Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

30 de octubre de 2013

Este jueves un relato: HALLOBLOGWEEN 2013. La muerte




Hace apenas diez días que soy propietario de esta hermosa mansión. A tan sólo veinte kilómetros de la ciudad, al borde de un pequeño lago, solitaria  a pesar de su cercanía a la civilización, rodeada de bosques milenarios. Siempre fue mi sueño tener un sitio así. En este momento, mientras me dirijo al encuentro con mi destino, atenazado por la angustia y el miedo, la maldigo.

Adquirirla me pareció una magnífica oportunidad. Fruto de una herencia, sus propietarios querían desprenderse de ella a cualquier precio y llegamos rápidamente a un acuerdo que consideré muy ventajoso para mí.

Me contaron su historia. El anterior propietario, familiar suyo, apareció ahorcado en un árbol cercano. Según dicen, no pudo aguantar la infidelidad de su mujer que huyó con el guarda forestal del parque natural donde se hallaba.

Eso es lo que dicen. Ahora sé la verdad. Temo que la he descubierto demasiado tarde.  Estas  noches anteriores un fortísimo viento, ululando lamentos de muerte, me alertó de que algo no era normal. En el exterior reinaba la calma  excepto en ese árbol, el del ahorcado, que pareciera querer estallar en mil pedazos.

Eso y un rastro de humedad, de pies mojados procedentes del lago y paredes chorreando en el salón principal, como si las aguas del lago y algún extraño ser que en él morara,  quisieran adueñarse de parte de la casa.   Procedentes de un rincón, huellas de pies, mezcla de sangre y cal, se entrelazan con las de los pies mojados en una siniestra danza. Luego se dirigen hacia el árbol y una vez allí, todo se difumina, las huellas desaparecen, las paredes se secan y vuelve a reinar la calma.

Hoy hay algo distinto en esta dantesca escenografía. La emergente humedad ha hecho caer un trozo de pared, justo en ese rincón, dejando al descubierto el cadáver de lo que supongo el guarda forestal emparedado. La humedad ha tomado después forma de mujer. Una fuerza irresistible me conduce, escoltado por los amantes, emparedado uno y ahogada la otra, hacia el mismo árbol donde hicieron pagar su horrendo crimen al marido engañado, llevándolo a la locura que lo impulsó a quitarse la vida.

No soy culpable de nada, pero me encamino hipnotizado al encuentro de la muerte que ya espera con la soga preparada, a otra víctima propiciatoria de la cólera y la sed de venganza de los amantes asesinados.

Más historias de muerte en el blog de nuestra amiga Teresa Cameselle

27 comentarios:

  1. Es por eso que la propiedad fue comprada a un precio ventajoso, por propietarios que querían deshacerse de ella.
    Tal vez logre dejar un mensaje, que sería el relato, sobre lo que pasó. Y tal vez al revelarse la verdad, los amantes descansen en paz. Aunque sea tarde para el protagonista.

    ResponderEliminar
  2. No está tan lejos de la realidad. La semana pasada juzgaron al que emparedó a su mujer en una pequeña casita de campo, y eso unos kilómetros más al norte de mi morada...

    Te has lucido, Pepe, genial. Menuda fantasía! Bravo!

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  3. No me gusta la literatura de terror. Es una pena malgastar la fantasía y la calidad literaria para algo que no sea vida y futuro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Una historia lleno de horror, y con un final presumiblemente trágico. No querría estar en esa casa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una trágica herencia has recibido amigo Pepe. Llevaste muy bien el desarrollo de la historia.....

    ResponderEliminar
  6. La casa si bien guarda sus secretos habla a través de un influjo poderoso. Un relato que mantiene el suspenso hasta el final.
    Un beso
    Jime

    ResponderEliminar
  7. Pues sí es cierto que hay casas que, por la historia que encierran sus paredes, parece predisponer a la desgracia de sus nuevos moradores. El tema pone los pelos de punta...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ay Pepe, te lo tengo avisado, nada de mansiones a precio de ganga que abundan ahora con la crísis. Luego pasa lo que pasa.
    Dentro de los cánones sin faltar ninguno, estupendo.
    Besito.

    ResponderEliminar
  9. Si las paredes de las casas pudieran hablar, cuantos terrores esconden algunas de ellas nos contarian, gracias a que no es lo normal podemos vivir dentro de ellas.
    Me gusta tu relato...porque sentí miedo.
    Besos querido amigo.

    ResponderEliminar
  10. Yo después de ver El conjuro y de leer tu relato, si me cambio de casa me la hago yo como los tres cerditos jajjaja
    Muy buena historia!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  11. Toda una historia Pepe! Qué horror, comprar una mansión, se supone que para vivir tranquilamente, y descubrir ese panorama! Sin dudas no hay más culpa que pagar, que la de haber comprado una casa con semejante herencia! De pelos! Tan bien contado amigo, que me has trasmitido escalofríos de espanto.
    Besos:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  12. Lo barato se paga caro, en este caso por algo estaba a tan buen precio la mansión.
    Un relato escalofriante, con mucho suspenso y un final que da miedo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Este relato da para leerlo mejor de dia, ya creo que voy a dejar mis lecturas para mañana, es que me está entrando un no se que y un que se yo...Muy buena historia Pepe, de principio a fin, pegadita al teclado me has tenido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Jo, qué magnífico final, se me ha erizado la piel. Buen relato, engancha desde el principio. Las grandes mansiones encierran siempre misterios y el lector quiere descubrirlos. Felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu comentario en mi blog y con tu permiso me instalo en este territorio tuyo. Me ha gustado mucho este relato tuyo de amantes muertos y codicias que te llevan a esa muerte tan inesperada. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un relato muy cinematográfico. He podido ver cada una de las imágenes que propones sumidas en una oscuridad inquietante y una atmósfera nada alentadora. ¿Quién será el próximo propietario de esa mansión?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Hemos coincidido en el poder hipnótico de la muerte.
    Me ha encantado la atmósfera que has creado.

    ResponderEliminar
  18. Pepe, me ha encantado tu relato. Nunca me gustaron las casas solitarias. Acaso sea porque son las que han dado más juego para las escenas de terror. La lectura de tu texto me reafirma en ello.
    Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Me gustan las historias de mansiones con fastasmas. Es normal que estuviera a la venta a bajo costo. En Cádiz hay una mansión preciosa con una historia macabra y no logran venderla, yo escribí sobre ella en una ocasión. Se llama la Casa de los Espejos.
    Tu forma de narrar perfecta como siempre.

    Besos para los dos.

    Leonor

    ResponderEliminar
  20. Tu casa encantada tiene un guiño cinematográfico que la hace más terrorífica aún si cabe. Y creo que eso también hace que el final resulte trepidante y, además, sorprendente. Escalofriante relato.

    ResponderEliminar
  21. Pues iba a pedirte que me invitaras a pasar un fin de semana en tu casa de campo, pero mejor lo dejamos ¿vale? Es más, sal de ahí AHORA MISMO.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  22. Por eso era tan barata, pero a lo mejor tiene algún arreglo la historia...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Una historia con un atmósfera muy lograda al estilo de Poe que consigue poner los pelos de punta. Todas las casas quedan impregnadas de las historias de sus dueños...
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Ufff,Pepe.Te aseguro que he vivido la historia desde la propoa casa que tan bien describes.Madre mía,si parecía la mansión con olor a miedo de la película Rebeca (Manderley)
    Que no me haces caso,pero deberías dedicarte al arte de escribir más allá de lo que crees imaginar.
    Grande!!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  25. Se que no caminaste al final hacia ellos o en el último momento les convenciste con el relato rítmico y bello de un amanecer por lo que puedo ver en tu posterior entrada.
    Un beso
    del Aire

    ResponderEliminar
  26. Un relato corto pero que logra crear una atmósfera asfixiante. Muy bueno.
    Gracias por participar en el Halloblogween ¡¡

    ResponderEliminar
  27. Pero el final es inquietante: es como si tu fueras el encargado de justiciar a todas las personas que impidieron a ella y el guarda forestal ser felices, puesto que al final, eres tú el que se encargará de llevar a la soga a otra persona o fue el protagonista el que mató al esposo de la mujer??
    está muy bien escrito, me enganchó desde el principio hasta el final.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: