Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

7 de octubre de 2014

52 semanas, 52 palabras. Semana 41: OPORTUNIDAD


Estoy en medio de una la carretera. Es de noche, llueve, hace frío y tengo hambre. No comprendo nada. Pararon en la gasolinera para repostar y se marcharon sin mí. Ya hace cinco horas. En algún momento notarán mi ausencia y volverán. Esta tarde era feliz. Mi familia comenzaba sus vacaciones y me llevaban con ellos. Estoy viejo y agotado para este trajín,, pero iba contento. ¡Me quieren tanto!
¡Se acercan unas luces!. Sin duda serán ellos. Ya empezaba a desesperar. 

No reconozco el coche que ha parado a mi lado en el arcén. De el bajan una mujer y un niño. Este me acaricia y mira a la madre con ojos de súplica. No escucho bien lo que hablan, pero el niño acaba saltando de alegría mientras llena de besos a la madre. 

Me echan una manta por encima y me acomodan en el asiento posterior del coche. Mientras el calor va volviendo a mi perruno cuerpo entumecido, pienso en mi familia y en el disgusto que tendrán. Soy consciente de que no volveré a verlos. Me costará olvidarlos, pero me será fácil aprender a querer a esta familia que al recogerme y salvarme de una muerte segura ha puesto ante mí una nueva OPORTUNIDAD de ser feliz.

Podeis disfrutar de otras oportunidades en el blog de nuestra amiga Sindel

17 comentarios:

  1. Ay Pepe! Se me estrujó el corazón con este relato, cómo puede haber personas que abandonen así a sus "mascotas" por llamarlas de alguna manera (para mí, mi perro es parte de mi familia) Juró que sufrí tanto leyendo, pero al final menos mal que pudo tener su oportunidad! Excelente y emotivo!
    Un abrazo inmenso y gracias por estar presente una semana más!

    ResponderEliminar
  2. Una gran oportunidad de cambiar de una familia egoísta a una generosa. Buen relato confiemos en las oportunidades. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. ¡ya lo creo que ha sido una gran oportunidad! ¡sobre todo para el perro! Saludos Pepe!!!

    ResponderEliminar
  4. !Un enternecedor texto!
    Una oportunidad caida del cielo para este pobre perro. Aún existen personas buenas en este planeta, no lo dudo.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Menos mal que le salvaste en tu relato, iba alterándome cuando leía...
    No soporto que le hagan daño a un animal.

    Un abrazo a los dos, os queremos mucho.

    ResponderEliminar
  6. Pena me ha dado leerte, pero desgraciadamente sucede, digo... dejan a los abuelos, no van a dejar a un perro.
    ¡qué asco de sociedad!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, así es la vida...Unos no valoran lo que tienen y lo dejan en el camino...Y otros lo toman dando una oportunidad al perro y a ellos mismos, porque van a ser felices con él...Mi felicitación y mi abrazo por tu inteligente y entrañable relato, Pepe.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  8. No soy yo mucho de mascotas, la verdad, para que voy a mentir, pero si te digo que soy mucho menos del bicho que haga algo así, una buena persona con buenos sentimientos no puede ser capaz de tener un animal en su casa y abandonarlo de esa manera, a veces con estas cosa me tira un montón lo de la ley del Talión, ¡uf!,vale, vale, respiro hondo y te dejo mis miles de besossssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  9. Ay Pepe ¡casi me muero ! yo adoro a mi Luna, mi caniche toy. Es la compañera de mi vejez.
    Pero "habemos de todo en la viña del señor" así es como unos te abandonaron y otros te recogen.
    ¡Me encantó. Es muy tierno .
    Un abrazo gigante,

    ResponderEliminar
  10. Hay personas que no son capaces de cuidar de los animales, y son así de crueles. Menos mal que siempre hay gente buena en el mundo.
    Muy bonito
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Lagrimones me ha provocado tu texto. Tengo una afinidad tremenda con los perros, (los animales en general), pero los perritos me pueden más, y últimamente, me vengo empapando con más ahínco en esta lucha por defender sus derechos... y la verdad, no es justo que se les abandonen, maltraten e ignoren como si no se tratara de vidas.
    El final de tu relato, activó ese dejo de esperanza que aún me habita, de que estas situaciones cambien algún día. Necesitamos más almas buenas y capaces de brindar amor y cuidado a nuestros queridos animales, y esto lo escribo, abrazando a mi perrito!
    Besos Pepe!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Una bella historia que me ha tocado el alma.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Que tierna es esta historia. Me ha tocado la fibra sensible.
    Necesitamos abrir mas nuestros corazones, no dejar pasar oportunidades que se nos presente para llegar a mas dulzura.
    Un beso Pepe
    Isa

    http://cabalgandoporlamusica.blogspot.fr/

    ResponderEliminar
  14. Quizás cada oportunidad perdida...o abandonada...implica una nueva, para otro, que la quiera aprovechar.
    =)

    ResponderEliminar
  15. Hola Pepe: que bella historia de amor!!! Me ha gustado un montón. No suelen acabar así estos abandonos. Así que creo que la buena fé le salvó. Muy edificante y ejemplar.
    Saludos y encrucijadas felices.

    ResponderEliminar
  16. Pepe, para mí es una de las más bellas y emotivas entradas que te he leído. Me encantan los animales y admiro a quienes los adoptan dándoles la oportunidad de ser felices.
    Me emocionaste con esta historia. Mi felicitación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hola Pepe, un tierno y esperanzador mensaje que nos reconcilia con el ser humano. Muchos son los animales que se amontonan en perreras o se abandonan. Precioso.
    Besos amigo.

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: