Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

16 de septiembre de 2010

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: “¡Hazme reír!”

POR EL IMPORTE DE UNA CERVEZA FRIA...
Utilizas el bar como local de reunión con tus amigos, ocupas una mesa y una silla, manchas un vaso, lees el períódico, me conviertes en tu psicólogo contándome tu vida, usas servilletas, entras al aseo gastando agua y jabón, me pides la guia telefónica, me preguntas por una calle, ves la televisión por cable, disfrutas de aire acondicionado, ….
¡¡¡Y TODAVÍA ME DISCUTES EL PRECIO!!!.


Mi segunda aportación

A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO
El rey de aquel alejado y próspero lugar, leyó esa frase y en el colmo de la credulidad o de la imbecilidad, que de ambas cosas estaba bien sobrado, le pareció idonea para traer más riqueza, más bienestar, a sus súbditos.

En todas las iglesias de su reino hizo poner un gong al que sus vasallos tenían la obligación de golpear antes, durante o después de sus oraciones.

Creó Universidades que formaran a sus ciudadanos en ambos sentidos. Encargó a las más preclaras mentes de su corte que elaboraran rogativas cada vez más y más especializadas, para la lluvia, para las cosechas, para la salud, para evitar catástrofes naturales, etc. Igualmente, a los mejores músicos de la corte les encargó la creación de partituras para que un instrumento de percusión tan rudimentario como un gong, fuera capaz de interpretar piezas magistrales.

El pueblo, amante de su rey y seguidor incondicional de sus reales designios, se entregó con tal afán a rogar a Dios y a golpear el gong, dedicaba tantas horas del día a tales menesteres, que se olvidaba de sembrar, de regar, de recolectar, de llevar a pacer al ganado, de ordeñar. Tan poca atención prestaba a estos menesteres que los primeros síntomas de ruina económica no tardaron en aparecer. Tierras baldías, ganado famélico,
Arcas y despensas vacías.

¡Es claro que no estamos cumpliendo las reales órdenes como es debido!, se decían y cambiaban la proporción de los rezos y el golpear del gong. Unas veces rezaban más y golpeaban menos y otras al contrario, pero la ruina seguía adueñándose de sus piadosas vidas.

Tan sólo un grupo de herejes impios, declarados en rebeldía, ni rezaban ni tocaban el gong. En su afán discrepante, se afanaban en trabajar más y más cada día y en huir de la iglesia y sus representantes como del diablo. La prosperidad era patente en sus campos y ganados. El rey intentó acabar con ellos pero todos sus esfuerzos fueron inútiles. Con las cuentas mermadas y la población empobrecida, difícilmente podía hacer frente a la fortaleza de sus adversarios.

Cada vez más vasallos fueron abandonando las rogativas. El  sonido metálico del golpear del gong fue debilitándose y las horas ganadas a tan piadosos menesteres, fueron empleadas en lo que hizo próspera a su comunidad antes de esa proclama real.

El rey tuvo que abdicar y sus funciones fueron asumidas por un consejo de notables, volviendo de nuevo la bonanza a aquel lejano lugar.

En la actualidad, tan sólo unos pocos ciudadanos, pobres de solemnidad, que sobreviven gracias a la caridad de sus vecinos que los consideran hombres santos, se afanan en rogar a Dios y en tocar inútilmente, con insistencia machacona, un gong  tan desgastado como sus visionarias vidas. 

Más argumentos para la risa (o la sonrisa) en el blog de GUS

19 comentarios:

  1. No solo es la de compartir una cerveza fria sino la de estar compartiendo una agradable conversacion juntos con buenos amigos, eso es realmente magico y bello.
    Si muchas veces se olvida lo mas basico, nutrir lo real, sembrar cariño, amor por todos lados, dejando de sonar el gong para darnos mas a los demas que estan tan necesitados.
    Primavera

    ResponderEliminar
  2. Razón la del dueño del bareto, !qué morro suelto! viven en el bar y gastan una "caña" al día. Morrro total, te apoyo lo he visto. Los hay que encima piden descuento por ser asíduos, siii, y los hay que dicen ¿y la tapita Manolo? !Dioses impasibles! No es broma eso, noooo, es muy serio.

    GONGGGG!!!!, gracias por convocar a la democracia, a la larga eso lograste, pero dejaste sordo al reino, menos a los gentiles, que pillos, cual amigos de Ulises llevaban tapones de cera mientras laboraban sin darle al mazo, ni rogando. ¿Estará sordo Dios que ni a los gongs de los pobres atendía? Ayyyy.
    Me sonreí Pepe ante tu ocurrencia ingeniosa. Bsitooos silenciosos y sinceros.

    ResponderEliminar
  3. Y encima discutes el precio:
    Nos quejamos de la informática cuando nos gasta una mala pasada pero nos aporta: diversión, lecturas, exprimidas de coco para cada jueves, amigos nuevos, sonrisas y ¡una risa con tus relatos!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es cierto Pepe.
    Hay gente que se pasa horas muertas en el bar con una simple cervecilla y eso es tener mucha cara, no?

    Hay veces que nos olvidamos de cosas simples, sencillas y nos ocupamos de otras que quizás no tengan tanta importancia, pero mientras nuestras mentes estén en eso, no podemos hacer frente a lo que quizás sea más importante.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No sé si risas, pero sí tu último aporte me despierta una sonrisa cómplice ironizando ciertos aspectos de nuestras propias realidades!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me encantaron los dos, el primero cada vez que me tome en un bar, una caña, me acordaré de tu cuento. La moraleja del segundo es muy buena. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  7. Pepe,y cómo no sonreir ante el monólogo del sacrificado bar ¡¡
    EN cuanto a tu segunda aportacion,tiene enjundía¡
    EL rey,el poderoso,el político..."dueños" del pueblo llano,"amos" de la palabra y víctima de sus propias incongruencias(es el ocio)cae en el error machaconamente.
    EL pueblo es sabiduría y hambre.No se puede jugar con algo tan GRANDE como eso.
    Buena reflexión que permanece presente.
    Besucos

    ResponderEliminar
  8. En lugar de darle al gong, la gente debería haberle dado un buen golpe al rey, por botarate jajjajaja! Siempre me llamó la atención ese dicho, me gusta mas ese que dice "come santos y caga diablos", no es muy fino pero es bien gráfico.
    un saludo

    ResponderEliminar
  9. Si señor, a Dios rogando y con el mazo dando, nunca mejor dicho.
    Yo no soy de las que discuten el precio de una caña, pero a decir verdad de vez en cuando comento con mis acompañantes que me parece bastante cara y viéndolo como el camarero la verdad es que tiene toda la razón, creo que a partir de ahora lo veré de otra forma.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. El mensaje que subyace me parece excelente. Está bueno el humor para decir grandes verdades. La sutileza es un arte que está bueno cultivas.

    El precio de la cerveza, lo discutiré cuando vaya por esos pagos, aunque con lo contenta que voy a estar, seguro que mucho no protestaré...
    Muy bueno Pepe, verte de vuelta.

    ResponderEliminar
  11. Vamos creciendo con los relatos, se extienden y las palabras se asoman a la ventana de plasma.
    Me ha gustado leerte.

    Un abrazo y medio por mis ausencias.

    ResponderEliminar
  12. A esos no les podían reclamar que no deran con el mazo porque le daban jajaja Qué bueno!

    Un gusto visitarte, Pepe.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. muy buenos los dos, cada vez que escuche la frase del mazo me acordaré de ti.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Más que a la risa, tus dos historias nos mueven a la reflexión.
    De la primera, por favor, que no se enteren los miles de dueños de bares de nuestro país, porque la veo colgada de cada pared detrás de cada barra, y a ver luego quién se atreve a chistarles, jaja.
    La segunda, increíble que de un refrán tan sobado hayas desarrollado tan buena fábula, muy aplicable tanto a los tiempos que corren como a muchas otras épocas históricas de incertidumbre económica.
    Me han gustado mucho, por si no quedó claro.

    ResponderEliminar
  15. La obtención de las cosas desde la comodidad y el aprovechamiento y/o la de esperar gracias divinas a fuerza de rezos y "gongazos"... Diría que es la aplicación del mínimo esfuerzo para conseguir las cosas...
    Hay a quienes les da resultado... y seguro se matan de la risa... más no sé hasta cuando!
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Habrase visto, ese rey no tenía esposa seguramente, jm,si tanta es su necedad lo pongo a él mismo a tocar el gong todo el día, pero si insiste en sus ridiculeces le doy con el mazo a él y me pongo a rezar un dia enterito a Dios para que me lo componga o me perdone porque lo voy a poner de verde y morado econ el mazo.
    Un beso mi querido Pepe
    Cuídte un mundo
    Anny

    ResponderEliminar
  17. PRIMERA APORTACION...
    sí, te discuto el precio...
    con esos caballeros debo de estar un tiempo cada día, pepe...
    y ademas se creen los amos del bar.
    leo la segunda aportacion, no te me vayas...

    ResponderEliminar
  18. pepe...sin ofender a tus creencias que no se cuales son...acabas de ser un nuevo cristo, acabas de dejar una parabola preciosa...acabas de resumir una iglesia, acabas de decir lo que es en si el rezo como tal...
    gracias...
    mil beesos...

    ResponderEliminar
  19. Estupendos relatos.

    El primero 'real como la vida misma' directo y fiel... te juro por el Euribor que mañana miraré de forma distinta a Jesús (que así se llama el alma caritativa que me pone el cortadito matutino).

    El segundo con moraleja incluida (o al menos yo he querido buscarla)...

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: