Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

30 de agosto de 2012

En el lugar del otro

Imagen obtenida de Inernet

EN EL LUGAR DEL OTRO

En cualquier relación interpersonal, es necesario siempre, ponerse en el lugar del otro. 

Esto que parece obvio, no debe de traducirse por tomar partido por el, por asumir todas y cada una de sus posiciones ante las cosas, sino de enriquecernos mutuamente con el intercambio de experiencias. 

Se trata por tanto de lograr que nuestra experiencia de vida,se enriquezca, esté entrelazada, tejida y tramada también con el aporte de otras experiencias vitales. 

Para eso debemos de tener UNA ATENTA MIRADA y debemos de practicar lo de ESCUCHAR CON ATENCION. 

Mirar al otro, escucharlo con atención, va mas allá de comprender lo que dice. Va más allá de eliminar innecesarios "ruidos" que distorsionen lo que nos transmite, va más allá de evitar prejuicios hacia su persona.  Es interesarnos sobre todo en detectar su YO, aquello que constituye su esencia y que lo hace ser INDIVIDUAL Y SINGULAR, puesto que todas sus palabras, todos su actos, todos sus posicionamientos vitales emanan de esa realidad singular.

Si aprendemos a escuchar, a mirar al otro de este modo, no nos limitaremos a percibir lo que nos cuenta, sino que nos estaremos interesando por el, por ella, siendo de este modo partícipes de su vida y no sólo partícipes de sus palabras, y habremos dado pleno sentido a esa frase tantas veces escuchada y tan pocas veces comprendida. ("PONTE EN MI LUGAR").

12 comentarios:

  1. Muy cierto, toda tu reflexión. La atención acompañada del silencio (no emitir ningún comentario) es importante para comprender al otro. Incluso, en aquellos seres más diametralmente opuestos a nosotros, podemos intentar encontrar un motivo, qué los motivan a ser y hacer lo que son. En fin, también hay otra "educación", que está enseñando todo lo contrario y parece ser que el enfrentamiento, creer que todos mienten, la desilusión (en el peor de casos) y el escándalo por el escándalo son la forma de distraer a las masas y adoctrinarlos a la funcional forma de pensar en los medios. Suerte en pila a todos, no es tan fácil discernir entre tanto caos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de a cuerdo. Si aprendiéramos a escuchar lograríamos interpretar mejor la opinión del otro, intentando ponernos en su lugar y ver la realidad desde su perspectiva.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuánta razón tienes! Es muy fácil permitirnos el lujo de opinar sobre todo y de juzgar sin conocer...
    Pocas veces nos paramos a escuchar,a observar aunque sea ese lenguaje no verbal que lo dice todo; no es necesario como tú dices, que estemos de acuerdo solo que tratemos de comprender y respetar...
    Un beso, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Solemos escuchar poco,no respetamos al oponente nada y no solemos tener mucha empatía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Y lo que dices es algo que nos enriquece como personas. Cuando hablamos cada uno de nosotros no ganamos nada, cuando escuchamos con atención, nos enriquecemos.
    Me gusta mucho esta entrada, creo que hoy por hoy se exagera eso de "estuve con X y le dije", y no decir "estuve con X y me dijo". Esto segundo parece no imprtar y es la clave de la conversación.
    Un abrazo, amigo. Con ganas de volver a veros.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso como de la empatía hablaban los indios (ponte sus mocasines varias lunas) y los que presumían de "civilizados" los traicionaron vilmente...

    ResponderEliminar
  7. La empatía debería de ser un sentimiento obvio y sencillo, siempre somos conscientes de que lo que vemos en los demás en cualquier momento nos puede ocurrir a nosotros mismos, por lo que debería de ser facil ponernos en la piel del otro y sentirlo como algo propio. Pero la realidad nos dice que ésta sociedad cada vez más individualista y egoista lo convierte en algo extremadamente complicado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Lo que dices sería lo ideal, lo malo es que una inmensa mayoría quiere que les escuchen, pero ellos no pierden su tiempo en oír a los demás. Creo que es muy importante escuchar a otra persona, a veces ese simple gesto de escuchar, ya le alivia de su peso.
    Buen fin de semana y besitos dobles.

    ResponderEliminar
  9. Y qué lindo es escuchar al otro, conocerlo, entenderlo. Nos libera de esa soledad lastimera que es el aislamiento. Una pena que hayas tantos ruidos que nos distraigan....

    besos amigo, espero poder estar a la altura de estas propuestas, mínimamente siquiera.

    ResponderEliminar
  10. Escuchar con el alma y el corazon ... y es tan enriquecedor !!!! me encanto el post Pepe , me encanta visitarte !!!
    te dejo abrazos y mil sonrisas

    ResponderEliminar
  11. Hola, ola de mar..
    Y si no somos capaces de ponernos en la piel del otro, al menos empatizar con su modo de sentir en un determinado momento, por más que no podamos entenderlo por tener una realidad totalmente distinta a la suya.
    No siempre podemos hacerlo, pero al menos si intentar no ridiculizar al otro por sentir de otro modo o pensar.
    Un beso
    del
    Aire

    ResponderEliminar
  12. Pero primero aprendí, y en ello sigo aprendiendo, a ponerme en mi propia piel, a no mentirme, a no consolarme, a no preocuparme, a respetarme, a valorarme...

    Yo creo que comencé a conocerme cuando me vi a través de los ojos de quien me quiere y sé que jamás me dañará. Esa soy yo. Porque a través de los ojos de quienes no te aman, no ves nada, es como un espejo sucio.

    Un beso a los dos.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: