Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

24 de julio de 2013

Una convecatoria literaria. Este jueves un relato: "EL BOSQUE"



El bosque languidecía. La prolongada sequía agrietaba la tierra, resecaba un espacio siempre húmedo, teñía de ocre los verdes más intensos, dejaba  paso a los rayos de un inclemente sol incapaz antes de traspasar una frondosidad impenetrable.

La multitud de animales que en el encontraban cobijo y alimento, seguían su misma suerte. La escasez de nutrientes estaba diezmando de forma alarmante su población.

Fue en ese ecosistema antaño amable y ahora inhóspito, donde unos y otros, animales y plantas, tuvieron que evolucionar aceleradamente en la búsqueda de soluciones que garantizaran su supervivencia.

Los árboles y plantas profundizaron sus raíces a la búsqueda de la necesaria humedad que no encontraban. Ante lo infructuoso de ese esfuerzo, aprendieron a transformar los cadáveres animales en fuente de humedad y energía. Después evolucionaron hacia formas vegetales que les permitían mediante engaño atraparlos, disolverlos y digerirlos.

Los animales, por su parte, evolucionaron hacia formas de canibalismo. Los que antaño encontraban en el bosque y sus productos vegetales todo lo necesario para su supervivencia, transformaron sus hábitos alimentarios buscando en sus iguales lo que la naturaleza les negaba.

Paradójicamente, esa encarnizaba lucha por la supervivencia detuvo el deterioro medioambiental, restableció un equilibrio frágil y quebradizo, garantizó la continuidad de un ecosistema boscoso, aunque eso sí, algo distinto del original.

Las lluvias volvieron, pero esos nuevos hábitos de aprovisionamiento ya forman parte de su carga genética. La misteriosa desaparición de algunas personas en su interior,  hace sospechar que  el bosque se ha convertido en un lugar nada recomendable para la raza humana.

Más historias ambientadas en los bosques en el  blog de nuestra amiga Judith



 

26 comentarios:

  1. buenísima la historia del metamorfoseado Bosque, ésto nos inspira mas respeto por ellos. Me gustó mucho. Un abrazo Pepe!!

    ResponderEliminar
  2. Bien por ese final. Aleccionador la perdida del equilibrio ecologico puede traer consecuencias nefastas.

    ResponderEliminar
  3. Los humanos nos lo tenemos merecido.
    Espero que aprendamos con tu aleccionadora historia.

    ResponderEliminar
  4. Impresionadita me has dejado con tanto realismo simbólico. Bss.

    ResponderEliminar
  5. Una conclusión muy acertada aunque un poco fantasiosa. Me ha encantado, Pepe. Escribes fenomenal.
    Un abrazo fresquito

    ResponderEliminar
  6. Tu bosque nos deja un arma en la conciencia. Ahora toca decidir que hábitos hay que matar para que la historia no se haga realidad nunca.
    Precioso Pepe.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. No quiero que cambien los bosques, luchemos por mantener lo que aún queda.

    Muy bien escrito, como siempre.

    Un beso.

    Leonor

    ResponderEliminar
  8. wommmm!!!
    debo confesar que realmente me dío miedo vaya que relato, sabes no se... me hizo pensar qui´zas en nosotros mismos los seres humanos ... vaya... quizás existen algún tipo de esos bosques que no coocemos

    ResponderEliminar
  9. Valoremos el corazón de la naturaleza, siempre puede cambiar y volverse en nuestra contra... saludos

    ResponderEliminar
  10. La naturaleza siempre práctica, amoral, superviviente, se transforma, si nos come es culpa nuestra por habernos apartado de ella y por haberla maltratado como si de ella no fuéramos.

    Ejemplar, casi ciencia ficción pero no tanto, Pepe, tu cuento espléndido en imágenes y en esencia. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. La naturaleza no nos castiga, solo nos enseña.
    Un relato que conmueve y nos hace reflexionar, aunque claro, el proceso ya está iniciado y solo nos toca ver las consecuencias....
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. Quiza todavia estemos a tiempo de parar la total destrucción de la Naturaleza, es triste pensar que dentro de unas cuantas generaciones, los niños no conozcan lo que es un árbol o un pez.La mano del hombre arrasa con todo lo que toca por desgracia para los que amamos nuestra madre tierra.
    Besos querido Pepe.

    ResponderEliminar
  13. Nunca se sabe lo que puede pasar si seguimos maltratando la naturaleza. Como es sabia, siemprtado
    Un abrazoe sobrevivirá de una manera u otra.
    Muy bien con

    ResponderEliminar
  14. Ay! Qué miedo! Espero que aún estemos a tiempo de parar esa metamorfosis...

    ResponderEliminar
  15. Me ha dado una tristeza, Pepe. Pero sabes, creo que tu cuento, el bosque de tu cuento, tiene razón de reaccionar así, mucho viene aguantando, ya vemos algunas muestras, y no aprendemos. Y lo que me da tristeza es saber que nos merecemos su furia, porque somos dañinos, destructores y después queremos piedad???

    Excelente amigo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  16. Soy de la idea que, pese a nuestra nefasta intervención, la Naturaleza sabrá auto equilibrarse siempre, auqnue en ese proceso se determine la extinción de muchas especies -incluso la nuestra-
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hola Pepe, no sé si te dedicas a lo docencia pero me ha parecido una manera genial de dar a los niños, y a los no tan niños, una magistral clase de evolución natural. La ecología narrativa, menudo recurso! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Qué impactante y qué triste... y pensar que podemos ir trazando ese destino...
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  19. Todo el relato es muy bueno, muy original el enfoque que le diste, pero el final me impresionó!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Ante una crisis algunos instintos de la supervivencia no tienen límites. Lo triste es que esa pérdida de escrúpulos se mantenga aún en la bonanza.
    Abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  21. Tu bosque me da escalofríos. No me gustaría perderme por ahí.
    Me ha enganchado la narrativa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. ?Pasado y presente? o ¿Presente y futuro?
    Todo me suena o lo habré soñado...
    Reflexivo y vaticinador.
    Ah! y lo de los humanos muertos, no es cosa ni de los animales ni de los árboles.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  23. Pues voy a abrir una agencia de viajes y ofertaré un maravilloso paquete vacacional para determinados sujetos y sujetas. Entre ellos algunos mandatarios, algunos maquinistas que alardean en las redes sociales de cómo les gusta saltase los límites de velocidad en carretera...

    Un beso y un cafelito, todo a ocho manos!

    os mando fotos.

    ResponderEliminar
  24. La naturaleza es sabia, pese a toda inclemencia, pese a todo maltrado, evoluciona para bien, espero, porque de no ser así ¿quien entrará en ese bosque?. Un texto Pepe en el que uno ve más allá de las palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Pasaba por aquí y quise dejarte mis huellas,darte las gracias y esperar un nuevo comienzo.
    Besucos

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: