Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

18 de enero de 2012

Una convocatoria literaria. Este Jueves un relato. Un relato desde el corazón

¿Escribir desde el corazón? no recuerdo haber escrito nunca de otra forma. Mi blog se llama desgranando momentos porque eso es precisamente lo que intento hacer en cada uno de los post que publico desde mi rinconcito. No sabría escribir de otra manera. Mis letras, independientemente del tema sobre el que versen, van siempre persiguiendo ser reflejo de emociones, de sentimientos, de vivencias. Intentan ser expresión de estados de ánimo, de convicciones, de creencias. El estremecimiento, el llanto, la risa, la pasión, el amor o el desamor, han de anteceder siempre a la palabra escrita. Después, el preciado don de la palabra como vehículo de transmisión. Hoy me piden escribir desde el corazón y no se me ocurre cual puede ser el tema que refleje más fidedignamente ese requerimiento.

Voy a retomar para ello la historia de una pregunta. La escribí hace tiempo y es poco probable que la hayais leído, así  que algo modificada os la ofrezco. La pregunta era y sigue siendo ¿Y AHORA QUE?.

Esta es la pregunta que más me ha marcado desde que me la hicieron hace ya 42 años, el día 22 de Enero de 1.970. El reloj marcaba la una y media de la tarde.

Andaba yo, mucho tiempo antes de esa fecha, intentando enamorar a la mujer que ha compartido mi vida desde entonces. Hablo por supuesto, de esa persona inteligente, tierna, sensible, generosa, maravillosa criatura que es mi mujer,  Toñi. Los amigos que la conocen, si leen esto, me estarán dando la razón. Puedo aseguraros que puse todo mi esfuerzo en ese empeño, y que no me fué nada fácil. Recordando esa etapa viene a mi memoria una frase: Nunca un camino fácil te llevará a sitios que merezcan la pena. Solo puedo deciros que mereció la pena.

Y en ese día y a esa hora, cedió y me dijo: Bueno, si, ya somos novios….. ¿Y AHORA QUE?.

La pregunta en su simpleza, abría una interrogante que aún hoy seguimos resolviendo, tanta era su enorme dificultad. Es comprensible que nos haya marcado para siempre, aunque esforzándonos en su resolución hayan transcurrido los años más felices de nuestra vida.

Empezamos a resolverla, mientras nos poníamos llenos de ilusión y esperanzados, con voluntad y no pocos tropezones,  a la tarea de conocernos, de aprender a querernos, de aprender a renunciar a nuestros pequeños y grandes egoísmos para darnos con generosidad al otro.

Más tarde nos casamos y de nuevo el mismo interrogante ¿Y AHORA QUÉ?

Y tuvimos que aprender a vivir en común, (tarea no siempre fácil), para ir resolviendo en la convivencia diaria, la dichosa pregunta.

Vinieron nuestros cuatro hijos y con cada uno de ellos, junto con el pan debajo del brazo, el mismo interrogante ¿Y AHORA QUE?

Tuvimos que aprender a ser padres. Intentamos, casi siempre inútilmente, ser sus amigos. Aprendimos a ser confidentes unas veces, cómplices otras, enfermeros de cuerpo y de alma otras, educadores siempre. Y así, día a día, fuimos resolviendo con ellos y para ellos, a duras penas en ocasiones pero con la misma ilusión del primer día, la pregunta que ocupa esta reflexión, acrecentándose al mismo  tiempo nuestro amor, por tanta vida en común empleada en dar una respuesta adecuada a esa pregunta.

Más tarde el destino aposentó el infortunio en nuestras vidas con crueldad desmedida y de nuevo, más acuciante, más compleja, más hiriente que nunca, la misma pregunta ¿Y AHORA QUE?, He de confesaros que en esta ocasión aún andamos extraviados, desorientados, tardando en encontrar respuesta, haciendo nuestras aquellas palabras de Benedetti:  “Cuando creíamos tener todas las respuestas, cambiaron de repente las preguntas. En esta circunstancia adversa, algo tocados pero en ningún caso hundidos, el esfuerzo requerido es mayor, pero la pregunta va siendo respondida.

En esa tarea estamos y en ella seguiremos porque la búsqueda de respuesta a esa pregunta ¿Y AHORA QUE?, siempre presente en nuestra vida, ha ido aportándonos no sólo felicidad, sino un enorme sedimento de solidez y estabilidad en nuestra relación.

Esta es la pequeña historia similar a muchas otras, de la pregunta que ha marcado toda nuestra vida. Escrita, como la ocasión requiere, desde el corazón.

Segunda aportación.



Desprende el tiempo, 
del corazón humano, 
las malas horas. 
Más aportaciones desde el corazón en el blog de María José

26 comentarios:

  1. Una muy buena pregunta Pepe, para ir contestandola así de a poquito y desde el corazón. La vida da y quita segun su antojo, suerte contar con el mayor apoyo que se puede tener, el Amor. Felicidades a los dos por ello.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un hermoso relato, Pepe. Esa pregunta creo que es la que nos hacemos la mayoría, día a día: ¿Y ahora qué? Pues ahora a hacer lo que mejor que se pueda, y a seguir caminando.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pepe...has escrito tan bonito!
    Si no se escribe desde el "corazón",es imposible ser uno mismo,aunque respeto a quien escribe desde su "mente razonada".
    La pregunta que has elegido, se siente en cada decisión,a cada instante de vida,en cada situación ,en el camino de la vida como si de una espera se tratara y creo que así es.
    Pero como dices,el dia a dia,el aprender a vivir los momentos ,los hijos ,los duelos,los retos...va siendo más respondida.
    Pero sé que esa pregunta....no dejará de estar presente para los seres inquietamente existenciales.
    Toñy es un Plateruco precioso.Dale mi abrazo
    Besucos amiguco y genial entrada!!

    ResponderEliminar
  4. Siempre has escrito con el corazón, por eso nos llegan tus entradas, pero hoy, sinceramente, con esa simple pregunta te has lucido. Has ido contestado y caminando junto a tu compañera, y esa pregunta que aún no tiene respuesta clara, yo creo que un día la tendremos, porque todos tenemos un ¿y ahora que? sin responder.
    Como siempre un placer leerte. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  5. Es curioso como la pregunta era como un peldaño que había que subir, y por lo que se puede deducir se salvaron todos, a pesar de que un día pudieran cambiar las preguntas.
    Un buen relato de corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues opino lo mismo sobre el escribir, abrirnos el corazón a golpe de letra muy sentida, trabajando el idioma cada día, exponiendo sentimientos, ideas, encontradas, diversas ¿y ahora qué?

    Pepe amigo, la respuesta la das tú mismo, ahora, paso a paso a vivir compartido lo que la vida nos eche, participando en pareja, en femilia, aprendiendo, cayendo y levantándonos, ahora, delante la vida. Has encontrado la bendita, amorosa forma de responer a ¿ahora qué? Me llegó muy "jondo"en el corazón tu escrito.
    Besitos y a la maravillosa Toñi, nos vemos.

    ResponderEliminar
  7. Pucha,una pequeña pregunta que puede servir de guia en tan largo trayecto.Creo que fue una buena brujula y tal vez tenerla a mano sirviò para darte siempre el Norte cada vez que lo requerias.

    saludazos desde el corazon

    ResponderEliminar
  8. Esa misma pregunta me hizo mi madre cuando la dije que me casaba y aún no se la he contestado porque lo ha hecho poco a poco la vida y el tiempo.
    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  9. Esa sencilla pregunta que ha ido a vuestro lado en cada momento de cambio de vuestra vida, qué difícil de contestar habrá sido en algunas ocasiones!.
    En estos momentos de mi vida me la estoy planteando yo. Una enfermedad....quimio...¿y ahora qué?.
    Como dice Natàlia, cayendo y levantándonos. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. no voy a entrar hoy en el intinmismo, no por que no quiera o por otras causas que impliquen..bah, ya me estoy enrollando¡¡ quiero decir que desde que he comenzado a leer este jueves tuyo, tengo una cosa clara: no hay pregunta así, como tú, vosotros la formuláis..bueno, sí la hay por que de hecho está escrita, pero esa pregunta no creo que tenga respuesta...no, no señor, no la tiene...por lo tanto, sería menester casi no hacerla...¿por qué digo esto? pues por que las respuestas del futuro no las tenemos nosotros. no las tiene nadie.esas posibles respuestas, muy entre comillas la palabra esta pluralizada, las da el día a día..pero nunca como respuesta a una pregunta previamente formulada, si no como respuesta a un quehacer diaria, a un momento del presente...las circunstancias marcan las respuestas que aunque parezcan tener que ver con una cuestión interrogante inicial, yo considero que no...el entorno suele cambiar...no.cambia, nootros cambiamos, el amor con el tiempo, y esto lo digo a modo de ejemplo, se transforma en otra cosa,llámalo amor si quieres, pero es distinto...así pues, si todo va cambiando, no se puede responder a una pregunta que en nada, también entre comillas, tiene que ver con el instante de ahora...
    no sé si me he explido bien...sí sé, sin embargo, que algo de trampa he hecho en esta reflexion...lo sé, soy consciente...pero ello, creo yo, no cambia el hecho esencial de que no se puede responder a ea pregunta nunca...en general no se puede responder a ninguna pregunta que haya de ser respondida en el futuro, creo yo...pues...etec..no sé...reflexiones y más reflexiones...
    hoy, un beso entero...ah, pero sin acostumbrarse, que esto es un comentario en los coemntarios siempre se deja medio beso.

    ResponderEliminar
  11. Es cierto, lo que siempre me ha gustado de tus escritos es ese desbordante corazón que siempre habla por tus deditos, ese amor que siempre desprendes por todo y por su puesto por esa gran mujer que te acompaña y que tantas ganas tengo de conocer, espero que sea en vuestra hermosa ciudad en Junio y el Haiku me encanta, el corazón siemrpe habla amigo mío, o con miles de palabras que emocionan o con tres simples versos que emocionan, que duelen, miles de besosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  12. Una pregunta de evaluación contínua y con respuesta siempre cambiante siempre actualizable.
    Pero creo que sacis sobresaliente en la respuesta a ese examen de una única pregunta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. En un primer comentario, basado en la primera parte, te diría que coincido en una opinión. Me gusta jugar a ganar, pero no me gusta ganar, porque cuando lo has logrado viene esa pregunta: Y ahora que?, era más interesante jugar.
    En un segundo comentario, a la parte final, diría que la vida no es justa, que aunque se haga todo lo bien que se debe, a veces nos golpea con fuerza.
    Pienso que la respuesta llegará, lo creo porque os conozco a Toñi y a ti.
    Un abrazo muy fuerte a ambos.

    ResponderEliminar
  14. Siempre leo latido a latido tus entradas, sístoles y diástoles en tus palabras escritas.
    Desde el corazón como siempre escribiste sobre aquella pregunta “¿Y ahora qué?” Tu mujer la puso en el aire y os ha acompañado siempre, en lo bueno y en lo malo, y siempre vuestros corazones os han respondido hasta el siguiente “¿Y ahora qué?”y así habéis ido tejiendo una vida juntos en un camino que no ha sido fácil. Un beso grande a los dos.

    ResponderEliminar
  15. Solo te deseo que no te falte nunca el ¿Y ahora que?.

    Beso sistolicos

    ResponderEliminar
  16. Pepe: yo sé que no siempre voy a tener todas las respuestas, y ni siquiera se cuales serán las preguntas, o si son tramposas como dice Benedetti, que cuando uno se sabe las respuestas, cambian. Es cierto que no me gusta tener que improvisar, ¡ojala hubiera ensayo para la vida!, pero no!, lo único a lo que puedo humanamente aspirar es a estar a la altura de las circusntancias, ..eso espero siempre..aunque asusta! loc confieso.
    Me ha emocionado profundamente tu relato, tu sentir, tus emociones se exponen se desnudan una vez mas. Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Lo se Pepe, no puedes escribir de otra forma porque todo tú, entero y verdadero, eres corazón. Cierto es que cambian las preguntas, las respuestas, perdemos cachitos, pegamos otros, se nos acaban las tiritas y sobran parches pero aunque al final no se parezca ni siquiera ya un corazón es la memoria de todos y cada uno de nuestros latidos, los que nos hicieron caer y los que nos hicieron ponernos de nuevo en pie y seguir caminando. Con todo el mío, un abrazo por duplicado : )

    ResponderEliminar
  18. y es vedad lo que dices no se puede escribir de otra forma sino desde el corazón...
    y ahora que? es la preguta que creo que todos nos hacemos en el dia a dia al enfrentar alguna situación... y es la que nos lleva a seguir adelante para seguir avanzando o no?

    ResponderEliminar
  19. Quizá sea el momento de dejar de hacerse la pregunta... porque la respuesta ya la sabes: ¡Ahora tú!

    Ese tú, es muy amplio, en él está tu familia, vuestros proyectos, vuestro día a día, vuestras adversidades.

    La revalida está pasada con nota, lo que viene a continuación es vivir la asignatura.

    Relato doblemente bello, contenido y continente que conectan con limpieza y nos alegra pensar que esa pregunta la va respondiendo (como dice Dylan) el tiempo.

    Abrazos a pares.

    ResponderEliminar
  20. Desde el corazón te comento que me has llegado al corazón. Por el amor que muestras en tus palabras por ese no rendirte ante la adversidad por valorar a quien contigo ha recorrido paso a paso este sendero que llaman vida y que a veces es muy difícil de transitar.
    Besos y gracias por participar

    ResponderEliminar
  21. Muchos nos hacemos esa pregunta cada vez que en la vida iniciamos un nuevo camino. Supongo que cuando hay tanto amor y alguien con quien compartir el trabajo que supone es menos duro en las adversidades y fluye hacia las respuestas. Me gusta la sencillez con que lo planteas con sus claro oscuros, compartir y saberse acompañado es importante...

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Hola, ola de mar...
    Como tú, jamás he escrito nada que no saliera del corazón. Ni siquiera cuando me pongo a divagar, siempre el origen se encuentra en alguna emoción, sentimiento.
    Esa pregunta, supongo que sin formularmela me la he hecho. Es la que guía nuestras vidas, más bien la pregunta que arranca el siguiente paso.
    No me canso de escucharte hablar sobre Toni. Ya sabes el desconcierto y admiración que el amor me provoca. No me canso porque me recuerdas algo que no debo olvidar.
    Me gusta tu Haiku, el corazón generoso, siempre guarda en su memoria todo los momentos de luz.
    Un beso
    del
    Aire ( uno para cada uno)

    ResponderEliminar
  23. La vida te ha demostrado, y lo ha hecho con dureza muchas veces, que siempre se sigue...que siempre hay un adelante, hacia donde ir.

    Sí, la pregunta es muy adecuada, pero quizá haya que dejar de hacerla.

    Ahora se trata solo de seguir y al lado de Uds. estamos, ya ves, brindandoles apoyo y cariño.

    Ahora, la vida, y escribir, tan bien como lo haces, desde el corazón, desde qué otra parte?

    besos a los dos! (esa chica vale oro...!!)

    ResponderEliminar
  24. ...ah.. y gracias por cambiar la ventana, qué alivio!!! jajaja

    ResponderEliminar
  25. Hola Pepe, como siempre me encanta leerte, y si, yo se que siempre que escribes lo haces desde el corazón, si no fuese asi, muy probablemente no estuviese yo aquí, tengo la virtud de saber elegir a mis amigos, y tengo la suerte tambien de haberme cruzado con tus letras un dia, de haber entrado a tu antigua residencia y de volver innumerables veces porque me sentí y me sigo sintiendo cómoda en este otro condominio que aloja al mismo vecino. Y si, en ese constante Y ahora qué, nos vamos encontrando, fortaleciendo, admirando, respetando y queriendo, y aún cuando se suceden momentos inexplicables, indeseables, incomprensibles y dolorossos, seguimos intentando no hundirnos, sino encontrarnos con quien se nos adelantó.
    Un beso, para ti y nuestra Toñi

    Anny

    ResponderEliminar
  26. Hola Pepe:Estoy empezando a salir del silencio en que estuve estos casi dos años por el motivo que ya conoces.Cuesta mucho retomar las riendas de nuevo,volver a la "rutina"anterior por que nada volvera a ser ya igual.Bien podría hacerme la misma pregunta que planteas en tu escrito¿y ahora qué?...
    Un abrazo para los dos.
    isa
    Gracias por estar ahí todo este tiempo

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: