Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

18 de noviembre de 2010

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: LAS RELACIONES PATERNOFILIALES

Decidimos tener nuestro primer hijo sin tener ni la más remota idea de la hermosísima y ardua aventura en la que nos estábamos embarcando. Nadie nos había educado anteriormente para ser padres. Nuestro escaso bagaje lo constituía la propia experiencia de hijos y el ejemplo de vida de nuestros padres. Sin embargo, teníamos claro que para nosotros, y subrayo el nosotros,  tener un hijo era la consecuencia lógica del amor. De esa manera, con unos padres llenos de ilusión y temerosos de no estar a la altura de las circunstancias, vino al mundo el primero de nuestros hijos, de un total de cuatro.

Tan sólo teníamos claras algunas ideas, algunos pilares sobre los que pretendíamos cimentar la educación de nuestros hijos.

La primera de ellas, la envoltura en la que nuestras ideas cobraban sentido, era el amor que debía presidir nuestros esfuerzos y desvelos en relación con ellos, de tal manera que cuando tuviéramos que corregir, castigar, enmendar comportamientos, aconsejar, etc., ellos percibieran esas acciones como algo fruto del cariño y no como una forma de descargar nuestras frustraciones, nuestra cólera o nuestra decepción.,

Otra idea, igualmente fundamental para nosotros, pero más dura de asumir, y que incluso al día de hoy no sé si hemos asumido totalmente, es que “nuestros” hijos, no son nuestros. Es cierto que han recibido la vida gracias a nosotros, que daríamos gustosos la nuestra por ellos si fuera necesario, es cierto que hemos dedicado nuestra vida a hacerlos crecer y madurar, pero no es menos cierto que su vida es suya, que no nos pertenece, Tienen derecho a volar y nosotros la obligación de no trabar sus alas.

Nos propusimos dotarlos de independencia de criterio y libertad de acción. Pero ese objetivo, nunca nos eximió de nuestro rol de padres ni nos hizo perder el horizonte del respeto mutuo que debía presidir nuestra relación con ellos.  Difícil y costoso equilibrio, inestable las más de las veces, entre las cotas que ellos siempre han pretendido conquistar, guiados por su juvenil fogosidad y las que nosotros hemos estado dispuestos a ceder, guiados por nuestra prudencia. Cuando se quiere tanto, cuesta mucho mantener una postura de firmeza en determinadas ocasiones.

No ha sido tampoco fácil dotarlos de valores humanos y sociales. Que asuman y hagan suyos sentimientos de solidaridad, de no discriminación, de semejanza con los demás cualquiera que sea su posición, su condición, su raza, su religión o su cultura. ha requerido de nosotros el esfuerzo de mostrarles, siempre que la ocasión lo ha requerido, que somos nosotros los afortunados cuando actuamos guiados por los mismos.

Nuestra relación con ellos ha conocido discusiones, enfrentamientos, negociaciones, imposiciones por decreto, momentos felicísimos y otros no tanto. Hemos fracasado en ocasiones, hemos experimentado la amarga sensación de estar perdidos, en otras la impotencia de no poder evitar desde nuestra experiencia, algún que otro batacazo de ellos. Hemos aprendido a tropezones el oficio de ser padres y creo que ellos han aprendido el de ser hijos.

Hemos crecido, ellos y nosotros, en el cariño mutuo y creo que ha sido ese caldo de cultivo, el que ha hecho posible que mis hijos, como diría Machado, sean fundamentalmente buenos. Si eso tiene algún valor, creo que nuestras relaciones paterno-filiales, merecen ser calificadas como óptimas

Mas tormentosas, gratificantes, divertidas o serias (como esta) relaciones paterno-filiales en el rincón de GUS

23 comentarios:

  1. Pepe y esposa, más o menos así lo hemos vivido mi marido y yo, identico, sin manual del padre-madre, sobre la marcha...hoy estamos felizmente gratificados, ella y él a sus vidas, nosotros siempre atentos viéndoles convertirse en hombre y mujer. Os felicito y a vuestros hijos, sed felices en lo posible. Besito cariñoso.

    ResponderEliminar
  2. Por fortuna, la normalidad no es noticia, y lo que oímos y las familias como yo describo en mi post, son las que traen las noticias...
    Pero eso es bueno, pues nos hace oensar, y rectificar.

    Pero hay muchas femilias como la vuestra, nacida del amor, del empeño en ser felices, de dialogar de crecer juntos con respeto y cariño.

    Y esos hijos, a su vez crean otras familias en donde también aplican los principios que han vivido y así se vá construyendo un entramado social saludable, pero que no es noticia...

    Enhorabuena a los seis.
    Un besito, querido Pepe.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito. Me identifico (nos identificamos) con esa forma de educar. En micasa hemos sido siempre una especie de colectivo asambleario, en la que han tenido voz y voto mis dos hijas y hasta el pequeño, en cuanto puede ya que sufre discapacidad intelectual.
    Totalmente de acuerdo con los principios empleados, lo básico es crear personas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues eso, cada uno va creciendo junto a ellos y haciendo lo más o menos correcto. No es fácil y no se sabe si se acierta o no, pero es la vida.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Una excelente síntesis de lo que es la aventura de ser padres responsables!...reconozco que eso de comprender que "nuestros" hijos no son "nuestros" es algo que cuesta mucho admitir!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Transistar por tu relato por la vida de tu familia, es un paseo muy dulce y agradable, para este despertar de viernes. Se nota el cariño, el amor, que le han puesto tú y tu esposa, y es una forma de profundizar la idea que uno tiene de Uds.

    un fuerte abrazo, Pepe.

    ResponderEliminar
  7. no soy padre, pepe...en mi roll de hijo creo haber estado a la altura cuando mama necesito de mi...ahora, ella fuera de la vida, trato de estar a la altura con papa...es otra manera de estar...
    pepe, no soy padre y aun así acepto, te felicito, mejor dicho, por esta frase tuya.."el que ha hecho posible que mis hijos, como diría Machado, sean fundamentalmente buenos""""
    saludos, pepe.

    ResponderEliminar
  8. Difícil educar a los hijos pero pienso que la clave está en poner mucho amor.
    También cuenta la educación que traemos de nuestros padres.
    Siempre intento que tengan confianza conmigo, que me lo cuenten casi todo, porque hay una parte que es nada más que de ellos y así es como podemos aconsejarles. Hay que tener mucha paciencia, escucharlos y analizar las cosas desde su punto de vista y el mío.
    No sé aún se lo estaré haciendo bien, pero hago todo lo que puedo.
    Y termino como empezaba...no es nada fácil educar actualmente a los hijos...AMOR.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Desde luego no nos dan clases para ser padres; aunque todos intuimos como se ha de hacer, a veces sale bien y otras sale mal, es difícil conseguir un equilibrio entre nuestro amor, el mostrarte como padres y un poco como amigos; pero en fin como dices sse les ha de dar un poco de libertad, porque ellos tienen su vida y han de ser independiente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. "Nuestra relación con ellos ha conocido discusiones, enfrentamientos, negociaciones, imposiciones por decreto, momentos felicísimos y otros no tanto", que buen resumen el tuyo. Lo importante es que de toda esa mezcla de cosas ha resultado buena gente. Han hecho un buen trabajo entonces. Felicidades.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Querido Pepe, os felicito por vuestra labor. He visto reflejada mi familia en la tuya, en los conceptos en el aprendizaje que hemos hecho junto a ellos. Han aprendido a ser padres al mismo tiempo que ellos aprendían aser hijos “esencialmente buenos”.
    Mi marido y yo siempre hemos apoyado nuestra posturas frente a ellos, aunque no siempre hayamos estado de acuerdo nunca nos hemos desautorizado el uno al otro. Acaso he sido un poco el bálsamo que ha hecho ceder a mi marido en algunos momentos cuando su educación o principios no le dejan ver que los tiempos han cambiado, incluso hoy en día, hay cosas en las que tiene que ceder. En otras sin embargo a sido y es más permisivo, también él “esencialmente bueno” pero ha sido una tarea conjunta como en tu caso y en ocasiones no fácil.Te felicito por tus relaciones “paterno filiales” que dan lugar a una familia como la tuya, te felicito por hacernos participes de ello y por tu manera de contarlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola mi querido Pepe, como le decia a Moniqué (neo) tenemos un libro que cuenta la historia entre dos, los sueños, las frustraciones, las alegrías, pero ante todo ese inmenso amor, un amor incondicional, el deseo de hacer lo mejor posible las cosas para que la vida de ellos sea fructífera, noble y con la base nuestra para dar pasos firmes que les lleven a saber manejar las situaciones que nos impone el diario caminar.
    Un abrazo fuerte y un beso en tus mejillas.
    Anny

    ResponderEliminar
  13. Sentido tu post Pepe.Un mantocomo de tarea cumplida,y no es nada menor poder decirlo a esta altura del partido.Ponle que hay un instinto animal que nos lleva a realizarlo y un raiocinio particularidad solo de esta especie que nos lleva a acompañar el proceso lo mejor posible

    ResponderEliminar
  14. Como madre de una adolescente, creo que aún estoy a mitad del camino. Quiero decir, con certeza e incertidumbre a la vez. Esa extraña sensación de ser consciente de estar dándole todas las pautas necesarias y el amor para que se realice como persona, y, a la vez, la duda constante de si lo estoy haciendo bien.
    Espero, dentro de unos años, ver a mi hija adulta, y decir como tú: que todo resultó óptimo. Bueno... bien sabes por experiencia la satisfacción que provoca, y además la gran tranquilidad de haberlo hecho bien.
    Mis felicitaciones para tí y tu esposa!
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. Pepe,muchísimas gracias por tus comentarios en mi laberinto.Ahora estoy preparando un proyecto que me quita demasiado tiempo.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  16. Aja, eres muy afortunado ¡¡ no siempre los papis sacan tan buenos resultados. Los hijos no traen manual y habria que elevar una queja .... claro que ¿ a quién ?
    Nunca sé si se tiene más de uno por corregir fallos o por el afan de llegar al Nobel... algún día encontraré la respuesta. Hoy, cuando ellos son hombres y mujeres y mi pregunta sin respuesta es el saber en qué momento entregué el testigo, mi mayor satisfacción es el comprobar que son hombres de bien y sentimientos hacia el que tienen al lado. Lo considero un triunfo y deja descanso en mi conciencia.
    Mi abrazo con cariño para los dos, pareja.

    ResponderEliminar
  17. Paso a dejarte un saludo: buen comienzo de semana!!!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Comienzas con dudas y reconociendo la inexperiencia, pero luego nos regalas toda una guía de la paternidad que roza la perfección, aunque al final vuelvas a reconocer que también habéis tenido vuestros malos momentos, menos mal, porque sino sonaba a utopía.
    Enhorabuena por vuestro recorrido como padres.

    ResponderEliminar
  19. Pepe,amiguco.Me perdí esta entrada tan preciosa y tan fotográfica- como lo has expesado-de la realidad del hecho de ser padres.
    No puedo añadirte más porque estoy totlamnete de acuerdo en todo lo que dices.Creo que hablamos de ello alguna vez,verdad?
    Sabes?Somos afortunados,porque a pesar de lo dificil que es educar ,con mayúsculas y en especiloa a los adolescentes,llega un mnomento en el que todos los valores que se inculcaron,brotan de ellos hacia afuera.
    Creo que para ser principiantes en esto de ser padres,no lo hemos hecho tan mal.
    Besucos amiguco y besa a Toñy de mi parte.

    Estoy con mucho trabajo casero,pintando,que no cuadros.
    Os quiero

    ResponderEliminar
  20. Hola, ola de mar....
    Si mi padre escribiera....sobre eso de tener hijos, y ha tenido tres reconocidos ( quien sabe, no?)..., diría algo muy distinto, me temo.
    Quizá recuerde que cuando tenía siete años más o menos, le pregunté que para que me había hecho nacer, si yo no lo había pedido....
    Yo podría hablar desde otro lado, no digo por ser hija sólo y no madre. Vosotros seguramente soys grandes padres....pero yo me he dado cuenta, de que algunos adultos ( yo misma), deberían aprender a ser padres antes de lanzarse a esa aventura. Parece que lo hacen como si estuvieran adoptando un cachorro, sin ser conscientes, como relatas, de esa responsabilidad. Otros dicen, son MIs Hijos, son tus hijos, pero se pertenecen. Cuántos habrán obrado con ellos como posesiones y no como tu lo has hecho Pepe...cuantos habrá?
    Este tema me duele un poco, así que tan solo, te dejaré un gran abrazo, no, dos
    Aire

    ResponderEliminar
  21. Amigo Pepe, ando alejada por culpa de mis problemas con la dichosa linea, que parece que ya se van arreglando. Estoy de acuerdo con todo lo que dices, no es nada fácil la tarea de ser padres, y más cuando ellos llegan sin ningún manual de instrucciones, no obstante me siento tranquila como madre, para mí lo importante es que sean buenas personas, y por fortuna lo son. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  22. Hola Pepe! Muy sentido tu relato!
    Supongo que es más facil hacer una sintesis del paso de tu familia, desde el lugar en que ahora estas parado en la vida. Te felicito, ya que no todos pueden acreditarse el éxito que han tenido con tu esposa en la educacion de los hijos.
    Te dejo saludos

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: