Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

23 de mayo de 2014

Este jueves, un relato: ME PERDÍ EN LA NOCHE

Nuestra amiga Cecy nos invita a escribir esta semana sobre el tema : ME PERDI EN LA NOCHE.En su blog podeis ver todos los demás relatos. Aquí os dejo mi pequeña aportación:

La noche física, la que sucede al día, la que nos muestra la existencia de la luna y  las estrellas, la que acude puntual a su cita cuando se oculta el sol, esa noche, es mi aliada. No recuerdo jamás haberme perdido en ella, incluso cuando me deja a solas con mis pensamientos, mientras la ciudad duerme, recomponiendo el puzzle de mi vida.


Hay otra noche, metafórica, que nos sacude en ocasiones y nos produce sensación de fragilidad, de desamparo, de desorientación, que refleja  un estado del alma.  Ahí, en esa noche, nos hemos perdido mil veces, hemos  caminado en ella a tientas como ciegos, nos hemos caido y levantado otras mil veces, en busca de una luz que, al final, siempre retorna aunque sea dejando moratones, heridas y algunas cicatrices en el alma. Vendrán más, pero cada una de esas noches nos deja mejor preparados para encontrar  la luz en las siguientes. 

20 comentarios:

  1. Una belleza tu texto, Pepe. Profundo. muy bien delineadas esas dos noches tan dispares que a todos nos afectan.
    Un fuerte abrazo.
    =)

    ResponderEliminar
  2. Quien no se ha perdido en una noche? Muy buena entrada. Gracias por deleitarnos. Buen dia

    ResponderEliminar
  3. Interesante. Planteaste la diferencias entre las noches reales y las metafóricas, las que representan estados emocionales.

    ResponderEliminar
  4. Un texto, sutil, delicado hasta suave al leerlo, cuando las miles de noches nos pierde y nos encuentra en esa pequeña luz, que se asoma, la experiencia y fuerza para seguir.

    Gracias Pepe por acompañarme.

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  5. Un texto muy meditado. Dualidad de noches oscuras que trasmutas a través de tus pensamientos. Muy bien definido. Me gustó mucho tu relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me gusta y agradezco el mensaje optimista que dejas al final de tu entrada. Hace falta.

    ResponderEliminar
  7. Lo bueno de las noches malas, de todas las noches, es que al final desaparecen bañadas de claridades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Esa segunda que hablas es la peor. Allí se esconden nuestros miedos, es el refugio de los malvados, y no podemos evitar la intranquilidad.
    Bien explicado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. La noche es descanso y serenidad,
    la noche es luna y estrellas,
    la noche es calma y ensueño.

    ResponderEliminar
  10. Excelente tu texto Pepe, lo siento como una reflexión para esos momentos en los que nos invade cierta oscuridad, nunca hay que perder la esperanza ni la fuerza de reencontrar la luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Esas noches son terribles, dolorosas, angustiantes y lo peor nos llega sin avisar. Muy sentido tu aporte. Un beso

    ResponderEliminar
  12. prefiero mil veces tu noche no-metafórica a la otra...pero la prefiero hoy. mañana, ya veremos. y la prefiero hoy por que habla de fortaleza. si tu quieres, incluso habla de sabiduría. a saber: fortaleza por que no provoca miedos, tan propicia es la noche para ello, y sabiduría, por que la fortaleza de la que hablo surge de CONOCER la noche, el cómo se produce. parecen estas cosas poco, pero es mucho. he dicho.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  13. Y algunas veces se unen ambas, la desesperación negra de nuestro interior y la panacea del firmamento oscuro con los brillantes reluciendo...

    Qué real meditación, Pepe.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  14. Bien diferencias, noches que nos tienen en cuerpo presente, y otras, en que nuestro espíritu, nuestro ánimo, nuestras fuerzas, parecen perderse en inmensidades oscuras. Esa duplicidad nos habita, y somos un poco de cada cosa. Lindo es volver a reengancharme, más no sea por esta noche a la que nos invitó Cecy, ya iré juntando ánimos e ideas para poder seguir deletreando junto a ustedes amigos de letras!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. Son muy ciertas esas noches del espíritu, como vacíos del alma que nos atrapan, de las cuales se sale de golpe sin entender como es que hemos salido..... Saludos amigo Pepe....

    ResponderEliminar
  16. Me gusta mucho tu reflexión y muchas veces he caído en esa noche metafórica que describes y tantas otras veces he salido como tu dices con huellas imborrables. Tu visión es esperanzadora y yo también la tengo pero no dejo de pensar en las personas que caen en esa noche y nunca salen.
    Tu relato da mucho que pensar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Cierto Pepe, esa noche que nos abruma de día es más oscura todavía, negra diría yo.
    Con esa no valen sueños, ni despistes... Acecha y amenaza, y es ella o tú.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  18. Me gusta lo que concluyes: que vamos aprendiendo para que las próxima noches, no sean tan malas.

    besos

    ResponderEliminar
  19. Hasta que llegue la última noche, física y metafóricamente hablando. Quizás las metafóricas nos preparen para ella, quizás las físicas la pretendan muy lejana y vaga. Sea como sea, creo que ambas noches se complementan y necesitan en una persona equilibrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Pepe por llegarme al alma a través de tus palabras. Todas ellas me hacen reflexionar sobre los temas propuestos y por ello te estoy agradecida.No son textos cualquiera, sino narraciones o poemas que se incrustan en mi corazón como gotas de sangre.
    Gracias,
    Saludos

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: