Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

7 de febrero de 2013

Este jueves, un relato: "Un segundo de eternidad"



 Momentos convulsos. Vividos con una extraordinaria intensidad, sin concesiones al descanso, sin tiempo para la distracción, entre entrecortados jadeos, en ese pequeño y a la vez cónmplice campo de batalla que es la cama.

Momentos apasionados, pletóricos, expectantes, momentos con el sudor como testigo del empeño de dos cuerpos en tensión por buscar la culminación deseada, el instante final, único, mágico, irrenunciable e irrepetible. Ese segundo eterno, pleno, en que el insoportable dolor y la tensión acumulada se desvanecen para ambos, recompensando su titánico esfuerzo. Momento del parto en que una nueva vida emerge, como un milagro prodigioso, desde el vientre materno.

Mas segundos  eternos, los podreis encontrar en el blog de nuestra amiga: Cecy

30 comentarios:

  1. Wooommmm !!!!

    maravilloso, majestuoso y bendecido momento...

    ResponderEliminar
  2. Pepe, también yo pensé que ese segundo del nacimiento de un ser es el más intenso, el que podríamos llamar eterno, luego mi inspiración quiso ir por otro camino y ya sabes que es la que manda.

    Has llevado muy bien la narración porque nos haces creer otra cosa.

    Un beso para ti y para tu musa.

    Leonor

    ResponderEliminar
  3. Tu y Medea han acordado en este segundo eterno. Si, lo es, después de tanta espera, lucha e intenso dolor, llega la vida que te acaricia de nuevo, y dichosas madres que en nuestros brazos hemos podido disfrutar el milagro de un nuevo ser, es un gran segundo de eternidad.

    Gracias Pepe, por acompañar estos segundos y en este caso, tan único y sublime.

    Un beso:)

    ResponderEliminar
  4. Parece que empieza encargando el niño, y después de un punto nace. ¡Qué vida más rápida! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi intención era embarcaros en la aventura del encargo, cuando en realidad estaba describiendo el proceso del parto con dos protagonistas, madre e hijo empeñados en la tarea de parir y nacer respectivamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me has engañado Pepe! Bueno, debo decir, me has despistado! El comienzo lleva a creer que es el acto de amor hacia la concepción (y en definitiva puede serlo igualmente, implícito de alguna manera) derivando al acto de amor del nacimiento y todo el esfuerzo que conlleva. Ambas acciones, tienen su premio en definitiva: la vida! Y para toda madre/padre, se trata de los instantes que más uno registra dentro de los parámetros de lo que quisiéramos fuera eterno por la felicidad que encierran. Muy bueno!
    Besos y lindo jueves!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. Son momentos duros (físicamente) de los mejores que una mujer puede vivir, como es traer una nueva vida a este mundo.

    Bss.

    ResponderEliminar
  7. no sé, pepe, me persigue desde ayer y por causa de una lectura en la que ando embebido y por causa vuestra que os ha dado por hablar del parto...no sé, eres el primer hombre que habla de ello...eres el primer varón-escritor-compañero que habla de ello..en mis lecturas, claro..y yo sigo preguntándome si nosotros los varones podemos tan sólo atisbar ese momento mágico...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  8. Pues veras, Gus: Parir, lo que se dice parir, como que no. Juro que yo no he parido. Pero.... he asistido a un parto y además, Toñi me ha contado las sensaciones que ha sentido en los cuatro que ha sufrido o gozado, según se mire. Así, que aunque sea de oidas, alguna noticia me ha llegado.
    Ah, medio beso mío un uno entero de Toñi.

    ResponderEliminar
  9. Es para aplaudir el que hayas sido capaz de ponerte en la piel de quien alumbra una nueva vida. Instante único, como únicos los instantes del intento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Un suspiro para vivir un fragmento y otro suspiro para seguir una eternidad...

    Qué emocionante, Pepe. Vital y nostálgico.

    Un beso a los dos de los cuatro, total ocho!

    ResponderEliminar
  11. Hola Pepe,

    Me pongo en la larga cola de los que te felicitan por escoger entre todas las posibilidades esos dos momentos felices, extraordinarios siempre.

    El primero por describirlo como lo haces, y el segundo por inesperado en relato de "varón". No me extraña que recoja tanta satisfacción por parte de las lectoras...

    Bien por la tensión y la emoción que desprenden las palabras escogidas.

    Un abrazo
    Sani

    ResponderEliminar
  12. Pepe te doy las gracias por este bello homenaje que brindas a la mujer, en estos instantes tan decisivos para los dos....mama e hijo.
    Tus palabras tan delicadamente usadas, y con tanto cariño, hacen de tu relato algo supremo.
    Besos querido amigo.

    ResponderEliminar
  13. Momento desde luego mágico y eterno el del nacimiento de un hijo. celebro que tú, un varón hayas escogido ese momento, y por eso te doy las gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Qué bonito,me has puesto la carne de gallina!Un momento único e incomparable pero el más maravilloso del mundo, yo lo he vivido dos veces y es lo mejor que me ha pasado en la vida.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Pues me gusta este punto de vista, este segundo tambien contado, porque Pepe es así tan como lo cuentas, es el placer más intenso que uno pueda imaginar.
    Al principio engañas un poquito jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pues nunca he vivido ese segundo, la primera vez estaba a 200 km direccion al parto. La segunda a algo más de 100 y el tercero en la sala de espera.
    Pero imagino y siento la magia de ese momento que tan bien cuentas.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  17. Momentos imprescindibles y a la vez, fundamentales para comunicarse con la otra persona, establecer un lazo único y, crear una vida que depende esas dos personas... se puede pedir algo más? :)

    Me gustaron tus palabras.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Nos muestras querido Pepe el lado desde el cual un hombre vive este momento, lleno de ternura, la comunión de la pareja a la espera de ese hijo. Manuel también lo vivió a mi lado a punto de desmoronarse ante las o pocas complicaciones que presentó ese primer parto pero con la emoción indescriptible cuando por fin escucho el llanto de su hija.
    Enhorabuena por esa sensibilidad que muestras ante el milagro de la vida y que tan bien nos describes.
    Un beso grande también para esa heroína que alumbro cuatro veces.

    ResponderEliminar
  19. has sintetizado fantásticamente dos eternos segundos que marcan definitivamente una vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Al principio me perdí, no imagine que era un parto, jeje. Como tú bien dices después del dolor y el esfuerzo, todo se desvanece,cuando ves a tu hijo.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  21. Todo me parece doble en tu relato: la unión (de cuerpos y de células) del principio del relato y la división (desgarradora a la vez que inmensamente feliz)del final.

    Os felicito a ambos a ti por el relato y a ella (doblemente, y más) por los cuatro partos :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  22. Segundo vital, narrado con una fuerza cómplice y
    apasionada.
    No podría ser de otra manera viniendo de tu mano.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Parece que ese momento es compartido en este jueves. Momento muy bien calificado por tu parte y que comparte de principio a fin.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Tus letras están escribiendo en renglones torcidos últimamente... jajaj nos despitas con el comienzo y nos cambias la dirección a mitad de camino. Muy bueno Pepe, sobre todo por el segundo que sublimas: un momento de milagro y eternidad!!!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  25. Y es el segundo más intenso, más eterno y más feliz para cualquier mujer.
    Tu forma de decirlo fue maravillosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  26. Oh !! realmente momentos muy intensos, segundos que quedan eternamente gravados en nuestra memoria.
    Muy bueno !!
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Es cierto que en una primera lectura te lleva en un principio hacia otros derroteros. Leído de nuevo, es real... como se vive, aunque me gusta esa unión que en tu texto se ha dado entre concebir y parir...
    Ahh, a mi se me olvidó, me queda lo bueno :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  28. què bien testimonias lo que como hombre te es ajeno!

    gracias! te aplaudo emocionada.

    gran abrazo, Pepe.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: