Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

9 de junio de 2010

Este jueves, un relato. ¿Hacemos deporte?

Hoy como cada día, antes de cumplir con el ritual diario de la ducha, me he mirado al espejo.
 
Si,... al espejo. Ese objeto nada mentiroso que se empeña en reflejar nuestra imagen sin maquillar la realidad.
 
Me ha cogido en un descuido, porque normalmente me miro cuando al salir de la ducha, con el cuarto de baño lleno de vapor que se adhiere a su superficie, la imagen que me devuelve está difuminada, sin contornos definidos. De esta forma, puedo usar la imaginación para encontrarme incluso algo resultón.
 
O también me miro cuando ya vestido, una cierta holgura de las ropas hace las funciones de vaho difuminador de contornos. Y yo, feliz por improvisar, por idealizar mi realidad.
 
Pero insisto. Hoy me ha cogido en un descuido y me ha devuelto la imagen real, cruelmente real. He podido apreciar en todo su esplendor la importante protuberancia cárnica, casi esférica ya, que sustituye a lo que hace muchos años, fue un abdomen plano. Jamás fui poseedor de ninguna “tableta de chocolate” allá por las regiones abdominales, pero lo que me ha devuelto hoy mi cruel enemigo, me ha llevado al pesimismo, al borde del “hundimiento” anímico. Ese no soy yo, que me  han cambiado.

Así que provisto de grandes dosis de determinación, he maquinado un buen plan para vengarme de mi implacable enemigo el espejo.
 
Comenzaré por una sesión diaria de ejercicio físico.

UNA HORA ANDANDO a buen ritmo durante los días laborables y mochila y bastón para los fines de semana. Lógicamente si no se cruzan imponderables que me lo impidan, como colaborar en las tareas domésticas, leer, acompañar a Toñi en las compras, visitar a los amigos, salir, ..., etc.
Bueno, tal vez tenga que reducir bastante este propósito inicial, pero andar, lo que se dice andar,… CASI seguro estoy de que andaré.

Algunos ejercicios, sin embargo, están totalmente desaconsejados para conseguir una disminución abdominal, por lo que tendré que reducir su práctica al mínimo aconsejable.

En este apartado podemos destacar fundamentalmente dos:

A)    Ejercicios de compresión mandibular para destrucción y deglución alimenticia.

Tengo el firme propósito de retirar de mi dieta todo tipo de salsas, grasas, embutidos. Tengo que terminar con la insana costumbre de mojar sopas en todo aquello que sea capaz de empapar una buena miga de pan, etc.
 
Es claro que habrá veces en que no podré evitarlo, porque por ejemplo, en cualquier reunión gastronómica con amigos, si estos son amantes de todo este tipo de comidas, yo tendré que acompañarlos aún a mi pesar, para que no se sientan molestos ni puedan llegar a pensar que intento ser distinto o más voluntarioso que ellos. Al ocurrir esto con una cierta frecuencia, me temo que no podré ser excesivamente riguroso, más bien nada riguroso con la eliminación de este tipo de ejercicio, pero eso sí, tengo el propósito de practicarlo menos, a pesar de resultar taaaaannnnnn apetitoso.
 
B) Levantamiento de vidrio con apoyo de codo sobre barra fija.
 

No soy distinto al resto de los mortales. Si, lo reconozco. Me engorda la cerveza.
 
No me confieso abstemio, porque no lo soy, pero si poco bebedor. Lo más una cerveza a la hora de la comida, Pero claro, una cerveza al día son 7 a la semana, 30 al mes y 365 al año. ¡¡¡¡365 cervezas!!!. Eso si no salimos a cenar, porque claro si sólo practicas el citado ejercicio en una sola ocasión, el camarero te mira con cara de ¡quítese de ahí, que se ponga otro!,
Pero si, tengo el ¿firme? Propósito de excluir lo más posible este ejercicio de mi entrenamiento habitual.
 
Antes de publicar esta entrada, le he dado un repasito y he llegado a la conclusión de que tal vez, sólo tal vez, no sea tan malo haber echado algo de barriguita cervecera, que tal vez, sólo tal vez, no compense el sacrificio, que tal vez, solo tal vez, a pesar del sacrificio no lo consiga y a cambio habré disgustado a amigos, a compañeros, me habré pegado unas palizas impresionantes, me habrán entrado algunas crisis de ansiedad, me habré privado de placeres que me gustan  y total, con el único objetivo de vengarme de mi enemigo el espejo, yo,....que no soy nada vengativo.
 
(re-edición actualizada)
 
 Más deporte en el blog de GUS

19 comentarios:

  1. Hay que entrenar las ganas de vivir con alegría...
    No sé si es un deporte, pero sé que es algo que no siempre lleva las mejores estadísticas olímpicas ;)

    Y por la barriguita cervecera...
    je! "y dale alegría alegría a mi corazón!.."
    (cantaba la negra Sosa) :)

    besos Pepe

    nuiT.·*

    ResponderEliminar
  2. Al final impera el hedonismo, te apoyo Pepe. Otro día antes de entrar en la ducha, deja correr el agua caliente, asegúrate del vapor, por favor, o por lo contrario, mírate y dile cara a cara !qué pasa!
    Apúntate sin hacerte el "loco" a lo de las tareas del hogar, adelgazan o más bien cabrean pero conviene repartirlas o la mala uva es de una, y al parecer engorda, aigggg.

    Dale a tu cuerpo serrano el CARPE DIEM que son cuatro días, y paso a paso, anda, camina, bici, natación, y sobretodo un revolcón !con perdón! La barriguita no está mal ni en varón ni en hembra, además siempre respiramos para adentro y la disimulamos cuando conviene !solventado! Bsito.

    ResponderEliminar
  3. No hay remedio mejor que agachar el morro y enfilar hacia el gimnasio para que no crezca el rollito de primavera!!!

    Yo he ido esta mañana y luego no se me ocurre nada mejor que hacer natillas de chocolate!!!! Ditasea!

    Besitos, Pepe. Mira que me he reído a gusto... ahora no me podré dormir...

    ResponderEliminar
  4. Maldito espejo que nos revela cositas que no queremos ver!!!, jajaja Pero eso de la cervecita, no es una buena práctica?
    Nada nada que llega el veranito y hay que lucir tipito, jajaja.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  5. jajajajajaa estupendo!!!...un post muy divertido y sumamente REAL! ajajaja...me encantó acompañarte en tus reflexiones deportivas! jejeeje

    Hasta cada rato!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, Pepe.
    Como decía aquel, con ese método no sé si se vivirá más, lo que si se sabe es que se te haría bastante más largo.
    Lo mejor: darle un martillazo al espejo, por chivato.

    ResponderEliminar
  7. Maldito espejo!
    Deberíamos tener un espejo que solo nos muestre lo que queremos ver ... ahjajajja!
    Que bueno mojar el pancito en la salsa eh? como puede ser que eso engorde! no es justo!
    Caminá mucho, es lo mejor, y tomate una cervecita sin culpas; imagino que será uno de los placeres del verano eh?
    un saludo

    ResponderEliminar
  8. Mirá, no exageremos, jajaj con el vapor empañando el espejo, todo bien, salís con una sonrisa de oreja a oreja, casi como con la cervecita..No abusar, pero un poquito de divertimento no nos engorda tanto, ni evitarlo nos va a volver tan planos y estilizados...
    No hay como una cara alegre y eso normalmente no se consigue con tantas limitaciones, verdad?

    ResponderEliminar
  9. Mira, haz como yo, Pepe. No te mires al espejo de cuerpo entero y lo que aquí te falte, por lo que allí te sobre.

    Si tienes buena salud, no dejes de levantar vidrio sobre barra fija de vez en cuando con los amigos. Si nos prohibimos lo poco que nos hace disfrutar para estar delgados, luego estaremos deprimidos qué es peor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. la cerveza ni se te ocurra dejarla, quien ha dicho que engorda? lo que engordan son las tapitas que nos tomamos con ella. Respecto a la tableta de chocolate te diré que mi marido lleva 3 años en el gimnasio haciendo todos los días todo tipo de ejercicio, abdominales incluídas, y la tripa no se la quita ni de coña, tiene menos, eso si, pero de tableta nada de nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me temo que mas de uno cometemos las tonteria de mirarnos.
    Y claro, luego vienen los buenos `propositos, ¡como en año nuevo¡¡
    Hace tiempo que yo deje de hacerlo, para pasar al ¡madrecita que me deje como estoy¡¡
    Asi que a ser real, disfrutar del momento, y soñar que un dia dejara de importarnos...

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. He decidido no haberme mirado al espejo. Así me digo, desde hace ya algún tiempo, cumplidos mis cincuentaicinco.

    Pero no lo cumplo.
    Sigo encontrando mis motivos de mi divertimiento.
    Así, me miro detenidamente mis canas en mis patillas.

    Paseo muy a menudo.. Sin embargo, esto ha tenido que haber visto màs con mi ciudad que con mi línea.

    No obstante, hubo "step". Y ejercicios de estiramiento. Ha pasado de eso, ya unos años.

    ResponderEliminar
  14. Ay chiquillo cuanto sacrificio. Y digo yo.... ¿no será mas efectivo sobornar al espejo? o mejor, mientras nos miramos en el, repetir: "ME GUSTO COMO SOY, ME QUIERO COMO ESTOY"
    uN BESO

    ResponderEliminar
  15. Me encantó, je, je, sobre todo los buenos propósitos, esos que decimos que vamos a empezar el lunes, pero claro, nunca decimos a que lunes del mes nos referimos. No se te ocurra dejar la cerveza, ahora viene el verano, y fresquita, eso es gloria bendita, te lo digo yo que no paso de tomar dos deditos, me mareo hasta con la que dicen que no tiene alcohol, pero me chifla. Buen fin de semana. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  16. Pepe,me he reido con avaricia(y no soy avariciosa).No sé lo que te han aconsejado los demás amigos,pero mi opinión:
    SI NO ES POR ASUNTO DE SALUD,para qué vas a dejar ese placer (con los pocos que nos dejan ya)si es ...de los mejores!
    La comida es necesaria(me estoy riendo)y el gustillo de paaldearla,sacar sabores,...Es que yo soy muy buena "comedora"mientras la ansiedad no me dicte lo contrari,así que ,hermano,mejor quita el espejo del baño y anda unos KM-eso si-que la vida es un segundo.
    Besos
    Calcetines
    P.D:
    Perdona que no ví tu actualización.No sé si lo has puesto en el space también,pero no la ví.

    ResponderEliminar
  17. Pepe:
    Mira, que yo estoy con Natalia en lo del revolcón. Además te habrás fijado que otros participantes de esta edición del jueves literario lo han considerado también muy beneficioso. Es que va bien para todo: facilita la circulación sanguínea, con lo que regula la tensión, se eliminan michelines, se levanta la autoestima (con lo cual el problemilla del espejo queda resuelto), se recibe cariño y ternura (cosa que no sé qué otro deporte te podría dar, no cuesta nada, etc, etc. Y es fácil: se empieza por un abrazo. Para ello te remito a mi relato sobre el deporte del abrazo. Bueno, no creo que vaya a ser necesario que en la foto del perfil ya veo yo una compañera muy dispusta a solventarte dudas. ¡Ánimo campeón!
    Mar

    ResponderEliminar
  18. Benísimo Pepe, me lo he pasado genial leyendo tu relato. Y qué rzaón llevas, a veces el espejo es un enemigo devsatador de nuestra autoestima, pero hay que luchar contra él que está dispuesto a jodernos todo lo que pueda (perdón por la expresión) Hay que ser feliz, y si se hace deportemás, porque hay que tener ganas, llegado a iertas edades. Cuida la comida y la bebida...ya sabes.
    besitos y perdón por no venir antes pero se me estropeó el ordenata.

    ResponderEliminar
  19. Tu entrada me ha gustado mucho, es que eso va en nuestro caracter, le comentaba a un amigo que lo peor que llevo del régimen es lo insocial que es, el final lo mejor, es estupendo eso de que no seas nada vengativo, ni siquiera con tremendo enemigo, jajaja, miles de besossssssssss.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: