Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

4 de febrero de 2014

52 semanas, 52 palabras. Semana 6. PAZ




Los humanos somos seres sociales. Pertenecemos a numerosos grupos de muy diversa naturaleza en los cuales desarrollamos nuestra diaria actividad y desde los cuales interactuamos con otros muchos. Ello nos lleva a gozar de las  ventajas de vivir en sociedad  y también a sufrir los inconvenientes que esto conlleva. En un mundo armónico, ese vivir en sociedad debería llenarnos de satisfacción. Sin embargo, el mundo actual es convulso. Las diferencias sociales son abismales,  los derechos humanos están en retroceso,  lacras como el hambre, el paro o las guerras son sufridas por millones de personas, a diario se producen ataques contra nuestra dignidad social y personal.  En este escenario, hablar de paz social constituye un tremendo sarcasmo.

Si nos referimos al individuo, la palabra paz  sugiere  armonía, equilibrio, serenidad, calma, superación de perturbaciones emocionales. Esas características que para mí definen al  hombre en paz, me llevan a preguntarme si no será una entelequia, un imposible lograr esta, salvo que vivamos aislados en una especie de misticismo contemplativo, de espaldas a esa sociedad a la que pertenecemos. Cuestionar si el esfuerzo necesario para no vernos afectados por ese deterioro social no hará infructuosa nuestra búsqueda de la paz.
Mas reflexiones sobre la PAZ, en el blog de nuestra amiga Sindel

18 comentarios:

  1. Una profunda reflexión, para pensar. La paz comienza por uno mismo, pero es verdad que si el entorno es un caos se hace difícil sostenerla. La sociedad no alimenta la paz porque no conviene que el individuo la tenga, ya que en paz se piensa, y he llegado a la conclusión que a los que manejan todo no les conviene que pensemos tanto. Pero no desistamos de esto, quizás algún día contagiemos al resto con nuestro comportamiento de bien. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Pepe, estoy muy de acuerdo con lo que dices.No se puede alcanzar la Paz mientras no la haya en el mundo.No podemos aislarnos; algo nos desazona cuando vemos y escuchamos cómo anda el mundo.La Paz es una palabra que se emplea con cinismo para justificar crímenes contra la Humanidad.
    Si visitas mi blog, verás que con pocas palabras, coincido contigo.
    Enhorabuena por hablar claro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es que la paz no solo es que no haya fusiles disparando, sino que se respete a cada persona. En el momento en que se violenta a alguien se rompe la paz.
    Rayos, vaya frases tan solemnes me has evocado. Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta tu reflexión. Y si, la verdad concuerdo con todos, que la paz comienza con uno mismo, ¿pero cómo sentir paz si uno vive rodeado de intranquilidad? Conlleva una complejidad enorme, pero debemos buscarla en nuestro interior, transmitirla y contagiarla para ver si así puede haber un cambio en la sociedad.

    ResponderEliminar
  5. Es dificil conseguirla, demasiados obstáculos; pero al menos podremos conseguir la paz de espíritu, y a través de ésta, ¿Quién sabe?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Unas reflexiones que muchas veces nos hacen pensar en la imposibilidad de conseguirla, pero habrá que forzarla para que pueda ser, como decía el poeta.

    ResponderEliminar
  7. Tu razonamiento tiene toda la lógica que debe tener. Es muy difícil lograr estar en absoluta armonía cuando el entorno no lo está. Sólo que a veces, se mitigan un poco las presiones que pueden ejercer las tantas problemáticas en las que nos vemos envueltos, en búsquedas más internas, o creando un ámbito lo más pacífico posible en torno nuestro, sino... vamos fritos.
    Dentro de lo que se puede... aspirar hondo y contemplar lo positivo no viene mal. Muy acertada tu reflexión y de gran actualidad sin dudas.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. Para sentir lo que es la paz primero hay que sentirla en nuestro alrededor y saber transmitirla a quienes tenemos alrededor.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Lograr ese equilibrio de paz interna y externa, es tan difícil. Por lo menos hagamos bien nuestra parte que es tratar de estar bien con nosotros mismos y con los seres que nos rodean.Una gran reflexión.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Un buen planteo has explayado Pepe, que indudablemente como a muchos, nos deja esa sensación que jama esta presente, ni siquiera aquella que sentimos en lo intimo, porque siempre se ve empañada por los hechos que ocurren cotidianamente.
    Que triste.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. Son tan ciertas tus palabras Pepe. Tal vez ese mismo caos nos acerque entre nosotros y nos haga reflexionar luego de un altísimo costo.....

    ResponderEliminar
  12. Mientras haya niños que pasan hambre, familias desalojadas, enfermos abandonados y todo este caos que nos rodea, no puede haber paz.
    Por lo menos en las almas de las personas sensibles y con sentimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Nos haces pensar, la paz es inalcanzable y si lo fuera el mundo se iría a la porra. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La paz es posible se dijo una vez.
    Yo, y más después de leerte, pienso que sin paz no es posible...la vida que valga la pena ser vivida.

    besos

    ResponderEliminar
  15. Creo que asumir los derechos humanos como bandera para hacerlos realidad en una sociedad más justa, hará posible que cada quien pueda hallar para sí su paz, esa que ahora quizás pareciera tan improbable como remota.
    un abrazo

    ResponderEliminar

  16. Muy acertado lo que dices, Pepe.
    No basta con hablar de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla y si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.
    Cariños...

    ResponderEliminar
  17. Creo que para lograr la paz en el mundo tendríamos que empezar por encontrar todos y cada uno nuestra propia paz interior, liberarnos de ambiciones desmedidas, de la soberbia, de la prepotencia, aprendiendo al mismo tiempo a escuchar y a valorar a los demás. Si lográramos eso, el resto nos vendría por añadidura. El problema es que son muchos los que nunca estarían dispuestos ni siquiera a intentarlo, porque su razón de vivir es precisamente la de someter al otro bajo su yugo, en todas las facetas de sus vidas.

    Buena reflexión.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hola Pepe, muy bien contado y muy cierto todo lo que dices.
    Realmente el ser humano nunca está en paz. Porque amen de las guerras y el hambre, siempre hay alguna preocupación que no nos deja estar en paz. Por eso la paz a la vez que no es difícil de tenerla si lo es porque cuando hay sentimientos de por medio la paz siempre está a medias. Nunca es paz al cien por cien.
    Para ello el mundo tendría que funcionar de maravilla y las personas no tendríamos que enfermar ni envejecer,
    Y además debería de haber un mundo igual para todos en todos los sentidos. Si todo esto fuera posible si tendríamos PAZ garantizada.. Y la paz interior la tenemos cuando no hacemos daño a ningún ser vivo, ni tampoco nos lo hacen a nosotros.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: