Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

17 de enero de 2013

Este jueves, un relato: "EL ARBOL DEL AHORCADO"




Con cada nuevo golpe, arreciaba el viento, aumentaba la lluvia su inclemencia, crujían las ramas del viejo árbol como si fuera su vieja osamenta la que estuviera recibiendo la paliza, otra más.  La Naturaleza en un espectáculo dantesco, furiosa, poniendo voz a su silencio dolorido, acobardado.

Un mar de lágrimas vertidas, un cuerpo, el suyo, sin espacio para nuevas cicatrices, una voluntad sojuzgada, anulada,  un alma muerta. El árbol la reclama como una solución. Una soga, una rama acogedora, un último crujido, una liberación.  
  
La vida del verdugo tiene ahora su infierno merecido. Disfrutaría entonando su cobarde  letanía de golpes en otros cuerpos débiles y sumisos, pero la alargada sombra de la ahorcada, el recuerdo de los tétricos crujidos de su cuerpo sin vida, suspendido,  un surco sanguinolento que aparece lacerando su cuello, una creciente asfixia, todo ello persiguiéndole a diario de forma intermitente, se lo impiden.   

Más historias de ahorcados en casa de nuestro amigo Luis

32 comentarios:

  1. Me gustó mucho tu descripción, parecía oír los crujidos a los que te refieres.

    ResponderEliminar
  2. Se presencia y se siente instante... hay quien maneja las artes de tortura siendo a veces la perfecta victima... la conciencia siempre golpea.
    Me gustó esta visión, puede que muy cerca de la realidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un ahorcado de por vida. Una soga que lleva, suplicio, asfixia y dolor.

    Que bien!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El verdugo es también un asesino, que merece un castigo después de muerto. Interesante planteo el de este relato.

    ResponderEliminar
  5. Parece, tal cual, la introducción a una leyenda becqueriana! me has dejado queriendo más, Pepe. Muchas gracias, vaya si me ha gustado!!!!

    Un beso a los dos bien gordo de los cuatro.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó realmente Pepe, se ha escuchado cada uno de los sonidos, se ha sentido cada repique de conciencia a golpe de balanceo de ese cuerpo suspendido.
    Buena visión esta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. He podido escucharlos!!!
    Me gustó tu relato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. el fin que se cede , diría Borges "la nada a nadie".

    ResponderEliminar
  9. y es así como habla el silencio a través del viento hablando en murmullos doloridos

    ResponderEliminar
  10. y es así como habla el silencio a través del viento hablando en murmullos doloridos

    ResponderEliminar
  11. A golpes, a dolor infinito, aplicado cada día, empujó el verdugo a su víctima, ¿quién le pondrá la soga al cuello a ese verdugo impenitente? Él mismo si fuera un poco decente.

    Pepe, con un estilo florido, intensísimo y lleno de sensaciones, me has estremecido. Besitos muchos.

    ResponderEliminar
  12. Me ha venido a la memoria una adaptación teatral de la película El Verdugo, de Berlanga,con Juan Echanove en el papel del protagonista. En dicha obra acabas sintiendo la difícil vida que lleva el verdugo, repudiado por todos, hasta por si mismo. La conciencia es una incómoda compañía, siempre aguijoneando.

    Besos para los dos.

    Leonor.

    ResponderEliminar
  13. por un momento dado creí que este no era pepe. pero sí, sí que lo es. y digo esto por que vino a mi recuerdo escritos tuyos más como artículos que como ficción.
    pero ya, ya estoy aquí asumiendo a pepe.
    y la verdad...frases que son dentelladas, frases que son expresiones de adentro, frases cortas en u texto corto como la gran agonía, ansiedad, malestar del verdugo...a veces con poca cosa se expresa el gran dolor interno...
    medio pepe.

    ResponderEliminar
  14. Siempre pensé que el de verdugo debería ser, dentro de los "trabajos" posibles, el que más insoportable sería para el alma humana, para la sensibilidad, para la voluntad de vida. ¿serían acaso asesinos "blanqueados" que desahogaban sus propias maldades en aquellos desgraciados sobre los que la "justicia" aplicaba sin contemplación sus propias reglas?
    Muy buen relato Pepe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Has relatado a ese ser, encargado de tamaña labor de tal modo, que me parece casi imposible que pueda expiar algunas de sus tantas culpas, aún, pendiendo de aquella rama. No dudo que su decisión final lleve toda la carga de una conciencia muy oscura.
    Excelente tu relato, has transmitido sensaciones que calan hondo con cada una de tus palabras.
    Un beso!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  16. Fuerte y muy bueno tu relato!
    Dudo que pueda descansar en paz...
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  17. Tremendo, fuerte y tan bien narrado que eriza la piel de quien lo lee.
    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  18. le ha tocado al pobre ese papel, y vaya papel.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola Pepe !!
    Cuantas sensaciones que has expresado en tu relato, realmente increíble !!
    Sumamente emocionante aunque para nuestro protagonista difícil a sido disfrutarlo.
    Muy bueno en verdad!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. le llegó la hora... un tremendo relato ... fuerte y muy real.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Destino implacable para un verdugo mudo, circunstancial. Toda su culpa fue lucir unas grandes ya largadas ramas, que la tierra le dio y ahora le quita el cielo.
    Muy poético, muy sentido, como todo lo que escribes
    Abrazos

    ResponderEliminar
  22. La conciencia, es la mejor soga que este tipo podia encontrar, el murmullo del viento en las ramas del árbol, azota su cuerpo y su espiritu, penoso trabajo, y penosa vida, que estaba destinada al sufrumiento continuo,
    Me ha gustado qué sea el verdugo, el que acabe colgado.
    Besos querido Pepe.

    ResponderEliminar
  23. El crujido que describes, va acompañado de un escalofrío por la espalda del lector...


    Bss.

    ResponderEliminar
  24. Cruel papel el de verdugo cuando en el fondo es la propia víctima de sus actos.Es un pensamiento que tengo en mi cabeza cuando se trata de ellos.
    Muy bien expresado desde el árbol
    Besucos

    ResponderEliminar
  25. Es curioso, hoy he escuchado un poco de un programa de radio en el que hablaban de los verdugos españoles y no parece que tuvieran sensibilidad para sentir lo que cuentas. Pero al decir que no seria fácil, queda abierta la opción (y la creo) que esto que cuentas haya sido realidad en más de una vez.
    Y de alguna forma me recuerda eso que escribio Miguel Hernández, que si no recuerdo mal era: libertad, qué gran palabra para el preso, carcelero, tú nunca podrás gozarla.

    Me ha gustado, un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  26. ..es tan descriptivo tu relato!
    Palabra a palabra, nos atraviesan sensaciones y emociones.
    Gran destaque el sonido en tu texto: se oye, se escucha , golpe a golpe.

    Un fuerte abrazo



    ResponderEliminar
  27. Cada descripción está tan bien elaborada que uno mientra lo lee se compenetra en la lectura con cada palabra.
    El verdugo, trabajo duro el de esta víctima de un sistema de castigos. Un abrazo Pepe maravilloso relato

    ResponderEliminar
  28. Quien sabe donde esta la solucion para la conciencia, quien sabe de la soga invisible que nos ata a los remordimientos. Un lujo tu relato, Pepe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Más allá de la escena yo me quedo con la manera en que lo has descrito: te metes en la historia y un escalofrío te recorre la espalda. Así se narra!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Me ha resultado curioso que en tu relato pusieras una ahorcada, fijate que en la mayoría de los casos son hombres los que utilizan este método para suicidarse, que yo sepa, muy pocas mujeres se ahorcan. De todos modos, tu relato me ha gustado por la forma en la que está descrito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Pepe, pò no que me ha dado miedo.

    Besos arbóreos

    ResponderEliminar
  32. Hola, ola de mar...
    Siento haber tardado tanto Pepe! Pero no tenía internet en León y no se, he tenido una época un poco extraña, he estado suspendida en un espacio -tiempo extraño. Espero no haberme hecho vieja allí.
    Ojalá todos los verdugos, recibieran en algún momento el mal que aportan. Cualquier tipo de verdugo.
    Un beso
    del
    Aire

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: