Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

28 de marzo de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato "Las fiestas de mi pueblo"


MAYO CORDOBES (Re-edición revisada)



Pertenezco a una tierra, a una cultura, excesiva en sentimientos. Una tierra caliente. A un lugar, el SUR, donde desbordarse, sobrepasarse, excederse, resulta algo natural y yo diría que genético.
 
Córdoba podría ser, en su querido mes de Mayo, un claro exponente de este derroche.
 
Con los primeros olores del azahar, con las primeras flores entreabiertas después del invierno, con la ropa de abrigo  casi retornada al armario, con el mes de Abril encaminándose a su segunda mitad, Córdoba se despereza, se transforma, se despoja de la piel que lleva el resto del año, se reviste de color, de luz, de primavera y se prepara para vivir con intensidad, su Mayo, el Mayo cordobés.
 
Ese Mayo que transforma a Córdoba en vergel, que engalana las paredes de sus patios con cientos de macetas floridas, mientras ve como su fisonomía de ciudad se ve alterada por las cruces de Mayo que proliferan por sus rincones y plazas, que contempla complacida como su tranquilidad se ve gozosamente alterada por la alegría y el bullicio de las Romerías de Santo Domingo y de la Virgen de Linares, por eventos como la Cata del Vino o la Feria.
 
Un recorrido breve por la cronología de eventos en este denominado Mayo cordobés, nos lleva en primer lugar a la Romería de Santo Domingo que se celebra en el penúltimo domingo de Cuaresma. Miles de romeros suben al Santuario de Scala Coeli, una joya del Barroco Cordobés mandado edificar por San Alvaro de Córdoba en 1427 para la Reforma de la Orden Dominica en España.
 
Con posterioridad, el día 1 de Mayo tendrá lugar la batalla de las flores, batalla incruenta y festiva donde previsiblemente se arrojaran entre espectadores y carrozas participantes, decenas de miles de claveles, sirviendo como florido preámbulo a un Mayo intenso y festivo.
 
Desde el 27 de Abril al 1 de Mayo, tendrá lugar el Concurso de Cruces de Mayo. Numerosas cruces, confeccionadas con claveles y adornadas de forma profusa con macetas, rejas, guitarras, mantillas, se distribuyen por todos los rincones y plazas de la ciudad.
 
Vestigio de una forma de religiosidad antigua y que sigue teniendo vigencia en muchos rincones de nuestra geografía, despojada ya del sentido religioso de antaño. Son visitadas durante todo el día pero principalmente de noche ya que, próximo a la cruz, siempre existe una barra donde tapear y música por sevillanas.
 
El día 6 de Mayo tendrá lugar la Romería al Santuario de Ntra. Sra. De Linares, fundado por S, Fernando en la conquista de Córdoba.
 
Entre los días 2 y 13 de Mayo, tendrá lugar lo que para mí y para muchos cordobeses es la fiesta más singular, la más entrañable, distinta y única del Mayo Cordobés. Entre esas fechas se celebra el Festival y Concurso de los Patios Cordobeses y el Concurso de Rejas y Balcones. 
Imagen obtenida de Internet

Imagen regalo de mi amiga Amalia
 
Durante esos días, decenas de patios cordobeses abren sus puertas, en un derroche de hospitalidad por parte de sus propietarios, orgullosos de exhibir su belleza singular, al visitante que recala en nuestra ciudad por esas fechas. Cientos de macetas adornan sus paredes, cultivadas, mimadas, queridas, amadas durante todo el año, para disfrute de sus habitantes, de avanzada edad en muchas ocasiones, que se sienten honrados simplemente con el reconocimiento de las personas que los visitan.

Como colofón de esta maratón de acontecimientos, nos espera la Feria de Nuestra Señora de la Salud en las postrimerías de Mayo. Este año, del 19 al 26 de Mayo.
 
La feria de Córdoba podría ser una más de las ferias que en Andalucía tienen lugar, si no fuera por su carácter marcadamente abierto que la distingue. La hospitalidad para todo el mundo es su seña de identidad más destacada.
 
En nuestra feria no existen recintos cerrados a cal y canto. Todas las casetas tienen la obligación de ser abiertas a todo aquel que quiera visitarlas. Es condición indispensable para contar con el permiso pertinente. Así, el visitante se siente cordialmente acogido. En nuestra feria, nadie absolutamente nadie, es extraño.
 
Me he extendido, lo sé y pido perdón por ello. Pero la pasión me puede. No quería dejar pasar la ocasión para mostraros un poco más mi tierra. Si teneis oportunidad alguna vez, veniros a Córdoba en Mayo en la seguridad de que vuestra estancia en mi ciudad, por esas fechas no os defraudará. 

Más amigos con ganas de festejos en el blog de Manu
 
 

30 comentarios:

  1. Pero que país tan maravilloso tenemos!!!!!
    Vengo dando una vuelta por la geografía y, bueno... Tengo la suerte de conocer tu tierra y, además, en primavera... No has exagerado "ni mijita"...

    Los patios Cordobeses de la Judería en primavera!!!!! una sinfonía de colores, olores, incluso sonido de tantas funtes...un regalo para los sentidos. Una fiesta, pero de las grandes...

    Un besito, querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Pepe,amiguco:
    Dejando entendido que todos los lugares son entrañables ,creo que el Sur tiene un marcado encanto,además particular,genuino,con olor a flores,a sol,a gente que a pesar de sus sombras,sabe sonreir,acoger ,bailar,cantar(si en todos los rincones hicieran algo así,otra cosa sería,porque la música templa el espíritu y por la ciudad todo es "seriedad".EN mi tierra,de tanta lluvia y grises,la alegría no deja de faltar, pero no es una de nuestras características.
    Imagino ese mundo de tanto color,los días de patios abiertos,de macetas cuidadas...EL Cristo en la noche con las guitarras...
    Tiene un hermosos aspecto.
    Y además Mayo..(sonrisa)es un mes precioso(y mi cumple,ja)para las fiestas
    Besucos ,escritor

    ResponderEliminar
  3. Hola pepe:
    Me encantaría ver y fotografiar esos balcones cordobeses debe ser muy pintoresco y autóctono.
    Besos
    Wendy

    ResponderEliminar
  4. La verdad, Pepe, es que lo explicas con tal calidad y pasión, que dan ganas de haceros unas visita. Me gusta como describes vuestras hospitalidad y se siente verdadera. Me lo apunto en la agenda (y no es broma)
    Buen jueves, sí señor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Debe ser precioso, a mí me encantan las flores, y ver esos patios engalanados para la ocasión, debe ser un gustazo. Desde lurego mayo es el mes por excelencia de Córdoba, ya lo veo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cuanto echo de menos ese olor a azahar, cuanto esa alegría exuberante del sur, el derroche de sentimientos que este norte me impide, con su primavera serena, con sus tonos límpidos que poco a poco irán cambiando el verdor de estos valles..
    Sin duda añorare ese bullicio y a esa Córdoba de fiesta.

    ResponderEliminar
  7. Me encanto tanto cuando fui a tu adorada Cordoba, el olor azahar...a sus gentes, hermoso lugar para disfrutar de todo...
    Genial te quedo vamos nos has servido de guia..ja ja
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. ¿Sabes? Justo estaba leyendo tu relato cuando me ha llegado el comentario que has puesto en el mío. Te digo como al amigo Manuel. ¡Me encanta Córdoba y sus patios! He ido en varias ocasiones y nunca dejan de sorprenderme. Una vez, de pequeña, también estuve en las cruces. ¡Menudo mes de mayo tenéis! ¡Anda que os podéis quejar! ¿eh? Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Tengo que ir a Córdoba a ver esos patios llenos de flores sin dudas.
    Afortunado Pepe, que buen lugar para vivir te ha tocado en el sorteo!
    Me encantó tu relato, por aqui no tenemos nada parecido a todo eso.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Las fiestas no sé, pero las flores y la compañía que nos ofreces me abren los sentidos y el corazón... como le decía a Carmen, no os pongáis tan sugerentes que nos plantificamos todos delante de vuestra puerta!!! Jajajajaja! Eso sí, con viandas y sacos de dormir... Es bromaaaaaaaa!!!

    UN besito a los dos.

    ResponderEliminar
  11. Me sumo al comentario de Any, y te agradezco por la profusión de detalles para contarnos la belleza de esas fiestas que ansío alguna vez llegar a conocer en persona.El desborde de flores y colores debe hacer del mayo cordobés algo sin dudas inolvidable.

    Un abrazo Pepe y te digo con sinceridad que me provoca una sana envidia!
    =)

    ResponderEliminar
  12. pasión al muestrario de tu córdoba en el mes de mayo le has puesto...de eso no tengo duda...
    hay una cosa que quiero destacar: dices más o menos que lo religioso ha perdido su carácter de eso, de religioso...ello me hizo pensar en aquellas èpocas en las que el cristianismo, listo él...las demás religiones supongo que habrán hecho lo mismo, pues nada nuevo hay a estas alturas bajo el sol...en aquellas épocas en las que el cristianismo se iba apropiando de las festividades nundanas...supongo que ahora estamos haciendo lo mismo...le insuflamos carácter de jolgorio a lo que en un principio era serio y muy religioso...
    por otra parte...sí, ya sabía de eso del mes de mayo y de los patios...ese espectáculo sigo pensando que hay que verlo...jaja, deberíamos haber quedado en ves de el mes de junio en ese mes..a alguien se le debió de ocurrir una fecha tan rara como la del 16 de junio...y ese debió de ser este que escribe..bueno, al menos en cuanto al mes,...
    creo que ya no digo nada más...
    ah, sí, medio beso, pepe.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. ¿Extendido? ¡NO! Me ha interesado y gustado mucho tu relato. Conocí Córdoba en marzo y me encantó y ahora la veo, en este relato, en mayo y siento que me perdí algo, tanto en lo sensorial como en lo humano y me dan muchas ganas de arrancar el coche algún fin de semana de mayo y ver esos patios, esa feria, que parecen tener mayor encanto del que ya viví y bien recuerdo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Pepe tan cerca como estamos y conozco tampoco que esto hay que remediarlo, pero ya. Solo imagenes no me es ya suficiente quiero respirar esos olores y pasear esas calles.
    Un placer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. érase una vez una ciudad donde el duende de la primavera cubría las paredes de flores cada mes de mayo... así me la imagino gracias a tus palabras, a la gente como tú que hace que esas flores sigan creciendo año tras año
    Un semillero de besotes : )

    ResponderEliminar
  18. Pepe, no has exagerando nada en tu linda descripción de la hechicera Córdoba .

    Eso si es verdad, por el sur somos muy exagerados/as, sin ir mas lejos, junto a la Mezquita hay un bar que te ponen una tapa de tortilla de papas, que te la comes y la estas almorzada.

    Me gusta mucho tu ciudad y en ella nos veremos todas/os muy pronto.

    Besos feriantes

    ResponderEliminar
  19. Tengo pendiente el ver esos preciosos patios llenos de flores y hacer mis propias fotos, Pepe. Aunque me considere isleña, porque llevo muchos años viviendo aqui,y amo esta tierra. No olvido mis raices, soy de un pueblo de Córdoba, Nueva Carteya. Y además, viví unos años allí, en mi adolescencia, así que adoro esa tierra.

    un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  20. Conozco tu ciudad menos de lo que debería, eso es cierto... He visto los patios cordobeses en el mes de Mayo y me encantó... ahora me queda conocer las cruces y vuestra feria, aunque de momento ¡nos vemos en Junio!

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  22. Pepe, tú y yo, y alguna mas que anda tambien por aqui, conocemos ese mes de mayo cordobes, esa sensacion de ciudad abierta al visitante que tan bien has descrito. Nos veremos en junio y todavia flotara el ambiente generado en mayo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hola, Pepe.

    Me he quedado con ganas de visitar esos patios cordobeses ¿Podrá ser verlos en Junio, en nuestro próximo encuentro?

    Lo de la barra para tapear al anochecer al son de la música junto a las cruces, no está mal pensado. Jejeje

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  24. Córdoba es un sueño, por muchas razones. Tú has agregado muchas más.
    Gracias por provocar las ganas de conocer lugares y disfrutarlos.

    besos!!!

    ResponderEliminar
  25. Y yo que he tenido la suerte de visitar Cordoba en mayo, es dificil contar tanta maravilla. Ahora, gracias a ti, conozco mas detalles. Todo un lujo, amigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Con que fruición y alegría describes las fiestas de una ciudad que nos consta que amas con locura.
    Que curioso, que no has necesitado abundar en las tradiciones en las que predominan la relación con los animales, los excesos (que siempre los hay)
    Excelente embajador de una Córdoba deseada.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  27. Me encantaría poder visitar tu lugar y participar de todas y cada una de sus festividades!!!
    Las contás de una forma tan linda que dan ganas de no perderselas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. parece que el pueblo florece con esta fiesta.... que hermosas imagenes. Un cronograma muy especial el del Mayo Cordobés. un beso!

    ResponderEliminar
  29. Pues sí Pepe se te nota apasionado, jejeje,enamorado de tu tierra, pero no te disculpes hombre. ¡No hay para menos! Qué patios, que belleza, qué aegría y esa hospitalidad de la que hablas... ¡qué buena cosa! Di que sí, saca pecho que no hay para menos. Ah! Y me ha encantado la fiesta esa en la que la gente se tira flores. Todo un espectáculo, seguro!
    Un abrazo, si el presupuesto lo permite, me gustaría ir al encuentro blogero en junio, conocerte en persona y disfrutar de esa tierra.

    ResponderEliminar
  30. Nos hemos conocido en un viaje maravilloso por Italia, y cuando te vi me di cuenta que eras un hombre bueno. Ahora que veo tus escritos, me doy cuenta que estaba en lo cierto y que tienes una sensibilidad y sentimientos que emocionan y te hacen trasladar a un sitio con duende, como es esa ciudad tan abierta y generosa con sus visitantes, Córdoba, la Sultana, de lo que doy fe. Gracias, Pepe. Eres un poeta.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: