Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

25 de abril de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. Manías, supersticiones, amuletos y otras “rarezas” varias.


A nuestra comunidad de vecinos se ha mudado un gato negro. Ha sido invitado por una amplia mayoría de vecinos a instalarse entre nosotros a cambio de que ejerza su maleficio, su vudú, su magia negra, la maléfica influencia que se le supone a su estirpe y su color, con los peligros que siempre acechan a cualquier comunidad de vecinos que se precie de tal. 

Algunos intentamos evitarlo pensando que sería peor el remedio que la enfermedad, pero no fue posible. Ahora, tras unos pocos días, incluso muchos de los que vieron conveniente su mudanza, están arrepentidos. 

Su gusto por la comida, lo ha manifestado con creces destrozando a zarpazos la despensa común. La sal, el aceite, toda la comida derramada por los suelos. No importa si con eso nos deja sin comer, él se alimenta. 

Ha entrado en nuestras vidas como elefante en cacharería. ¿Qué tendrá que ver aquí un elefante?. Tal vez porque sin orden ni concierto, loco de atar, poseído por el mayor de los desvaríos, con toda la fuerza que le dan su impunidad y nuestro miedo, está destrozando el edificio. 

Donde antes existían paredes viejas pero adecentadas, ahora, surcadas por las zarpas de un negro gato furibundo, aparecen a los ojos de todo el vecindario llenas de grietas, desprendida de ellas la mezcla y la pintura. 

Al igual que la despensa, el botiquín donde guardábamos las vendas,, el yodo, las tiritas y algún que otro fármaco, está siendo pacto de su insensata locura. Si nadie lo remedia, tendremos que acabar fabricando remedios naturales con las plantas del jardín, si es que no acaban resecas  y mustias, mal abonadas por sus asquerosos excrementos.

Víctima propiciatoria de su ira incontrolada, el  espejo de la entrada, ese que nos devolvía amable la mejor imagen  de nuestro yo, nos muestra ahora, en mil pedazos  reflejada, la cara del miedo, de la sorpresa, de la indolencia, del conformismo.

No se escapa de su afán demoledor la biblioteca. Ese espacio  que los vecinos con dedicación y esfuerzo hemos ido construyendo conscientes del papel de la cultura como elemento vertebrador, lugar de encuentro y convivencia. Tiene nuestro incómodo inquilino una extraña predilección por los libros. Disfruta destruyéndolos, despedazándolos, Parece como si presintiera que para eternizar su dominio, es conveniente destruir la biblioteca.

Dueño y señor de los espacios comunes, nos obliga a pasar, temerosos de sus fieros maullidos, entre la pared y la escalera, que poco le importan a él nuestras estrecheces y menos aún nuestras supersticiones.

Sólo se libran de su insultante agresividad los vecinos de los áticos. Ellos tienen las viviendas más espaciosas, las más soleadas, dotadas de biblioteca propia, despensa y  botiquín. En sus proximidades el negro gato ronronea, se frota mimoso en las piernas de sus inquilinos, reclamando favores y caricias. Ni siquiera se atreve a arañar sus relucientes y barnizadas puertas. 

¡Cuatro años!. Lo más grave es que el contrato con el que ha venido bajo el brazo, dura cuatro años. Tal vez para entonces, si es que aún queda algo en pie en nuestra comunidad, algo que guardar y preservar, hayamos aprendido la lección, la amarga lección de que un gato negro, con negras intenciones, nunca será un buen garante de la tranquilidad para una comunidad de vecinos.

Más  manías, maleficios, supersticiones y amuletos en el blog de nuestra amiga Cristina

23 comentarios:

  1. ¡Menudo inquilino! Me ha gustado mucho la manera en la que has ido enlazando las diferentes supersticiones a través de las peripecias de los vecinos de esa comunidad a la que, visto lo visto, es mejor no pertenercer... Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pobres vecinos... nosotros lo teníamos viviendo de okupa en el tejado... lo descubrimos por un aromilla que nos llegaba a través d ela ventana en verano...

    Un besito a ambos y enhorabuena, me gustó.

    ResponderEliminar
  3. Pobre vecindario, de la mano del dichoso gato negro, odas las maldiciones del mundo!!!!!! y es que ya sabemos eso de:
    Haberlas, hailas...

    Muy bueno, amigo, como siempre.

    ResponderEliminar
  4. Siempre ha habido clases,ya sabes, y los de las alturas están muy bien en sus alturas, no como los pobres de abajo.
    Muy bueno.
    Un beso
    P.D lo de la biblioteca si que no se lo perdono

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja, ¡Muy bueno, Pepe! "Mardito gato" si es que ya se sabe que el remedio siempre el peor que la enfermedad ¿a quién se le ocurre? :)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Vaya gato,¿a quien se le ocurre dejarlo entrar en la comunidad? Será dificil echarlo, una vez dentro se ha hecho el dueño y señor. ¡Madre mía!
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué buena narración y qué ingeniosa la forma de hilvanar el texto. Tendré cuidado con los gatos negros, cuidaré de no tirar la sal, de no meterme en sitios inapropiados y cuidar con mimo los espejos de mi casa, no pasaré bajo las escaleras y además seguiré estando atenta a mis propias supersticiones. ¡Vaya trabajo!. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Eso pasa por apostar al supuesto poder del pobre animal, en lugar de limitarse a adoptarlo como simple mascota!...como quien no quiere la cosa, a su paso se las ingenia para desparramar su maleficio entre quienes buscaron utilizarlo a él! jejejejee
    muy ingeniosa historia que nos dibuja , al imaginar las escenas, una sonrisa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Y si, tal como lo mencionaste en mi nido, nada tiene en comun este gato y el que yo pinto, o quiza si, es posible que mi gato apolineo el que tambien vive en la vecindad no haya tenido acceso a la biblioteca temeroso de la ira de este compañero lambiscon y traicionero.
    Cuando me hablaste alla del gato vino a mi mete el cuento de Allan Poe, si no mal recuerdo titulado el gato negro, aquel horripiloso que estaba entre la pared junto al hombre que el protagonista del cuento habia asesinado, si, creo que esa es la mas poderosa razon por la cual no me gustan los gatos! Lindo escrito Pepe, un abrazo extensivo a Toñi.
    Anny

    ResponderEliminar
  10. El gato negro, verdadero terror para cualquier supersticioso. ¡Pobrets!, jejeje, la fama que arrastran es milenaria. Aunque parece ser que a tu protagonista si que le venía muy bien ese sambenito. Y desde luego pena dan esos pobres vecinos.
    Nos has mostrado toda una retahila de supersticiones mundanas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pepe para ese gato lo mejor es llevarle una gatita seguro que acaba son sus manias de fastidiar a los vecinos porque tendra la gatita que lo fastidiara a el.. ja ja
    Muy buen relato.
    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Caramba Pepe, ¡vaya relato! en el entorno de lo magistral.
    Si, amigo, hemos (han) firmado con ese gato negro un contrato por cuatro años y creo que no quedará piedra sobre piedra al terminar el primer año. Creo que el gato negro ya imponía sus normas antes de llegar al poder, pero que con este "nuevo contrato" lo hace más descaradamente.
    ¿Qué decir? Por decir, que Dios nos pille confesaos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Juan Carlos por ser capaz de leer más allá del envoltorio, más allá de lo anecdótico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, Pepe.

    Te he "captado" hacia la mitad de tu relato. ¡Sublime! El símil es ingenioso y perfecto. Nada más nos queda que "atarnos los machos" y aguantar la embestida gatuna.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  15. lo primero qe he pensado es que pepe se ha salido de sus esquema: largo el relato. lo segundo que he pensado es que pepe estaba muy pero que muy inspirado. lo tercero que he pensado es que al amigo poe lo tenía por ahí, por sus mientes...
    y lo cuarto que he pensado es que me ha encantado dicho relato...si hasta ha insertado supersticiones por entre medias¡¡...si hasta el gato es el mismo DIABLO¡¡¡
    como de costumbre,pepe, con su prosa limpia y clara...
    medio beso, pepe.

    ResponderEliminar
  16. Bueno, con la ayuda del vecino... primero me deslumbré con el relato, pero después capté su esencia y por ello mis felicitaciones.... y en todo caso también mis condolencias, si caben.

    Besos y abrazos mil, el tiempo pasa rápido, pero lo que viene después tampoco se sabe si será mejor...qué mundo Pepe, qué mundo!!!

    ResponderEliminar
  17. Menudo gato en la ciudad de los ratones. A los pobres ciudadanos se la dieron con queso. Imagino que los libros de contabilidad de la comunidad están guardados en el palacio de cristal, para que nadie toque las cuentas nada más que ellos.

    Una inteligente alegoría sobre lo que nos espera todavía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Los gatos son así suaves, mimosos, ronroneros, pero poco a poco tras ganarse alguna que otra confianza, que no toda, van imponiendo su fuerza, el poder del león, felino es ¿no?. Nos enseña las uñas, garras afiladas, PERO SON TAN SUAAAAVES.
    Envianos unas fotos del edificio tras ese año primero, de los otros ni te hablo.Miaaaaaaauuuuuuu.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me pareció haber visto un "lindo gatito" -como decía Piolín, solo que de lindo: nada! Más bien de temer!
    Entiendo que el relato viene con mensaje subliminal entremedio, así que además de felicitarte por lo bien llevada la historia, agrego un plus por tu sutileza! Genial! (bueno, genial hasta por ahí no más... cuatro años, son cuatro años! menudo inquilino!)
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  20. Pues si querido amigo,cuando apostamos por alguien en nuestra vida,aunque sea un gato negro jajjajaj, deveriamos de ser mas astutos y pensar que cuatro años de estropicios pueden convertirse en una terrible condena.
    Me gusto tu relato sagaz y socarron, a la vez que sutil.
    Un beso sin garras querido amigo.
    Y el deseo de que encontreis/ mos...El modo de parar ese uracan con patas jajaajja .

    ResponderEliminar
  21. gato negro, verde rojo o blanco... es simplemente la ferocidad y furiosidad de aquel gato mal criado y fundido jajaja

    ResponderEliminar
  22. Yo tengo una gata negra, esta sentada en mi regazo y me esta mirando extrañada como si entendiera que se esta contando una historia de uno de sus congeneres algo desastre (esta es una bendita
    ) ajajaja. Pobre comunidad y hasta dentro de cuatro años no hay elecciones ¿a que me recuerda a mi eso?
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Hola Pepe:
    Yo, que tengo gatos de mascota, alguna vez si he tenido uno negro azabache, de mirada penetrante, ronroneo encantador y mañas como él solo...pero lo que mas los controla es un buen rociador con simplemente agua...aeso le tienen tanta manía, que se van espantados...eso como sugerencia
    besos
    Wendy

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: