Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

10 de octubre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: "TELEFONO"



Un dígito más y el contacto quedaría establecido. Dudaba en hacerlo, pero se sentía perdida, desorientada. No sabía como afrontar su situación. Necesitaba ayuda y consejo y tal vez al otro lado del teléfono podría encontrar ambos. Su hijo Alberto la tenía preocupada. 

Era un buen hijo y un mejor  estudiante. Tan sólo le faltaba una asignatura para terminar sus estudios de Psicología, pero hace un año había coqueteado con la bebida y con la droga y aunque aquello afortunadamente quedó atrás, siempre la atemorizaba el fantasma de una posible recaida. 

Desde hacía unos tres meses, su comportamiento se le antojaba errático, no era el mismo. Unas veces llegaba a casa con los ojos enrojecidos, apesadumbrado,  como si cargara a sus espaldas todas las culpas del mundo, otras llegaba con el semblante alegre, agasajándome con besos, mimos y carantoñas. 

De costumbres metódicas, algunas ausencias no habituales, así como las evasivas ante sus preguntas, no hacían sino aumentar su preocupación. 

- No me pasa nada, mamá, son impresiones tuyas. Estoy bien, no te preocupes. No me ocurre nada que no pueda resolver, no te quiero inquietar con mis problemas. 

Finalmente se decidió y pulsó el último dígito. 

Contestando a su llamada, una voz cálida, afectuosa, inconfundible para ella, le respondió: 

- Teléfono de la Esperanza. Mi nombre es Alberto. ¿La podemos ayudar?. 

Más llamadas telefónicas en el  blog de nuestra amiga María José

31 comentarios:

  1. El teléfono a veces puede convertirse en ángel, con la voz de la esperanza.
    Una grata sorpresa, un placer leerte amigo Pepe.

    ResponderEliminar
  2. Ay, amigo mío, hay que saber pedir ayuda aunque la desconfianza hacia los resultados nos parezca obvia. Personalmente pienso que muchas veces sólo necesitamos que alguien nos diga en voz alta lo que ya sabemos.

    Un beso a los dos y cafelito recién hecho.

    ResponderEliminar
  3. Hola, ola de mar..
    Me ha sorprendido mucho el final Pepe. Fijate tu, que cuando al fin ella quiere pedir ayuda, quién la ayuda es precisamente el objeto de su preocupación. Me ha encantado el relato y como lo has dirigido a ese final.
    Un beso, del Aire

    ResponderEliminar
  4. Que buena historia, la madre esta preocupada por el hijo y resulta que el hijo se preocupaba por los demas.

    ResponderEliminar
  5. Un final increible, inesperado al máximo.
    Me ha gustado mucho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermoso relato Pepe. Esos momentos en que nos asaltan todas las dudas y nos llevan a pensar siempre en negativo. Sobre todo cuando se trata de personas que amamos y que ansiamos que estén bien.
    El final es increíble, un remanso para esa madre que esperaba tener paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. En algunos momentos, una llamada, una consulta, da esperanza. Y a tiempo para volver a ver bien a quien se ama, como esta madre a su hijo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ayudar a quien necesita. Excelente recurso para reencontrarse con todos, hasta con uno mismo.
    Muy buena historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno el relato, Pepe. Sorprendente final :)
    Uno de los mejores usos que se le pueden dar a un teléfono: ayudar a lo demás.

    Bss.

    ResponderEliminar
  10. Una de los mejores servicios que puede prestar el teléfono. El relato parece que desemboca en una mala noticia y todo lo contrario, brota de pronto una luz de esperanza que comienza pidiendo ayuda.

    Me gustó mucho leerte.
    Besos, Pepe.

    ResponderEliminar
  11. Una llamada telefónica bastó para resolver las dudas de esa angustiada madre. Afortunadamente, un final feliz, cosa que no me esperaba. Me has sorprendido y eso me gusta. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. De un relato que genera angustia y algo de desesperanza germina un final lleno de esperanza y luminoso como pocos. Muy bueno Pepe, muy bueno y lleno de sentido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Qué bueno y qué sorpresa. De ahí esos cambios de humor. Tiene que ser emocionalmente tremendo ser operador de ese servicio.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  14. Lo es Juan Carlos, lo es. Trabajé como voluntaria una temporada en el teléfono de La Esperanza y desde luego, su labor social es inmensa. Para mi fue tan emocionalmente tremendo, que tuve que dejarlo, pues me llevaba todos los problemas que iba atendiendo a casa. No era una buena voluntaria...

    Tu relato me ha encantado Pepe, y me ha hecho recordar que nunca damos bastantes gracias de todo lo bueno que disfrutamos.

    Un fuerte abrazo.

    Lupe

    ResponderEliminar
  15. Interesante relato, que te pasea con limpieza por una situaciòn lamentablemente demasiado habitual y nunca con el mismo desenlace. Es màs, por este tranquilizador final se ofrecerìa màs de una vida.

    Buen texto.
    Abrazos.
    Alfredo

    ResponderEliminar
  16. me caguenrusia, pepe, suscribo las palabras de alfredp. además añado que , obviando la temática, está de puta madre escrito...que posee literatura, que encierra misterio y que da gusto leerlo..
    medio beso.

    ResponderEliminar
  17. Qué bonito y esperanzador relato!
    Y la tranquilidad que le tiene que quedar a esa madre!
    Muy bueno el relato, inesperado final que te deja una agradable sensación de bienestar al leerlo.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  18. Curioso el nombre de la persona que atiende el Teléfono. Queda la duda de si era él o no. Buen final. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me encanta el nombre del teléfono de la esperanza y más el final, que es de los que a mi me gustan. nos dejas con ganas de imaginar más a llá de esa ultima frase. Gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
  20. La esperanza es lo último que se pierde, y aqui parece que la encuentra en ese último dígito.

    Da tranquilidad que existan estos teléfonos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Como dice Mª Jose hasta el nombre es bonito, esperanza.
    Me ha parecido muy buen relato y muy buena historia.
    Un abrazo Pepe.

    ResponderEliminar
  22. Para dar esperanza hay que ser muy fuerte psicológicamente y además tener valor y coraje.
    Una vocación difícil para una madre.
    Un texto circular muy bien escrito y con un cierre clarificador y sorpresivo. Me gusto.
    Un abrazo
    ibso

    ResponderEliminar
  23. Pepe eres el primero de los jueves que leo, me encanta tu relato, es precioso y lleno de esperanza. Pasé por el blog, y al ver tantas imágenes de teléfono, me animé a leer, voy por orden de actualizaciones, así que tú has sido el primero, mañana si dios quiere seguiré otro rato. Besitos dobles.

    ResponderEliminar
  24. Te aseguro que no esperaba tan precioso final.Te felicito.Es asombroso!!
    Cuánto ignoramos del corazón de nuestros hijos!!
    Y ellos nos sorprenden con el mejor latido.
    A veces ,el último dígito del teléfono trae buenas noticias.
    Besucos

    ResponderEliminar
  25. vaya muy buen relato y realmente un inesperado final, vaya, vaya que creo que si sucede eee

    ResponderEliminar
  26. Una decisión acertada la de la madre, ante el problema del hijo, que bueno que haya teléfonos que brinden este tipo de ayudas. Como he leido en unos de los comentarios de los blogueros, que placer volver a leeros a todos y que variedad de relatos, ante este tema.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  27. Madre mía, Pepe... Has conseguido que me emocione. ¡Gracias! :)

    Besos (con lágrimas).

    ResponderEliminar
  28. Genial, Pepe! Siempre hay calejones sin salida y siempre existe la esperanza...incluso por teléfono.

    Dos besos.

    ResponderEliminar
  29. un teléfono para ayuda personal... me encanta, no me lo había imaginado! un buen relato! un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  30. Uno intuye un final desalentador, pero consigues darle ese giro de esperanza que me ha encantado.
    Ese es el TELEFONO con mayusculas para los que no tiene donde ni a quien acudir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  31. El último digito y segurito al nada más escuchar el tono de la voz, el nombre amado y la frase expresada, fueron suficientes para disipar la angustia, esbozar una tenue sonrisa y podría ser que hasta colgar muy lenta y dulcemente el auricular aquel, sin emitir palabra alguna! :)

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: