Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

4 de diciembre de 2014

52 semanas, 52 palabras. Semana 49: SUEÑOS

Mis sueños son diminutos y domésticos. Se concretan en pequeños objetivos realizables a corto plazo. Me afano en conseguirlos y cuando alguno se hace gozosa realidad, inmediatamente surge otro ocupando su lugar. Mentiría si dijera que no los tengo más ambiciosos. Claro que los tengo y los englobaría en uno solo: "El sueño de un mundo mejor", pero tiene unas dimensiones tan enormes, afecta al bienestar de tanta gente, se encuentra a tantos años luz de mis posibilidades personales que no le quiero llamar sueño, sino utopía irrealizable. Para conseguirlo sería necesario que todos los desheredados de la Tierra, que son millones, se pusieran a caminar en la misma dirección y eso, lamentablemente, nunca sucederá. Hay demasiados palos en las ruedas de ese carro trabando sus ruedas, impidiendo su avance.

Nuestra amiga Sindel nos invita a compartir con ella nuestros sueños. En su caso podeis encontrar todo un muestrario.

8 comentarios:

  1. Cuando los sueños son tan generosos como los tuyos se deberían realizar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me sumo a tu bendita utopía. Cuando los pequeños sueños de un hombre de ley se cumplen, los desheredados de la tierra dan un pequeño paso hacia adelante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Y es una utopía un poco de todos, de los que formamos parte de ese gran sueño tan lejano que no creo que veamos realizarse. Pero mientras este el sueño titilando en nuestro corazón, habrá una esperanza.
    Magnífico y reflexivo texto Pepe.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Los sueños no tienen por que ser grandes, los pequeños son más hermosos y a veces se hacen realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pepe, si todos nos uniéramos en el deseo de que el mundo mejore y cumpla sus sueños...Dejaría de ser "utopía irrealizable" Ojalá los gobiernos atendieran a los desheredados a los más necesitados y se olvidaran de las guerras e injusticias...Nada es imposible.
    Te dejo mi gratitud y mi abrazo por compartir.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  6. Muy bellos tus sueños diminutos y muy generoso tu gran sueño de un mundo justo.
    Aunque nos entretenemos en los personales sueños domésticos , no dejamos de perseguir el gran sueño de la fraternidad humana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lástima que no se hagan realidad tus sueños.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que bien descrito Pepe. Si cada uno nos molestáramos solo en cambiar nuestro entorno inmediato, en hacerlo un poco mejor , esa tendencia se extendería en poco tiempo y el número de personas felices se multiplicaría. Pero hay algo en nosotros que no funciona, en nosotros, en el ser humano en general como especie :-(

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: