Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

29 de noviembre de 2012

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato. " A la luz de una vela"










Ojeaba con añoranza el álbum de fotografías cuando se fue la luz. Los apagones cada vez eran más frecuentes así que caminó hasta la palmatoria sin tropiezos ni titubeos. Acudieron a su mente recuerdos infantiles de terror y pánico a la oscuridad,  uno más de sus muchos temores. Toda su vida estuvo llena de miedos hasta que un luctuoso suceso les puso estación término y fecha de caducidad. Desde entonces, sus miedos habían desaparecido. 

Allí estaba de nuevo, como siempre que encendía la vela. Ningún obstáculo se interponía entre la débil llama y la pared del fondo. Sin embargo, el familiar contorno  de la sombra, proyectada en la pared contra toda racionalidad o lógica, danzaba con la suave cadencia que le transmitía el casi imperceptible movimiento de la llama. Hubiera dado su vida por poder incorporarse a esa danza, por poder estrechar la sombra entre sus brazos, pero las sombras son esquivas y no se dejan abrazar.

Volvió la luz y aquel contorno amado se esfumó, marchándose al inframundo de las sombras. Le despidió esbozando una sonrisa cómplice y su mirada regresó nuevamente a su imagen capturada en momentos de felicidad compartida y encerrada allí, para remover sus recuerdos, en el viejo álbum.

Mas historia a la luz de una vela en el blog de nuestra amiga Encarni

32 comentarios:

  1. Mirando imágenes del álbum, recordando momentos pasados y felices y la luz danzante de la vela que juega con nuestros sentimientos. Una fugaz ilusión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un albun de fotos familiar está lleno de sentimientos, y vacios, a la luz de la vela, podemos sentir la presencia de seres que añoramos,unos instantes que nos regala el cerebro llenos de amor...Precioso tu relato, querido amigo Pepe.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  3. Un relato de añoranza, de sentimientos y de pérdidas.
    Bonito relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Dolorosa llama, sombra amada, instante de ensueño, presencia constante.
    Pepe, has encendido esa luz cálida hasta emocionarme.
    Besito cariñoso.

    ResponderEliminar
  5. Los recuerdos que trasmiten las fotos enclaustradas en un album coinciden con las sensaciones, que tras el apagón, nos produce el tintinear de la vela y las sombras que produce. Sin duda unidas por las sensaciones que los recuerdos de las imagenes han incrustado en nuestra retina.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Al mirar fotos se revuelven los recuerdos y si para colmo la luz es la de una vela. siempre se nos representas momentos entrañables de otras épocas.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pepe,
    Tu relato es un inmenso caleidoscopio con todos los elementos y más: los recuerdos, las sombras, las luces, los miedos, la luz y la felicidad recobrada...
    Grande. ¡Magnífco!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La imaginación se dispara a la vista de las llamas, de la misma forma que la secuencia del fuego nos atrae hasta la idiotez.
    Relato muy atractivo, con su carga de fondo, su desarrollo poético y los recuerdos que te deja.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. No están mal esos apagones que nos acercan un poco más, aunque sea por unos minutos a los seres queridos que tanto echamos de menos.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. Muy sugerente la luz que nos permite ver una instantánea y más sugerente la oscuridad que nos hace hundirnos en el recuerdo de la memoria...

    Buena y hermosa metáfora.

    Un beso a ambos y dos cafelitos!

    ResponderEliminar
  11. Sobre recuerdos estáticos, otros dinámicos y vuelta a los estáticos. Buen recorrido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que bonito relato, los álbumes de fotos contienen tantos recuerdos, y sobre todo tantas personas que amamos y ya no están.
    Sigo desganada, paso por el otro lado porque doy una mirada rápida, tampoco mis dolores me dejan tranquila este otoño lluvioso. Mañana tengo que animarme y pasar a leerles.
    Besitos dobles amigo Pepe.

    ResponderEliminar
  13. Los recuerdos se las ingenian para reaparecer de las formas más asombrosas!
    =)

    ResponderEliminar
  14. Tomo tu frase: "las sombras son esquivas y no se dejan abrazar."... por suerte los miedos pudieron ser vencidos y los recuerdos, se permitieron sentir un abrazo nostalgioso. Destellos de la memoria... nunca faltan.
    Besitos Pepe!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. Interesante la sombra personificando al pasado, una sombra a la que se desea abrazar. Pero como cita el comentario anterior"...las sombras son esquivas y no se dejar abrazar..."
    Bien escrito.
    Espero que no se corte la conexion.

    ResponderEliminar
  16. Un recuerdo anda dando vueltas y un álbum entre manos los rememora. Un apagón y una vela hicieron el hechizo, aunque la nostalgia haga su aporte. Hasta a mi me saco una sonrisa.
    Precioso aporte poético.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Y yo que he visto una metáfora en tu texto, sobre esas etapas oscuras que tenemos en la vida y nos encontramos con nuestra sombra para querer abrazarla porque anda un poco perdida.m Así es como lo he visto yo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Un texto muy sugerente, lleno de recuerdos y de sombras que bailan y desparecen. La ondulaciones que hacen soñar y pensar en momentos mejores, junto al viejo album de fotos.
    Precioso!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. La melancolía que trae recorrer fotos antiguas de momentos felices, y que se acentúa con la proyección del reflejo de una vela. Al menos nos permite ver esas sombras dibujadas un rato más.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  20. Es muy tierno, repleto de imaginación, por otro lado el perderle el miedo a la vida a través de una vela puede resultar algo muy mágico. Bss.

    ResponderEliminar
  21. Esa sombra esquiva no se puede abrazar pero siempre está alli, cerca. Y a veces logramos verla por unos segundos a la luz de una vela. Un momento mágico sin dudas, como tu relato.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Ha surgido ante mi Platón y su caverna, las sombras irreales sobre un fondo rocoso. ¿Irreales?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. no sé, independientemente de lo bien o mal escrito, independientemente de la estructura, independientemente de lecturas con este o aquel significado,...no sé...no he podido evitar pensar en esto:
    EXISTIMOS CUANDO NOS VAMOS TAN SÓLO EN SOMBRAS QUE ADQUIEREN VIDA CUANDO EL QUE LAS VISIONA LES DOTA DE ELLA. ESO SÍ, LOS IDOS, NI PUTA CUENTA. EXISTIMOS TAN SÓLO EN EL CONTORNO DE LOS QUE QUEDAN. POR QUE LA CONCIENCIA DE NUESTRO EXISTIR, ESA, ESA SÍ QUE NO Y NO. INCLUSO ES FALAZ HABLAR EN TÉRMINOS DE "EXISTIMOS", ASÍ, EXPRESADO EN PRESENTE Y TENIENDO COMO SUJETO AL SUJETO IDO....
    NO...SÓLO QUEDA LA VIDA QUE NOSOTROS...MIERDA, LAS PALABRAS JUEGAN MUY MALAS PASADAS AL HABLAR DE ESTO. A VECES PIENSO QUE NO ME SIRVEN...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado. Esa belleza de las formas que crea la llama, esas sombras esquivas y mágicas que describes.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  25. Me gustó mucho tu relato y casi veo tus imágenes sobre la pared.
    Un beso mi querido amigo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  26. Impecable Pepe, un texto que cala hondo. Me gustó especialmente ese perder miedos y saber encontrarse con las sombras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Esas sombras danzantes reflejadas en la pared... Son mágicas y, sí, alguna vez nos gustaría poder estrechar la sombra y ser nosotros sombra también, para jugar con ellas.

    Precioso tu relato, Pepe.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Sombras del pasado que vuelven al presente danzando como en aquel momento en que todo sucedio

    ResponderEliminar
  29. Esos recuerdos siempre presentes, que con el silencio y la luz tenue de una simple vela, salen a la superfície para recordarnos que un día estuvieron allí.
    Nostálgico y bonito relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. EL abrazo de esa sombra es un sueño grato en la intimidad con el alma y recuerdo.

    +Pepe,estaré por aquí ,pero no con la misma asiduidad que siempre ,en este mes.
    Os leeré,pero si no dejo coment.no te preocupes.Es cosa de tiempo.
    Besucos y gracias

    ResponderEliminar
  31. Aceptar aquellos miedos o dejarlos pasar lo dejaron preparados para afrontar esta experiencia. Seguramente, otra persona se asustaría o rechazaría este momento. Saludos un abrazo Pepe

    ResponderEliminar
  32. Bonita historia; quién por valiente que sea no ha sentido escalofríos ante los apagones de luz, ante las sombras de las velas. Me gusta el transporte de la imagen a la sombra y vuelta a la imagen

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: