Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

17 de julio de 2014

Este jueves un relato: TUNELES


Sentía un dolor insoportable en la pierna. A duras penas consiguió liberarla de un trozo de viga que la aprisionaba. Hace tan sólo un momento estaba plácidamente dormido en su habitación. Un tremendo temblor primero y un estruendo espantoso después, antecedieron a su situación actual, casi asfixiado por el polvo, bajo toneladas de escombros y hierros retorcidos.

Al fondo de un estrechísimo túnel que la casualidad y la diosa fortuna habían permitido entre tanto desastre, la luz. La luz al final del túnel. Hacia esa luz había comenzado a arrastrarse penosamente, en busca de la libertad, de la remota posibilidad de vivir, cuando a su mente acudió la idea que le hizo detenerse en su penoso progreso hacia la luz. Esa luz y ese túnel… había oído muchas veces hablar de ellos. En los momentos que preceden a la muerte muchos que han conseguido superarlos y vivir, hablan de esa luz blanca que los atrae poderosamente como un imán. No quería morir, no quería avanzar hacia esa luz que lo llevaba al otro lado de la puerta, por eso se detuvo y retrocedió lo poco avanzado.

Cuando rescataron su cuerpo, ya sin vida, los bomberos no acertaban a comprender que le impidió alcanzar el exterior del edificio derruido. Había muerto de asfixia no hacía mucho. Tan sólo una pierna rota no era impedimento suficiente para haber salido por sus propios medios.

Podeis visitar más túneles en el blog de nuestra amiga: Charo

19 comentarios:

  1. Qué terrible, en esos momentos no se es muy claro en lo que se debe hacer.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Que trágico. Confundió la luz del exterior, donde debía ir para salvarse, con la luz del más allá.
    Dicho de paso, parece ser que esas experiencias son falsas, son síntomas de que el cerebro se "reinicia".

    ResponderEliminar
  3. A veces nuestra mente nos juega malas pasadas, y eso es lo que le debió pasar al pobre.
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Siempre LUZ. Sin luz no hay vida
    Besos

    ResponderEliminar
  5. jejee muy buen relato, lamentablemente con final trágico para el personaje que, por miedo, no se animó a intentar salir por sus propios medios.
    =)

    ResponderEliminar
  6. El terror que produce la muerte, mucas veces nos lleva a ella irremediablemente.

    ResponderEliminar
  7. Pudo más el miedo que la razón. Muy bueno Pepe.

    Un beso para ti y para Toñi.

    ResponderEliminar
  8. Excelente relato, su miedo pudo más que su esperanza. De una forma o de otra terminó como tanto temía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Oh Dios, pobre hombre. Momentos angustiosos en los que muy pocas personas los saben controlar. Espeluznante relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. que terrible final, ¡felizmente estuvo iluminado! UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  11. .Le pudo el miedo a lo desconocido para él, en ese momento, pero mejor siempre la luz, sea como sea.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Dicen que mueren personas sanas por falta de ganas de vivir...

    Un besote al cubo.

    ResponderEliminar
  13. Ostras Pepe! Me has dejado muy impactada con tu relato, no me esperaba ese final tan trágico. Qué ironía , fue el miedo a la muerte lo que le impidió hacer el más mínimo esfuerzo para vivir. Excelente!
    Muchas gracias por participar. Un beso

    ResponderEliminar
  14. La luz liberalizadora, esa luz que todos queremos alcanzar que está siempre al final del túnel, y que nos hace sacar fuerzas de donde no las hay. Pobre al final no lo consiguió. Un besote

    ResponderEliminar
  15. Pobre, encontró la muerte intentando huir de ella, paradójico, no siempre caminar hacia la luz es malo, tu relato es una buena prueba de ello.
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. El miedo paraliza la mente, miedo a esa luz final que cuentan algunos...Pobre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Ohh! pero que mala suerte! que equívoco fatal! algunas luces no hacen mas que cegar la realidad
    Beso amigo

    ResponderEliminar
  18. El pobre se hizo caso de las leyendas urbanas y murió. Me quedo con que la imagen que vemos antes de morir es demasiado personal de cada individuo y que no se puede generalizar con lo típico de la luz como al final de un túnel. Muy bueno el relato Pepe!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. has descrito la distorsión de la realidad por anticipación, no, por anticipación no, sino por causa de dar más importancia a ideas preconcebidas, las cuales cobran realidad ante el personaje por mor de su pánico. cuando distorsionamos la realidad con precogniciones, quizá esta juega con nosotros de una forma tal como ha jugado con el cadáver de este personaje tuyo, cobrándole la vida.
    medio beso.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: