Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

30 de noviembre de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: "MASCOTAS"

Toñi siempre fue una persona miedosa. Miedo a la noche, a la soledad, a los animales. La simple presencia de una polilla revoloteando cerca de la luz, en casa, la asustaba e inquietaba.

La vida, mostrándole su peor cara, se ha encargado de disipar esos miedos. A partir de un determinado momento, todos los miedos que la acompañaron durante toda su vida,  desaparecieron de golpe. Nada peor podría pasar. ¿Qué temer entonces?.

Linda llegó a nuestras vidas acompañando a sus dueños Curro y Luci, dos seres excepcionales que nos han mostrado hasta la saciedad que la amistad resalta su mejor cara en los momentos en que es más necesaria. Linda es la responsable de que Toñi perdiera también el miedo a los animales.

Linda es una preciosa perra bretona. Es bella y esbelta. De cara afilada y cejas rubias, su pelo, largo y sedoso,  con grandes manchas color canela, invita a acariciarlo una y otra vez. Sus ojos son brillantes como dos piedras preciosas. Su penetrante mirada te atraviesa el alma como un afilado estilete. 

Es sensible y tiene una habilidad especial para reconocer en el semblante de aquel a quien observa, su estado de ánimo. Es capaz de compartir contigo momentos de gozo, de alegrar con su sola presencia, aquellos instantes en que necesitas un apoyo que te levante la moral.

En cierta ocasión pasábamos un día de campo. Curro y yo buscábamos espárragos.  Luci y Toñi, junto al coche, conversaban. Linda correteaba bastante alejada de ellas. El curso de  la conversación hizo que el semblante de Toñi se entristeciera al tiempo que sus ojos se humedecían  por lágrimas difícilmente contenidas.  Pienso que fue el instinto el que hizo que Linda volviera rápidamente a ellas, pienso que fue el sentimiento que albergan todos los seres vivos, el que hizo que frotara a Toñi con suavidad mientras la miraba con unos ojos que reflejaban mejor que cualquier palabra, su intención de compartir, de aliviar, de mitigar la tristeza que su amiga, mi mujer, sentía en esos momentos.

Desde entonces siento por ella verdadera debilidad. Siempre me llena la tapicería del coche con sus pelos, pero no me importa. Cuando nos reunimos en torno a la mesa, sustituyo a hurtadillas su fiambre de pavo por lonchas de jamón serrano o trozos de queso. Mientras paseamos, agradezco que me dejen llevarla. Suelo comprarle con frecuencia pequeños detalles para perros que encuentro en grandes almacenes. No es nuestra mascota, pero Linda, nuestra querida amiga, se ha ganado un lugar de privilegio en el capítulo de nuestros afectos.

Quiero aclarar que Linda ni es nuestra ni vive con nosotros. Por eso digo que no es nuestra mascota. Apareció en nuestra vida de la mano de nuestros amigos, pero es suya y con ellos vive aunque, eso sí, disfrutamos de su compañía con frecuencia.   

Más declaraciones de cariño hacia las mascotas en el blog de GUS


26 de noviembre de 2011

el maltrato psicológico

Artículo encontrado en Internet y que por su temática y enfoque, considero mi obligación colaborar a difundirlo.
 
Analiza con rigor y seriedad el maltrato psicológico en general y el ejercido sobre la mujer en particular.

Pido disculpas por su longitud, pero creo que merece la pena leerlo y difundirlo, ya que profundiza en los signos de ese maltrato y en el sentimiento que el mismo provoca en las mujeres que lo padecen.

Pido también disculpas a los que ya lo hayan leído, ya que se trata de un artículo que dí a conocer en mi anterior blog pero que sigue manteniendo su vigencia.


Un problema para las mujeres,no de las mujeres.

 El maltrato psicológico se basa en comportamientos intencionados, ejecutados desde una posición de poder y encaminados a desvalorizar, producir daño psíquico, destruir la autoestima y reducir la confianza personal. Su padecimiento lleva a la despersonalización, al mismo tiempo que genera dependencia de la persona que los inflige. El maltratador se vale para ello de insultos, acusaciones, amenazas, críticas destructivas, gritos, manipulaciones, silencios, indiferencias y desprecios. 

En la esfera de lo privado, aunque los hombres también lo sufren, las mujeres son las víctimas mayoritarias. Se produce asimismo en la relación de los padres con los hijos, en la que se ha detectado un incremento del maltrato de los hijos sobre sus progenitores, consecuencia de una educación cada vez más permisiva y del uso de la violencia en los conflictos del mundo de los adultos. En el ámbito público, el maltrato psicológico está presente en el mundo laboral, el conocido como "mobbing", y en el escolar, el llamado "bullying".
La mujer, principal víctima 

Los malos tratos psicológicos son un fenómeno viejo. Lo que resulta novedoso es su denuncia como problema social. Los sufren mujeres de todas las edades, grupos sociales y económicos, culturas y países. Su gran incidencia, la gravedad de las secuelas, el alto coste social y económico, y en especial la degradación que produce la violación del derecho de las personas a ser tratadas como tales y al respeto que merece toda existencia humana los convierten en una cuestión de gran relevancia pública.
No son tan visibles ni manifiestos como los físicos. De hecho, en muchas ocasiones la propia víctima no es consciente de ellos hasta que sufre una agresión corporal, pero sus consecuencias pueden ser más graves y duraderas en el tiempo. 

Las agresiones continuadas, tanto verbales como no verbales (el silencio, la indeferencia, los gestos…), crean una relación siniestra de dependencia entre el maltratador y la víctima. Ambos terminan necesitándose. La víctima porque sola siente que no es nadie y el miedo y la angustia la paralizan, y el maltratador porque se siente que es alguien a través de la dominación que ejerce. La situación de dependencia es tal que la víctima termina protegiendo y disculpando al maltratador. Recorre hasta ahí un proceso destructivo en el que va perdiendo la confianza en sí misma y la capacidad de respuesta, se va anulando y va interiorizando que de allí no se sale y abandona toda esperanza. 

Poder asimétrico
En la raíz de la violencia contra las mujeres se evidencia la asimetría de poder que ha propiciado el sistema patriarcal y machista imperante, y que ha llevado a un abuso con la persona más desfavorecida en este esquema, la mujer. Por ello, los expertos inciden en no presentar el problema como si fuera "de las mujeres", ya que si bien son ellas quienes los sufren, se trata de una dificultad de la que los varones han de ser conscientes y deben trabajar por superarla. 

El psicoterapeuta Luis Bonino, especialista desde hace más de tres lustros en masculinidad y relaciones de género, ha elaborado una clasificación que identifica conductas para intentar conseguir la dominación:
·                         intimidación.
·                         Toma repentina del mando: tomar decisiones sin consultar, monopolizar.
·                         La apelación al argumento de la lógica y la "razón" para imponer ideas o elecciones.
·                         La insistencia abusiva, a fin de obtener por agotamiento lo que desea a cambio de un poco de "paz".
·                         El control del dinero.
·                         El uso expansivo del espacio físico.
·                         La maternalización de la mujer, es decir, la creación de condiciones para que ésta dé prioridad al cuidado de las otras personas.
·                         La manipulación emocional, que genera en la mujer dudas sobre sí misma y propicia sentimientos negativos y de dependencia.
·                         Las descalificaciones que conllevan la indefensión.
·                         La desautorización y desvalorización que generan sentimientos de inferioridad.
·                         El paternalismo desde el que se trata a la mujer como si fuera una niña.
·                         La falta de intimidad.
·                         El distanciamiento. Las mentiras, el incumplimiento de promesas…
·                         La autoindulgencia con la que elude el maltratador su propia responsabilidad.
·                         El intento de generar lástima a través de comportamientos autolesivos o amenazas de suicidio.

Retrato de una mujer objeto de maltratos psicológicos 

Síntomas y manifestaciones
·                         Dolores de espalda y articulaciones.
·                         Irritabilidad.
·                         Cefaleas.
·                         Insomnio.
·                         Fatiga permanente.
·                         Tristeza, ánimo deprimido y ganas de llorar sin motivo aparente.
·                         Ansiedad y angustia.
·                         Inapetencia sexual.
Actitud
·                         Sensación de vergüenza.
·                         Sentimiento de culpa.
·                         Temor generalizado.
·                         Mantenimiento de una mirada huidiza.
·                         Dejadez social y escasez comunicativa: explicaciones vagas y confusas. 

Señales de alerta de conductas que evidencian o derivan hacia el maltrato psicológico (Según el psiquiatra Murphy y O"Leary ):
·                         Ignora los sentimientos de la pareja.
·                         Ridiculiza o insulta a las mujeres como grupo.
·                         Ridiculiza o insulta la mayoría de los valores, creencias, religión, raza, herencia o clase de la pareja.
·                         Utiliza su visto bueno, aprecio o afecto como castigo.
·                         Continuamente le critica, le insulta o le grita.
·                         Le humilla en privado y/o en público.
·                         Rechaza mantener relaciones sociales en su compañía.
·                         Controla el dinero y todas las decisiones.
·                         Rechaza compartir el dinero o que usted trabaje.
·                         No permite su acceso al dinero o a las llaves del coche u otros bienes.
·                         Con frecuencia le amenaza con abandonarla o dice que se va.
·                         Le amenaza con hacerle daño a usted o a su familia.
·                         Castiga o maltrata a los niños cuando está enfadado con usted.
·                         Amenaza con secuestrar o llevarse a los niños si usted lo abandona.
·                         Abusa, tortura, mata a los animales domésticos para hacerle daño.
·                         Le acosa con asuntos que él imagina que usted está haciendo.
·                         Le manipula con mentiras y contradicciones.
·                         Destruye los muebles, hace destrozos en las paredes o rompe útiles domésticos durante las discusiones con usted.
·                         Maneja armas de forma amenazante.



23 de noviembre de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: "Extranjero e inmigrante".

Responde al nombre de Irina. Por su acento, parece de la Europa del este, tal vez rusa. Hoy, por primera vez, la he visto llegar. Me ha sorprendido su aspecto. Hasta hoy, siempre la he visto en traje de faena. Altísimos tacones, medias de rejilla, falda cortísima que bien podría pasar por cinturón ancho, blusa anudada a la altura de sus pechos, ausencia de sujetador  y un maquillaje de colores intensos digno del mejor clown. Nada que ver con la chica que se acerca en zapatillas de deporte, vaqueros, camiseta, sudadera y apenas maquillada. Desde mi ventana asisto como involuntario espectador al cambio de aspecto que tras de un coche estacionado, se produce. Luego vendrá, como cada día, su pasear al borde de la calzada ofreciéndose a los conductores que transitan por la misma. Un breve cruce de palabras antecede a  las idas y venidas a un cercano callejón donde vende sus servicios sexuales.

Al fondo de la calle, en el semáforo del cruce, Makena, nigeriano, ofrece una sonrisa y pañuelos de papel a los conductores. Me asombra su sonrisa y agrado a pesar de que dudo mucho que obtenga más allá de lo necesario para sobrevivir a duras penas.

Anochece. Hace frío. Hacia los contenedores de un supermercado cercano veo acercarse, como cada noche, en busca de alimentos con fecha de caducidad cumplida, a Norberto. Es ecuatoriano. Tiene mujer y tres hijos. La crisis y el paro han golpeado con saña en la línea de flotación de sus sueños dejándolo atrapado entre dos mundos. Distingo la silueta de Irina de pie al lado de una pequeña hoguera.

Distraido, hago zapping por las distintas cadenas. En una están echando un reportaje sobre raterillos rumanos en las Ramblas de Barcelona.En otra cadena, un homenaje a Ronaldo, futbolista portugués del Real Madrid. En una tercera, un programa titulado "Destino España" que cuenta historias de extranjeros que, atraidos por nuestro país, se han integrado en el tejido social de los pueblos y ciudades donde han fijado su residencia.

Ante mis ojos, en un momento, historias que configuran la realidad de cualquier moderna sociedad. Tremendamente multiculturales, mescolanza de razas, de nacionalidades, de lenguas,  con enormes desigualdades sociales que se reflejan también en el trato dado a los que arriban a ellas. Sociedades débiles y quebradizas y quizás por esa misma debilidad, intolerantes y crueles con los más frágiles y marginados de sus miembros.

Me gusta soñar con una sociedad poliédrica, multicultural. Parto de la idea de que cada persona, cada grupo humano que arriba a nuestro pais,   posee valores diferenciadores que enriquecen al conjunto de la sociedad que los acoge. Considero que es muy enriquecedor tener la mente y el corazón abierto a absorber con codicia todo lo positivo que las personas pertenecientes a este entramado multicultural nos pueden aportar.

Lamentablemente, ese marco de convivencia está muy lejos de ser una realidad. Mientras no exista la decidida voluntad porque no se vulneren  los derechos fundamentales de las personas, su libertad e integridad, mientras no se respeten las leyes que nos hemos dado, mientras no existan mecanismos de protección social justos y suficientes, Irina,  Makena, Norberto y tantos otros, seguirán atrapados, añorando sus países de origen, dando la espalda a una sociedad a la que nada importan.
Más reflexiones sobre extranjeros e inmigrantes en el blog de GUS.

17 de noviembre de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. "El grito de los excluidos"

Este jueves el amigo Gastón nos convoca a todos bajo el lema "El grito de los excluidos". Como no quiero excluirme de esta convocatoria y mis musas andan de gira por quién sabe donde, me sumo a la propuesta con una entrada que hice en Octubre de 2008 y que, lamentablemente, sigue plenamente vigente y me temo que será así por muchíiiiiiiiiiiiiiiiiisimo tiempo.

EXCLUIDOS

En un carro de compra
conseguido al descuido
de algún supermercado,
lleva sus pertenencias:

Cuatro grandes cartones,
(Tabiques, cama y manta
Para las noches frías)
Y unos pocos harapos.
 
Con el triste semblante
De quien espera poco
Aunque agradece todo,
Mendiga suplicante.
 
Incómodos con la pobreza ajena,
simplemente lo ignoran
Y pasan a su lado como si no lo vieran
Porque siendo invisible, ni siquiera da pena.
 
Su sustento…. indigente.
Un cigarrillo o dos,
un poco de alimento
y un mucho de aguardiente.
 
Y al abrigo del frío, en un cajero
Sueña tiempos ausentes,
acurrucando su mísero presente
Tan cerca de la riqueza y el dinero.
Pepe
 Este jueves convoca y conduce Gastón

15 de noviembre de 2011

Encuentro en La Malvarrosa

Algunos días producen en el ánimo la sensación de que quedarán para siempre grabados en el corazón.  El sábado día 12 fue uno de esos días. Mi agradecimiento a Louis y Clark por haber organizado y hecho posible este encuentro en La Malvarrosa que nos ha dado la oportunidad de escuchar voces hasta ese día tan sólo intuidas, de confirmar el hecho de que aquello que escribimos entrada tras entrada, jueves tras jueves, sea cual sea el tema que a todos nos convoca, va conformando un mapa detallado de lo que somos, de lo que sentimos, de lo que pensamos.




Allí estábamos, encontrándonos. Tras los reconocimientos, tras los besos y abrazos, nos dispusimos a vivir una jornada inolvidable e intensa, minuciosamente planificada y programada por nuestros anfitriones Alfredo y Vivian. Incluso el tiempo, de naturaleza siempre incierta, se alió con nuestros deseos y nos regaló un día precioso, soleado y azul.
Un agradable paseo por el antiguo cauce del Turia donde está ubicada la ciudad de las Artes y las Ciencias, nos llevó desde el Palau de la Música hasta el Agora, desde donde partimos hacia la playa de la Malvarrosa para seguir estrechando lazos delante de magníficas viandas, que de todos es sabido que el secreto de la felicidad se fragua en la oficina del estómago.
A los postres, sorpresas variadas. Los queridos periodistas del Daily nos obsequiaron con un soporte magnético y un separador de páginas, ambos con motivos alusivos al encuentro.
Nátali nos obsequió con un cuaderno ilustrado con imágenes de algunas de sus entradas. Destacar que la portada del mismo estaba personalizada para cada  uno de nosotros.










A las seis de la tarde, ya en el Kaf Café, venciendo cada uno su propia timidez, lectura de relatos precedida por la presentación que Ricardo Guadalupe hizo de su libro “Palabras Literarias”.
Como colofón a la jornada, mientras cenábamos allí mismo, en el Kaf Café, tuvimos la fortuna de asistir a una sesión de jazz en directo que estaba programada (afortunada casualidad), para las 21:30.

Después, el momento ingrato, el que creo que ninguno queríamos que llegara, el momento de las despedidas, el momento de desear que pronto se produzca otro encuentro en el que disfrutar de la compañía de tantos amigos nada virtuales.