Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

24 de octubre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. "COLORES"





Para esta ocasión, en que tengo que hablar sobre colores, quiero dejaros un texto escrito por mí allá por el 2009, ligeramente modificado para la ocasión. Algunos de vosotros lo habeis leido ya y os pido disculpas por ello, pero creo que es interesante ofrecérselo a mis amigos jueveros. Fué escrito en un momento de mi vida en que predominaba la ausencia de color, así que fiel al título de mi blog, aquí os dejo desgranado, ese momento.

HAIKU PARA UN COLOR AUSENTE



Mano de sombra.
Cubres de densa bruma,
mi negra pena.


LA MANO DE SOMBRA (cuento infantil, pero menos).

En un pequeño claro existente en la espesura más densa de un bosque muy lejano con respecto a cualquier sitio conocido, a salvo de peligros y en completa armonía con la naturaleza circundante, vivía feliz, muy feliz, una familia de duendes. Su vida transcurría de la plácida forma en que todos sabemos que transcurre la vida de los duendes. Rodeados de vida y color. El amarillo del sol, el azul del cielo, el verde de una exuberante vegetación, el naranja y el ocre de las hojas en otoño,  el marrón de la fértil tierra, el malva de algunos atardeceres. Papá y mamá duende labrando, sembrando, regando, recogiendo cosechas, recolectando frutas que el bosque les ofrecía, cuidando de la casa y de los cuatro duendecillos, y estos, como podeis suponer, todo el día persiguiendo mariposas y pajarillos, molestando a las ranas del cercano lago, coleccionando mariquitas y, sobre todo, jugando a imaginar donde conduciría el majestuoso arco iris que todos los días invariablemente, aparecía en la cascada que desde gran altura, vertía sus aguas al lago.

Tanta era la fascinación de los duendecillos por el arco iris, que decidieron incorporarlo a sus juegos. Con todas la magia que se les puede suponer a los duendes, poniendo cada uno de ellos como ingredientes lo mejor de sí mismos, consiguieron un arco iris, trenzado a modo de cuerda,  pequeñito, que hacían girar con tan solo unir sus voces. A partir de ese día, su pequeño arco iris les sirvió para jugar a la comba, pasando a ser ese momento del día el más especial y celebrado de todos, incluyendo a papá y mamá duende que veían en ese pequeño arco iris, el símbolo de su bienestar y felicidad.

Un día, un personaje siniestro llamado Caronte, envidioso de tanta felicidad, raptó a Murmel, uno de los duendecillos y trepando por el gran arco iris de la cascada, anduvo con él hasta el final del rutilante camino que sus siete colores trazaban en el cielo. Nada más hubo cruzado, el Arco Iris desapareció y una densa bruma se extendió sobre el bosque, como si una mano de siniestra sombra se hubiera cerrado sobre este.

Desde entonces, nada fue lo mismo. Los colores del bosque se tornaron grises o negros, la tierra se volvió menos fértil, el trabajo diario dejó de importarles y hasta la comba que les servía para jugar perdió los colores y dejó de girar, al faltar una de las voces que al unísono con las otras, la hacían ser mágica y preciosa. En vano esperaron el regreso de Murmel, que contra su voluntad había sido llevado por el camino sin retorno donde van todos los que ya no están, pues este es el verdadero destino que se encuentra más allá del Arco Iris.

Transcurrido un tiempo, perdida por completo la ilusión por verlo regresar, tan sólo les quedaba la esperanza, la remota esperanza, de ver desaparecer algún día, al menos en parte, la espesa oscuridad extendida sobre su bosque por la mano de sombra.

Pepe.

Más historias repletas de  colores en el blog de  nuestros intrépidos reporteros
 



32 comentarios:

  1. Bienvenido a este viaje a los colores!

    ...y la luz, a pesar de todo, algunas veces se abre paso entre las sombras.

    gracias por participar

    saludos x 2

    ResponderEliminar
  2. Solo desear que amanezca la esperanza, verde, que su luz disipe las sombras. De corazón.
    Abrazo lleno de cariño para los duendes.

    ResponderEliminar
  3. Espero que la oscuridad poco a poco vaya adquiriendo luz y color.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y es que cuando la sombra aparece los colores se vuelven oscuros. Espero que entre un rayito de sol, para que ilumine algún color de esa espesura. Y los duendes vuelvan a mirar con un poco de brillo los días.

    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
  5. El blanco y negro, el gris, son colores, dicen que el negro los suma todos, esperemos que los devuelva junto con el arco íris, Murmel...la esperanza.
    No es de niños, es hermoso para todos y todas sin distinción de edades.
    Besitos a pares.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Pepe.

    La pérdida de un ser querido nos llena de sombras y tristezas. Solo el cariño a los que nos rodean y viceversa, nos saca poco a poco de esa espesa oscuridad en la que irremediablemente caemos a lo largo de esta vida.

    Es un cuento muy bello, Pepe.

    Un abrazo.

    Lupe

    ResponderEliminar
  7. EL haiku es de premio!!
    Recuerdo esta entrada por su belleza y sé que a pesar de las sombras,ha desparecido ,solo en parte,muy solo en parte,la niebla.
    Besucos solidarios

    ResponderEliminar
  8. Sin duda ese duende seguirá aguardando al pie de un arco iris!
    Un abrazo fuerte, Pepe.
    =)

    ResponderEliminar
  9. Me parece que está incompleto, le falta el final, la moraleja para ser un cuento de niños. Así resulta demasiado real, demasiado de adultos, porque, aunque tienen esperanza, no hicieron nada por rescatar a su hermano (o hijo).
    La vida es una lucha continua por mantener los colores, por mantener la luz. Y no por conseguir el fin egoísta e individual de estar "bien", sino por demostrar EL AMOR que se dice y se siente por los demás, por lo demás.
    Porque cuando uno deja de AMAR se convierte, aún sin quererlo, en esa sombra cuyas manos roban lo hermoso.
    Felicidades por este cuento que, a pesar de la crítica, me ha gustado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ibso, puede parecer incompleto pero no lo está. Efectivamente es un cuento adulto por eso lo titulo cuento infantil, pero menos. He llegado a la conclusión que tras el último viaje, allí donde nos lleva Caronte, no hay absolutamente nada, así que lo único que queda para los que quedamos es el recuerdo y la esperanza que también menciono en el último párrafo, de que algo de ese color que nos ha sido arrebatado, vuelva a nuestras vidas. De hecho, tras seis años ese color va tornando a nosotros, que el tiempo todo lo cura.
      Gracias por tu crítica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Bonito cuento; pero con un final triste, que pena no volver a ver el arco iris y sus colores. ¿Quien sabe? a lo mejor vuelve, no hay que perder la esperanza
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. La amenaza de la sombra, el contraste, la espera de nuevos colores...como para dejarse llevar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. El paso del tiempo permite que el arco iris vuelva, incluso en memoria de ese duende que ya no está. Es menos doloroso el camino que hay que seguir transitando si en el hay luz y colores.
    Un cuento triste y bien contado, desde el alma.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado que lo vuelvas a traer, en mi caso no lo conocía, y hoy me ha sido presentado. Un cuento que deja mucho para pensar y reflexionar. ¿Que cuentos hay que leerle a los niños? De niños , pero sin ocultar la realidad.

    Que el verde se multiplique, aunque yo a veces me los confunda.

    Abrazo en colores.

    ResponderEliminar
  14. Yo pensaría en la vida del duendecillo al otro lado del arcoiris, al saber que mientras estuvo con su familia, vivía feliz, y hacía felices a los suyos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Yo no lo conocía y me ha emocionado mucho;ojalá esos negros y grises se vayan difuminando poco a poco, aunque nunca del todo, pero sí lo suficiente para que puedan colarse entre ellos unos rayitos de colores y de sonrisas.
    Triste y duro como la vida, pero precioso el cuento.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. Me gustó tu cuento, que a difencia de otros muchos, tiene un final triste.

    Cuando te falta tu ser querido, la vida ya no sonríe, el arco iris se va y todo es más difícil entre la penumbra que te envuelve. Comparto el mensaje de tu relato.

    Bss.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que esa oscuridad desaparecerá algún día, al menos eso es lo que deseo.

    Una abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  18. Un cuento precioso, aunque no termine con final feliz. Se fue Murmel y con él el color del arcoiris. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Es un cuento precioso, Pepe, muy triste con ese final desconsolado aunque tenga un hilillo de esperanza de que todo se supera con el tiempo.
    Hay que acogerse a los recuerdos y a cuanto nos de un punto de esperanza en que el arco iris vuelva de nuevo a colorear los sueños.
    Aunque se sepa que ya nunca volverá a brillar con la misma intensidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Y después de mucho tiempo la oscuridad se fue disipando...Tal vez la luz y el color de Murmel, su recuerdo, el amor que dejó mientra existió, es lo que aclara el camino.
    Todo mi cariño Pepe.

    ResponderEliminar
  21. pepe, no me queda otra que expresarme con mis típicas expresiones de calle:
    ¡qué cabronazo, pepe!¡¡ joderse y joderse...has entretejido o tejido una historia tan bella como lo es la visión misma del arcoiris...y se acabó, no digo mássss¡¡
    bueno, sí...joderse y joderse, añado..
    medio beso.

    ResponderEliminar
  22. Es un cuento precioso, y todos podemos entenderlo, lo único que deseo es que los colores ya estén de nuevo instalados en tu vida y la de Toñi. Por desgracia los colores que tanto admiro se me han escapado varias veces, pero por fortuna vuelven a mi vida, no quiero volver a vivir en blanco y negro, fue un experiencia terrible.
    Intento volver a la normalidad, ya sabes que cuesta, vamos a ver si puedo leer varios colores, sé que me hará mucho bien. Abrazos dobles.
    Perdón, el Haiku me encantó.

    ResponderEliminar
  23. Es un cuento para cualquier edad, contiene cosas mágicas, llenas de colores, aunque su final sea oscuro, creo que deja al lector con la esperanza de que todo vuelva a colorearse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Los opuestos se atraen, por eso creo que en la vida hay colores y sombras. Somos y seremos así. Muy bueno Pepe. Un beso

    ResponderEliminar
  25. Como dice m. José que se me adelantó... Los opuestos se atraen. Estaba pensando en eso. Un hermoso relato. Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  26. Un cuento muy hermoso y a la vez triste, Pepe. Los colores, cuando sucede algo así, nunca pueden volver a tener el brillo que un día tuvieron.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  27. Los colores y los deseos, parecen nacidos los unos para los otros. Cada color un deseo.
    Un cuento verde esmeralda, una esperanza rosa purpura, un deseo azul celeste.

    Un abrazo de un amigo naranja valenciana.

    ResponderEliminar
  28. Me ha conmovido el relato, Pepe. Es buenísimo y te doy las gracias por ponerlo al alcance de tus lectores.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  29. Es un cuento intemporal, de cualquier época, incluso de la que estamos viviendo...
    Un cuento precioso!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  30. Dice un tango: sombras nada más...
    y yo no creo en eso, y tú lo demuestras, con mejores letras y tonalidades.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  31. YUn precioso escrito nacido desde lo más profundo de tus sentimientos mi querido Pepe, yo a diferencia tuya, creo que el reaparecimiento de los colores obedece a que el duendecito aquel esta construyendo uno nuevo en algun lugar, creo que la brillantez de su sonrisa es la que da brillo a tus ojos.
    Un abrazo fuerte, compartiendo contigo los bellos colores de las flores de mi jardin en un pedacito de miEterna Primavera!
    Anny

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: