Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

3 de julio de 2014

Este jueves un relato: UN MOMENTO ESPECIAL






Llovía a mares. Caminar constituía una ardua empresa. La mochila, las ropas y las botas empapadas eran plomo lastrando cada uno de nuestros pasos. A la dificultad de caminar bajo la tormenta se  unían un camino terroso, serpenteante en constante ascensión y la llegada de la noche que nos obligaba a una tensión especial, siempre ojo avizor para no desviarnos de nuestro destino.

Ibamos haciendo el Camino de Santiago. Habíamos salido desde la base del Alto de Pedrafita y nos dirigíamos a Fonfría,  pasando por O Cebreiro. En el albergue de peregrinos de A  Reboleira nos esperaba Toñi, inquieta por lo desapacible del día y por nuestra tardanza. Ella, lesionada en la subida a O Cebreiro, se había visto obligada a coger un taxi hasta el albergue.

Finalmente  la luz del albergue, brillando en la oscuridad, puso alas a nuestros pasos. En el vestíbulo de la entrada, tuvimos que descalzarnos e incorporar nuestras botas a una interminable fila de ellas que descansaban su fatiga junto a la pared.

La fatídica jornada estaba a punto de  culminar en un momento muy especial. La zalamería de Toñi y su facilidad para hacerse apreciar por los  demás, posibilitó que nos estuvieran aguardando para cenar junto a los demás peregrinos.

Fue emocionante. En el interior de una palloza, construcción circular típica de algunas regiones españolas, una  gran mescolanza  de nacionalidades estaba presente en aquella mesa. Canadienses, norteamericanos, brasileños, franceses, holandeses, belgas y por supuesto españoles dispuestos a compartir unos momentos mágicos. El idioma era lo de menos para confraternizar. Comimos, bebimos, reimos y finalmente cantamos.

¿Os imagináis a los franceses cantando La Marsellesa?, peor aún, ¿Os imagináis a nuestros amigos Paco y Eva junto a nosotros cantando sevillanas?.  Debimos hacerlo muy bien porque nos obligaron a repetir, eso o los efectos etílicos nos elevaron a la categoría de virtuosos del cante.

Fue, repito, un momento muy especial que venía a demostrar que por encima de credos, ideologías, diferencias culturales, los seres humanos somos capaces de empatizar, confraternizar, olvidarnos de lo que nos separa en beneficio de lo mucho que nos une. 

Podeis ver más momentos especiales un poquito más abajo en este mismo blog

15 comentarios:

  1. ¡Qué broche de oro para semejante travesía!...ya nos habías contado de tu inclinación hacia esta peregrinación. Ahora le agregas detalles que nos ilustran más sobre cuáles son las razones de tu entusiasmo.
    Un fuerte abrazo
    =)

    ResponderEliminar
  2. Todo nos une en momentos de camaradería, nos sentimos colegas, amigos, compañeros... luego nos despedimos emocionados y no volvemos a vernos más.
    Simplemente se trata de compartir, sin dar ni pedir, compartir el espacio y el tiempo con alegría, y en esos momentos se siente como tal, como si fuera eterna...

    Personas ajenas... es curioso.

    Un abrazo, chicos. Os queremos.

    ResponderEliminar
  3. En El Camino too es posible, los momentos de magia se suceden día tras día y noche tras noche, para mí ha sido una experiencia de las más bonitas de mi vida.

    ResponderEliminar
  4. Sin duda alguna una peregrinación impresionante. Lo más interesante es la confraternización, sin barreras de idioma. Una experiencia única.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Nos has confesado lo que es para ti la felicidad. Además como recompensa a una dura jornada de superación. Te felicito porque tú también hiciste de aquel día un momento especial para el resto de personas.

    Un fuerte abrazo peregrino

    ResponderEliminar
  6. Pues si fue un momento muy especial, donde ante todo se reunieron personas y disfrutaron de ese momento que seguramente será único, porque será casi imposible que todos en ese mismo sitio volvais a coincidir. Los momentos vienen... sólo hace falta darse cuenta de ellos, vivirlos y guardarlos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Sin duda tuvo que ser un momento muy bonito e inolvidable. Lo mejor de este relato es que está totalmente basado en hechos reales, es lo que le proporciona aún más belleza y mejor sabor de boca después de leerlo.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito el camino de Santiago,tortuoso,supongo;pero satisfactorio. Ya te estoy viendo cuando llegaste allbergue y Toñi esperándote con los brazos abiertos, eso si que debió ser un momento especial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡que gran momento especial amigo Pepe! Es evidente que las personas dejamos de lado nuestro idiomas, cuando nos encontramos bien predispuestos alrededor de una sencilla mesa y con la música invadiendo, que por algo la llaman "la lengua universal" UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  10. Conforme iba leyendo, las imágenes se me presentaban, pero lo contundente fue ese cierre, pienso como tú, muchas cosas nos unen, muchísimas más de las que pudieran separarnos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Pepe me ha encantado recordar este momento que se os lo había contar a Toñi y a ti en Sevilla, lo has narrado magistralmente como siempre haces. Toñi es mucha Toñi y lo que ella no consiga nadie lo puede conseguir. La envuelve un aura de dulzura que engancha a los que la conocemos. Un beso para cada uno.
    Leonor

    ResponderEliminar
  12. Qué bonito momento. Y mira por donde, veníamaos hablando de puentes y ese que unió a personas de tan diversa procedencia es mágico y maravilloso.
    Me ha gustado vivir en la imaginación ese momento.
    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  13. Buen relato, ejemplo de universalidad de las personas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. debo de ser un solitario empedernido. lo sé. y digo esto por que mi camino de santiago consistió en hacerlo por una mamá amiga mía que había perdido a una su hija y que no pudo, por lo tanto, hacer el camino junto a ella...debo de ser eso, por que hice mi camino del revés y sólo y no pude disfrutar de la gente. lo reconozco. eso sí, mis disfrutes fueron de otra naturaleza...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta esas confraternizaciones, son realmente especiales, todos distintos pero todos iguales.
    Un abrazo Pepe y otro para mi amiga Toñi,que la he visto en este relato tan linda como ella es.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: