Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

29 de abril de 2016

Este jueves un relato: Esculturas al aire libre

Esta semana nuestra amiga Inma nos invita a escribir sobre esculturas al aire libre.

Mi primera idea era la de repetir entrada, tanta es la admiración que siento hacia una escultura pequeña en un sitio emblemático de mi ciudad y que para muchos cordobeses pasa desapercibida por su enclave en medio de unos jardines. Está dedicada a los amores entre Ibn Zaydum y Wallada poeta andalusí y princesa en la Córdoba califal.

Os dejo el vínculo por si os apetece leer lo que en su día escribí sobre ellos y su tormentosa relación. 
Estamos a las puertas del mes de Mayo y eso me ha llevado a evocar dos esculturas sencillas, dedicadas a personajes nada famosos, anónimos, cotidianos, realizando una actividad de honda raigambre en el alma y la cultura cordobesa, el cuidado de las flores que adornan, embellecen y engalanan muchos de los patios de mi ciudad.

En la primera de ellas, se ve a una mujer joven regando a la manera tradicional, las macetas colgadas sobre una pared encalada por medio de una caña larga en cuyo extremo lleva atada una simple lata, homenaje más que merecido a esas mujeres, de avanzada edad en su mayoría, que día tras día, durante todo el año, ponen un amor infinito en el cuidado de los patios y sus flores y que, cuando llega Mayo en la fiesta de los patios cordobeses, abren sus puertas generosamente al visitante sin más satisfacción que el íntimo orgullo de la admiración que despierta la belleza de los mismos. 



En la segunda escultura, se representa encarnada en un abuelo y su nieto, la transmisión entre generaciones de ese amor hacia una tradición que se ha convertido en una seña de identidad de mi ciudad. El abuelo alarga macetas a su nieto que, encaramado en una escalera, se encarga de colocarlas sobre una pared enjalbegada con cal. 


Me ha parecido oportuno mostraros estas dos estatuas testimonio de mi admiración hacia esas personas, cuya dedicación, amor y esfuerzo, hacen posible que los patios cordobeses luzcan esplendorosos todo el año y en especial, en este Mayo cordobés para disfrute y deleite de aquellos que tenemos la suerte de visitarlos.

Mas historias sobre esculturas al aire libre en el blog de nuestra amiga Inma

12 comentarios:

  1. Primero me fui a visitar la entrada antigua, que me ha encantado.
    Y también me han encantado las esculturas que escogiste para este jueves, no las conocía y me parecen el homenaje perfecto para tan amorosa y delicada tarea.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien he seguido el enlace, que bien que nos lo hayas recomendado. Y en cuanto a los patios cordobeses las dos esculturas representan perfectamente la dedicación para que se vean tan preciosos. ¡Ya falta poco!
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
  3. Tienen que ser Córdoba, cristiana y mora, la que dedique un bello recuerdo a dos enamorados y la que rememore a aquellas personas desconocidas que trabajan para que cada mayo, reluzca de cal y flores.
    Y tenía que ser un poeta, el que nos dijera, con su sensibilidad a flor de verso, alguno de los matices de esa bella ciudad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es encandilarse delante de esos patios, si quienes tenemos cuatro tiestos sabemos del trabajo que dan y los mimos que necesitan, hay que ponerse en los zapatos de estas personas que dedican media vida a blanquear, barrer, podar, quitar hojas, vuelve a barrer, riega, sustituye, barre de nuevo, encala...
    y lo hacen con ese cariño que se ve, se huele y acaricia los ojos cuando pasas frente a ellos.

    Un bravo bien grande. hasta prontísimo :)

    ResponderEliminar
  5. Has hecho muy bien en seleccionar estos ejemplos de esculturas que ilustran la tradición que rodea a esta celebración de tu tierra tan pintoresca. Espero alguna vez poder conocerla yo también en persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Yo también he leído primero lo que has enlazado, precisamente hace varios lunes, en mi tertulia literaria, hablamos de estos dos poetas y leímos algunos versos de los que se dedicaban. En cuanto a las esculturas tengo que decirte que estuve en la placita en la que está el abuelo con su nieto en la escalera y me hice varias fotos porque están magníficamente hechos, el abuelo es muy real. La de la muchacha no llegué a verla pero se ve también muy lograda. Vaya trabajo tener así esos patios con esa cantidad de plantas que hay que mimar con tanto esmero.

    Un beso para ti y otro para Toñi.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Pepe.
    Leí los amantes Ibn Zaidum y Wallada. No los conocía, pero sus poemas son hermosos. Me encanto el monumento, la mano de él rosando la de ella, esas manos a punto de tocarse de fusionarse mas nunca ocurrió, por la infidelidad del poeta.
    Estas esculturas son preciosísimas, ya imagino con la belleza que han de lucir sus calles en el mayo cordobés.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es solo cuestión de tiempo....quizás en su momento ellos no pudieron estar juntos, pero esa pareja estoy convencida que ya han tenido su oportunidad de hacerlo..y es que, cuando hay un amor así de grande, deben vivir por todas las facetas y la de la infidelidad fue su turno esa vez ...
    Aún así,.,estoy convencida que siguen juntos...
    Que preciosísimas y floridas esculturas ...como se debe de poner de bella tu ciudad en Mayo..Besoss

    ResponderEliminar
  9. Precioso homenaje al amor, y al desamor.

    Y las esculturas de abuela y abuelo con nieto cuidando con mimo de las múltiples plantas, son homenaje a la dedicación que merecen unos patios que, de no ser por la acción desinteresada de estas personas ya mayores, podrían acabar por desaparecer de su estado perpetuo para pasar a ser algo puramente estacional en el mes de mayo. Me sale la vena jardinera y me consta que ya, casi nadie, mueve un dedo sin cobrar.

    Un fuerte abrazo Pepe

    ResponderEliminar
  10. He ido derechita a tu enlace y e de decir que me encanta la historia aunque no la conocia. Las esculturas que nos muestras en este escrito me parecen preciosas por la,sencillez que inspiran y por el realismo de sus formas.Ya sabes que conocer Cordoba es para mi muy importante y tu transmites un gran amor por nuestra ciudad en cada letra. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Conocía la historia de Wallada. Hay tantas parecidas pero todas hermosas.
    Y qué decir del resto. En lo pequeño reside lo más grande.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Me encantan este tipo de entradas, donde se me permite conocer estos rinconcitos maravillosos de lugares donde sueño un día llegar. Me ha encantado Pepe.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: