Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

3 de septiembre de 2015

Este jueves un relato: Leyendas de mi Tierra



Corría el año 1578. La peste devastaba la población cordobesa. Un sacerdote, Andrés de Roelas, por aquellos días, temeroso de que todo fuera fruto de su imaginación, ponía en conocimiento de teólogos de la Compañía de Jesús, que un arcángel se le había aparecido hasta en cuatro ocasiones comunicándole que libraría a la ciudad de Córdoba de la peste.

Los teólogos quisieron que la próxima vez preguntara quién era aquel que se le aparecía y así lo hizo, teniendo la siguiente respuesta de aquella luminosa criatura:

Yo te juro, por Jesucristo crucificado, que soy Rafael, ángel a quien Dios tiene puesto por guarda de esta ciudad”.

Al poco tiempo, la epidemia de peste desapareció dejando de morir personas por su causa.

Esas conversaciones entre el padre Roelas y el Arcángel San Rafael sólo fueron conocidas 25 años después de que se produjeran y dieron origen a una devoción que ha resistido el paso de los siglos.

Ese es el origen de la devoción que los creyentes cordobeses tienen a San Rafael. Primero fué un oratorio en el lugar donde vivió el sacerdote Andrés de Roelas, posteriormente la construcción del un templo en honor a San Rafael y su Juramento. Templo en el que, siglos después, ejercí como monaguillo durante dos años. Esta devoción se materializa también en los “triunfos”, especie de monumentos en forma de columnas coronadas por estatuas del Arcángel, a modo de custodio y centinela, en todos los puntos de la ciudad.

Hasta aquí, brevemente la narración histórica de unos hechos. Desde mi escepticismo, raciocinio e incredulidad, no doy crédito alguno a esas apariciones, menos aún a la influencia de un ser mítico, “Medicina de Dios” que eso es lo que significa su nombre Rafael, en la remisión de la peste en mi ciudad ni su presencia protectora en hechos posteriores. Sin embargo, he de confesar que no veo mal este tipo de creencias que, como sucede con la Navidad o la festividad de Reyes, en sus conmemoraciones favorecen la convivencia, la concordia, el acercamiento entre personas.Pienso que en la balanza de beneficios y daños, predominan los primeros.

Más relatos sobre leyendas locales en el blog de nuestra amiga H... Perla Gris

15 comentarios:

  1. La historia o leyenda repetida mil veces queda a disposición de quien quiere creer la primera o quedarse con el cuento. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo también creo que no es malo tener esas creencias, como dices tú, crea convivencia, y bueno a veces esas leyendas se basan en algo real; aunque no sea milagroso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una leyenda bonita de nuestro arcángel cordobés.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Concuerdo con tu reflexion, PEPE
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu reflexión y estoy de acuerdo con tu conclusión. Igual es interesante "saber" de dónde o por qué nacen ciertas historias, y ésta me gustó.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho aprender el origen de las leyendas, de las costumbres, del porque de algunas cosas en algunas ciudades... Creo que a veces agarrarse a un milagro, creamos o no en ellos, hace que cojamos fuerza, no sé...

    Por Andalucía se tiene mucha devoción en este aspecto, por aquí en el norte nos agarramos a la Santina... y en esos días de festividad se ve el ambiente bonito, como tu dices...

    Me ha gustado mucho tu relato Pepe, mil gracias por hacerme compañía en este jueves dedicado a P, en este jueves especial para mi... Gracias!!

    Besines...

    ResponderEliminar
  7. Pepe, yo pienso como tú, las intervenciones de ángeles y vírgenes que salvan de enfermedades son fruto de las necesidades que tenemos de creer en algo que nos proteja y por no dejar sin explicación lo que no llegamos a entender. Si estas creencias no llegan al fanatismo y sirven para festejar y unir a las personas las respeto. Me ha gustado tu leyenda.

    Un beso para ti y para mi amiga Toñi.

    ResponderEliminar
  8. En realidad gran parte de las leyendas populares son más bien fruto de las creencias de la gente y de su credulidad, generalmente promovida por la fe y sobretodo por el temor a lo sobrenatural. Sobre todo de tiempos pasados.
    Pero es verdad que gran parte de nuestro patrimonio se basa precisamente en estas creencias populares y, sin entrar en detalles de otro tipo, creo que es muy rico y valioso.
    Por lo demás, me pareció muy interesante la leyenda de San Rafael y la peste.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Es curioso, lo cierto es que Córdoba se libró de la peste aunque puedo imaginar causas, como que tal vez fuera una ciudad con mejores hábitos higiénicos que la mayoría de las del resto de Europa por la influencia árabe. No sé, puede haber causas, pero la creencia popular es la que cuentas y habrá que respetarla.
    Abrazos, me ha resultado muy interesante.

    ResponderEliminar
  10. A mi me ha gustado mucho, no la conocía. No creo ni dejo de creer... pero si pienso que a veces hay algo sobrenatural en algunos acontecimientos.

    Como dices, seguro que trae más beneficios que daños...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  11. La religión siempre ha sido fuente de innumerables mitos y leyendas. No todos los que están son, ni todos los que son... están.
    Muy acertado tu comentario final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Todo vale, si el objetivo es la concordia y felicidad de las personas. Peligroso el límite donde la leyenda beneficia a unos pocos y confunde al resto. Coincido en que la Iglesia no es la mejor garante de estas ficciones, pero... estamos tan necesitados de todo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. No conocía el significado del nombre. Y me ha encantado la historia. Estoy de acuerdo con usted en que lo que sirva para unir, bienvenido sea. Me ocurre a mi con muchas manifestaciones religiosas de este tipo, que en muchas ocasiones unen, y gente con profunda fe, es capaz de muchas cosas buenas. Viva la tolerancia...y ojo, que los teólogos eran de la Compañía...una de las ramas más cientifistas de la iglesia...jejeje
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  14. Creer, confiar. Experiencias cada vez más lejanas Cuando veo la fe de la gente expresada en buenas acciones o simplemente agrupadas de forma cordial, no puedo sentir otra cosa que no sea deseos de cree y de confiar. De tener fe...

    Un gusto que nos contaras esta leyenda y nos dijeras lo que sientes al respecto.

    un fuerte abrazo, Pepe

    ResponderEliminar
  15. Saber de una historia y poder formar parte de ella de algún modo, eso no puede tenerlo todo el mundo.
    Gracias por este texto. A mí, a pesar de no ser religiosa, todo halo místico me vuelve loca y me parece interesante. Y como las brujas, haberlas, haías... Misterio, haberlo, haílo.

    Un beso enorme y perdón por la tardanza.
    Mil gracias por tu comentario y nos vemos el jueves si no pasa nada :-)

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: