Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

16 de septiembre de 2016

Este jueves un relato: SEPTIEMBRE


Septiembre, el mes séptimo romano marginado a la novena posición por el capricho de los hombres. Mes de llantos infantiles, de incertidumbres y miedos ante las primeras incursiones en el mundo escolar. Junto con Enero, Septiembre es el mes de proyectos y cambios por antonomasia. En los estertores del verano, cuando las vacaciones estivales comienzan a ser tan sólo un plácido recuerdo, a finales de Septiembre, una oronda prominencia abdominal sanchopancesca, me recuerda los excesos gastronómicos y cerveceros a los que he sometido a mi organismo.

Asoman tímidamente, con menos fuerza de la que tan dramática situación requiere, propósitos de enmienda con aroma de verduras y sudores de gimnasio, que duran lo que mi frágil voluntad les deja, apenas un plato de espinacas y dos o tres ejercicios abdominales.

Para mí, Septiembre se caracteriza también por el ilusorio renacimiento de nuevas inquietudes culturales. Cursos de muy diferentes disciplinas se me ofrecen por medio de múltiples canales. Con aquellos que me resultan atractivos me autoengaño con el pensamiento puesto en una constancia en el interés y el esfuerzo que casi nunca llega a culminar, abandonando esas inquietudes ante las primeras ocasiones festivas que se me presenten.

El marketing publicitario conoce profundamente esa ebullición de inquietudes que nos sacude en Septiembre. No es casualidad que aparezcan como hongos, anuncios publicitando nuevas y variopintas colecciones por entregas. Desde colecciones literarias a colecciones de coches en miniatura o plumas estilográficas. Alguna vez me he dejado seducir por alguna de ellas y tras cuatro o cinco ejemplares, o bien me he cansado de seguirlas o bien han desaparecido misteriosamente del mercado. ¿No os ha pasado nunca?.

La efervescencia que Septiembre me ofrece, rápidamente languidece provocando el que al final Septiembre, en su justa medida contemplado, no sea sino un simple sucesor de Agosto y un precursor de Octubre, un mes más, ni mejor ni peor que el resto de sus hermanos. 

Seguramente encontrareis más y mejores consideraciones y escritos sobre el mes de Septiembre en el blog de nuestra amiga Encarni

13 comentarios:

  1. Llevas toda la razón: septiembre es un mes como otro cualquiera, que está sobre valorado por eso del otoño y su belleza triste y por ese afán de unirlo a lo poético, como si los demás meses no fuesen merecedores de poesía.
    Siempre que uno se despide de la felicidad y los días alegres, nos queda un rastro de tristeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Has hecho una buena investigación sobre septiembre,con sus más y sus menos, como todos los meses, y como bien has dicho se parece a Enero pero con otras connotaciones, por se un mes de transiciones. A ver si este mes o el que viene te animas, o tu voluntad se hace más perseverante con tus metas, que seguro que sí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Es notable cómo la distinta ubicación hemisférica nos da una tan distinta apreciación de lo que resulta ser igual mes del calendario! jeje por aquí septiembre es sinónimo de renacimiento, luego del letargo invernal. Sobre las colecciones por fascículos, alguna vez me sumé y alguna completé no sin problemas, ya que tuve que pedir me enviaran los últimos números de la colección que ya no se encontraban en los quioscos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. jajaajaja, poco romántico lo de la barriga cervecera, pero tannnn cierto como ese tropel de proyectos que siempre se quedan a medias. Ay, septiembre de mis amores.
    Besossss

    ResponderEliminar
  5. Eso de los coleccionables me ha pasado muchas veces, yo soy muy amante de muchas colecciones. Y es verdad, proposito de enmienda por los excesos del verano, que pocas veces se cumple.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Una cuota de realidad! la esfervecencia de septiembre (marzo para nosotros) se consume ni bien nos habituamos a la cotidianeidad. La aceptación de los kilos demás es una de ellas
    Abrazo Pepe, buen comienzo de otoño!

    ResponderEliminar
  7. Una cuota de realidad! la esfervecencia de septiembre (marzo para nosotros) se consume ni bien nos habituamos a la cotidianeidad. La aceptación de los kilos demás es una de ellas
    Abrazo Pepe, buen comienzo de otoño!

    ResponderEliminar
  8. Tu ves éste mes de Septiembre como otro cualquiera, en cambio, mis ojos no lo ven así, porque es mes de la despedida del verano, del cambio de clima para entrar al otoño-invierno, el mes que empiezan a ser más cortas las tardes, que las hojas se secan y caen, un mes otoñal, con menos sol, y más nubes y lluvia.

    Feliz Septiembre, Pepe.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sí, es un mes más, como los otros, todo depende de con qué ojos lo miremos.

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, septiembre como enero es el mes de los buenos propósitos que al final muchas veces se quedan solo en eso...ja,ja,ja, lo has contado con mucha gracia.
    En cuanto a las colecciones...!ay! creo que todavía no te has pasado por mi blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. me gusta septiembre a pesar de que junto a enero son los dos famosos por sus cuestas, pero tiene septiembre un color inimitable, he llegado a casa y por la carretera el cielo era un espectáculo, me ha parecido que desde las nubes algún ángel hacia fotos

    ResponderEliminar
  12. Que grandes verdades dices en tu texto Pepe. Los de las coleciones de todo tipo por entregas, que empiezan en Septiembre y no acabamos nunca. Los michelines femeninos, y las barrigas cerveceras masculinas, otro problemita, que nos llega en este més de las promesas de hacer cursos de todo, y los propósitos de cumplirlo. Pero no es un mes ni intracendente ni aburrido. Pienso que són 30 dias, de una intensa actividad.
    Una segunda puesta en marcha del año. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Y es curioso porque en realidad ,es un mes como otro cualquiera
    Yo no suelo hacer "promesas"de esasque tú bien has recalcado,aunque con un poco de impulso vuelva de nuevo al gimnasio,pero ya lo hacía antes.(Sólo hubo un bendito intervalo de tiempo en que lo dejé)
    Así que amiguco,que sea lo que Dios quiera
    Besucos

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: