido, también. Pero al igual que la economía, conoce épocas de vacas gordas y flacas.

12.- ¿Es el Blog un escondite para mostrar la verdadera cara o al contrario... no te puedes fiar de lo que parece políticamente correcto?
Sinceramente creo que es difícil ocultar durante mucho tiempo la verdadera cara. Si esa es la intención mejor dedicarse al teatro y ser actor o a la política. La escritura, tarde o temprano, deja entrever nuestra manera de ser y de pensar.

13.- ¿Un placer inconfesable sólo al amparo del Blog?
Siento no alimentar el morbo que pueda encerrarse tras esta pregunta. Soy muy simple y no creo tener placeres inconfesables. ¿O si?.

14.- ¿Qué tiene de mágico inventar escenas y personajes y llevarlas al papel?
-Soñar otras vidas, moldearlas a tu gusto, contarlas, tiene la magia de meterte en sus personajes, vivirlos al tiempo que los sueñas y le das forma. ¿Os parece poca magia?

15.- ¿Por qué ocultarse tras un seudónimo?
No es mi caso, pero supongo que preservar la privacidad puede ser un buen motivo para ello.

16.- El vaso, ¿medio lleno o medio vacío?
Soy optimista por naturaleza. Siempre medio lleno.

17.- ¿Qué lugar de tu ciudad no hay que dejar de conocer?
Son muchos los rincones, pero puesto a elegir uno, sin duda la Mezquita-Catedral.

18.- ¿Qué lugar del Mundo no hay que dejar de conocer?
De los que conozco, digo como Napoleón que Paris bien vale una misa.

19.- ¿Qué protagonista de película te gustaría ser?
-Charles Chaplin en El Gran Dictador.

20.- Un escritor antipático y una película imprescindible
-Me ha parecido siempre antipático Fernando Sánchez Drago, pero no tengo motivos para esa impresión, salvo su forma de expresarse y algunas declaraciones ofensivas.
En cuanto a la película imprescindible perdonad que no me pronuncie, porque hay más de una y no puedo inclinarme por una solamente.

21.- Un libro, sólo uno.
Dificilísimo contestar a esta pregunta. Así, de sopetón y sin pensarlo demasiado, me viene el título de UTOPIA de Tomás Moro.

22.- ¿Relato corto o microrrelato?
Como bien sabeis soy amante de lo breve. Así que si el microrrelato es capaz de expresar aquello que siento, lo prefiero.

23.- ¿Las penas con pan, son menos penas?
Las penas siempre son penas, pero si tienen un ungüento, los efectos de las mismas no son tan devastadores.

24.- ¿De risa desbordante o sonrisa cómplice?
-A veces he sido víctima de la risa contagiosa, pero no soy de carcajada. Soy más de sonrisa, cómplice o no, pero sonrisa.

25.- ¿En la soledad pides ayuda a las musas?
No creo mucho en las musas aunque haberlas hailas. Soy más de buscar la tranquilidad y la soledad para escribir. Las ideas acuden cuando ninguna otra cosa ocupa nuestra mente.

26.- ¿Cuántas velas iluminaron tu último pastel de cumpleaños?
67 años me contemplan.

27.- De 3 a 5 palabras (que no palabrotas) define el mundo actual.
Un tren para no subirse.

28.- ¿Algún tatuaje, en tu piel, que no veamos a simple vista?
Siempre hay cicatrices ocultas a los ojos de los demás.

29.- ¿Qué no te gusta que te pregunten?
¿Estudias o trabajas? Tal vez sea porque ya estoy jubilado y no hago ninguna de las dos cosas.


30.- ¿Qué faltó que te preguntara?
Creo que ha sido una entrevista muy completita, pero poco comprometida. No hay preguntas sobre política, religión, moralidad, sexualidad. En definitiva una entrevista muy correcta, lo cual agradezco.



30 de marzo de 2016

Este jueves un relato: MALDITA PRIMAVERA

Esta semana nuestra amiga Lucía nos invita a escribir sobre la primavera. El título de Maldita Primavera personalmente  me descoloca porque para mí la primavera no es en absoluto maldita. No padezco alergias y eso me hace apreciarla en todo su esplendor. Por tanto, mi entrada semanal va en ese sentido.


PRIMAVERA
Imagen obtenida de Internet

Al tallo verde,
lo corona de flores
la primavera.

Imagen obtenida de Internet

La cal del patio,
lienzo de muros blancos
para mil flores.
 Imagen obtenida de Internet

Estrellas blancas,
cuajan el enramado
de los naranjos
Imagen obtenida de Internet

Córdoba en Mayo,
lugar donde eclosiona
la primavera.
Más aportaciones primaverales las podreis encontrar en el blog de nuestra amiga Lucía








26 de marzo de 2016

Cierre de la convocatoria literaria del jueves 24 de Marzo de 2016


Hoy sábado me toca echar el cierre a este jueves literario que nos ha mantenido desvelados. A pesar de coincidir con la Semana Santa, ha sido nutrida la participación juevera. Gracias de todo corazón a los que habeis querido acompañarme con vuestras aportaciones, gracias también a los que queriendo hacerlo no habeis visto podido por vuestras múltiples ocupaciones, gracias igualmente a los que os acercais a leer los escritos de este universo juevero pues escribimos para ser leidos y para enriquecernos con vuestros comentarios.
La semana próxima nos conducirá nuestra amiga Lucía. Nos vemos en su casa.

24 de marzo de 2016

Este jueves un relato. Bajo el influjo de Insomnia.


Hoy vuelve a ser una de esas noches. El silencio nocturno se convierte en una caja de resonancia que aumenta hasta la exasperación el sonido de los escasos ruidos existentes. Morfeo se ausenta negándome el benefactor influjo de su abrazo. El tic-tac del reloj hace retumbar en el cerebro su infernal metrónomo marcando el despertar de mis nervios desatados. Los crujidos del hielo en el frigorífico, claros y nítidos, aportan a mi desvelo inquietantes ruidos que tensan mi cuerpo como la cuerda de una ballesta. 

Querer y no poder. Cierro los ojos a la penumbra reinante buscando el sueño reparador y acuden en tropel miles de episodios, situaciones y momentos, que reclaman mi atención de una forma tiránica, obligándome a vivirlos nuevamente mientras el anhelado sueño se bate en retirada.

 Mi cuerpo desatado deja sobre las sábanas la intrincada huella del desvelo. En toda la casa resuena el eco de mis pasos perdidos buscando una calma más perdida todavía. 

Mientras tanto, la noche avanza y ya las primeras luces comienzan a hacer su aparición. Viene rompiendo el alba y yo, una vez más, me encamino a la ducha para afrontar un nuevo día que, sin descanso, se me presenta como una continuación del anterior. Hoy ha vuelto a ser una de esas noches. 
Podeis ásistir a más desvelos un poco más abajo, en esa misma casa

Participantes en la convocatoria literaria para el día 24/03/2016 BAJO EL INFLUJO DE INSOMNIA


Van llegando las aportaciones de nuestros compañeros desvelados a la convocatoria literaria de esta semana. Gracias a todos ellos porque sus desvelos procurarán, como cada semana, nuestro enriquecimiento. Es un privilegio pertenecer a este grupo de enamorados de las letras y de la vida, ya que entre todos nosotros, con nuestras entradas y comentarios se crean vínculos y lazos que van más allá de lo estrictamente literario.
Estoy fuera de casa y procuraré en la medida de lo posible poner el vínculo a vuestras aportaciones en riguroso orden de llegada siempre que mi limitado acceso a Internet me lo permita.
Si observais que algún compañero ha publicado y no me ha hecho llegar el vínculo para saber sobre su aportación, os ruego me lo comuniqueis para enlazarlo pues no me gustaría que alguien se quedara fuera pudiendo evitarlo. Gracias.

Se animan a contarnos sus desvelos los siguientes insomnes:
01.- Dorotea
02.- Maribel Lirio
03.- Casss
04.- Carmen Andujar
05.- María Liberona
06.- Rosa
07.- Verónica
08.- Mag
09.- Molí del Canyer
10.- María Perlada
11.-  Yessy Kan
12.- Juan L. Trujillo
13.- Tracy
14.- Mar
15.- El Demiurgo de Hurlingham
16.- Charo
17.- Alfredo
18.- Casss (2)
19.- Yo mismo
20.- Alma Baires
21.- Sindel
22.- Montserrat Sala
23.- Pedro Pablo
24.- Diva de noche
25.- Lao Paunero
26.-  Rosa (2)