Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

24 de noviembre de 2016

Este jueves un relato: Un giro inesperado, mi aportación.


Miles de refugiados en la frontera turca. La presión migratoria cada día es más intensa. Huyen de la guerra y sus devastadores efectos. Están atrapados entre dos mundos, una nación en guerra que les hace la vida casi imposible y unas fronteras a una vida mejor, cerradas a cal y canto, negándoles la acogida a la que tienen derecho, sencillamente por su condición de seres humanos.

Unos cientos de ellos, consiguen salvar la vigilancia policial y son perseguidos. Osama lleva en brazos a su hijo pequeño. La desesperación y la esperanza, dota de alas a sus pies. Corre como el v iento, pero también al viento se le ponen zancadillas.

Petra, una periodista que cubre la situación de los refugiados, en un acto canalla, carente de escrúpulos y humanidad, corta su sueño de huir poniéndole la zancadilla que provoca su caida. Hasta su hijo sufre la agresión de este indigno personaje.

Las crudas imágenes corren como la pólvora y son noticia prioritaria en todas las televisiones del mundo. Afortunadamente para Osama, esa zancadilla que quiso impedir su huida hacia adelante, propició un giro inesperado en su situación de refugiado. Facilitó su llegada a Madrid junto con su hijo y además con un ofrecimiento de trabajo como entrenador de fútbol.

Cientos de miles, millones de desplazados en todo el mundo, claman por un milagro que les permita vivir con dignidad. No deberían de ser necesarios los milagros. Sólamente deberían ser necesarios valores humanos como solidaridad, humanidad, sentido de la justicia social y un mundo sin fronteras en el cual, habiendo recursos suficientes para todos los que en él estamos, están en muy pocas manos. 

Más giros inesperados los podeis encontrar  aquí mismo, un poco más abajo

15 comentarios:

  1. Recuerdo perfectamente esta historia Pepe, es verdad que en el caso de Osama ese acto vil y rastrero por parte de la periodista cambió su destino, pero la mayoría, por desgracia, siguió el triste destino que tenía previsto.
    Siento no haber participado en tu convocatoria, pero como te dije no consigo escribir ningún relato últimamente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo también apuesto por un mundo en el que no hubiera ni frontera ni banderas, aunque creo que solo es una utopía puesto que somos demasiados.
    Un rayo de esperanza sería que desaparecieran de la faz de la tierra los fabricantes de armas.
    Tal vez con el correr de los siglos cambiemos nuestra mentalidad. Aunque no lo creo.
    Hermosa reflexión Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tecla: Creo que me has confundido con una compañera. Yo soy Pepe. El blog de mi paisana y compañera de letras Tracy es el siguiente, por si quieres visitarlo: http://tracycorrecaminos.blogspot.com.es/2016/11/jueveando-con-un-giro-inesperado.html
      Un abrazo y gracias por visitarme.

      Eliminar
  3. La historia que has contado es una dura realidad en el mundo que vivimos hoy , la devastación del ser humano ha llegado a un punto de crueldad que no miramos sin son niños o ancianos , ojala el giro fuera a la inversa y construyéramos un mundo donde no hubiera distinción de raza, sexo y religión ,
    Un saludo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
  4. Tú lo has dicho menos milagros y más acciones por parte de los gobiernos y de las personas en general, todos somos responsables de la deshumanización que estamos viviendo.
    Un beso Pepe.

    ResponderEliminar
  5. Todos recordamos la noticia. No nos damos cuenta pero les estamos volviendo malos, serán revanchistas y nos odiaran, yo lo haría. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. No recuerdo la noticia, a veces creo vivir en las nubes... igual estoy totalmente de acuerdo con tus palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Triste que hoy en día se vean esas cosas todavía, gente huyendo de sus hogares buscando una vida pacífica y digna. Y es que la humanidad parece que fuera perdiendo sensibilidad con el pasar del tiempo es vez de ganar empatía y tolerancia.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por traer de nuevo a la visibilidad la noticia de los refugiados entre dos mundos, que no tienen ninguna salida digna.
    Parece que como ya no salen en las noticias, es un problema solucionado.
    Y los que parecían que estaban asignados a España, siguen pasando hambre y frío en las fronteras de países insolidarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo esa noticia por estos lados. Que injusticia mas grande. Pero como dices, esa zancadilla le dio un giro a su vida y familia que terminó muy bien. Pero aún quedan miles de ellos buscando la tan ansiada libertad y el bienestar familiar. Muy buen relato que nos pone a reflexionar una vez más.
    Saludo

    ResponderEliminar
  10. Desde luego, esa jugarreta acabó siendo para bien, porque millones de personas se fijaron en él; pero otros muchos como tú dices siguen malviviendo sufriendo grandes penurias, no eso nunca debía pasar, pero los gobiernos europeos siguen cerrándoles el paso, es una verdadera verguenza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La historia de cada refugiado es un trozo de verguenza para el resto de la humanidad. Me duele pensar que este ir y venir de historias e imagenes hagan como un efecto de vacuna, vamos que nos hacemos autoinmunes al dolor y la crueldad. Recuerdo la historia de Osama a quien un acto deleznable le abrio las puertas que a otros se les cerraban. Realmente es curiosa la vida y cruel sumamente cruel. Muy buen escrito, besos.

    ResponderEliminar
  12. Esta es una noticia de hoy mismo: Erdogan usa a los refugiados como arma para presionar a la UE.

    La vergüenza ya no es suficiente para describir esta maldad.

    ResponderEliminar
  13. Creo que avanzamos en cosas pero en las más importantes, vamos hacía atrás, y no como los cangrejos que ello saben dónde van. Nosotros vamos perdiendo valores a cada día que pasa.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  14. Recuerdo muy bien esas imágenes!!, es lamentable que tanta gente quede a merced de altas voluntades. Desde algunos municipios del interior de mi pais se presentaron algunos proyectos para recibir familias, eso fue hace bastante, ingenuamente quizas, pero ves, esas iniciativas pequeñas no parecen tener rapida respuesta
    Abrazo fuerte Pepe

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: