Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

6 de noviembre de 2014

El ABC de la Dimensión Desconocida (Re-edición actualizada)

Nuestra amiga Yessy nos invita a adentrarnos en una dimensión desconocida. Para ello he rescatado un relato pablicado hace más de dos años condensándolo en aras de la deseable brevedad. En su casa encontrareis más y mejores relatos. Espero que os guste.

Tenía la extraña sensación de que las calles por las que transitaba, le resultaban conocidas. Era algo imposible, porque jamás, en sus 21 años de vida, había visitado Madrid. Seguro que era consecuencia de la mala noche pasada. Apenas si había dormido un par de horas. El ajetreo de la matrícula, la búsqueda de una vivienda cercana al campus,  el cambio de residencia, todo había contribuido a aumentar su nerviosismo en los últimos días. 

Antes de doblar la esquina, supo que estaría allí. Ver la estación de metro previamente intuida transformó su extrañeza en estupor y perplejidad. ¿Casualidad?, no dejaba de repetirse que era lo racional, en un intento por alejar aquellos pensamientos mientras llegaba a la pensión donde viviría hasta completar los estudios de Antropología Social que  ahora comenzaba. 

Era asequible para su economía y en los foros de estudiantes estaba bien valorada. Trato familiar, tranquila y cercana al campus. No tuvo tiempo de comprobarlo. Tantas emociones habían acabado con su resistencia, y se tumbó en la cama vestido, sin deshacer la maleta, quedándose profundamente dormido. 

Se levantó hambriento. Directamente encaminó sus pasos hacia el comedor para acabar preguntándose con el miedo en el cuerpo, como sabía su emplazamiento si nunca antes estuvo allí. Salió a la calle sin tan siquiera desayunar, deseando que terminara lo que amenazaba con convertirse en una pesadilla. 

Aún le quedaba lo peor, ver como un joven distraído era atropellado por un coche. Le gritó alertándole pero fue inútil. Tanto como su grito que le hizo bajar la vista avergonzado ante el asombro de las personas que se encontraban próximas a él. Había sufrido una alucinación. 

Comenzó a sospechar que tal cúmulo de anomalías tenía que tener una razón. Entró en internet buscando muertos por atropello en aquella calle. No fue fácil, pero allí estaba. Hace 21 años, coincidiendo con su nacimiento, un estudiante de Antropología Social había muerto atropellado. ¿Qué significaba todo aquello?.

Un libro, cogido al azar en la biblioteca, le dio la clave. Su título: Muchas vidas, muchos maestros. Su autor: Brian Weiss. Su argumento: el convencimiento de que no nos vamos definitivamente, que vivimos otras vidas, mientras no se completa el camino de perfección personal que nos ha puesto aquí, en la Tierra. Esa noche, finalmente, pudo dormir tranquilo con la certeza de que los extraños fenómenos habían terminado para el.

18 comentarios:

  1. Un relato muy conseguido, y ocurrirá exactamente eso o algo parecido? Ojala, porque tendriamos que tener varias posibilidades para revivir la vida.
    Me ha gustado mucho y me ha dejado pensando. Eso es bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. He leído a ese autor. Y me resultó más convincente tu relato. Bien escrito.

    ResponderEliminar
  3. Nunca se sabe, es dificil saber que nos espera más allá, quizás regresamos y todo nos parece conocido,puede ser.
    Muy buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Suscribo el comentario de El Demiurgo de Hurlingham. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola Pepe: Un relato convicente y muy bien orquestado por tu imaginación,y tu perfecta forma de exponer los hechos. Genial.

    Con el testimonio de mi verdadera admiración.

    ResponderEliminar
  6. Un relato muy verosímil. Muchas personas dicen alguna vez haber tenido la sensación de estar viviendo una experiencia vivida anteriormente. Tu protagonista viajó desde esa dimensión reencarnado. El final te quedó estupendo.
    Besos y gracias por acompañarme.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra saber que existe esa alternativa... de no ser sólo una la opción para perfeccionarnos en esta vida, la posibilidad de completar nuestro ciclo se nos facilitaría bastante.
    Un fuerte abrazo.
    =)

    ResponderEliminar
  8. Sería curioso tener ese poder de bilocación...esas capacidades...o quizá sería hasta peligroso...
    Buen relato, cotidiano a pesar de la consigna...bien llevado

    ResponderEliminar
  9. Excelente relato Pepe! Me has hecho erizar la piel con el final. Una visión diferente de la muerte, una vuelta para reparar cosas, casi una segunda oportunidad.
    Quizá las cosas sean así, quién puede saberlo?
    Un gusto leerte, no lo conocía y me alegra que lo hayas re editado.
    Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  10. Absorbida completamente por tu relato... será que yo tambien creo que nunca nos vamos del todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Me gustó mucho tu relato Pepe, sobre todo porque me interesan este tipo de fenómenos, que si bien pueden tratarse de ficción, nunca se sabe...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Una interesante historia, que nos pone en la piel del protagonista, contagiando su inquietud. La realidad sale a la luz, para paz del joven y para dilucidación de quienes nos sentimos llenos de intriga de qué era lo que estaba sucediendo. La vida está llena de misterios y muchos de ellos, despiertan, inevitablemente, una intriga difícil de saciar. Muy bueno Pepe! Valió la pena la re-edición.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. Existen muchas teorías en torno a esto que nos acabas de relatar y que yo, aunque soy de la rama de ciencias, no termino de descartar...hay tanto que desconocemos. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Un buen relato que nos transporta a esas sensaciones tan curiosas a veces de que las cosas que parece que hemos vivido puedan ser que efectivamente las hayamos vivido, pero en otro tiempo y en otro lugar.
    Muy interesante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Un relato pleno de misterio bien llevado hasta el final amigo Pepe!!

    ResponderEliminar
  16. Me gustó entonces y me sigue gustando hoy, ¿Quien puede asegurar a ciencia cierta que tdo acabe aquí?.
    Un abrazo Pepe.

    ResponderEliminar
  17. Yo tengo la ilusión de que no acabe sin más.
    Lo has explicado muy bien en tu relato.
    Disculpa por llegar tarde, es que no consigo leer todos los relatos en el tiempo.
    Besos, también a los de casa. jajaaj

    ResponderEliminar
  18. Tu relato está muy bien contado, quién sabe si algo así podrá ser posible. He leído el libro que mencionas.
    Un beso

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: