Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

8 de diciembre de 2016

Este jueves un relato: "PERDIDOS"



Recién llegado de una breve escapada a una casa rural, sin tiempo material para participar en el jueves literario con una nueva aportación, acudo a una entrada que realizé en el 2010, la cual creo que responde perfectamente al tema propuesto por nuestra amiga y compañera de letras Charo.


Era un día tormentoso. Confortablemente instalados dentro de casa, con el ruido de fondo de los truenos y de la intensa lluvia, con el exterior iluminado intermitentemente por los rayos, terminada ya la cena, cada uno de nosotros se afanaba en las tareas cotidianas.


Nuestros tres hijos mayores, ultimando los deberes antes de irse a la cama, Toñi y yo recogiendo la cocina y el pequeñín…. el pequeñín no estaba. ¡Saltaron todas las alarmas!.


Hacía sólo un momento que lo habíamos visto correteando por el pasillo de la casa y de pronto, repentinamente, había desaparecido.


Comenzamos por mirar en todas las habitaciones. Debajo de las camas, detrás de las cortinas, dentro de los armarios,… no estaba. A pesar de que las terrazas tenían las persianas bajadas, las subimos, abrimos los cierres de cristal pero no estaba.


Miramos dentro de los armarios cerrados con llave, pero no, el pequeño no estaba.


Nuestra desesperación iba en aumento. Salimos al descansillo de la escalera, pero ni rastro del pequeño. Subimos a la terraza del edificio a la cual no se puede acceder sin llave, pero, naturalmente, no estaba.


La inquietud y el miedo se iba apoderando de nosotros, haciendo que nuestro comportamiento fuera por momentos errático, irracional  y falto de sentido.


Bajamos al jardín, rodeamos dos o tres veces el edificio bajo la lluvia, con la esperanza de verlo aparecer en cualquier momento. Nada.


Al borde de una crisis de ansiedad, presos de los nervios, a punto de llamar a la policía, imaginando la existencia de fuerzas maléficas o seres extraterrestres, el sonido del timbre en nuestra puerta nos disparó hacia ella de una manera fulminante.


Abrimos y allí estaba, del brazo de María Fernanda y su hermana Moni, dos vecinitas algo mayores que Alejandro, nuestro pequeño.


Al parecer, había conseguido abrir la puerta del piso, cosa que nunca antes había hecho, y coincidió con ellas que inocentemente se lo llevaron a su casa para jugar. A su madre le dijeron que nosotros lo sabíamos.


No me pude contener. Le dí un cachete tan intenso, como los innumerables besos y abrazos que le dí a a continuación. Ha sido la única ocasión en que le he dado un cachete a uno de mis hijos, y aún me duele.

Podeis leer y saborear más historias sobre el tema PERDIDOS en el blog de nuestra amiga  Charo

13 comentarios:

  1. Me has hecho leer a la carrera, poner en practica mi curso de lectura rápida, necesitaba saber el desenlace. Los niños nos juegan esas "bromas". Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. A mí aún me duele el cachete que me dieron por hacer lo mismo que tu hijo. de mayor se sabe lo mal que lo pasan los padres con estas diabluras.
    <<<un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué susto deben haber pasado! Mi hermana hizo algo similar, pero fue a la salida del colegio. Cuando mi padre nos fu a buscar, no estaba y fue poner patas para arriba todo y mi hermano y yo que andábamos sin saber qué hacer XD

    Fue llegar a casa con intención de ir a la policía y enterarse que ella se había ido a la casa de una amiga sin avisar.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Algún que otro cachete y zapatillazo en el pompi, me he ganado por fechorías parecidas. No puedo estar de acuerdo con esas reacciones: de hecho nunca las tuve con ninguna de mis dos hijas,pero no por ello dejo de reconocer que por haber recibido esas, llamemoslas reprimendas, mi juventud estuviese traumatizada, ni mucho menos.
    Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Has descrito con lujo de detalles una situación traumática por la que ningún padre desea pasar. Terrible! Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. A mí también me hicieron eso cuando siendo muy pequeñita me perdí en una playa de Santander según mi madre...yo no recuerdo absolutamente nada je,je. La verdad es que tiene que ser algo terrible, por suerte con mi hijo nunca me ha pasado.
    Muchas gracias Pepe por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Esa clase de pérdidas es para dar una taquicardia a cualquier padre que pase por esta situación tan espantosa. Imagino tu desesperación. Menos mal su final fue feliz.
    Beso

    ResponderEliminar
  8. Lo contaste con elocuencia, tanto que lograste transmitir tu preocupación del momento a los lectores.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Pepe , que emotivo relato y lo mejor esos besos a tú hijo , pq lo anterior no es importante , lo verdaderamente es lo que os hizo sentir la ausencia por unos minutos de vuestro vástago , esa unión familiar por la búsqueda del pequeño Alejandro.
    Un abrazo y feliz resto de semana .

    ResponderEliminar
  10. Que nervios me has hecho pasar....y es que los niños hay veces que parece que se van a otra dimensión, y ellos inocentes como si nada. Muy bien relatado tanto que me sentía junto con vosotros buscando al niño. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Qué nervios...y qué sentimientos tan humanos eso de que aún duela el cachete...es muy natural...muy padre y muy de niño...ir a jugar...
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡Cómo te entiendo! ...mi hermano simuló tirarse de un precipicio, escondiéndose detrás de un muro, aún recuerdo el rostro de mi madre en un grito ahogado ...y luego ha recibido su buen cachetazo! ...y sinceramente, como hija y como madre, no creo que un cachete en una situación como la del relato, sea traumatizante... pero es un tema complejo.
    Excelente relato!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Cuando estamos al límite, no medimos nuestros actos, afortunadamente, casi de inmediato, todo se calma
    Un beso, PEPE

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: