Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

1 de septiembre de 2011

Una convocatoria literaria:Este jueves un relato:"VAMOS A DESCRIBIR"

¡Ay, qué cerca estuvimos y hoy qué lejos!
Nos separó la suerte, y no hay rocío
que humedezca, resecas de deseo,
mis ardientes entrañas; pero en cambio,
de llanto mis pupilas se saturan.
Ibn Zaidum.

Tengo celos de mis ojos, de mí toda,
de ti mismo, de tu tiempo y tu lugar,
Aún grabado tú en mis pupilas,
Mis celos nunca cesarán…
Wallada.

Estos versos se encuentran en el pedestal del monumento que Córdoba, mi ciudad, erigió en 1971 para honrar la memoria de dos enamorados. Ibn Zaidum y Wallada.
El, fue considerado como el mejor poeta árabe andalusí. Hasta Ibn Zaidum, la poesía amorosa árabe estaba centrada en la espiritualidad del amor, con él llegó a la poesía la carnalidad. Ella princesa, hija de Mohamed III. Su adolescencia coincidió con las guerras civiles que pusieron término al califato omeya. Fue una mujer alejada de convencionalismos. Culta, inteligente, hermosa. Su  rostro, sin ningún tipo de veladuras, dejaba ver su rubio cabello y sus preciosos ojos de un azul intenso. Fue una destacada poetisa. A rostro descubierto, era frecuente su participación en justas poéticas donde terminar versos inacabados siendo la única mujer en hacerlo.

Vivieron un amor apasionado que se rompió por la infidelidad del amante con una esclava negra y la afición del mismo a ocasionales amantes masculinos. 

«Sabes que soy la luna de los cielos mas, para mi desgracia, has preferido a un oscuro planeta». Esta infidelidad la hizo refugiarse en los brazos pacientes y siempre enamorados del visir Ibn Abdus, en cuyo palacio vivió hasta su muerte, ya anciana a los 97 años.

Este monumento está situado en los jardines del Campo Santo de los Mártires. Allí, rodeado de Platanos de Oriente, palmeras, naranjos estos amantes con sus manos en bronce, unidas para siempre, desde el templete en mármol blanco que les da cobijo, nos introducen, como extraordinarios y cualificados anfitriones, en la mayor concentración de lugares emblemáticos de Córdoba. Baños Califales, Alcázar de los Reyes Cristianos, Caballerizas Reales, Mezquita-Catedral, Puente Romano, Torre de la Calahorra y un largo etcétera que hacen de este enclave un lugar de visita obligada. 
Mas descripciones en el blog de GUSTAVO

15 comentarios:

  1. Una romantica historia la que nos narras y ese monumento con las manos enlazadas dan ganas de visitarlo.
    Una entrada ilustrativa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Andalucía. La conozco bien. Viví durante tres años y medio en Sevilla y procuré no dejar nada por ver- Córdoba. De una belleza elegante, una mezcla del pasado y el presente. Los patios floridos de la judería, el embrujo de sus noches de verano... Creo que es una de las ciudades de España dónde más presente está el mestizaje; en los rasgos de sus hij@s, en sus jardines, en su cocina, en los mil y un rincones que a veces nos llevan a otros tiempos, salpicados de ruidos de cantes y corrientes de agua y fuentes.
    Gracias por el pase.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Que preciosa pincelada de historia nos has traido. Por supuesto, queda anotado que en mi proxima visita a Cordoba hay que perderse por ese lugar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Durante casi 20 años esas calles que nombras han sido mis referencias físicas, el conocer el porque de las cosas como en este caso la historia de los amantes de las manos entrelazadas logra que quiera mas el barrio donde crecí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Cada día que pasa (de mis dias),me van gustando más estas historias de amor o dolor,porque me llevan al mundo de las emociones y analizarlas desde una visión de niña- adulta.
    Y me dejo levar,y me recreo y me evado del la realidad para entrar en esos sueños...
    Dulce amor,fiel amor,amado amor,el de ella.
    Pero algunos poetas,a veces no saben mirar la luna..
    Besucos Pepe y qué bonita es esta historia.

    ResponderEliminar
  6. La poesía andalusí en Córdoba, una maravilla. Ibn Zaidum decía también a Wallada:
    "¡Aquellas gacelas de moradas tan amables para mí!
    Mi corazón les pertenece, las niñas de mis ojos, y el fondo de mi ser.
    Tuyo es mi amor. La humanidad entera me es testigo.
    Tú también lo serías si la envidia te abandonara.
    Nunca se perdiera la unión entre nosotros
    si tú hubieras amado como yo."
    ¿es el arrebato del amante abandonado? ¿existe sinceridad en su clamor y denuncia?
    El hermoso monumento a su pasión, las manos entrelazadas, entre jardines, debería ser lugar de peregrinación para todos los amantes.
    Las columnas tienen una evocación romana y la arquitectura de la glorieta, ciertamente Corduva romana, eso también.
    !Salve! Pepe, me has despertado la curiosidad hacia la poesía andalusí y he estado leyendo a varios poetas, un exquisito legado.
    Hasta siempre, besitos.

    ResponderEliminar
  7. comparto palabra a palabra todo lo que has contado Pepe, para mi es como pasear de nuevo delante de ese monumento, que tan salvajemente en epocas ha sido ultrajado. Bellisimos los poemas, gracias por compartirlo.
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Bonita historia que no conocía. El lugar sí, lleno de encanto.
    Me ha gustado, me ha transportado a esa bella ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que placer el leerte, que triste historia de amor, la de Wallada, Luna de los Cielos, de la hechicera Ciudad de Córdoba.

    He visitados varias veces tu linda ciudad, pero no he visto ese monumento, la verdad es que hacen falta varias vidas para descubrir, a la Sultana Andaluza.

    Gracias Pepe.

    Besos almibarados

    ResponderEliminar
  10. No conozco ese rincón, rectifico, ahora ya sí; me has traído la sombra de las palmeras, el olor de los naranjos y la dulzura de sus palabras, así que solo tengo que cerrar los ojos para verlo...
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  11. Un placer leerte, una vez más me trasladaste a esa hermosa tierra tuya, ya sabes que es una asignatura pendiente, el poder visitarla algún día. Preciosos los versos y la historia de los enamorados. Buen fin de semana. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  12. Conocer estos versos y esta historia me despierta aun más si cabe el deseo de conocer tu ciudad.
    No falta mucho, presiento que pronto podré leer esos versos en vivo y en directo y recordar este excelente post.(lo copio para tener la referencia precisa)
    Besos, Pepe.

    ResponderEliminar
  13. Pasaba a dejar un abrazote debajo de los naranjos

    ResponderEliminar
  14. Conocía la historia de los amantes, y sus duelos a pluma. Son versos preciosos los que dejaron para que todos nosotros podamos disfrutarlos. Hace mucho que no voy a Córdoba por el placer de pasearme por ella al menos un par de días, y debería ir pensando en volver, ahora que la calor afloja :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Una belleza esta entrada, que me había perdido! Suerte que decidiste volver a publicarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: