Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

20 de febrero de 2014

52 Semanas, 52 palabras. Semana 8: DESEOS

MIS DESEOS


Mis deseos son un pozo sin fondo de sueños imposibles,
un saco roto incapaz de contener tantos como quisiera,
un collar de cuentas infinitas, a cuenta por deseo.

Son tantos y a la vez son tan pocos los que para mí quiero,
un poco de salud que me mantenga digno hasta la muerte
y un futuro más o menos estable para mis hijos. Poca cosa.

Pero fuera de mí, toda una sed infinita de carencias
clama por ser saciada, a voz de grito, inútilmente,
deseo utópico de muchos,  hazmerreir jocoso de unos pocos.

Por eso mis deseos no pasarán de ser un canto al sol,
Un testimonio inútil, una declaración castrada,  un canto mudo,
Una quimera, un saco roto,  un imposible.
Pepe

Podeis encontrar todo un inventario de deseos en el blog de nuestra amiga Sindel

13 comentarios:

  1. Mientras los has pensado y con el pensamiento los has enumerado, seguro que alguno ya ha perdido fuerza, otro se está concediendo en este momento, otro lo hemos pedido todos y viene de camino. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tus deseos no distan mucho de los míos Pepe, y tal vez de otros que hemos recorrido vida... Unos versos muy simples, reales y frontales amigo....

    ResponderEliminar
  3. Está bien eso de que tus deseos son un pozo sin fondo,
    Los míos también.

    ResponderEliminar
  4. Pepe, me gusta la alusión que haces a los deseos propios y los de fuera de ti. Los propios,cuando se ha recorrido bastabte camino de la vida, suelen ser sencillos, cotidianos, lo que basta para ser medianamente felices. En cambio los deseos para la Humanidad son "Un pozo sin fondo", son muchos, pero tan lejanos de alcanzar que parecen quimeras, aunque la historia demuestra que algunos se alcanzan cuando son millones de personas quienes los desean y actúan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tus deseos personales seguramente se concretarán, los otros creo que todos nos sentimos identificados con vos, tantas veces sentimos que son utópicos.
    Un beso y gracias por acompañarme.

    ResponderEliminar
  6. No todos los deseos se realizan, pero la perseverancia podría hacerlos realidad. Deseo que concretes los tuyos muy pronto. Me encantaron tus versos.

    ResponderEliminar
  7. En la mesura está la fuerza; el saco roto de los deseos contiene unos pocos... que son tantos que su satisfacción equivale hablar de una vida feliz. Te la deseo de todo corazón. un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. En tus palabras hay deseos que todos compartimos, pero también encuentro un grito de desesperanza y lucha por conseguir aquello que debería darse siempre por añadidura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Creo que ciertamente estamos llenos de deseos, personales, banstante íntimos, y de los otros, los que globalizan al mundo y la humanidad. Lamentablemente no siempre está a nuestro alcance cumplirlos, pero el solo desearlos, ya nos pone en buen camino, el de un corazón sensible que se conmueve y reconoce cuánta necesidad de concreción hay para aquellas cosas que verdaderamente importan. Si no lo reconociéramos así, es porque o tenemos el corazón muy seco o estamos ciegos ante la realidad. Tú demuestras que tienes un gran corazón amigo y los ojos bien abiertos.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. Desde el primer verso "Mis deseos son un pozo sin fondo" ya me puesto alerta para saborear el resto.
    Descritos por ti, son los deseos de muchos de nosotros...poca cosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pepe, gracias por tu visita a mi blog, amigo...
    Los deseos mueven los sueños y los sueños asciende al universo como una bella oración con vocación de cumplirse algún día...Te dejo mi felicitación y mi abrazo inmenso.
    Feliz fin de semana, compañero de letras.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  12. Hola Pepe ! ¡qué deseos maravillosos tienes !Dicen que cuando uno pide con convicción las palabras vuelan al infinito a llevarlos y los trae de vuelta convertidos en realidad.
    Te agradezco las palabras que me dejaste los otros días. Me diste una lección.Los dolores no pueden medirse ni el tuyo es más grande que el mío ni viceversa.Pero tu aceptación es digna de un ser luminoso. Yo aún estoy en carne viva.
    Un abrazo gigante que huele a hierbas.

    ResponderEliminar
  13. Hola Pepe, pues yo deseo que todos esos deseos que son un pozo sin fondo se cumplan aunque sea una utopía, seguro que alguno de ellos sí se logrará conseguir. Tantos los tuyos como los deseos ajenos.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: