Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

10 de julio de 2013

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: "HISTORIAS DETRAS DE LAS PINCELADAS"


Neo nos ofrece la oportunidad de glosar las excelencias de una obra pictórica con la que nos sintamos identificados de alguna manera. Quiero centrar el foco de vuestra atención, en uno de los más grandes pintores que ha dado Córdoba, Julio Romero de Torres y en el que tal vez sea su cuadro más representativo, “LA CHIQUITA PICONERA”. Espero que sepáis disculpar el que, siempre que la oportunidad se me presente, haga un poco de patria.
La Chiquita Piconera (Museo de Julio Romero de Torres en Córdoba)
Brasero, badil, cenizas, intimidad hogareña. Cisco humeante asomado al abismo azabache de sus ojos. Pelo brillante, terso, endrino.  Actitud indolente en silla de anea, piernas abiertas, ingenuidad y provocadora perversión. Hombro desnudo hasta el nacimiento del seno, impúdica lisura de una  piel morena, broncínea. Tacón de aguja, medias de seda y liga naranja, seducción y frontera a  lo prohibido. Ausente la mirada, seria, reflexiva, lúgubres reflejos de los temores del pintor que presiente la cercanía de la guadaña. Al fondo, apenas intuida, de nuevo la negrura, paisaje nocturno de la Córdoba tantas veces en sus cuadros repetida. El Puente Romano, la Calahorra y la majestuosa mansedumbre del Guadalquivir, dejándose querer y acariciar por sus pinceles.
 
El trazo perfecto, delicado, casi fotográfico. El alma de la mujer cordobesa se muestra en cada una de sus pinceladas. Nadie supo captar como él la hondura y la belleza de las mujeres de esta tierra.  “La Chiquita Piconera”, fue su última obra y tal vez su testamento pictórico.  La pintó, mientras la vida se le escapaba a borbotones, meses antes de su fallecimiento ocurrido el 10 de Mayo de  1930.
 
Algunas de las características de la pintura de Julio Romero de Torres son : Marcado simbolismo, dominio del dibujo, tratamiento suave de la luz,  dominio de la morbidez, gran capacidad para representar la figura humana, paisajes como alegorías, a veces algo artificiosos puestos al servicio de una simbología.

La musa que le inspiró “La Chiquita Piconera”, María Teresa López González, nació en Buenos Aires en 1913. Era hija de emigrantes cordobeses. Retornada a su tierra, posó en numerosas ocasiones para el pintor. Cuando Julio Romero pintó “La Chiquita Piconera” tenía María Teresa López 17 años. Entre otras muchas, Julio Romero plasmó la belleza de esta mujer en:  Ángeles, Carmen, Bendición, Niña de la Jarra o La monjita.  La ciudad de Córdoba le rindió un tardío homenaje en el año 2000. Murió en  2003, a punto de cumplir 90 años.
Más impresiones sobre obras pictóricas las podeis hallar en el blog de nuestra amiga Neo
 

25 comentarios:

  1. Pues eso... Tú lo has dicho todo sobre la Obra de Romero de Torres, nada que añadir, sólo que no hace mucho, con unos amigos tuve la oportunidad de DISFRUTAR de sus pinturas, algo había en el aire que emanaba de los lienzos y era admiración y respeto por sacar de la tela la esencia de la mujer andaluza en su entorno más cotidiano. Todavía hoy lo sigo sintiendo. Gracias Pepe y Toñy por aquel paseo.

    ResponderEliminar
  2. Nada de disculpas!...doble mérito el de traernos un virtuoso pintor que sientes tan de tu tierra!
    El virtuosismo de su genio se nota ne detalles tan sutiles como en diferenciar con maestría el brillo diferente de las medias de seda que el propio de la piel que se deja ver en los brazos, por ejemplo.
    Me llama particularmente la atención el hecho de haber puesto a su modelo calzando zapatos con taco de aguja y medias de seda mientras realiza tareas hogareñas y poco higiénicas como la de manipular la ceniza o el carbón, pero supongo que no habrá sido un "descuido" sino un gesto intencional que busca recalcar para cautivar más aún al observador.
    Muchas gracias Pepe por sumarte!
    =)

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuanto me alegro que hayas escogido a "La chiquita" para escribir sobre ella y de la forma tan magistral como lo haces.
    Me descubro ante ti y te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Gran cuadro. Además aparece la idea de la musa, que tanto me obsesiona.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por presentarlo, por contar su historia, la de la mano del Maestro que la pinto y la chica. Tiene vida, supongo que mirarlo de frente debe tener una impresión que te mira, que intimida. Me encanto. Gracias Pepe.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Muy buena esa reseña pictórica, muy bonita. Desconocía por completo la procedencia. Muchas gracias, el mejor regalo es que me descubran algo que no sé! Bravo!

    Un beso a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Cuanta historia detrás de cada lienzo...!

    ResponderEliminar
  8. La verdad Pepe has hecho una excelente descripción y análisis incluido el artista, de esta hermosa pintura!! ¡saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Nunca hay que desaprovechar la oportunidad, sobre todo, cuando a través de ella, nos das a conocer a un artista -para mí- no conocido.
    Ha sido grandiosa la descripción que has hecho, acompañando a la obra con poesía, porque tu texto es poético a más no poder. La información anexada, sin dudas nos enriquece aún más porque develan toda la historia que esas pinceladas albergan.
    Muy bueno amigo!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. Por lo de hacer patria estás totalmente perdonado, yo suelo hacerlo en cuanto puedo, jeje. Además, has elegido un excelente pintor y un gran cuadro. Julio Romero de Torres y la belleza de la mujer cordobesa. ¿Se puede pedir más? Bueno, las de Jaén también somos muy guapas ¿eh? Las cosas cómo son. ¿Ves? Otra vez haciendo patria. Jajajaja. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Si es que como en Andalucía no hay na la vística !! jajaj vaya muchacha guapa bonica y hermosa !

    ResponderEliminar
  12. Has bordado la narración con hilos de seda y oro. Soberbio, inmenso, inconmensurable. Nada que añadir.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Me parece muy bien que hagas patria. Yo que he visto en persona esta obra, estoy de acuerdo contigo.Esa cara tiene una gran expresividad, y una mirada que inspira relajación.
    Un gran pintor, Julio Romero de Torres
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ha sido un análisis del cuadro muy bueno. Gracias por explicárnoslo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hermosa pintura, que destila vida y sensualidad.
    Así que la modelo era argentina, que gusto saberlo porque eso significa que las dos patrias se unieron para darle luz a esta maravilla.
    Muy interesante todo lo que nos contaste Pepe, gracias por compartir tanto arte con nosotros.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  16. Se ve, tal como dices, en la belleza de la mujer,en su cuerpo tentador, en su mirada limpia; algo que no es atractivo, será lo mórbido, será el avance de su enfermedad.
    Buen recuerdo de aquel cuadro muy bien acompañado con tu texto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Has descrito con palabras hermosas la hermosura del cuadro!

    ResponderEliminar
  18. Bellisima esta Chiquita Piconera, tu nos detienes en cada detalle y eso la hace aún más bella.
    Ese paseo con los amigos disfrutando del lugar donde se encuentra no tiene precio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. La pintura de Julio Romero de Torres la conocemos bien los andaluces pero nunca había visto una descripción tan magistral de una de sus obras, una explicación llena de poesía. Nunca me había parado a mirar este cuadro con detenimiento, siempre había centrado mi interés en la mujer y no reparé en los objetos ni en el paisaje de Córdoba, gracias por mostrármelo.

    Besos.

    Leonor

    ResponderEliminar
  20. Por lo que aprendo en tu blog, esta hermosa mujer murió muy joven, que pena porque era una bella modelo. Un gusto encontrar tu espacio

    ResponderEliminar
  21. Me gusta mucho toda la descricción que has hecho de este magnífico pintor y de su musa.
    Pepe: Esta mujer pintada también por Julio Romero de Torres hace muchos años ¿ no salia en algun billete ? Te comento porque me resulta muy familiar su cara, pero quizá estoy confundida, dado que yo entonces era una niña.
    Besos querido amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Lucía, aparecía en los billetes de cien pesetas.

      Eliminar
  22. Cómo has desgranado la imágen a la par que el espíritu del artista. Palpitante texto. Gracias por compartirte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Qué buenos recuerdos me traes... Yo no canto como Violeta Parra, volver a los 17, yo canto: volver a Córdoba, sus patios y mis amigos!!!

    Late mi corazón al paso de tus letras.

    besos

    ResponderEliminar
  24. Gracias, Pepe, dos veces!
    una vez por la sensualidad del retrato del retrato (que lo has pintado otra vez!)
    y otra vez por traerme a ese pintor hasta los ojos y el alma.
    y mirá! seguro que esa niña se llevó en los ojos un poco del aire de mi buenos aires querido!

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: