Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

24 de septiembre de 2011

Una convocatoria literaria:Este jueves un relato:"la calle"


Córdoba es apodada, creo que con toda propiedad, con el sobrenombre de “La Llana”. Asentada en el valle del Guadalquivir, tan sólo por el Norte sus viviendas se encaraman en las estribaciones de la cadena montañosa de Sierra Morena.

Es en el límite de esta planicie, a tan sólo quince minutos del centro urbano, allí donde Córdoba abandona la Sierra para desparramarse por el llano, donde mi calle se encuentra.  
  
Es una calle amplia. Una avenida  con un espacio ajardinado central,  con zona de  juegos para niños, una pérgola semicircular en un extremo y fuentes en el otro, circundado por un carril bici y acerado. A ambos lados de este espacio central, amplias aceras y calzadas de doble carril con un sentido de circulación en cada uno de los laterales.

Llevo viviendo en ella casi 31 años, la misma edad que tiene mi hijo Alvaro. Hubo una circunstancia que influyó de forma determinante en nosotros para trasladarnos a ella. El único colegio público que se ubica en plena Sierra de Córdoba, está en su zona de influencia y era una oportunidad única para que nuestros hijos se educaran en contacto directísimo con la Naturaleza.

No siempre presentó el hermoso aspecto que en las fotografías se aprecia. Ese espacio central ajardinado, estaba ocupado, a modo de horrible cicatriz,  por una vía de ferrocarril de uso exclusivamente militar que comunicaba los campamentos militares con la estación de Córdoba. En todo el tiempo que estuvimos soportándola, apenas vimos trenes circulando por ella.

En la pequeña historia de mi calle, tiene un hueco la lucha vecinal para que una vez decidida la desaparición de las vías, fuera una zona ajardinada continua, sin roturas transversales para las calles perpendiculares a ella.

Capítulo aparte merece el de las inundaciones. En su condición de calle situada en la falda de la Sierra, era obligada receptora del agua de lluvia que un alcantarillado deficiente no era capaz de evacuar, llenando sótanos y cocheras con el consiguiente perjuicio para los sufridos vecinos. 

A tan sólo un paso de cebra, el segundo parque urbano en extensión de Andalucía con 27 Hectáreas. El Parque de la Asomadilla, situado en el cerro del mismo nombre. Lugar donde diariamente mis pies recorren andando un mínimo de diez kilómetros de subidas y bajadas a un ritmo que de forma literal, machaca mi resistencia mientras intento en vano mantener el peso y la forma.

Sólo me resta comentar que vivo muy a gusto en ella. La calle que elegí para vivir, ha sido escenario diario donde mis hijos han jugado, han crecido, se han educado y donde mi vida ha transcurrido, como la de cualquier persona, con momentos felices y otros no tanto, con luces y con sombras.

Más historias callejeras en el blog de nuestro amigo GUSTAVO
Al otro lado del Océano, podemos transitar por sus calles en el blog de Any 

33 comentarios:

  1. Doy fé de la belleza que describes de tu Córdoba a la que conozco...
    Me suena tremendamente raro leer que vives 31 años en el mismo sitio. Tengo 62 años y he vivido en unas 30 casas distintas. En Brasil, y en España. En España en 40 años que haré el dia 3 de casada, he cambiado de casa 20 veces. He vivido en Valencia (4 sitios distintos de la provincia) y en otras 10 provincias más... En calles, Avenidas, Plazas... Todas son mis calles y ninguna...

    Además, mi hijo mayor vive en EEUU, lo que me obliga a viajar mucho.
    Las fotos son preciosas, Gracias por compartir tus vivencias.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Pepe..no conozco Córdoba,pero ya me gustaría pasear con vosotros por esa calle tan especial para vosotros.
    LA calle donde uno vive o vivió,es como encontrarte un poco con tu niñez o la de tus hijos.Tantas cosas duermen sobre ellas...
    Córdoba la LLana,es un bonito adjetivo para tu tierra.
    Aquí somos "montañosos"
    Besucos a los dos

    ResponderEliminar
  3. Fotos preciosas de una bonita zona de Cordoba. La calle que describes ha formado parte de ti y forma como si fuera una arteria mas de tu cuerpo, yo he cambiado cuatro veces de calle en Córdoba, espero que ya no haya más.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Es importante la calle de uno, y si es en Córdoba, supongo que más todavía.
    La tuya, que describes tan bien, ha crecido y cambiado con la complicidad de los vecinos. Padeciédola o disfrutándola, así, creo que se la quiere más.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hola...ola de mar...
    En tu descripción, la calle en la q ue vives y a su alrededor se convierten en algo que significa mucho más, parte de nosotros, el lugar en el que vemos transcurrir la vida de los demás y se narra la nuestra. Así, algo físico deja de serlo.
    Un beso, del Aire

    ResponderEliminar
  6. Bonita calle y bonitos recuerdos.Siempre han sido necesarias luchas para conseguir que nuestra vida sea un poco mejor.
    Con ese entorno tus hijos se tienen que haber criado muuy bien.
    Un beso
    Carmen

    ResponderEliminar
  7. Buena ciudad es Córdoba para vivir, si además es en una zona tranquila cerca de la sierra mejor que mejor. No es extraño que no te hayas movido de ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Pepe, antes que nada te agradezco por tus palabras, calidez y compañía y lamento haberte hecho recordar con dolor a tu amado hijo quien, tanto como mi madre, seguirá presente en el corazón a pesar de haber dejado ambos de andar por este suelo.


    Sobre tus calles, qué decir!...espero poder alguna vez recorrerlas para sentir personalmente las vivencias que con tanta intensidad nos brindas en imagen y texto.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  9. Vivir en una u otra calle condiciona nuestras vidas, ponemos en ello ilusiones, proyectos de futuro, piensas en la proximidad al trabajo, que esté bien comunicada, comercios adyacentes. Luego...otras prioridades, los hijos, el colegio, las zonas de juego, la naturaleza. Más tarde, que si vuelven de madrugada cuando empiezan esa etapa de la adolescencia les pille en una zona céntrica, iluminada, transitada, y lo que ya es el "rechollo" sería encontrarlo todo a la vez. Mi prioridad fueron mis hijos cuando aún eran muy pequeños aunque ello supusiera levantarse media hora antes para ir a trabajar y por las mañanas media hora es un mundo, pero eso sí, la guardería, los colegios, institutos, naturaleza, parques con zonas infantiles, zonas comerciales y ahora hacen 17km para salir de marcha por Madrid.
    Vosotros después de 31 años quizás hayáis conseguido hacer de vuestra calle lo que queríais que fuera.
    Un beso grande también a Toñi amigo Pepe

    ResponderEliminar
  10. Yo ya he tenido un buen puñado de calles propias, y cuando miro atrás veo que aunque uno no se de cuenta en el momento, acaban siendo "nuestras", que uno deja sin querer trocitos de piel, de vida en cada una de las baldosas que la forman. Gracias por tan agradable paseo por la tuya ; ) Un besote

    ResponderEliminar
  11. Si no la calle, la historia personal que surge paralela me resulta conocida, casi familiar; y sí, es cierto, al menos cuando podemos elegir, buscamos ese espacio que más tarde nos atrapará. Hermoso lugar.

    Un salduo

    ResponderEliminar
  12. Me has recordado la avenida donde he vivido mi infancia, no porque sea igual sino por el sentimiento que tengo creado hacia ella. Es como si fuera una extensión de uno mismo que sin las lecturas que te ofrece uno fuera una persona completa... y es que no hay nada como la foto personal del lugar que te ha visto crecer.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. No conozco personalmente tu calle, pero la veo gracias a tu descripción. Por mi trabajo, en Ayuntamiento, me hace gracia ver valorados esos objetivos que se han cumplido en los últimos años, como transformar antipáticas vías férreas en acariciantes jardines.
    Buena narración, un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. En Córdoba, Pepe, eres el candidato ideal para esa calle, como muchas tocada por los tiempos, tú y los tuyos en ella, la calle te eligió y te abraza, es feliz contigo y con gente como tú. Ellas, las calles, creo, notan a las personas.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Guau! que calle tan bonita! que afortunado sos Pepe.
    Lo de las inundaciones era todo un problema me imagino, el agua es tanto o mas destructora que el fuego por ejemplo.
    Ojalá la vida me de la oportunidad de recorrer ese lugar algún día y seguramente recordaré estas tus palabras de hoy.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cuando se viven los problemas que has descrito y llega el día en que se solucionan gracias a vuestra lucha, se siente uno satisfecho. Imagino lo orgulloso que estaréis de vuestros logros. Las imágenes son preciosas. Me encanta Córdoba y su historia. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Toda una vida Pepe en una calle que habeis visto cambiar, crecer. Desde luego que termina uno sintiendola suya. Precioso paseo preciosas imagenes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Amable lugar el que describes. Vivir tan cerca de la naturaleza y a un paso de la ciudad, es un privilegio del que disfrutan pocas personas.

    Lo que cuentas de las inundaciones me suena mucho. Parece que en el sur con el cuento de que nunca llueve, con pocas bocas de alcantarilla basta. Luego la gente se asusta porque no tragan tanta agua como cae. En mi pueblo, en el que nací, este verano quedé aislada en el supermercado; las calles parecían ríos. Luego cuando pasó la tormenta y pude regresar a casa conté dos sumideros, muy alejados uno de otro. En fin, curiosidades.

    Un placer visitarte, Pepe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me encantó este paseo por tu calle, es un lugar precioso, y si además está cerca del centro, mucho mejor. Creo que las calles donde vivimos no se olvidan fácilmente, aunque yo la que no he podido olvidar es en la que nací y viví hasta que me casé. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  20. Hola Pepe.
    Un paseo por Córdoba, de tu mano, es buena forma de terminar este domingo de Septiembre.
    Preciosa Avenida.
    Un abrazo.
    celia (no puedo contestar desde mi cuenta)

    ResponderEliminar
  21. Entrañable Pepe,en todo este tiempo entonces posiblemente esten marcados las huellas de tus mocacines.Ha sido tambien,ésta, participe de todo el crecimiento familiar.pUede que encuentres algun eco por ahi

    saludazos

    ResponderEliminar
  22. Siento que también ud es en ella y ella en ud...
    Hay historia, pertenencia, compañía mutua. Habla de uds y de todo lo que lograron construir a lo largo de estos años.
    Me pregunto que azar quiso en cada uno de los casos que fuese esa y no otra.
    Gracias por haber llegado hasta la mía, porteña, palermitana...
    Hablando de calles me guardaré la dirección.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Esa calle ya no seria la misma, sin tu presencia. Esta claro que vidas paralelas lleváis tu calle y tú.

    Besos ciudadanos

    ResponderEliminar
  24. Me gustó tu calle Pepe, tiene un plus asi como lo cuentas, además de los jardines centrales y el espacio para los juegos de los niños, es la calle donde pasas tu vida, y me gusta como la acercas. Te felicito por tu constancia diaria de caminar para mantenerse en forma, eso ya es un mérito.
    Besote
    Ceci

    ResponderEliminar
  25. Preciosa tu calle, bien elegido el sitio, con vista de futuro, aunque durante años tuvierais que soportar esa vía de tren casi muerta, ahora, supongo, se os ha compensado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Y decía yo que entre Córdoba La Llana y Castellón de la Plana había un vínculo de llanura especial, hasta el el lenguaje de quienes entramos en estos círculos. Precioso el jardín!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Una leccion de geografia y otra de sentimientos es tu descripcion de esa preciosa calle, hervidero de anecdotas, regalo de infancias y como bien dices, alguna mezcla de alegrias o sinsabores...la vida misma, es tu calle.
    Un beso

    ResponderEliminar
  28. Hola Pepe.

    Desde luego fue un acierto el cambio de zona para que tu hijo asistiera a esa escuela y poder vivir rodeados de naturaleza. Me ha encantado leerte. He ido en tres ocasiones a Córdoba, pero como buena turista-visitante, me perdí por la Mezquita...

    Un abrazote.

    Maat

    ResponderEliminar
  29. Pepe: no conozco tu Córdoba, pero la Córdoba argentina guarda muchas similitudes con la que nos describís.
    Primero me parece una belleza tu calle (acá le dicen boulevard, y muy cerca de la casa de mis padres hay uno, pero no tan ancho, y ahora rodeado de edificios, así que poco ve el sol)
    Después al leer el relato me quedé pensando que doblemente hermosa es cuando tanto esfuerzo les ha costado para que quede así. Por supuesto que no es momento de abandonarla!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Tiempo hace que no paso unos días en Córdoba, tranquilamente, para disfrutar de esa ciudad donde residí durante 7 años, pero tengo ganas de volver y recorrerla despacio. Y esta calle, la tuya, será una de las que visite, en cuanto tenga la ocasión :)

    Un abrazo, Pepe.

    ResponderEliminar
  31. Así que esto es córdoba del otro lado del mundo.... nosotros también tenemos una córdoba por aca... :D un beso!

    ResponderEliminar
  32. Muchas gracias Pepe por acercarme tus palabras y recuerdos. Compartir añoranzas y sentimientos ayuda a sobrellevarlos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Lindo relato el que has hecho de esa callecita, calle que en noches silentes deja escuchar el sonido de tus pasos, las risas y llantos compartidos, calle que descubre tu mirada tras las siluetas infantiles de tus hijos, me he transportado y me ha gustado, he visto tu silueta tras la ventana abrazando a Toñi, me ha gustado tu calle!!!
    Un abrazo fuerte y nostalgico
    Anny

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: