Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

31 de enero de 2013

Este jueves, un relato: "Hablar escribiendo"



Se dejó caer en la cama, como cada día, con el alma cansada por el peso de  las últimas historias. Aquellas a las que ese día había tenido que dotar de un esqueleto gramatical y caligráfico o aquellas a las que había tenido que poner voz para desvelar su contenido.  No podía evitar involucrarse en ellas y así, un día más, había amado, odiado, recordado, añorado, implorado un regreso, comunicado una defunción, un nacimiento, una boda, un golpe de fortuna y solicitado diversas cosas a organismos oficiales. 

Sus padres se habían esforzado porque él no fuera un analfabeto más en  un tiempo en que el conocimiento era privilegio exclusivo de las clases más acomodadas. Le gustaba leer y escribir y eso le  permitió tener una cultura general más que aceptable a pesar de no haber podido acceder a estudios superiores. 

Lo que empezó siendo un gesto altruista, de buena vecindad, escribir o leer alguna carta para una vecina, terminó convirtiéndose en un trabajo que si bien nunca lo haría rico, le permitia vivir sin apuros aunque modestamente. Se durmió, un días más, con la incertidumbre de no saber durante cuanto tiempo iba a poder soportar ese trabajo, ser conocedor y confidente de tantas historias, secreto de confesión al que su oficio de escribidor y lector por encargo, le obligaba.

Más historias en casa de nuestra amiga Rochies

29 comentarios:

  1. Ciertamente puede comenzar siendo interesante, tomando en cuenta también el factor curiosidad... pero sin duda, tarde o temprano, ser el depositario de la vida de los demás, con toda la responsabilidad que conlleva, puede llegar a cansar, y de algún modo quizá, a quitar ese toque personal que solemos invertir en nuestras propias cosas. buen enfoque el del escribidor/lector.

    Besitos Pepe!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  2. tu texto me hizo recordar aquella película brasilera que narraba la historia y la importancia que una mujer -alfabetizada- tenía dentro de su barrio, de gente humilde y analfabeta.
    Muy emotivo. Duro además, porque cargar con los sentimientos y las evocaciones de tanta gente se transforma co el tiempo en una tarea difícil de sobrellavar sin inmutarse.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Alguien tiene que hacer ese trabajo, es necesario, es importante, sin embargo !cuanto peso sobre sus espaldas y de noche en los sueños esas palabras ajenas que llegan a ser suyas!
    Hermosa forma de trabar hablar con escribir, besito.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, tiene que ser duro, de alguna forma vive esas vidas y habrá noticias alegres pero también días muy tristes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Afortunadamente ya no se tiene que tener un escribidor,porque ahora tod@s sabemos escribir, pero como tema para el relato, me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Escribidor y lector por encargo! me encanta tu relato, y me gusta esta frase....Cuantas noticias han dado esos que hacian tan buen trabajo...para aquellos que no sabian, ni leer, ni escribir.
    Enhorabuena siempre me voy de tu casa con un buen sabor de boca, gracias Pepe... y besos querido amigo

    ResponderEliminar
  7. Realmente sería duro tener que transmitir las malas noticias pero alguien tenía que hacerlo. Con cuánto tino tendría que hacer uso de las palabras! Era una gran responsabilidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bonito trabajo, social y creativo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un trabajo que es de admirar, el tuyo y el del escribidor, sin duda.
    Difícil es poner una barrera al trabajo, cuando lleva sentimientos, ya sean tristes, o alegres.

    Me gusto tu Jueves.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es muy interesante el tema elegido.Me ha llevado a otros tiempos en el cine en donde veía cómo los escribidores,entes lo hacían .Pero tenía razón:a pesar de ser bonito(a mí me suena más bien!!) el hecho de ser conocedor de la intimidad de las personas es dificil de llevar.No por caer en tentaciones de decirlo,si no por el peso de tanta información.
    A veces no se puede con todo o al menos lo creemos.
    Besucos,escribidor elegante!!

    ResponderEliminar
  11. Trabajo duro por su implicación, pero a la vez tan bello... Me ha encantado, Pepe. Escribes como los dioses, señor escribidor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Cierto es, que este hombre, sin pretenderlo, era conocedor de dichas y desdichas ajenas. Tiene su morbo la cosa, pero supongo que siendo siempre igual, acabó hartando al hombre ese trabajo tan singular.

    Bss.

    ResponderEliminar
  13. sabías , pepe, que en la india aún hay tipos de estos, escribidores y lectores...bue, lo segundo lo añado de mi cosecha, por aquello de que si hay escribidores de cartas, también y forzosamente habrá de haber lectores?
    me resultó curioso conocer este dato hace bien poco en algún reportaje o documental visionado por mí...claro, que nuestros mayores han de haber visto mucho de esto que expones tan felizmente bien en tu texto...¿los curas cómo se lo pasarán en las confesiones, los psicólogos..eetc?
    medio beso, pepe.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado tu texto Pepe, no lo veo mal trabajo y desconocía que alguien pudiera vivir antaño de eso. Mi lado curioso me puede y es algo que me hubiera gustado hacer independientemente del lado de generosidad que se puede ejercer desde esta tarea. Pero como me implico demasiado en todo no podría con ello, creo que al cerrar los ojos por las noches...tanto peso no me dejaría dormir ni vivir sean buenas o malas las noticias.
    Me ha encantado tu visión para este jueves y como siempre tu manera cercana de escribirlo.
    Un beso grande a los dos.

    ResponderEliminar
  15. me encantò este texto, Pepe. tiene como cosas de tu alma, sentì.
    un beso!

    ResponderEliminar
  16. A una pequeñita escala me pasa algo así, hay gente que me viene a preguntar dudas jurídicas y pasa algo así, algunos cuenta intimidades. Como pasa con otros amigos que tienen conocimientos a los que uno no llega (en mi cas informatica).
    En el caso que cuentas es medio de vida, pero con mucha humanidad.
    Un abrazo, nos vemos.

    ResponderEliminar
  17. Es halagador que alguien te pida que escribas algo para otra persona, de adolescente y aun hoy me ha pasado. Pero siempre trato a alentar a quien me lo pide a animarse, le tiro ideas o palabras, porque me parece mejor que lo que se escriba salga del corazón de quien lo siente.
    No se si se entendió jaja que lío hice no?
    Tu relato hermoso y original.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. wommm !!!
    me imagino lo agotador y a veces desesperante que debe ser el que todos se te acerquen para decirte o contarte tantas cosas que apenas si puedes con las propias, más aun en cierta forma halagador que alguien a quien quizás no conoces o simplemente un conocido se te acerque a contarte sus más íntimos secretos

    ResponderEliminar
  19. Este relato tuyo me recordó a una experiencia que tuve hace unos años. Tuve que leerme mas de cien trabajos de poesía porque formaba parte de un jurado. Y sufrí mucho, una tarde tuve que desconectar y salir de casa para limpiarme de tantos versos.

    Y cuando era niña escribí algunas cartas que me dictaban mis abuelos, o alguna tía que no sabía leer ni escribir.

    Pienso que debió de ser un trabajo muy humano este de escribidor y lector de otras personas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Ensalta letras a diario que brotan de corazones ajenos... se cuelan por las rendijas del suyo y le desgastan pues hay de todo, matices de tristeza o tal vez dolor y ¿porqué no?... amor. Y el calla y guarda, mucho peso... Porque las suyas se amalgaman dentro de él sin encontrar la puerta de salida, supongo que alguien que ejerce un oficio de estas características la necesita, pues el de entrada es muy potente...
    Me has invitado a reflexionar, es un trabajo con cierto romanticismo pero con sus grises...
    ahh, gracias :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Conmovedor texto, que evidencia una forma de ser vehículo de las palabras de otros. Difícil sustraerse de todos y cada uno de las situaciones, alegres o tristes de las que se depositario.
    Un fiel reflejo del tema de esta semana.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. Profesiones relegadas al olvido gracias a la generalización de la cultura pero que en su día fueron realmente útiles. Has dado el punto de vista subjetivo, debió ser duro saber todas esas confidencias entre familia y amantes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. El letrado o el bachiller del pueblo hacía casi siempre las funciones que nos cuentas, recuerdo que en un pueblo cercano, hasta hace poco, era el médico jubilado el que atendía a las mujeres para escribir a sus hijos que estaban en el servicio militar.

    Total, casi como el cura pero en civil, el problema lo tenía el pobre hombre que se llevaba el trabajo colgado del cuello.

    Un beso a los dos bien gordo.

    ResponderEliminar
  24. Qué conmovedor relato Pepe.
    No sé, a mí me encantaría solicitar un puesto de "escribidor y lector de cartas de amor y otros".

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  25. El es y fue escritor y quizás en ningún estudio superior le recortaron el cerebro. Me ha encantado, Pepe.
    Como hará visto por un error de links el trabajo fue doble.

    ResponderEliminar
  26. Que oficio tan maravilloso y tan duro a la vez, poner letras a tantos sentimientos ajenos...
    Me a encantado la historia y como la has contado.
    Un doble abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Los dos hemos elegido como protagonista al escribidor, la mano que pone voz a los que no saben de letras.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  28. ¡Que duro tiene que ser no saber leer ni escribir! Contar tus sentimientos o intimidades a otra persona para que los plasme en papel tiene que dar cosa, aunque también debe ser difícil saber tantas historias ajenas para este hombre. Importantísima labor la que tiene. Me gusta mucho cómo nos has contado la historia. Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Hola, ola de mar..
    Realmente me encantaría tener es oficio. Cuando era poco más que una niña , me encantaba la historia de Egipto, pero sabes cuál era mi personaje favorito y con el que yo soñaba ser en otro tiempo, en otro plano?: Si, un escriba. Sin duda no habría trabajo para mí mejor que ese. Yo si podría con las historias , con la tristes y alegres, estoy segura por mi carácter.
    Pero supongo que a veces, me pesarían, pero sólo a veces, como en ocasiones me pesan las mías .
    Un beso, del
    Aire

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: