Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

30 de septiembre de 2010

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: "MENTIRAS"


Vivimos inmersos en la mentira. Hemos convertido a la mentira en el caldo de cultivo donde toda la actividad humana encuentra su acomodo. Dignos herederos de Rinconete y Cortadillo, trileros de la verdad, estafadores, embaucadores, arribistas, los pícaros modernos no llevan agujereados los zapatos ni visten harapos ni conocen penurias, necesidades, hambre. Tampoco son incultos iletrados. Tienen sólida formación  política, religiosa, empresarial. Pero esa formación no les impide utilizar la mentira de forma habitual para medrar, para conseguir sus objetivos,

Hablan de austeridad, de sacrificio y no les tiembla el pulso para bajar el sueldo a miles de trabajadores, intentando convencernos de la necesidad de esas medidas mientras ellos siguen con salarios altísimos, incrementando exponencialmente las huestes de asesores de todo tipo, de altos cargos, de coches oficiales, de dietas astronómicas, cargando al erario público, incluso sus visitas a burdeles de lujo.

Hablan de santidad, hacen votos de castidad y de pobreza, demonizan el aborto, las relaciones libres, la homosexualidad, el uso de preservativos. Sin embargo históricamente se han revestido de lujo y ostentación, han nadado en la abundancia y la riqueza, han gozado del sexo, han abusado de su posición dominante para cometer las más abyectas aberraciones con menores.

Hablan y dicen que son creadores de riqueza, "su" riqueza. Pero en la trastienda, esta riqueza se cimenta en salarios bajos, empleo precario, componendas con el poder, obtención de subvenciones, sobornos. Aprovechando la crisis, muchos de estos tiburones de traje impoluto y aviesas intenciones han saneado sus empresas despidiendo personal “para poder sobrevivir”, y repartiendo el exceso de carga de trabajo entre los trabajadores que han tenido la “bondad” de no despedir.

Trabajadores que consideran que merecen todos los derechos pero no creen ser deudores de ninguna obligación, que se inventan bajas por enfermedad mientras prestan sus servicios en otros menesteres, que tienen dobles trabajos pero cotizan sólo en uno de ellos, que procuran ser puntuales al salir del trabajo, ya que no lo fueron al entrar, son también mentirosos pues esas prácticas van en contra del resto de trabajadores.

Ayer el pais vivió una huelga general. ¿Necesaria? Estoy seguro de que sí, pero era necesaria mucho antes, cuando la crisis comenzaba y el Gobierno se preparaba para adoptar medidas a todas luces impopulares.

Pudimos vivir en todas su plenitud ese caldo de cultivo mentiroso que al principio mencionaba.

Trabajadores que querían ejercer su derecho a trabajar pero que tenían que desistir ante la capacidad de “persuasión” de piquetes que se declaraban “informativos”. La cifra de huelguistas, se convierte así en una gran mentira.

Trabajadores que querían ejercer su derecho a la huelga, pero eran “amablemente” invitados a que desistieran de su empeño, con la amenaza de despido. La cifra de trabajadores que no secundaron la huelga, se convierte así en otra gran mentira.

Un Gobierno que contempla como organizaciones sindicales, en su órbita ideológica, se ven obligadas para no perder aún más una credibilidad más que perdida, a echarle un simulacro de pulso, un pulso de guante blanco cuando todas las medidas están ya tomadas. No sé si es una gran mentira, pero es una gran parodia.

Una oposición que tiene la desfachatez y el descaro de simular su desacuerdo con la huelga, en consonancia con su tendencia política,  pero que en esta ocasión, por lo que tiene de desgaste del Gobierno, desearon ansiosamente, aunque nunca lo reconocerían,  que tuviera lugar con un masivo seguimiento.

Y adornando la tarta, la guinda de organizaciones juveniles de las llamadas anti-sistema, con estética marginal, que sin embargo se han aprovechado del sistema, para alimentarse, para tener una formación (o deformación), y que cargan vandálicamente contra las fuerzas de orden público, incendiando mobiliario urbano, sembrando el caos, sin aportar ideas para superar este modelo de sociedad, a no ser, claro, que su idea de sociedad sea precisamente una sociedad sumergida en un continuo caos.

No son los únicos frentes donde la falsedad y la mentira se manifiesta diariamente en nuestra sociedad, es sólo un pequeño botón de muestra, tratado a vuelapluma.

Caería en la misma mentira que estoy intentando criticar si no dijera que existen políticos, religiosos, empresarios, trabajadores honestos. Claro que sí. Seguramente constituyen mayoría, pero es esa mayoría silenciosa la que sufre los devastadores efectos de estos y otros comportamientos.
Más mentirosos compulsivos en el blog de GUS

19 comentarios:

  1. Gracias, amigo. Uno de los que piensan como yo en cuanto a la huelga: juego o farsa de sindicatos y limpieza de cutis para los socialistas; organizada tarde y mal! Has descrito este país como un artista. Bravo!

    ResponderEliminar
  2. Leyendo lo que compartes, Pepe, puedo constatar que de mentirosos lengua de trapo, está hecho el mundo, muy a pesar de que cada día buscamos con más empeño la verdad. Cada uno puede hallar en la propia realidad que vive (política, social, religiosa y hasta de "entrecasa", ejemplos de ello). Esto nos obliga muchas veces a construirnos un poco más descreídos, menos esperanzados y más desconfiados de cuanto se nos propone o se nos dice... y es una pena. Por suerte, como también destacas en tu texto, también existe una mayoría silenciosa, dignos, creíbles y sinceros. Serían buena semilla para germinar gente honesta.
    Como siempre un gusto leerte.
    Besitos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  3. En mi caso ya vivo desde hace tiempo totalmente desilusionada, por donde vayas como bien tu dices y narras la mentira va, no es aquella piadosa que muchas veces deseamos oir para levantar el animo, no, esta es peor, una mentira que nos quiere doblegar, engañar y manipular...esa es mala es un cancer en esta sociedad.
    Primavera

    ResponderEliminar
  4. Mentirs por doquier,rostros mentirosos,todo es una farsa para vendernos al mejor postor.
    Un abrazo Pepe.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien Pepe, estoy contigo. Cada vez somos más desconfiados por culpa de quienes nos inculcan la mentira.
    Y se llaman "piquetes informativos", ja ja ja más bien acosadores. Vi un caso que me dió verdadera lástima. Dónde estaba el derecho del trabajador?.
    Me cuesta entender.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Pepe,amiguco,poco me queda por decir.Yo no sabría expresar una penosa farsa tan elegantemente como tú,tan bien perfilada,con tanta realidad.
    Creo que has sido sencillo,y has dado un toque de "caridad"a esos personajes(que no son todos,claro que no¡¡¡)al llamarles mentirosos.
    Pero he aquí que debemos de darnos cuenta más a menudo,que un título,una formación universitaria,un traje bien planchado...no hace a la persona.Detrás de él,si no hay honradez ,nada vale ya.
    "Poco tenía que decir"y me he expandido,pero si no abrimos los ojos ....seguirán "creciendo narices" por doquier.
    Besucos ( hoy, un sobresaliente)

    ResponderEliminar
  7. PEPE, no dejas títere con cabeza mentirosa.
    ¿Falta alguno? Me parece que los citas tooodos, sin aliento me quedo y te aplaudo.
    Falta el mentiroso compulsivo, ese o esa de la mentira de bajos vuelos, más íntima, menos "importante". No se salva nadie, salvo aquellos que procuran, como dices, vivir decentemente, y tal como está el panorama, no es facil, es más facil imitar el entorno.
    Me parece que en Altamira ya mentía en chamán, desde el poder de siempre, se ha mentido a destajo.
    No añado más, te felicito por exponer tantas verdades incontestables, un besito de verdad.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pepe
    Se puede decir más alto pero no más claro de lo que tu lo has hecho.
    Completamente de acuerdo en cada una de las palabras que has escrito.
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  9. Con qué crudeza te has despachado, Pepe!..pero cierto, todo muy cierto!....y saberlo nos duele a todos. Pero haya que seguir aportando nuestra chispa de luz cada día!


    un abrazo juevero!

    ResponderEliminar
  10. Mentira que contamina,se diluye entre las masas,voltea muros de dignidad como torrente,confunde,perturba,amenaza a debiles socorre a fuertes o viceversa,ambigua licuada relllena espacios vacios destinados a la verdad
    No descansa,obnubila,destruyendo convicciones honestas.

    abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  11. Ole, ole y ole.
    Comulgo con todo lo escrito por tí, mejor dicho imposible.

    Ya ves al final he descubierto que tienes blog, vaya una que se pierde siempre lo mejor, desde ahora ya sé donde estas, aun que siempre se que estas.

    Me gusta lo de la banderita andaluza, con tu permiso voy a intentar poner la mia en mi blog.

    Petonets

    ResponderEliminar
  12. Jejejjeje, no puedo poner banderita solo es para bloggers andaluces y yo solo soy mitad.

    ResponderEliminar
  13. Qué fuerte Pepe, tan grande como tus verdades es el dolor que causa tanta falsedad, me rectifico: tanta mentira, que es otra cosa. Lo peor de todo que hablamos de hombres, de seres humanos que son iguales a nosotros y ahí es donde me pregunto, en qué lugar quedamos el resto? Asis, un escritor argentino decía en su libro Carne Picada, que el que no era un hijo de p.... era porque no le daba la inteligencia. Será así nomas? será que los demás somos honestos o buenos o sinceros -en caso de serlo- porque no se nos da la oportunidad, aunque en pequeña escala, también lo podemos estar haciendo.... Tu texto de denuncia arrasa con todo, y está muy bien como lo expresas. Permiteme irme con una sensación amarga de lo que el ser humano una vez más puede ser capaz... o mejor dicho INCAPAZ, porque la honestidad, la sinceridad, la humidad, y demás virtudes exigen de un esfuero un su sacrificio del que no todos pueden hacer gala (....pero qué bien hace, cuando se logra!!!)

    ResponderEliminar
  14. Bueno Pepe lo tuyo además…es una verdad como un templo y sin pelos en la lengua quizás en esa frase popular y de autor desconocido que dice que “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” haya también mucho de verdad, si de verdades estamos hablando como las que tu nos has contado, por supuesto que también hay gente honrada, honesta, integra y decente en todos los ámbitos pero ¿qué pasa entonces? será verdad que el poder corrompe…
    Es un placer leerte.Un beso

    ResponderEliminar
  15. te cuento una historia que tine que ver con el final de tu jueves,....
    en mi pueblo, vezdemarban, 600 habitantes mas menos, zona perdida de españa, hace tres años estuvimos con la carretera principal, la que nos comunica con toro, año y medio levantada...hecha un camino de campo...¿que se hacia en el pueblo mientras tanto?
    sí, mi pueblo es un pueblo donde la gente es mas o menos buena, mas o menos mala...es esa mayoria SILENCIOSA ¡¡¡¡E INACTIVAAAA!!!...
    luego, la mayoria silenciosa e inactiva es tambien mas que culpable de todo...
    sabes,pepe, creo que tenemos lo que nos merecemos...creo que hemos estado creando unos valres d mierda
    gracias por este juves mas que interesante que me has permitido leeer

    ResponderEliminar
  16. Si Pepe, afortunadamente a pesar de tanto mentiroso, aún somos mayoría quienes abogamos por la verdad, no perdamos la fe ni la esperanza pues por un mundo mejor..
    Un besooooo
    Anny

    ResponderEliminar
  17. Ya todo está dicho. No tengo nada más que añadir mi aplauso.
    Totalmente de acuerdo con tu maravillosa exposición.

    ResponderEliminar
  18. Pepe,ya sé que se ven las actuaizaciones.Gracias,amiguco.ENtre unos y otros,lo pude resolver.
    Espero se quede como está.
    Besucos y no olvides nunca de dárselos a a mi Paltero(sonrisa)

    ResponderEliminar
  19. Quise decir Platero¡¡
    Estas manos mias van acordes a mi cabecita.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: