Felicitación navideña 2016

Felicitación navideña 2016
Creación de Mónica (Neogéminis)

Seguidores

27 de febrero de 2014

Este jueves un relato: EL TREN




El pueblo presenta el aspecto de un esqueleto descarnado, ennegrecido. Polvo de carbón, paisaje de canteras agotadas a cielo abierto. tremendas cicatrices  surcan los montes  donde antes hubo vegetación y  una vida que ahora languidece y se desangra.

En la estación de ferrocarriles, donde antes existía una frenética actividad de trenes, mercancías y personas,  ahora reina un inmenso silencio,  tan sólo interrumpido por el paso de un par de trenes diarios que rara vez paran para recoger o dejar a alguien.

Hacia esa estación camino en este preciso momento, con el cansino paso del que no quiere irse. Atrás quedan mi mujer y mis hijos en un pueblo sin futuro, donde apenas quedan casas abiertas y chimeneas encendidas.  Las cicatrices del carbón, no solamente surcan los montes, también han logrado apoderarse cruelmente de las esperanzas de los hombres y mujeres de esta tierra.

Llega el tren y hoy parará. Me llevará con él, tal vez para siempre, en busca de un futuro que hoy y aquí, en esta lugar que amo, se me presenta tan negro como el carbón que durante años alimentó los sueños de sus moradores. 

Podeis encontrar más historias de trenes en el blog de nuestra amiga: Susana

19 comentarios:

  1. Real, injusto y doloroso pero precioso relato.
    Cuántas familias destrozadas por la agonía y la falta de humanidad que nos rodea.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Alimentó los sueños pero no los estómagos, amigo mío. Hay veces y lugares en los que no puede permancer una persona porque se acaban las posibilidades y se apodera la desesperación.

    Un abrazo al cuadrado.

    ResponderEliminar
  3. Un triste historia donde los sueños de progreso sucumben, donde la renuncia de lo querido es el único camino, y ese tren... quizá, la única salvación en busca de un futuro que parece en nebulosas. Tus letras elevan la imagen de la desolación. Queda desear un buen viaje y que todo cambie, para bien, obviamente.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  4. A veces el progreso mata esos pobres pueblos pequeños, que se quedan sin pobladores en pocos años, es triste pero cierto.
    Un sentido relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una triste decisión que hay que tomar en pos de buscar un futuro mejor, el escenario es tan oscuro como la historia que deja un poco de tristeza al leerlo.
    Los detalles de tu relato son maravillosos, que lindo escribis!!!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. Bella y real historia que bastantes hemos tenido que vivir.
    Aprovecho para felicitarte por el día de esa tierra que tanto amas y que yo admiro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Los trenes,
    el que trae lo esperado,
    el que pasa sin dejar nada,
    y el otro,
    el que se lleva todo,
    ilusiones y esperanzas...

    ResponderEliminar
  8. Has logrado retratar con poesía y solvencia la angustia del desarraigo, la desolación ante la incertidumbre de lo que vendrá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Triste comienzo de la emigración.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado. He podido ver en algunos lugares esos restos de una actividad que una vez floreción y que es historia. Por ejemplo algunos pueblos de Teruel en los que de su pasado carbonero solo quedan las enormes escombreras.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Has tocado un tema el de la emigración que siempre ha sido sangrante, antes por unos motivos y ahora por otros.

    ResponderEliminar
  12. Que viaje tan triste este, que te aleja de todo lo que uno ama, que pena que se nos presente tan cercano.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué tristeza para las personas que tienen que abandonar su pueblo para poder encontrar un trabajo que los mantenga y qué triste también para las personas que se quedan- Lo has descrito muy bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Cuántas preguntas sin contestar, cuánta incertidumbre... Tu relato deja sabor a soledad y desesperanza. Me ha transmitido un recuerdo que guardaré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Triste y real historia... ese viaje dejando todo atrás y sin saber lo que te depara el camino...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Bonita apreciación durante un placentero paseo. La realidad del carbón. Las minas a cielo abierto, hoy en día prohibidas por su gran impacto mediambiental. Las ruinas de un ayer entre las vegetación espontánea de un hoy. Recibe un buen abrazo Pepe.

    ResponderEliminar
  17. Y pensar que ahora emigran con ese mismo sentimiento en su interior muchos de nuestros jóvenes, otra momento, otra edad, otro futuro... la incertidumbre y una misma causa...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  18. Este es un buen relato y muy real amigo Pepe....

    ResponderEliminar
  19. Siempre es una tristeza asistir a la imagen de un pueblo que sucumbe al progreso, y que se entrega al olvido del mundo, aunque no al de los corazones. Pero debe ser desgarrador sentirlo como propio y tener que abandonarlo a su suerte.

    Muy buena descripción, transmite y representa a un sin fin de realidades.

    Besos

    ResponderEliminar

Dejaron huella de su paso: