Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

23 de enero de 2014

Este jueves un relato: "PERSONAJE INVITADO"



En días como el de hoy, en que me siento viejo, cansado, sin fuerzas ni ilusiones, en que la atonía y la desgana me invaden, mi pensamiento vuela a tu encuentro en  las doradas playas de La Habana.

Quiero salir a pescar contigo, Santiago.  Quiero conocer el secreto de tu perseverancia, esa que te hace salir todos los días, 85 ya, sin sucumbir al desánimo,  en busca de una pesca que se te muestra esquiva.
Quiero aprender  de ti a aceptar lo que soy. Tú eres pescador,  te reconoces como tal, amas lo que haces  y no te hubiera gustado ser ninguna otra cosa.

Quiero encontrar en ti,  en el ejemplo de tu lucha contra el pez, al que deseabas matar y al que paradójicamente respetabas y amabas, la fuerza necesaria, el espíritu de superación, la energía para vencer contratiempos y adversidades.

Quiero oírte de nuevo pronunciar que en la mar, nadie está solo. La mar, sí, porque para aquellos que la aman profundamente, siempre será la mar, siempre tendrá alma de mujer.

Quiero oírte hablar de Manolito, tu joven amigo. Valorar en mi vida la importancia de aquellos a los que quiero, desde el recuerdo de vuestro mutuo afecto, de su admiración y respeto, de sus continuas atenciones.

En días como hoy, encontrarme contigo en la inmensidad de la mar, rodeado de peces voladores, delfines, tiburones, cebos y sedales, me ayuda a recuperar el optimismo y las ganas de ser y de vivir.

Relato basado en: EL VIEJO Y EL MAR
Autor: Ernest Hemingway.

Más personajes invitados en el blog de nuestra amiga Jime


28 comentarios:

  1. un excelente relato y homenaje al mismo tiempo, amigo Pepe; me gustó muchísimo. Es evidente que el buen pescador ama a su pez, del mismo modo que el buen combatiente ama a su enemigo... UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  2. Tu relato trae a ese viejo pescador, a modo de homenaje a la fuerza de voluntad y el amor por lo que hace. Es un gran incentivo y sirve como ejemplo de la perseverancia. Me ha gustado como describes esa admiración que sientes por él.
    Gracias por participar! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Un libro precioso que leí hace muchos años, y me encanta que hayas invitado a ese protagonista lleno de empeño y coraje.
    Un relato precioso Pepe, que siento también como un homenaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pepe, aplaudo y disfruto no sólo de tu elección, sino de la sensibilidad de tu texto. impecable, contundente y emotivo. Me encantó!
    =)

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo recuerdo, un libro que leí hace ya un tiempo.
    Y el ejemplo de ese pescador que quizás hoy también lo estoy buscando.
    Muy bueno, Pepe!!
    Cariños…

    ResponderEliminar
  6. Esa desgana ataca, y los achaques y la falta de horizontes. Como Santiago hay que buscar alicientes en el día a día, aunque sea imitando al capitán Ahab, pescar para gozar, sin llegar a la obsesión de querer pescar a Moby Dick. La aventura hora a hora, sencilla, las charlas, una labor querida. Ejemplar ejemplo has encontrado Pepe, en una obra que inyecta energía, serenidad, dándole tu toque genial e intenso, como siempre.
    Felicitaciones y besitos.

    ResponderEliminar
  7. Buena la motivación y más buena la propuesta y la búsqueda.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sin ninguna duda el libro que mas me gustó de Hemingwain, por la enorme lección de vida perseverancia y amor al trabajo que rezuma en sus páginas.
    Tu relato, tampoco desmerece de la calidad literaria del homenajeado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Pepe, muy bonito tu cuento. Yo siempre he pensado que los hombres de la mar están hechos de una pasta especial.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Muy buena inspiración has conseguido del libro, con perfecta descripción del ambiente que le rodea.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Tener un motivo por el que luchar, y una ilusión por conseguir, hace que el hombre no sucumba a la desidia y la apatía que por momentos pueda embargarnos.
    Eso lo explicas muy bien tu en tu entrada y lo contó tu invitado en " El viejo y el mar "Me encanto Pepe.
    Abrazos querido amigo.

    ResponderEliminar
  12. Buena elección, para mí siempre fue un libro polémico porque lo leí a posteriori de haber caído en mis manos un texto que explicaba su vinculación metafórica con la necesidad del español de hacerse un hueco en una sociedad cubana. No sé, me decepcionó la crítica y me dejé influir. Será cuestión de releerlo con otra mente. Me gustó tu relato, mucho.

    Un beso a los dos.

    ResponderEliminar
  13. Has encontrado un gran personaje al que invitar... pero también pienso, que de algún modo, él te ha encontrado a ti, tu reconocimiento, tus emotivas palabras. Qué bueno es que el personaje de un libro tenga tanto que ofrecernos y nosotros qué tomar de él, como incentivo y enseñanza. Un gran relato Pepe! Muy emotivo en verdad.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Pepe,Pepe,amiguco.
    Es como un padre nuestro- en minúsculas-,una invocación la que haces al personaje.Tan emotiva,tan humilde,tan limpia, que da gusto leerte.
    Algún dia aceptaremos nuestra mar como la única que tenemos y nadamos en ella brazada a brazada
    Gracias por visitarme tan amablemente
    Besucos a mi Platero y otro para tí

    ResponderEliminar
  15. Pepe, que bien pones palabras a sentimientos que a veces son difíciles de describir.
    He leído "El viejo y el mar" (años atrás) y me maravilló la tenacidad del marinero en busca de su pez, los monólogos-diálogos que con él matenía y obtener al fin su recompensa. Todo un ejemplo de no darse por vencido jamás.

    Bss.

    ResponderEliminar
  16. Exquisita prosa poética, rebosante de sentimientos, para un invitado muy especial.

    Saludos y gracias por tu visita a mi blog.

    ResponderEliminar
  17. Un ejemplo a seguir, esa tenacidad y respeto por la naturaleza que lo alimenta. Has elegido un personaje al que tengo gran admiración como a ti que siempre escribes con palabras brotadas del alma.
    Gracias por tu comentario sobre mi Platero, un honor viniendo de ti que eres un maestro de la escritura.

    Besos para los dos.

    ResponderEliminar
  18. No he leído el libro, pero tu relato basado en él es SOBERBIO, muy bueno, amigo mío, muy bueno.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Qué buena elección has hecho, paisano y tu relato me ha parecido magnífico.

    ResponderEliminar
  20. Me ha impresionado cada inicio de párrafo con esos QUIERO, con tanta intensidad. Besos.

    ResponderEliminar
  21. Has honrado ese gran libro. Apenas comencé a leerte, ya adivinaba quien era tu invitado: tan bien llevada cada palabra, cada descripción que adorna con sensibilidad la historia.

    Un gran abrazo, a una gran contribución Pepe.

    ResponderEliminar
  22. Que lindo relato.
    Con un personaje que llama, invita, y te sienta a conversar y honrar el momento.
    Que buen homenaje, Pepe!!!!

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  23. Tienes toda la razón, un personaje así es un ejemplo, estar con él debe insuflar ánimos para seguir adelante con ánimo nuevo cada día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Genial! un relato lleno de admiración por un personaje!

    ResponderEliminar
  25. Todo un ejemplo, es cierto, me uno a las palabras de los compis, genial!!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  26. Un muy emotivo relato. El viejo y el mar es uno de esos libros que no llegué a leer pero del que escuchado muchísimo. Por lo que expresas su protagonista fue un luchador amante del mar y la pesca y dueño de una gran voluntad. Ojala todos pudieramos llegar a esa edad con ese ánimo.
    ¡Saludos!
    Jo

    ResponderEliminar
  27. Sacas tu alma de caminante por La Mar y nos regalas un sentido y poético homenaje a aquel que por todos los sitios paso y que sólo en uno se entretuvo... junto a Santiago, en la pelea noble por la presa que se ama.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  28. Constancia, espíritu de sacrificio y de superación, conceptos que a veces olvidamos, en un intento por lograr el ahora y el ya. Un besote

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: