Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

23 de julio de 2015

Este jueves un relato: Historia ambientado en un lugar fantástico


Ilusionado y entusiasmado por las noticias que mi amigo el filósofo y explorador Raphael Hythloday me transmitía sobre un mundo nuevo, distinto, más igualitario y humano que él había descubierto por casualidad, di con mis huesos en la ciudad de Utopia.

Tan sólo habían transcurrido cinco años desde que tuve conocimiento de la existencia de esa ciudad y la realidad con la que me topé distaba mucho de la idea que había forjado en mi mente.

Esperaba encontrarme con una urbe modélica urbanizada con amplios espacios abiertos, casas iguales, armónicamente ubicadas formando parte de un paisaje amable y en su lugar encontré pretenciosas mansiones al lado de casas humildes y un sin fin de chabolas. Barrios densamente poblados sin zonas verdes, al lado de otros con extensas zonas ajardinadas rodeando a casas donde el lujo y el confort era más que evidente.

Esperaba encontrarme con la existencia de bienes comunes y la ausencia de propiedad privada, pero todo, absolutamente todo, tenía dueño. La mayoría de los bienes en pocas, muy pocas, manos privadas.

La alternancia entre las labores propias de la vida en la ciudad y las agrícolas que todo habitante de Utopía estaba obligado a cumplir periodicamente y de las que mi amigo el explorador me había hablado, sencillamente había dejado de existir si es que alguna vez se dió.

La justicia y las leyes habían degenerado favoreciendo los intereses de una emergente clase dirigente.

La idea de un mundo mejor, más justo y solidario, más armónico y apacible, se había ido diluyendo propiciado por un elemento que los fundadores de Utopía, aquellos que soñaron una sociedad ideal, no habían tenido en cuenta. El espíritu depredador de la especie humana es insaciable para los de su propia especie. La ley del más fuerte, intelectual, emocional o físicamente, acaba por imponer sus propias normas en contraposición de utopías o ideales.

Mi estancia en Utopía, aunque breve, fué suficiente para afianzarme en el escepticismo hacia la capacidad de la especie humana para lograr sociedades justas y solidarias.

Mas historia en lugares imaginarios en el blog de nuestro amigo  Max Estrella

16 comentarios:

  1. La naturaleza humana es variopinta. Es como tu lugar: Utópica. Solo en sociedades reducidas se puede lograr lo que esperabas. En cuanto todo se magnifica, ya es imposible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Te felicito por el optimismo que se desprende de tu relato.

    ResponderEliminar
  3. En este caso, una utopía capitalista...más que un lugar al que llegar, un sitio del que huir...quizá haya que parar el mundo para apearse.
    Un fuerte abrazo y gracias por participar...

    ResponderEliminar
  4. El espíritu depredador del ser humano siempre impedirá que se logre una sociedad justa. Los ricos ambicionan más y más en detrimento de los pobres.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿Era una utopía la isla de Utopía descripta por Tomas Moro?
    La caída de una utopía, transformada en una realidad negativa, es un pensamiento sombrió. Bien planteado.

    ResponderEliminar
  6. Tu relato me hizo recordar a un último escrito de Julio Verne, "El último Adán"... donde el mundo se destruye después del derretimiento de los polos y quedan pocos sobreviviente; pero después de un tiempo, toooooodo vuelve a empezar... es como que el hombre no sabe escapar a su destino.

    Me gustó mucho a pesar del futuro sombrío. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón, la especie humana tropieza siempre en la misma piedra,y es que la ambición es el que la pierde.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Aunque pesimista, tu interpretación de la causa de la imposibilidad de esa Utopía es muy verosímil...tengo que coincidir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Utopía que no se puede llegar a lograr, choca en tu relato con la ficción realista y pesimista. Los humanos vamos en camino de llegar a ella.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sería demasiado bonito para ser real, por eso no podrá existir, aunque si que podría como lugar imaginario...Tristemente, ni siquiera en tu relato ha podido ser...
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Al final utopía es un lugar de ensueño en la mente de cada uno, pues como bien cuantas en tu relato siempre hay quien quiere sobresalir del resto y ser dueño y señor de infinidad de cosas...
    Llegar y ver que nada es como uno espera es duro...
    Creo que utopía solo está en la mente... no podrá existir mientras todas las personas no se crean iguales al resto y no superiores...
    Me ha gustado tu relato Pepe!!
    Besines...

    ResponderEliminar
  12. Por ese motivo la utopía es solo un ideal, un anhelo al cual se desea alcanzar pero por su propia razón de ser jamás se realiza.. Los humanos por eso podemos soñar..para hacer realidad lo que en la realidad no podemos.. Bss..encantada de leerte

    ResponderEliminar
  13. Utopia un lugar que no hace honor a su nombre y donde muchos no quisieramos llegar, pero siempre llegamos y como? Cada uno de nosotros y a pesar de nuestros ideales casi siempre nos comportamos como depredadores. Puede que sea cierto que las autopias solo esten en el anhelo de algunos.....fantastico relato, para reflexionar.

    ResponderEliminar
  14. En algún momento de mi vida me di cuenta de ello. Claro, me decía, si al parecer, sabemos la teoría , sabemos como el mundo sería mejor, pero no lo aplicamos porque somos destructivos por naturaleza. Decía Nietzsche que el planeta es un ser vivo, y como todos los seres vivos tiene enfermedades, virus. Y su peor virus, es el hombre.
    Unb eso
    del
    Aire

    ResponderEliminar
  15. Puede ser que al tomar esa ciudad el hombre, la cambiara haciendo lo mismo que ha hecho hasta ahora; pero creo que los sueños nos hacen mejores, y que quizá equivocaste el camino volviendo sobre tus propios pasos... :)

    Quiero pensar que te equivocaste, porque yo quiero soñar con conocer esa ciudad.

    Muchos besos, es buenísimo el relato.

    ResponderEliminar
  16. La idea clásica de La Utopía como lugar o modelo social es, por su propia naturaleza, irreal; ya que depende de una visión idealizada de la realidad de aquel que la imagina o pretende realizarla.
    Pero esto no quiere decir que no se puedan dar pasos para ir mejorando.
    Este tema daría para mucho.
    Un buen relato, aunque un tanto pesimista para mi gusto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: