Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

1 de mayo de 2014

Este jueves un relato: CRISIS (Mi aportación)

Tres semanas desde que tomó la decisión de apartarlo de su vida. Tres interminables semanas durante los cuales había ido aumentando su nerviosismo, su irritabilidad y  mal humor, tres semanas en las que apenas había dormido unas pocas horas, en los que se había mostrado incluso agresiva con sus compañeros.

Tres semanas cerca de él sin poder disfrutar de su compañía como antes. Su cuerpo entero era un manojo de nervios desatados,   le tamborileaban los dedos sobre su mesa de trabajo, lo devoraba con los ojos, tenía ganas de lanzarse de nuevo a por él. Un sudor frío se apoderó de ella, sentía una tremenda opresión en el pecho, se intuyó próxima a una crisis de ansiedad. No podía más, tenía que hacerlo suyo, sucumbir de nuevo a esa atracción fatal, sentía que era un error haberlo apartado de su vida, no quería considerar que su relación con él era dañina.

Fuera de sí, lo atrajo hacia ella y le ofreció sus labios, un encendedor prendió la llama pasional de un frenético coito labial con su oscuro objeto del deseo. Unas volutas de humo fueron testigo mudo de su felicidad, de la superación de la crisis y de su derrota. Una vez más había sucumbido al vicio de fumar.

Para más  historias sobre CRISIS, pincha aquí mismo, estás en tu casa.






20 comentarios:

  1. Buen efecto sorpresa. Parecía deseable que sucumbiera a la tentación, pero resultó ser una tentación a algo nefasto.

    ResponderEliminar
  2. jeje estupendo relato, Pepe, nos colocas en esa desesperación que siente el personaje con breves palabras, nos instalas una sonrisa cuando caemos en la cuenta de qué se trata esa irrefrenable tentación que al final la vence jejeje

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Pepe!!! Y creeme que la comprendo, es muy difícil dejar el vicio del tabaco, me sentí muy identificada, además de que el final es agradablemente sorpresivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. O la erótica del fumar. Y lo cierto es que, si no fuera porque es altamente adictivo, hay momentos en que te apetecería. Por ejemplo, yo, de vez en cuando, muy de vez en cuando...me enciendo una pipa. Y me quedo como Dios!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Si, no, si, no y al final se refería al tabaco jeje, muy bueno. Yo estuve 13 años sin fumar, los primeros 13 años de mi vida. Abrazos y aplausos

    ResponderEliminar
  6. jajajaja
    Me has sorprendido, pero que cierto, es un vicio terrible. Lo se porque tengo un amorío con el y de odio también, lo dejo, cada vez y me vuelve a seducir, maldita sea.

    Me gusto Pepe.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. Al final te has quedado conmigo, pensaba que era otra cosa. Muy bueno el relato con ese final sorpresivo.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez voy conociendo tu estilo y por eso en el primer párrafo sospeché que habría sorpresa. Consigues atrapar al lector gracias a esa minúscula pista que nos das al principio.

    Recibe un abrazo.
    Buena convocatoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien llevado hasta el final inesperado. Eso desde luego que es una crisis y gorda.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Tres semanas es muy poco tiempo, como bien sabemos los que lo hemos intentado en varias ocasiones.
    Despues de leer tanta tristeza sobre la crisis, ha venido bien esta desmitificación , gracias al humor de tu entrada.
    Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  10. Qué bueno! Es que es muy duro Pepe... dejar cualquier vicio ;)
    Besote y gracias
    MAR

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno. Y me dejas sin poder decir nada, ya que mientras te leía (confieso) estaba practicando un coito labial con una cigarrilla negra.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  12. dice el tango.... "fumando espero al hombre que yo quiero..."

    sensualidad a la que es difícil no sucumbir.

    Tu relato nos lleva por derroteros interesantes con un sorprendente final.

    Buenísima participación como relatos y conductor, amigo Pepe.

    besos

    ResponderEliminar
  13. Debe ser una situación terrible tan poderosa como la satisfacción de su superación.
    Ingenioso este jueguecito de despiste tocayo. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo un amigo que dice que dejar de fumar es lo más fácil que hay: él ya dejó como 20 veces!!
    Muy buen relato, en una esfera específica, pero con todo el contenido retenido hasta el final.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Excelente relato, con un final genialmente realizado! Felicidades. Los vicios son tan difíciles de abandonar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Genial texto, bien conducido y mejor finalizado.
    Ese pellizco erótico facilita el entendimiento de la adicción recuperada.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. Oh, sorpresa final, me encanta... pensaba en que a mi amigo Pepe le afectaba la primavera, pero no :)))

    Un par de besos y dos cafelitos.

    ResponderEliminar
  18. Vaya sorpresa, creí que hablaba de otra cosa. Mucha fuerza de voluntad se necesita para dejar ese vicio, una vez que tomemos la decisión, es posible.

    ResponderEliminar
  19. Qué gran final... Cuando empecé a leer el último párrafo no sabía con qué me iba a encontrar, y que fuera el cigarrillo fue de lo mejor... Creo que expresaste muy bien cómo tomamos esa adicción en momentos tan difíciles...

    Perdón por pasar tan tarde!! Besos muchos!

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: