Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

23 de abril de 2015

Convocatoria literaria. Este jueves un relato: "LA DESPEDIDA"


Gervasio Sánchez AFGANISTAN, Agosto 1996

 
No sé si alguna vez os he hablado de mi afición por la fotografía. Sobrado de voluntad pero escaso en acierto, me defino como un voluntarioso mal fotógrafo. Llevado por esta afición, ayer fuí a ver la obra de Gervasio Sánchez, un periodista gráfico, reportero de guerra que ha estado en los principales conflictos bélicos de las últimas décadas.

Pretendía encontrar algo de luz para mi miopía fotográfica en cuanto a composición, encuadre, iluminación, tratamiento de imágenes, planos, etc. y lo hallé en abundancia, pero no me fué posible centrarme en esos aspectos técnicos. Me encontré con un fotógrafo del sufrimiento y la desolación, con la sensibilidad de quien con su cámara nos muestra, sin trampa ni cartón, las consecuencias de la sinrazón humana.

Ante mí, el tremendo espectáculo de una humanidad que se desangra. Víctimas del hambre y de la guerra con sus mutilados miembros, con su inmensa pobreza, con su desarraigo, expuestos a la frívola mirada de los que vivimos a espaldas de una realidad que está afectando a millones de seres en muchos lugares del mundo.

Abismos de tristeza y una infinita dignidad en la mirada de esos rostros desamparados e indefensos. incapaces siquiera de acusarnos, pero que exigen un porqué que nadie sabe o quiere darles.

Comparto con vosotros las silenciosas lágrimas que derramé ante tanta desolación. Dí una segunda vuelta a la exposición de forma más pausada pero no más serena, y me fuí despidiendo uno por uno, de una forma casi ceremoniosa, de esas personas, unas anónimas, otras con nombre y apellidos que reclamaban mi atención, interiorizando y haciendo un poco mío, su sufrimiento y su agonía. Salí de allí con el corazón encogido, con la amarga certeza de que la vida a pesar de todo, sigue, un poco más fotógrafo y mucho más humano.

El resto de aportaciones a esta convocatoria podeis leerlo  aqui, en este mismo blog

17 comentarios:

  1. Yo también habría llorado, lo hago sin ver las imágenes, solamente porque se lo que ocurre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me has emocionado con esas despedidas de esas personas anónimas.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno tu relato...

    Demasiado triste ese testimonio fotográfico, pero es parta de una realidad a la que, a veces, cerramos los ojos...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Mudas fotografias de las víctimas, de los cuerpos flagelados por guerras sin sentido.
    Una despedida con mucha sensibilidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Tremendo testimonio que hemos podido escudriñar gracias a tu sensibilidad. La guerra y la estupidez humana se retro alimentan sin llegar nunca al límite y lastimosamente, vemos que nunca aprendemos de los errores que una y otra vez seguimos cometiendo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Helada, así me quedo al terminar de leerte. Tu texto es duro, como la realidad de esas personas que no conocemos ni vemos en nuestra realidad. A veces me pregunto de qué nos quejamos, por qué no se puede hacer algo para frenar tanta violencia, y tanta soledad.
    La fotografía me impactó, a pesar de haber visto otras, esta se hace más dura acompañada de tus letras.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Te aseguro amigo Pepe que lograste tocarme el corazón

    ResponderEliminar
  8. Digo absolutamente lo mismo que Lao. No se puede definir major esta situación de los llamados "sin techo". Perfecta discripción amigo Pepe .Un saludo entrañable.

    ResponderEliminar
  9. Si saliste más humano de esa exposición, diste un gran paso en tu vida...y es que el mundo gira por todos lados, en todos los sentidos, aunque nosotros estemos parados.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  10. Impresionante la fotografía realista y humana que nos dejas de la exposición, Pepe...Mi felicitación por tu sensibilidad, tu solidaridad y tu grandeza interior, que nos emociona a todos. Mi abrazo y mi cariño, amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  11. curiosa forma de llegar a una despedida, no de conocidos sino de anónimos que representan distintas formas de vida. Curiosa fotografía la que asocias, con una victima inocente y otra victima por convicción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Se me ha erizado la piel al leerte Pepe... He podido sentir esa desolación a través de tus letras... una realidad que está ahí fuera... la fotografía que acompaña a tus letras encoge el alma... tremendo texto....
    Muchos besinos....

    ResponderEliminar
  13. Como siempre que te puedo leer, traspasas todas las sensaciones que guardan tus palabras de una forma tan directa y real que duele en el alma. La fotografía es tremenda.
    Me alegro que después de esa exposición te sientas más humano...ojala a quienes le corresponde solucionar estos temas les pasara lo mismo.
    Abrazos querido amigo, perdona mis ausencias son obligadas. Abrazos para toda la familia..

    ResponderEliminar
  14. Por desgracia, la vida es así, y como dice el refrán: Ojos que no ven, corazón que no siente. Hay tanta gente
    en en el mundo que sufre, y a veces solo podemos mirar su sufrimiento, y como máximo sentir empatía por aquella persona desconocia. Es triste pero es así.
    Me gustó mucho tu relato amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. En mi antiguo blog tenía una sección llamada mis héroes, pocas persoans pero estaba Gervasio, un hombre coherente que expresa su sentimiento con la cámara y sus opiniones si casarse con nadie y acusando a quienes realmente se benefician de ese sufrimiento que relata, como expresas, con inmenso respeto por las personas que nos hace visibles, para que sepamos que cada muerto, cada mutilado o cada exiliado son un ser humano con todos los derechos inherentes a esa condición.
    Un abrazo fuerte, me ha gustado mucho tu relato.

    ResponderEliminar
  16. Imposible no sentir ante imagenes tan impactantes y dolorosas, más aún siendo tan reales.
    Gracias Pepe por acercarlas tambien a nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Muy fuerte lo que nos has compartido Pepe. Las imágenes emocionan, dan tristeza. Y nos lleva a interiorizar o razonar esa parte tan cruel de la humanidad. La guerra y la pobreza no debería ser tan ajena, sino sentirla propia.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: