Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

9 de mayo de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. Érase una vez



La mañana estaba radiante. Bajo la sombra del viejo y frondoso limonero, agradecido por la agradable brisa que hacía más soportable la inclemencia de un sol de justicia, ensimismado, se afanaba en dar forma y contenido, desarrollo y adecuada moraleja al cuento que hoy desgranaría para su nieto que en este momento correteaba por el jardín. Era el momento más agradable del día. Aquel en que como en un mágico ritual ambos, pequeño oyente y anciano narrador, se entregaban a vivir las historias y emociones construidas diariamente para tal ocasión.

Un angustioso piar lo devolvió a la realidad. Dos gorriones se afanaban en intentar mover con sus picos un pequeño bulto en el suelo mientras su nieto gritaba:

-¡ Abuelo, abuelo, es un gorrión pequeñito que se ha caído de un nido!.

El abuelo, contrariando los deseos del niño que quería quedárselo a toda costa, buscó una escalera, se encaramó al árbol del que había caído y lo devolvió al nido con sus padres, mientras le hacía reflexionar que no es bueno privar de libertad a quien ha nacido libre ni arrancar a unos padres la vida de un hijo.

Instantes después, recuperadas la calma y el sosiego, comenzó su narración:

-Cuando yo era pequeño como tú, fui monaguillo en la Iglesia de San Rafael Arcángel ,  Custodio de Córdoba. No recuerdo bien como llegué a serlo, pero si recuerdo que me hacía feliz. Me gustaba  ayudar en los oficios religiosos, pero sobre todas las cosas, me gustaba tocar las campanas. Para voltearlas en las grandes solemnidades, no tenía fuerzas, pero disfrutaba contemplando a Paco, sacristán y campanero, haciéndolo.

Siempre subía con él al campanario y le ayudaba a  engrasar los ejes que anclaban el yugo de la campana a las paredes laterales, sosteniéndolas y facilitando su volteo. 

En cierta ocasión, en el suelo del campanario, un halcón con el ala derecha rota, pugnaba inútilmente por levantar el vuelo. Me acerqué a él temeroso y para mi sorpresa, se dejó acariciar.  Desde ese instante, diariamente subía al campanario para alimentarlo con pequeños trozos de carne y para curar su quebrada ala. Poco a poco fue cogiendo fortaleza hasta que, recobrada completamente su capacidad de volar, levantó majestuoso el vuelo y no tuvo más necesidad de mis cuidados.

Sin embargo, seguí subiendo cada día al campanario y él cada día abandonaba por unos instantes sus dominios celestiales para venir a posarse durante breves instantes en mi pequeño brazo extendido. 

Un descuido fatal hizo que un día, mientras Paco el campanero volteaba la mayor de las campanas,” La Gorda”, pues ese era su bien merecido nombre, el puño de mi camisa quedara enganchado por el botón al yugo de la misma. Mi pequeño cuerpo se elevó con ella y hubiera acabado estampado contra el suelo de la plaza si mi amigo, siempre ojo avizor, no interviene a tiempo arrancando con su poderoso pico, el botón que me trababa.
  
Fue la última vez que lo ví. Muchas veces he pensado que se quedó cerca de mí por fidelidad, para devolverme el favor que un día le presté. Ese día vió llegado el momento de recuperar los horizontes de libertad a los que voluntariamente había renunciado por mí, esa misma libertad que hoy no hemos querido arrebatarle a tu pequeño gorrión.

Mas cuentos y cuentistas en el blog del amigo  José Vicente.




28 comentarios:

  1. Un dulce cuento con moraleja incluída. Bello como el sonar delas campanas, que gracias a tu protegido,no te llevaron de viaje hasta el suelo...

    abrazos y besos mil

    ResponderEliminar
  2. Un magnífico cuento Pepe, donde se intuye la esperanza y el deseo de libertad que une todos los corazones. Gran mensaje.

    Muchas gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El bien más precioso es la libertad...como vuelo de gorriones, de halcones, de campanas.
    Precioso cuento de la memoria, monaguillo y abuelo, una vida por medio, y ahora el dulce regalo de un nieto.
    ¿Se puede pedir más? No, tu lo has escrito y yo lo he sentido, nos vemooooos Pepe, besitos.

    ResponderEliminar
  4. La libertad y la fidelidad, asoman en un escrito perfecto, dulce y generoso.

    Un aleccionador cuento capaz de dejar al nieto con los ojos como platos y la boca abierta.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Qué fieles y agradecidos los animales! Más que muchos humanos...
    qué bonito cuento y qué bien nos lo has contado!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito, amigo. Ya me gustaría que este tipo de historias, tiernas y didácticas, se hicieran el fonde de lectura de algunos libros de texto o de algunas orejitas receptoras... la semana pasada vinieron a casa con un cuento de Bob Esponja y no sé quién que le robaba una cangreburguer y se le premiaba por ello!!!!

    barbaridades modernas o poco seso???

    Gracias por este relato.

    Beso a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Los cuentos siempre llevan implicito algunos valores para educar por medio de la imaginación. Y eso me gusta, me gusta este cuento porque no lo ha escrito Walt Disney, lo has escrito tú.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Bonito relato, a veces los animales son muchos mejores que las personas y aquí está la demostración.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Sublime, Pepe. ¿Sabes? Me encantan las aves y es por ese símbolo de libertad que significan. "Como un pájaro en el alambre ... he tratado a mi modo de ser libre" escribió y cantó Leonard Cohen y son palabras que me fascinan. Y las veo reflejadas en tu cuento.
    El gesto de devolver el gorrioncito al nido me emociona.
    Un abrazo fuerte, nos vemos en + - u mes.

    ResponderEliminar
  10. Precioso cuento Pepe.
    Lo de la moraleja me ha encantado, con lo complicado que parece y lo bien que lo has resuelto tú.
    No dejo de darle vueltas al comentario de censurasigloXXI ¿una cangreburguer?, como se nota que ya no tengo niños pequeños, la cosa avanza sin parar.
    Un abrazo.
    Mar

    ResponderEliminar
  11. Ay Pepe,cómo me gustan los cuentos!!!
    EL "nieto"aprendió más que un cuento ,aprendió valores.
    EL gorrioncillo caido del nido fué una buena experiencia para mostrarle la complicidad con la Naturaleza,los animales ,en este caso.
    Y con el halcón y la campana, una muestra de que la generosidad está recompensada por sí misma,aunque no sea ello lo que busquemos.
    Creo que los abuelos son los mejores contadores de cuentos y ....algún que otro niño.
    Besucos

    ResponderEliminar
  12. ¡Pero qué linda historia!...y por supuesto, con una muy adecuada moraleja para tu nieto, que por su corta edad no entendía lo que implica para un pájaro ver truncada su natural libertad.
    Primer relato que leo este jueves y me encantó, Pepe. Del mío, todavía ni noticias! jejejee

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Precioso cuento!!!! Y... Tienes razón, no hay momento más mágico que contarles cuentos a los niños...
    Te cuento yo. Mi nieta mayor, Laura, que tiene casi 10 años, cuando duerme conmigo en casa, me pide que le cuente un cuento mientras le hago cosquillitas en la espalda... Es nuestro secreto (seguramente le da corte que se enteren siendo "tan mayor")... No sé quien se lo pasa mejor... si ella o yo. Si también se viene a la cama su hermana Blanca, de 5 años, le dice: -Blanqui, no le dices a la iaia que te cuente un cuento???? jajajajajaja
    Entonces me pongo en medio de las dos, les cuento dos cuentos mientras con las manos les rasco suavemente la espalda.
    Y esto no es un cuento, es verdad de la buena...
    Besitos amigo, gracias por la sonrisa. (Ya tengo un cuento nuevo para mi repertorio...)

    ResponderEliminar
  14. Tierno y lleno de sabiduría. No hay mejores momentos, pasados los años jóvenes, que enseñar a los nietos las cosas importantes de la vida. Los cuentos que defienden las libertades, la fidelidad, el agradecimiento....Qué distinto sería todo con muchos abuelos así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. ¡Ojalá yo ubiera tenido un abuelo que me contara cuentos de personas solidarias y agradecidas! A los míos no los conocí, pero hoy me estoy resarciendo con vuestros maravillosos mundos de fantasía. Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola, Pepe.

    Me ha encantado el cuento y su contenido. Vivimos una época en que la sociedad no dispone de tiempo para regalarlo a los niños y a los ancianos. Ahora son los abuelos los que cuidan a sus nietos y pasan más horas con ellos que sus padres.
    ¡Qué mal lo tenemos montado!

    Lo que más me ha llegado de tu historia es la relación de abuelo y nieto. Fabulosa.

    Un abrazo.

    Maat

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Libertad, amistad y fidelidad quedan reflejados en este bonito cuento que pone de manifiesto eso de "hoy por ti, mañana por mi". Me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Libertad, amor, amistad y fidelidad como dice cristina es lo que todos deseamos pero creo que muy pocos tienen... muy hermoso cuento

    ResponderEliminar
  20. Suerte tener un abuelo o abuela que le cuente cuentos y más si son como este, cuidado y pausado, reflejando valores como la amistad, la entrega, la fidelidad, en el que enseña a respetar la libertad.Suerte de verdad Pepe, te lo dice alguien que no conoció a sus abuelas y sus abuelos murieron siendo jovencita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Me pasa, por comentar tan tarde, que ya estan dichas todas las palabras hermosas que inspiran tu cuento, que maravillosa enseñanza para el nieto, que canto a la libertad y al amor.
    Precioso, amigo mio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. ¡ Que buenos esos momentos entre abuelos y nietos ! cuantos valores se transmiten a traves de un sencillo cuento, cuantos bellos recuerdos quedan en los corazones de esos nietos para siempre.
    Felicidades Pepe, te salió redondo!!!
    He disfrutado mucho con la ternura que desprende hoy tu jueves.....Besos amigo mio.

    ResponderEliminar
  23. ¿Sabes? tengo la suerte de conocer esta complicidad de cerca, el abuelo y la nieta... los afectos, las complicidades los ha convertido en ¿su mejor amigo?, si, Pepe... como dice ella es lo más y cuando leía tu cuento he sabido entrever porque, tiempo, ternura y mucha vida...
    Te he dicho que le cuenta "sus" secretos... y él le aconseja ainss, ¡qué cosas!
    Que poco queda... ¡Hasta pronto!
    Besos pareja

    ResponderEliminar
  24. los cuentos son para los apenas vividos, para los renacuajos preciosos...de eso no hay duda, pepe.
    en cierta manera, el único lugar donde ya se pueden aposentar los cuentos es en ellos..bueno...espera, que puede que no sea tan así...yo, como no creyente, considero que la religión es un cuento que los mayores nos creemos...es un ejemplo tan sólo...oséase, un tipo de cuentos, es también para los mayores...
    y dejándome de divagar, te diría que he visto a ese nieto con los ojos como platos observando al pajarraco ayudar al abuelo...eso es así, sin duda... el abuelo nunca hubiera podido abrirlos así...
    ah, una cosa, pepe...mientras leía el cuento, pensé que el monaguillo se caía y que el pajarraco lo cogería en el aire...¡¡¡jajja, quizá es que yo también en alguna manera sea un niño!!
    medio beso, pepe.

    ResponderEliminar
  25. Éste sí que es un verdadero y auténtico cuento, bien expresado, preciso y sobre todo tierno. Debo confesarte que me ha gustado todo: la preparación para el momento maravilloso del cuento; la inesperada caída del gorrión y la lección de humanidad con el correspondiente lazo familiar; el cuento en sí, con el oficio de campanero que el sacristán del pueblo se encargaba de desarrollar; la amistad y el compromiso que los seres vivos establecemos entre nosostros (el halcón y la rotura del botón que se enganchó en la campana...).

    Me encantó Pepe. Muchas gracias por tu visita y enlace.

    un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  26. He contestado en mi blog a tu comentario, pero como no sé si lo leerás, te lo pongo por aquí también por si acaso. ¡Que si que voy a Córdoba! Ya tengo la reserva hecha y a los de Jaén solo nos queda comprar los billetes del tren, asi que ya no hay marcha atrás. ¡Allí nos vemos, que ya hay ganas! Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Historias compartidas entre generaciones. Ese sentimiento del abuelo hacia su nieto, haciéndole partícipe de su relato, es más que tierno. Me recuerda a los míos, que ya hace tiempo no están, pero me he guardado cada historia en mi corazón.
    Por otro lado, ese mensaje de libertad y respeto, me ha parecido una preciosa enseñanza.
    Pido disculpas por la tardanza, por eso hoy, te dejo dos besos al vuelo!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  28. nunca hubo ni habrá cuentos más bonitos que los que tejían los abuelos y más si sabían como este a libertad : ) Un besote

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: