Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

17 de marzo de 2011

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: CONCIERTO

Concierto: (Según el DRAE en su primera acepción) Buen orden y disposición de las cosas.

Asistimos estos días, impotentes y asombrados, a las devastadoras consecuencias, en uno de los países más avanzados del mundo, de la incontenible fuerza de la Naturaleza. Todos los hados maléficos parece que se hubieran conjugado en contra del pueblo japonés. Un terrorífico terremoto de grado 9, un tsunami impresionante, una central nuclear que se desmorona, pueblos que ya no existen, tragados por la gula sin medida de una Naturaleza adversa, un número indeterminado de desaparecidos, miles de muertos, y un país que tardará años en olvidar y en reconstruir lo que la tierra y el mar le han arrebatado en un simple latido,  en un desacompasado impulso de sístole y diástole de su maltrecho y maltratado corazón.

Y en medio de este caos, aunque pueda parecer paradójico, el buen orden y la buena disposición. El orden de un pueblo que vive incluso en estos momentos de apocalipsis para ellos, conforme a valores aprendidos desde la niñez, valores que forman parte de su filogénesis.

Sorprende a una mentalidad occidental, donde prima por encima de todo lo individual, la competitividad por el beneficio propio, por el primero yo, luego yo y después yo, el sentido tan arraigado de pertenencia al grupo, de la preponderancia del bien social sobre el individual, paradigma desde el cual hacer frente no sólo a los problemas internos sino a los externos, a los acontecimientos imprevistos, del pueblo japonés. 

Escasean los recursos como el agua o la comida, por desabastecimiento, pero no hay pillaje ni se asaltan supermercados. Un orden riguroso en las colas, un aguante estoico e infinito, una disposición favorable a la aceptación de las normas y directrices de las personas con responsabilidad en cada momento, que impresiona y asombra.

Naturalmente que sienten, que se angustian, que el miedo, el dolor, la impotencia, hacen mella en ellos, pero la expresividad de todos esos elementos afectivos, es mínima. El caudal emotivo va hacia el centro de su propio corazón, es interior. No hay desorden, al menos aparente, no hay una disposición hacia el grito, el llanto desmedido, la histeria.

En medio de una Naturaleza cruel, de la desolación, del caos más absoluto, de un paisaje espectral, asistimos a un concierto tristísimo, casi un Requiem, donde la disonancia, la falta de armonía, de sintonía, debería de constituir la nota dominante y en el que, sin embargo, todos los instrumentos están afinados y todos los músicos, con una envidiable entereza, ponen el alma en la interpretación del concierto que hoy  les toca, a modo de terapia salvadora que les llevará a superar, una vez más, otro triste episodio de su Historia. 

Mas conciertos en el blog del amigo GUS

24 comentarios:

  1. Pepe, estos días nuestro corazón y las miradas, la angustia, nos llevan al Japón, la tierra del Sol Naciente.

    La Natura es madre, todo nos lo da y la aniquilamos, la maltratamos, la explotamos, pero ELLA, amoral, nos sacude, somos ínfimos ante su fuerza. Toca un concierto desde sus vísceras, sin aviso, sin tiempo para "comprar la entrada" para ese concierto abrumador, despiadado.
    Esperemos, deseemos que lo superen, pero tardará ese admirable pueblo, todo disciplina, calma tensa, que empieza a hacerse preguntas, algunas sin respuesta, otras con respuestas que no son las que ofrece el gobierno. ¿Aguantarán serenos? Todo tiene un límite.
    Debemos acompañarlos en este momento.
    Besitooos muchos.

    ResponderEliminar
  2. También me admira la forma en que el pueblo japonés está afrontando este megadesastre, la fortaleza y calma con que encaran la situación. Creo que en el medio está la virtud: no hay que sepultar los sentimientos, pero tampoco darles rienda suelta. Con la conocida metáfora del cochero y los caballos se explica muy bien: sin caballos fogosos no hay avance, pero sin cochero que los dirija se desbocan. En cualquier caso, están demostrando una disciplina ejemplar. Espero que el orden y "concierto" den resultado, les deseo mucha luz en estos momentos. Un beso y una aplauso a tu particular visión del tema juevero.

    ResponderEliminar
  3. Esa actitud que comentas es algo que siempre asombrara occidente, en uno de los documentales salió algo que tambien me impresionó, un empresario recorriendo los reugios buscando a sus empleados como si fueran familiares.... chocante en nuestra sociedad occidental, ¿verdad?
    Efectivamente un ejemplo perfecto de CONCIERTO
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A mi también me ha llamado la atención la forma de reacción tan distinta a la nuestra mentalidad y conducta occidental.

    Probablemente a ellos les chocará muchas de nuestra reacciones, mejores y otra peores comparativamente...

    Ojalá nunca tengamos que comparar nuestra reacciones en idénticas vivencias...
    mi mayor cariño y los mejores deseos para estas personas que están sufriendo tanto.

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. La más triste composión el Requiem.
    Terribles imagenes las que llegan a nosotros, e increible la manera de afrontarlas. Todos los ojos vueltos hacia ellos. ¿Que les espera aún?, ¿hasta donde las consecuencias?.
    Esta es la otra cara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Vaya!, tu relato me ha dejado más que asombrada, tu refelxión sobre el pueblo japonés a partir de la palabra concierto es perfecta, acertadísima y sobre todo actual y solidaria, tu mente es tan vivaz y despierta que con ella solo compite ese corazón enorme que no te cabe en el pecho, para colmo sabes como decir las cosas para que a todos nos lleguen, es de los últimos jueves que leo y a pesar de que el nivel como siempre es altísimo este me ha dado una estocada en pleno pecho, mis más sinceras felicitaciones, que magnífico columnista se pierde cualquier diario del mundo, eso si, te ganamos los locos que por aquí nos movemos, un once sobre diez Pepe, miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar
  7. Estos días me estoy preguntando por qué la Naturaleza está arremetiendo contra nosotros, bueno...imagino el por qué.
    Creo que si esa catátrofe llega a ocurrir en otro país, ese ya no existiría.
    Por otra parte es de elogiar el comportamiento de los japoneses, ese orden, esa disciplina. Es una maravilla, dentro de la desgracia.

    Perfecto texto

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Una perfecta comparación. El pueblo japonés nos ha dado una lección del buen hacer. Son como una orquesta, ningún instrumento se sale de tono y están en armonía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno tu "concierto", me gusta la definición de buen orden y disposición de las cosas, los japoneses deben de tenerlo desde tiempo inmemorial, sé que es otra cultura, otra forma de ver la vida, pero no por eso deja de asombrarnos. Sin saber uno de otro hemos escrito sobre lo mismo, pero es normal, somos de una edad, y más o menos nos impresionan las mismas cosas, aunque en este caso, no es cuestión de edad, cualquiera que haya visto el comportamiento de ellos, con todas estas desgracias seguidas, se tienen que sorprender. Espero que vuelvan a levantar su país, como ya lo hicieron, será un trabajo arduo, pero ellos son constantes y lo conseguirán. Para Japón que fue mi viaje soñado, todos mis mejores deseos. Para ti y tu esposa, besitos dobles.

    ResponderEliminar
  10. filogénesis filogenia

    filos raza, -genia origen. Femenino. Parte de la biología, que se ocupa de las relaciones de parentesco entre los distintos grupos de seres vivos // 2. Biología. Origen y desarollo evolutivo de las especies y en gerneral de las estirpes de seres vivos.

    ResponderEliminar
  11. Esa reflexión que haces a propósito de una manera de afrontar la adversidad ha sido recurrente en mis lecturas.
    Por lo demás, me acompaña esa frustración de quien se muerve en un ámbito cultural algo distinto.
    En una edición de la Seminci asistiamos mi pareja en aquel momento y yo a la proyección de una pelicula.
    Había mucha gente joven de origen japonés. Es más habían dominado los sonidos de su lengua sobre la española.
    Me llamaba la atención, no obstante la frecuenciaa en el uso de los tacos que en su conversación intercalaban.
    Gilipollas, puta, coño... etc.
    Sobre todo en las mujeres. Y la intencionalidad con que lo hacían.
    En aquel Japón de que me había hablado Gironella, ya se me había hecho notar, allá por la década de los sesenta, la escasa cantidad de espacio de que allí disponen.
    Amplia es Castilla, se ha dicho, a própósito de su capacidad de aguante. Amplias son también sus extensiones.
    La idiosincrasia obedece a variables muy definidas.
    Este vez, con todo he contemplado a alguien que lloraba.
    Pero aspiro a esa sobriedad de origen filogenéico a la que tu aludías si alguna vez me ocurriese una desgracia.

    Tu entrada se lee de sopetón, muy interesante. Un abrazo.


    Tésalo

    ResponderEliminar
  12. Mucho muy diferentes a nosotros los occidentales, y a mi país en especial ... ni te digo. Tienen actitudes, gestos y formas de comportarse que aqui serían impensables. Tendremos otras virtudes, no lo sé, pero el orden, la obediencia, la paciencia, el respeto por el otro ... todo eso nos falta.
    Ojalá encuentren la forma de seguir adelante.
    Un abrazo Pepe

    ResponderEliminar
  13. Pepe,amiguco.Leo esto y es la traducción de algo que -en las últimas noticias - he podido percibir.Un eje que diferencia la cultura de ese pueblo con la de los occidentales.
    Has hecho una crónica generosa ,inteligente y precisa ,digna de ser publicada(en un buen diario)
    Me uno con Japón en su duelo,y así mismo,en la admiración para superarlo con fortaleza.
    Besucos

    ResponderEliminar
  14. Es una cultura tan distinta en donde mira mucho las formas, no llorar en publico, ayudar al projimo pensando que hoy es para ellos pero mañana quizas me toque a mi, son muy sufridos, fijate que no existen histerias ante las colas que soportan ante de recoger agua, o comida..no hay robos, son muy civicos..creo que deberiamos aprender de ellos..
    Primavera

    ResponderEliminar
  15. Te he leído en silencio, todos los acordes eran perfectos, en tu tristísima malodía... espero sinceramente que no llegue a ser un requiem. Qué ejemplo de armonía incluso en el desespero el de este pueblo.
    Creo que muchos hemos deseado ser japoneses en estos días porque su alma ha superado sus calamidades en magnitud.
    Oportuna y magnífica tu aportación de este jueves. Felicidades.
    Un abrazo.
    Mariví

    ResponderEliminar
  16. Es lo que llamaríamos civilizacion, desarrollo, conciencia de vivir en grupo. Vemos, leemos, escuchamos los tetimonios que llegan de Japon y ciertamente es aleccionador.
    Con fortuna aprenderemos de ellos.
    Un abrazo Pepe, buena reflexión sobre lo que es una conjuntada orquesta en que cada cual cumple las exigencias de su partitura para que todo suene como debe.

    ResponderEliminar
  17. Su entereza me da mucho que reflexionar, no dejo de pensar que debe ser duro.
    Lección magistral de una cultura de la cual debemos aprender, ahora solo nos queda estar con ellos con nuestros mejores deseos.

    Me ha encantado leer tu concierto, tal vez el mas actual e intenso que vivimos.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Excelso concierto. Aplaudo la forma en que describes y honenajeas esta loable actitud del pueblo nipon. Impensable creer que otros lo podrían soportar mejor...
    Adhiero a cada una de tus palabras y me uno a tu admiración hacia quienes el mundo se les cayó en pedazos, y siguen trabajando en común por el bien de todos... entregando en muchos casos su propia vida. Muy bien escrita tu partitura.
    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. para empezar, te diré que el otro día hablaba con alguien. este alguien me decía que tenía miedo. ¿de qué?, le pregunté yo...no lograba comprender ese "tengo miedo"... y ese tengo miedo lo has respondido tú: la persona e cuestión me dijo que le apenaban esos rostros con el dolor para adentro...
    reconozco que me he fijado en otras cosas en cuanto a esto del terremoto y demás acontecido en el japón...tras haberme fijado en esos otras cosas, mis expresiones fueron de rabia expresado a mi manera; es decir, iros a la eme, etec...y es que me había fijado en la contraposición, por ejemplo, de japón con haiyi, por ejemplo...etc...desde ese punto de vista, no podía por menos que decir que se fueran a la eme,...claro, que tras conversar y confrontar, que tras haberte leído, pues también has venido a hacerme...a consolidar otros puntos d evista, ese iros a la eme, se ha convertido en pena por el ser individual y colectivo japones..
    ah, y que sepas que estas palabras tuyas es lo mejor que he visto y escuchado y leído a cerca de estos acontecimientos del japón. creo que valdrías para buen columnista, en serio lo digo, pepe.
    un abrazote, amigo.

    ResponderEliminar
  20. es triste lo de Japón, azotado por viento y marea... una lástima la verdad... saludos!

    ResponderEliminar
  21. Magnífica metáfora la que has desarrollado. Así son los japoneses, instrumentos de una orquesta bien acompasada, dignos de admiración más que de compasión. Un ejemplo para todos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Buen giro el tuyo Pepe! Es un buen paralelismo el del concierto, y el orden, organizacion de los pocos recursos, y la afinacion extrema que tiene el pueblo japones para lidiar con semejante desastre. De una templanza y talante ejemplar.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Que bien lo haz narrado Pepe, cuanto mal cae sobre el pueblo Nipón, las desgracias nucleares lo persiguen, pero siempre somos los humanos los responsables.
    Su autoabastecimiento energético, les ha salido muy caro al final.

    Besos antinucleares.

    ResponderEliminar
  24. Pepe, muy emotivo el giro que le has dado al tema de la convocatoria de este jueves. Recién llegada me desayuno con la temática propuesta y la acostumbrada creatividad de los participantes. La terrible situación que asuela al pueblo japonés y la valerosa manera de enfrentarla nos debe inspirar no sólo dolor y respeto sino admiración por su fortaleza y entereza.
    En mi viaje he tenido oportunidad de compartir con ellos gran parte del trayecto y he comprobado su gran sentido del orden, el respeto por las normas y el derecho ajeno y la calidez constante que brindan con una sonrisa.
    Mi solidaridad en estos momentos aciagos.

    Te agradezco por tu cálido recibimiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: