Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

22 de enero de 2015

Este jueves un relato: "LLORAR .... DE FELICIDAD"


¿Alguna vez habeis llorado de felicidad?. Yo sí. Llamadme sensiblero si quereis. Confieso humildemente que soy de lágrima fácil. Innumerables son los momentos que me han hecho feliz pellizcándome el alma, estremeciéndome, encogiéndome el corazón y dilatándome el lagrimal. He llorado ante noticias satisfactorias para la gente que quiero, ante la belleza de un cuadro, ante la sublime expresividad sonora de la música, ante el genio creador de un relato o un poema, ante la fuerza expresiva de una escultura, ante el embrujo nocturno de un espacio urbano, ante la grandiosidad de la Naturaleza. Si, he llorado de felicidad infinidad de veces. El llanto silencioso ha sido a menudo la válvula de escape necesaria para dar curso a mi emotividad.

Sin embargo, la ocasión que mejor recuerdo, la que se me quedó grabada para siempre, fué minúscula en su inmensidad, casi anecdótica, un instante apenas perceptible. Una ligera presión sobre el vientre de mi esposa, desde su interior. La divina presión de unos pies, los de mi primer hijo, haciendose presente entre nosotros, buscando tal vez acomodo fetal en el vientre materno que le daba vida. 

Podeis encontrar más momentos felices hasta el llanto, en el blog de nuestro amigo Alfredo

22 comentarios:

  1. Sí Señor, eso es para llorar de felicidad.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan los hombres que lloran sin ocultar sus lágrimas.¡Al fin podéis llorar y mostrar vuestra humanidad y vuestra flaqueza!
    Muy precioso relato, Pepe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es que eso es algo maravilloso, amigo, el tener una vida dentro de ti, precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Los hombres que lloran no son débiles. Los hombres que lloran dan fe de que están vivos.
    Si el saber que eres responsable de una vida nueva no te hace llorar, algo importante falla en tu existencia.
    Muy bello relato, como siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Abrazar a un hombre cuando llora llena el alma.
    Exquisito,


    Besos

    tRamos

    ResponderEliminar
  6. Momento feliz y no muy comentado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Los hombres también lloran y esa sensación es de infinita ternura.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No todos los hombres reconocen ser sensibles, unos porque no lo son en realidad y otros por miedo a que se considere una debilidad.

    Me gusta tu forma de sentir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que bien que hayas tenido tantos momentos de felicidad.

    ResponderEliminar
  10. El llanto alivia la presión, a veces del dolor, a veces de la felicidad, pero siempre es necesario.
    Algunos hombres dicen que nunca han llorado. No es verdad, puede que no hayan derramado lágrimas, pero sí quen han llorado...

    ResponderEliminar
  11. Hola Pepe.El nacimento de un hijo o un nieto es motivo más que suficiente para sumirnos en un mar de lágrimias de feliidad. Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  12. éstas son las grandes emociones que nos dan vuelta el corazón querido Pepe! ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Me gustan los hombres sensibles. El momento que describes es sin duda maravilloso, imagina sentir dentro de ti a esa personita que se mueve...es algo indescriptible. A mi me maravillaba tumbarme en el sofá a mirarme la barriga y sentir cómo se movía mi hijo!
    La foto es preciosa!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Claro que sí!... en ese mágico minuto uno se siente parte de la creación, protagonista privilegiado... Gracias por compartirlo
    =)

    ResponderEliminar
  15. Cuando sientes a tu hijo moverse dentro de ti y a tu lado está tu pareja y lo nota, es uno de los momentos más bellos que se pueden disfrutar, la conexión entre los tres es casi mágica.
    Mi enhorabuena por tener ese corazón tan grande como bello.
    Besos para la familia querido amigo.

    ResponderEliminar
  16. Esos primeros movimientos de tu hijo dentro de tu vientre son de lo más emocionantes y emotivos, son para que los papás lloren, no es para menos, es muy bonito ser sensiblero.
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  17. Todas esas cosas y más, te pueden sacar los húmedos colores. Bienvenido el mundo de los sensibles, porque de ellos es el reino de las emociones.
    Abrazos y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  18. Es bonito ver llorar a un hombre cuando es papa, no hay que avergonzarce.
    Emotivo relato Pepe.
    Un beso
    Isa

    ResponderEliminar
  19. Me recordó a aquellas pataditas que Jimena daba dentro de mi panza... sobre todo cuando sentía la voz de su papá al regresar del trabajo. Sin dudas que en esos instantes la emoción es inmensa, a él le brillaban los ojos al ver esa algarabía dentro de mi vientre al percibir su presencia, así que comprendo ese feliz momento que viviste! Lindo ha sido que compartas tu gran sensibilidad con nosotros!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  20. De los momentos emotivos y felices de la vida, has elegido uno de los mejores.
    Para la madre, parir es una experiencia que perdura tanto como se olvidan los intensos dolores con que llegan al mundo nuestros hijos.
    Gracias Pepe por las lágrimas de alegrías que nos regalas y por el comentario maravilloso que me has dejado en el blog, que me hizo emocionar de la misma forma!!!

    besos que contagien fuerza y entusiasmo.

    ResponderEliminar
  21. Yo me estoy haciendo mayor, cada vez me sale con más facilidad esa lágrima de emoción. La anécdota que cuentas, preciosa.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  22. Te entiendo amigo te entiendo a pleno....

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: