Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

2 de diciembre de 2016

Este jueves un relato: Erase una vez...

Nuestra amiga Inma nos invita a realizar nuestra propia versión de algún cuento clásico. ´Me apetecía, sin embargo, crear mi propio cuento, aunque lo he tenido que escribir de forma condensada, dada la frontera de las 350 palabras que no debemos traspasar, salvo en ocasiones muy justificadas.

EL ARCA DE LAS TRES LLAVES

Erase una vez... , porque así es como comienzan muchos cuentos clásicos, un país perdido, más allá del arco iris, donde reinaba con sabiduría y prudencia sin igual , un hombre bueno, justo y viejo, extremadamente viejo.

Tenía este anciano rey dos hijos distintos como el día y la noche. El primogénito, fuerte, soberbio, altanero, déspota y ansioso porque su anciano padre abdicara el trono a su favor. El más pequeño, por el contrario era, al igual que su padre, mesurado y bondadoso, culto e inteligente y, desde luego, nada preocupado por heredar el trono cuando este quedara vacante.

Con la salud quebrada y lleno de inquietud por dejar su reino en las mejores manos, reunió a sus dos hijos y les propuso el siguiente desafío cuyo ganador sería el heredero al trono.

Dentro de este viejo arca que aquí veis con tres cerraduras, están la corona y el cetro que acredita a su poseedor como legítimo rey. Las llaves están en distintos lugares de mi reino. Abdicaré a favor de aquel que las consiga. Partid y no os preocupeis por encontrarlas, ellas os encontrarán a vosotros.

Asi lo hicieron partiendo primero el mayor, cuestión de jerarquía, con una semana de diferencia.

Durante su largo viaje, un mendigo que le pidió limosna, un enfermo que le solicitó cuidados, un exhausto anciano que le imploró compartir su cabalgadura, tuvieron como respuesta su desprecio más absoluto, ¡ Era el hijo del rey!, ¿como se atrevían a dirigirse a él?. Su hermano, por el contrario, compartió su comida con el mendigo, curó y cuidó al enfermo, caminó junto a su caballo para que el anciano, montado en él, descansara de los rigores del camino. De cada ellos, a cambio de su generosidad, recibió una llave, las mismas llaves que abrirían el arca de las tres cerraduras facilitándole por sus innegables virtudes, su coronación como rey, con el beneplácito de su anciano padre. 
Más versiones de los cuentos de siempre las podreis encontrar en el blog de nuestra amiga Inma

13 comentarios:

  1. Sólo teniendo esas actitudes generosas encontrarían las tres llaves. Me gusta ese planteo.

    ResponderEliminar
  2. Entre el erase una vez y el fueron felices... te ha cabido un cuento creativo y con moraleja, creo que entusiasmará. Abrazucos

    ResponderEliminar
  3. Bonita moraleja. La generosidad, el altruismo y la camaradería deberían abrir todas las arcas y hacer felices a todos los humanos, a pesar de esa tendencia a despotismo de muchas monarquías.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Una versión en donde las virtudes son premiadas como se merecen.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues si solo merece ser rey aquel que baja de su altanería y comparte con sus súbditos y se da a ellos. Precioso cuento donde se exaltan valores que a veces parecen perdidos. Muchas gracias por participar en mi convocatoria, besos.

    ResponderEliminar
  6. Ay, qué bonitos son los cuentos! Por desgracia, creo que en la vida real se dan más poderosos de la calaña del hijo mayor que del otro...pero como se trataba de escribir un cuento, te diré que lo has superado con nota y además no te has pasado de las palabras permitidas. Te felicito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Es de esos cuentos para escucharlos a la luz de la lumbre, a media voz, disfrutando de una taza de chocolate... por un rato voy a ser niña.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Un cuento para sacar conclusiones.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso cuento. Me encanto esta version, ya que lleva moraleja. Todas las personas altruistas que lo son de corazón sin interés alguno deberían ser premiadas con estas llaves.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  10. Pepe, qué pena que no se ajuste a la realidad. Todo el que gobierna debería pasar esas pruebas. Me ha encantado la narración.

    Un beso para ti y otro para Toñi.

    ResponderEliminar
  11. No cabe duda de que quienes merecen cualquier cargo son quienes escuchan, atienden, etc., no esos que se creen con privilegios. Sin embargo creo que son éstos últimos los que suelen postularse para ellos...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy bonito tu cuento y me gusta que lleve a pensar que si eres bueno en la vida, la vida lo será contigo. Pero me da a mi que no es así en realidad. También creo que el padre sólo les puso la prueba para darle el trono al hijo menor sin que el mayor se enfurruñase.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Pues te quedo muy grato el cuento. En este caso yo te abría perdonado el extenderte (yo mismo lo hice, y en demasía).
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: