Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

27 de diciembre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: "SUEÑOS"




El mundo de los sueños tiene mucho de evasión de la realidad. Mientras dormimos acuden a nosotros imágenes, situaciones, acontecimientos irreales que son vividos como si realmente estuvieran sucediendo. Los sueños, con igual intensidad, nos inundan de pánico angustioso que de sensaciones de placer y bienestar. Después, con el despertar, todo queda atrás en el onírico universo de los sueños. A veces recordamos lo soñado, otras sólo nos queda el malestar o bienestar de las sensaciones soñadas y un ligero atisbo de recuerdo. Otras, ni siquiera eso. 

Otro tipo de sueños, aquellos que han dado origen a la expresión “soñar despierto”, nos instalan estando despiertos en el mundo de la irrealidad. Damos por cierto aquello que no solamente no lo es, sino que dista mucho de serlo. Lo peligroso de estos sueños es que tenemos una percepción distorsionada de la realidad, llenándonos de confusión sin que seamos conscientes de la misma. 

Después están aquellos sueños, tal vez sería mejor decir deseos, por llegar a unas metas, por lograr objetivos distintos y distantes, que casi siempre chocan frontalmente con nuestra realidad cotidiana, con nuestras limitaciones y lo que es peor, con nuestras actitudes. Es hermoso soñar. Diría que es una cualidad profundamente humana. Nuestra especie ha evolucionado gracias a esa capacidad de soñar. Pero a la capacidad de soñar hay que adjuntarle la laboriosidad, el esfuerzo, la constancia, el tesón, la tenacidad de no desfallecer. 

Soñar sin pagar ese canon, sin haber realizado ni el más mínimo esfuerzo por lograr lo soñado, nos sitúa entre la inmensa legión de aquellos que creen ser merecedores de todo sin haber aportado nada.

Si por el contrario perseguimos la consecución de nuestros sueños, la satisfacción de su logro será enorme y nuevos sueños vendrán a sustituir a los logrados. Otras veces tal vez no veamos recompensado el esfuerzo, la dedicación con la realización de los mismos. En ocasiones por propia incapacidad, otras por las zancadillas, por los insalvables obstáculos con los que nos encontremos en el camino a recorrer. Con seguridad nos sentiremos frustrados, pero igualmente habremos recorrido un enorme trayecto en nuestro crecimiento personal.

Por último, soñar por soñar, tal vez  los sueños más merecedores de tal nombre. Aquellos que nos permiten, siendo conscientes de su naturaleza onírica,  dejarnos  arrastrar por su fantasía, por su magia, sin más pretensiones que el simple placer de ser poseídos por ellos, de evadirnos, de sentir en nosotros su vivificadora influencia.

Os dejo una refrescante imagen que tiene un poco de todo lo anterior. 
 

Más ensoñaciones vividas y narradas, en el blog de nuestra amiga Tere
     

21 comentarios:

  1. Esos sueños que nos permiten evadirnos de la realidad, aunque sea por un instante, y pensar que todo puede ser mejor o diferente...
    Es bueno y necesario tener sueños, auqnue sepamos que nunca se cumplirán.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. En los sueños, está los restos diurnos, pensamientos dominantes del día. Y también es un mecanismo para poder dormir, a pesar del ambiente. Los estimulos exteriores son interpretados como parte del sueño. Así que no son sólo evasión, tambien son una forma de interpretar a la realidad.

    ResponderEliminar
  3. Los sueños son en muchas ocasiones un reflejo de lo que deseamos. Eso mientras dormimos, cuando estamos despiertos los sueños son el motor necesario que nos impulsa a no desfallecer y a buscar el camino paa lograr nuestras metas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Soy de los sueños que describes en tu último párrafo, son fundamentales.
    Gracias por el manual, interesante.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego si uno no lucha por lo que sueña ¿Quién lo hará? Y lo de soñar para evadirse, va bien sobre todo para dejar las tensiones acumuladas durante el día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Soñamos deseos, temores y carencias pero cuando nos enfrascamos en las ensoñaciones lo que nos empuja es la fantasía, el alejarnos de la cruel realidad para recrearnos en un mundo sin dolor.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Certero recorrido por los sueños, fantasías parceladas a medida mientras tenemos los ojos abiertos.
    Lo que ocurre mientras dormimos, incomprensible e indescifrable, fuera de toda razon, nos mantiene alerta, vivos, espectantes...
    Soñemos de cualquier manera para renovarnos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Amigo, haces un repaso sobre los sueños. Para mi son una parte de la vida, si no soñara no escribiría. Escribir es, para mi, darles forma de letras, es decir, encajan en el último parrafo, ese en el que hablas del soñar por soñar.
    Un cariñoso y fuerte abrazo, para ti, otro para Toñi y también para vuestros hijos.

    ResponderEliminar
  9. elijo, y creo que siguiendo un poco el tono de tu texto, hacer una digresión de la primera parte de tu texto...y elijo esto para que a su vez me sirva de comentario...
    así que a veces nos acordamos de los sueños y otras veces no y ...pepe, desde mi punto de vista, al menos, las pesadillas, que sueños son, al recordarnos de ellas, nos suelen joder una parte del día...ahora mismo no podría decir que los sueños placenteros y recordados, produzcan el efecto contrario por que no lo recuerdo. bien, partiendo de esto, ¿te imaginas que los sueños bien que pudieron ser una base para creer en lo transcendental en una época de la historia de la humanidad? yo siempre creí que sí...
    medio beso...

    ResponderEliminar
  10. Veo que tienes amplia experiencia en esto de soñar y por lo que veo has materializado muchos, aunque digas que no "onirizas" demasiado. Cachis qué bueno es dormir.... te das cuenta .... dormir hasta puede que eternamente, sea esté muy bien. Bsss y felices días.

    ResponderEliminar
  11. Hola, Pepe. Esta semana me he animado a escribir y os visitaré en la medida de mis posibilidades.
    Me ha parecido un análisis de los sueños completísimo y muy interesante. (La música es una preciosidad, la estoy oyendo). Hay tantos sueños por vivir, por desechar, por crear y por SOÑAR, ojalá nunca dejemos de hacerlo. Un beso, Pepe.

    ResponderEliminar
  12. Un buen catálogo de sueños, pero ninguno está a la venta. Cada uno de nosotros tiene los suyos propios, los unos y los otros, los que te llegan sin querer y los que queriendo no hay forma.

    Paciencia, la vida esta hecha de sueños realizados, el problema es nunca nos dicen cuántos son los buenos y cuántos los malos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Los sueños son algo así como vías por las que drena nuestro subconsciente. Los sueños son objetivos que nos incitan a esforzarnos. Los sueños son fantasías en que evitamos la realidad que nos duele.
    En fin, los sueños... sueños son y has hecho un buen raconto y estudio de ellos, imagen refrescante incluída!

    Un gran abrazo, de una soñadora (espero no de las peores, jajaja)

    ResponderEliminar
  14. Todo lo que nos dices queda resumido en ese maravilloso Manual de los sueños, el cual te voy a copiar, creo en todo lo que dice, y gracias a Dios, pese a las adversidades con las que te cruzas mientras vas haciendo camino, no he perdido las ganas de soñar con un mundo mejor, creo que si todos unimos nuestros sueños lo podremos conseguir.
    Besitos dobles y que nunca dejen de soñar, ni Toñi ni tú.

    ResponderEliminar
  15. Excelente reflexión y clasificación de los sueños, los hay de todo tipo y todos forman parte de nuestra vida.
    Me gustó mucho ese manual que nos dejaste.
    Habrá que tomarlo en cuenta para poder manejarnos mejor.
    Un abrazo enorme y muy feliz año 2013

    ResponderEliminar
  16. Este es un manual para tener en cuenta a la hora de vivir. No quedo nada sin explicar o comentar. Un abrazo Pepe Feliz año y que el 2013 venga cargado de sueños y proyectos

    ResponderEliminar
  17. Una excelente exposición Pepe, formas de soñar, que todos de una forma u otra hemos llegado a tener, yo soy soñadora aunque con un pie sobre la tierra por si acaso.
    Este manual lo guardo, seguro que me vendrá bien releerlo de vez en cuando.
    Un abrazo y mis deseos de paz y felicidad para este año que vamos a comenzar.

    ResponderEliminar
  18. El caso es que deseamos soñar, soñamos desear, anhelamos sueños pasados... a veces me he preguntado si no es parte de la insatisfacción, de ese deseo del hombre por abarcar más. Buena reflexión la tuya.
    Feliz entrada de año!!
    Un abrazo y besos para compartir.

    ResponderEliminar
  19. me encantaría tener ese manual de sueños para soñar en tiempos difíciles!

    un abrazo, Pepe y un 13 de lo mejor!

    ResponderEliminar
  20. Hola, ola de mar...
    Me llama la atención de los sueños, los que tenemos despiertos y los otros, que el cerebro lo vive como si fuera realidad, nos hacen sufrir o nos alegran los días. Ultimamente no sueño mucho, supongo que algo de mí se está perdiendo. Ese manual de sueños..., a mi tambien me vendría muy bien Pepe. Quizá escriba sobre ello :-).
    Feliz Año Nuevo tengáis tu y Toñi , que no os falte nunca, un motivo para sonreir.
    Os deja un beso, o dos
    Aire

    ResponderEliminar
  21. Acaso la vida no es un sueño necesario para caminarla?
    Y que no nos los roben !!!
    Besucos de vuelta,amiguco.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: